lunes, 6 de noviembre de 2006

Trencacloscán, el nuevo País de Nunca Jamás

Montilla President. Para serlo le ha arreado tal mordisco al PSOE que le ha arrancado de cuajo la E. Así que ZP, te has quedado tras el viaje a América con un PSO, con acento en la "P". ¿Cuál es el futuro del Pso? ¿Y el presente de ZP?
Apasionante la política oculta de Cataluña. Todos jugando a ser políticos florentinos. Se publica mucho menos de lo que se cuenta y se cuenta mucho menos de lo que se hace. Con su voto el elector no sólo elige representantes, autoriza, de hecho, el diseño de estrategias a largo plazo. Estrategias que, evidentemente, nadie le consultará jamás. Todo el mundo intuye que si le salen las cosas medianamente bien al tripartito -cosa en la que no conviene poner excesivas esperanzas-, el mapa político de Cataluña puede ser radicalmente distinto al actual a cuatro años vista. Y a eso se juega.
¿Hay, de verdad, un pacto secreto Montilla - Puigcercós? ¿Cuál es, exactamente, el pensamiento político de Puigcercós? Dicen que es muy listo. ¿Significa eso que siendo listo todo lo demás sobra?
Todos juegan a medio plazo. Estamos asistiendo a los primeros compases de un baile que se promete largo. Ya veremos, al final, quién es la pareja de cada cual. Pero nadie -nadie, ni en C y U- tienen la pareja asegurada.
Me dicen que en Madrid hay quien está apostando fuerte por Ciutadans, con el siguiente calendario en mente:
1. Concurrir a las municipales en toda España.
2. Presentarse a las generales.
3. Convertirse en la alternativa a los partidos nacionalistas a la hora de formar mayorías de gobierno. Partidos caparra, creo que se llaman.
Hoy por hoy, el futuro más incierto parece el de CiU. ¡Hay que ver lo que pueden cambiar las cosas en política de un día para otro! No es que CiU no tenga quien la quiera, es que la quieren demasiado, tanto, que todos están dispuestos a repartirse sus despojos.
Pero esto puede ser así o de cualquier otra manera. Estamos en Cataluña.

38 comentarios:

  1. Si existen más cafés como éste y la política catalana continua así, creo que voy a dejar la capital -con mucho pesar- antes de lo previsto.
    Por cierto, lo de Ciutadans por aquí está que arde; parece que las afiliaciones se han disparado desde los 3. Estoy pensando en acercarme a algún acto. La confusión ideológica del partido ha creado el conjunto de simpatizantes más diversos que yo haya visto nunca. Seguro que se creará un magnífico ambiente en las reuniones. Una marabunta de anticatalanes,admiradores de cataluña, españolistas, liberales , socialdemócratas desencantados y yo que sé más no es cosa de perderse.
    En cuanto a lo de C's, me cuentan mis espías en el principat que ciutadans no despierta demasidas simpatías. Por mi parte, no he sido capaz de formarme una opinión clara. No sé, no sé.

    ResponderEliminar
  2. Claudio.

    No se, Don Gregorio. Pero Usted también parece saber más de lo que escribe.
    No lo digo por curiosidad, no me interesa mucho. Es cuestión de estilo (literario).

    ResponderEliminar
  3. La verdad, Gregorio, visto desde mi simple postura españolista en sentido amplísimo, como manchego me decepciona ver lo que hacen los políticos de allí,aunque también los de aquí.
    Lo último que he leído, hace un rato, era lo esperado (y lo dije al minuto de conocer los resultados)y me parece un robo de la voluntad mayoritaria recogida por CiU. En casos como este se ve meridianamente claro el mal juego de esta extraña democracia. Cómo si nó calificar las composiciones de poder entre minoritarios en perjuicio del partido mayormente votado?
    Debo ser rara avis, pero rechazo absolutamente el mal juego. El buen jugador es caballeroso con quien le ha ganado y generoso con quien ha obtenido menos que él. En el primer caso, por lo opuesto, me refiero al nuevo tripartito: son malos jugadores, pues no han sido sus ideas ni programas los más votados. En el segundo caso hablo de la actitud de quienes han negado el pan y la sal a Ciutadans.
    Valga esta sencilla reflexión como una muestra pretendidamente desapasionada por la situación concreta de estas eleciones catalanas. Quiero decir, que es una opinión que parte del principio expresado, el del acto noble como inherente al ejercicio de un 'buen poder' y, por ello, bastante objetiva, aunque parece ser,-y eso me molesta-, que es propia de un iluso.
    Cuando veo estas triquiñuelas pierdo algo de mi buena fe no sólo en el sistema sino incluso en los gobernantes de una región que debiera ir por otro camino.
    Como suele decirse, 'no todo vale'.
    Probablemente debiera producirse algún aldabonazo en la política peninsular, pero, para qué negarlo, no creo que se manifestase en lo que dice ese cínico refrán de 'otro vendrá que bueno te hará'...Luego habrá quien diga desde su escaño eso de ¡Vaya pais,vaya paisaje y vaya paisanaje¡
    Nos lo tenemos merecido.
    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  4. Hombre, señor Luri, qué quiere que le diga. Esto de ir a una segunda vuelta (lo intuyo de sus palabras, quizá no lo haya dicho o no lo haya sugerido), como se hace en Latinoamérica o en los USA, tampoco me parece una solución muy democrática. El caso de USA es paradigmático; un toma y daca sin mayor interés. En Venezuela han estado cuarenta años practicando el bipartidismo y les ha salido un Chávez.

    Usted sabe que los últimos días me he partido el cráneo intentando adivinar quién es el electorado de C's. No creo que sea el mismo que el posible electorado de Madrid, por ejemplo, señor Joseph. En C's hay absolutamente de todo (incluso gente rebotada de CiU)

    En madrid, y según los comentaristas de Escolar.net, la irrupción de C's seria un varapalo ara Espe Aguirre. Y al menos en la parcela que ocupo yo en Trencacloscán, sí, C's no me gusta un pelo. Siento herir sensibilidades, pero me parecen neofalangistas. No sé mucho de historia, pero por lo que recuerdo, se parecen (me parecen) a la Falange de la Républica. También acumulan mucho voto desencantado, mucho voto con buenísimas intenciones, mucho voto fashion de treintañeros postmodernos. En fin, no creo que puedan gestionar tanta diversidad.

    Mi opinión personal, y carente de interés, es que Maragall hubiera ganado tranquilamente estas elecciones. ¿Y saben por qué? Porque se han hecho demasiadas zancadillas al Tripartit 1.0 (llegando incluso a la autozancadilla, que ya tiene cojon...) A mi lo que me gustaría es tener un poco menos de presión mediática, que se acaben los apriorismos y que dejen trabajar a la Generalitat. Esto último no ha ocurrido en los tres años de T-1.0. Tampoco creo que suceda con el T-2.0

    esta noche he ido a la fiesta del premio Herralde. Cunatas gratis, como aquí. El último rumor es que Puigcercós será consejero de cultura. Bien sabe usted que esto no me gusta. Pero lo escribo para que los amigos ajenos a Trencacloscán no piensen que no escribimos todo lo que se nos pasa por la cabeza, o chismes varios que uno escuhca entre vapores de alcohol.

    Salut!

    ResponderEliminar
  5. cunatas no; cubatas. Uix, la resaca.

    ResponderEliminar
  6. Y pensar que todo esto se está convirtiendo en costumbre...

    ResponderEliminar
  7. ¿Porqué sorprenderse de lo predecible? Todos querían meter baza sin contar con los afectados y pasado de los cansados de tanta política de pura derecha a nadie le parece bien nada. ¿Se puede predecir el futuro? Pues claro, ahora bien el futuro hace lo que le viene en gana. Es curioso que Ciutadans que tantos parabienes recibe del mundo mundial, no les gusta que se extienda al resto de España. Mi predicción es que el tripartito muy escocidito irá muy a pesar de todos como una seda, o sea con una cierta discreción. Se le pasó a Montilla el mal trago que su imagen genera para este tipo de elecciones y Zapatero sabrá perder que es lo que le conviene. Yo creo que el problema sigue siendo Carod que deberá andar con los pies de plomo. Luego el futuro se inventa solo.

    ResponderEliminar
  8. Y, sin embargo, no podemos caer en la trampa de pensar que la política es un mal necesario. La política puede parecer, a veces, la selva, pero aún en estos casos es preferible a la "selva selvaggia". Tiendo a pensar, cuando las cosas se desenvuelven de maneras digamos que singulares, que nuestros políticos no son peores que nosotros.
    No sé más de lo que digo, aunque me cuenten más de lo que escribo.

    ResponderEliminar
  9. A mí lo que me sugiere todo este discurso, así como los comentarios que ha derivado, es que la política está cada vez más lejos de las necesidades reales de la gente. Sonará a tópico pero los juegos de salón no ayudan a nadie a vivir mejor, sólo les tiene entretenidos.

    Yo también pensé en aquello de las segundas vueltas, como decía Subal, pero agrupar tendencias diversas entorno a ideas monolíticas, sean del color que sean, trae malos recuerdos.

    ResponderEliminar
  10. Claudio.

    Dice Valentí Puig hoy en ABC:

    "REPETIR el tripartito catalán tiene algo más de penitencia que de acto político. Quizá sea el deber de penar por algo ignoto y superior a la culpa personal lo que ha llevado a José Montilla a rearmar uno de los «mecanos» más destructivos que teníamos a mano. No puede ser tan sólo un afán político. Es como el capitán Ahab y la gran ballena blanca, aunque para sus socios el regreso tiene componentes festivos. Carod-Rovira prácticamente resucita, y los eco-comunistas acuden al complot para paralizar toda obra pública en Cataluña y contribuir al deterioro del crecimiento económico. Para cerrar el trato, las conversaciones han sido presumiblemente de notable profundidad y con un elemento indiscernible de lírica: importa el futuro de la lengua catalana en Perpiñán, un mejor sistema punitivo para la reinmersión lingüística, la interacción de los Países Catalanes, cómo integrar a los presos de ETA, lo transitoria que es la Constitución de 1978, los «castellers» y, en fin, todo lo que afecta directamente a la ciudadanía de Cataluña. Dicho sea de paso, casi todo lo que nunca había importado para nada a José Montilla. El sacrificio es inmenso."

    El resto:

    http://www.abc.es/20061107/opinion-firmas/como-socios-montilla_200611070311.html

    ResponderEliminar
  11. Hola,
    creo que es muy cierta la frase sobre CiU. La ambición política de Carod es inmensa, con una voluntad ferrea, mesiánica, encaminada a conseguir el objetivo supremo y revelado: la independencia. Aunque hayan sido la fuerza que, en proporción ha perdido mas votos desde 2003(un 24% frente a un 23% de PSC), la realidad aún no ha desmentido que su visión esté equivocada. Pacto nacional significa repartirse los votos nacionalistas entre dos. Y para qué repartir pudiendo tenerlos todos? mejor estar al otro lado, aunque sea reeditando un tripartito.
    el PSC también tiene votantes que captar de Ciu.

    Yo opino que para "fer país" y dar ejemplo de la responsabilidad que nos piden, deberia haber gobernado CiU en minoria. Pactos puntuales, pensando en el bién común. Pero para eso seria necesario poder caminar por el Parlament sin pegar la espalda a la pared.

    apa, hasta luego

    ResponderEliminar
  12. Hola Gregorio, y compañía.
    La impresión de neofalangismo de Ciutadans que apunta Subal, la comparto, aunque comparto más la impresión que el término que emplea. Lo que más me escama o preocupa es que su semilla ultra se puede ocultar tras una postura de convencida inocencia, que responde a una argumentación del tipo: "¿Cómo? ¿Yo, fascista, o yo nazi, o yo ultra? ¡Por favor! ¡Si soy una persona abierta y tolerante, que ha votado regularmente a la izquierda, y que con este voto lo que hago es denunciar, como progresita que soy, una verdadera situación de injustica!¡Es más! Si Ciutadans fuese ultra ¿cómo yo les podría haber votado?" Ésta es una reflexión típica que muchos buenos burgueses alemanes esgrimieron con auténtica buena fe en 1933. Permíteme añadir, Gregorio, que imagino que dentro de la militancia de Ciutadans hay un nutrido número de personas que aborrecen todo lo ultra..., pero lo ultra, en una democracia, es un proceso antes que un advenimiento, por lo cual estos afiliados socialdemócratas, libertarios y tal... tampoco son demasiado importantes para determinar si Ciutadans acabará siendo el partido ultra que muchos (o por lo menos yo) nos tememos.
    Un usuario anónimo

    ResponderEliminar
  13. Claudio.

    No veo argumentadas las calificaciones de Ciutadans como falangistas. ¿Podría alguno de los que las usan hacerlo?
    Por el momento, en lo único en que me recuerdan a la falange es en que los hostian en la Universidad. Y perdonen por la broma a lo Pío.

    ResponderEliminar
  14. Claudio.

    Más respecto a Ciutadans y el bilingüismo.
    Leía no ahce mucho (Bad thoughts. Jamie Whyte) que a menudo olvidamos que cuando solicitamos un derecho hay un deber "adjunto". Por ejemplo: mi derecho a la vida es el deber de los demás de no matarme. Y el Estado debe hacer cumplir ese deber impidiéndolo o castigando a quien lo haga.
    Del mismo modo, podemos plantearnos ¿qué deber va con el derecho a hablar un idioma? ¿El de los demás a entenderlo? ¿A hablarlo? Es posible que alrededor de este punto gire el discurso (explícito) de Ciutadans y el (implícito) de los nacionalistas.

    Si a alguien quiere leer el razonamiento de Whyte por él mismo, ahí tienen el link:

    http://www.timesonline.co.uk/article/0,,1072-1207971,00.html

    dónde aplica el razonamiento a la socorrida frase: todos tenemos derecho a nuestra opinión y a los posibles deberes que se derivan de ella.

    ResponderEliminar
  15. Claudio, te remito a algunos de los comentarios que podemos escuchar a diario en el blog de Espada, o, si lo quieres, a la entrevista que le hicieron al secretario general de C's, número dos en el parlamento, aquí;

    http://www.elplural.com/politica/detail.php?id=7759

    no sé si con esto uno puede llegar a afirmar lo que yo he afirmado. Si no fuera así, mis disculpas por avanzado

    ResponderEliminar
  16. No sé si os pasa a vosotros, pero a mi con frecuencia me sorprenden mis propias opiniones. Y lo que es peor: no siempre las comparto. Quiero decir que al releerlas me doy cuenta de que he dicho o sugerido más de lo que inicialmente pensaba que iba a decir o a sugerir. Y esto está -creo- bien, porque me obliga a perfilar, a redefinir y a ajustar. ¡Con lo fácil que es tirar por lo recto!
    Mi intención inicial era resaltar que la situación política catalana es la de un sistema tan complejo como abierto y, por lo tanto, susceptible de ser modificado por pequeñas fluctuaciones. Inicialmente pueden parecer menudencias, pero pueden acabar afectando profundamente a la estructura del conjunto.
    El mapa político de Cataluña está muy lejos de haberse estabilizado porque el factor estabilizador hasta el presente había sido Pujol. Vivimos, pues, en una Cataluña fluida, como el amor. Y en estas situaciones la prudencia -de todos- parece una exigencia moral. Sin embargo políticamente en estas situaciones quienes no apuesten fuerte se pueden quedar fuera de juego.
    Por cierto ¿Qué os parece el desconcierto, enorme de La Vanguardia?

    ResponderEliminar
  17. Totalmente de acuerdo con lo que dice, señor Luri. Eso se merece como mínimo una cañita. En momentos como este, me fío más de internet que de los medios tradicionales, así que de La Vang no puedo opinar mucho.

    ResponderEliminar
  18. Sobre ciutadans/ciudadanos: http://periodistas21.blogspot.com/


    Le voy a poner, don Subal una cañita y un frito de pimiento a la navarra. Se va a chupar usted los dedos.

    ResponderEliminar
  19. He esperado al final porque quería oir hablar, verbalizar (se dice ahora que verbalizamos cuando hablamos) así que verbalizaré.
    ¿Porqué es tan dificil tener un pais entre todos? O dos, si hace falta. ¿Porque no se está de acuerdo en el pais, en el modelo de pais, en la nación, en el modelo de nación, en la administración, en el trozo de estado y en el estado? Eso tiene mal arregloo, pero tiene mucha razón Luri cuando habla de fluidez. Seamos sinceros, cualquier tiempo pasado fué menos fluido y así como en el resto de España parece que la gente va por líderes consolidades (de dos a tres legislaturas, por lo menos) en Catalunya desde el exceso pantagruélico de Pujol, parece que es mejor ir por porciones como los quesitos o el membrillo. Me cuesta calificar la política real de Maragall por poner un ejemplo, salvo el tema de la cultura vigilada y el cisco del Estatut.
    En futbol hay una expresión, cuando todo el mundo cabecea el balón y este no acaba de saber a donde ir, que es "bajar la pelota", ponerla en el suelo, que es lu lugar natural y a partir de ahí empezar a jugar, donde corrsponde, que es en el terreno de juego. ¿Bajará Montilla la pelota?
    En cuanto a Ciudadanos, tanto se les ha negado que lo justo sería, sin adjetivaciones terribles, esperar y ver, que tiempo hay si es que la legislatura acaba bien o por el contrari como el rosario de tu madre, ¿o era de la aurora?
    Don Gregorio, lo mismo para mi. Y tómese usted una cañita, que se merece un descanso.

    ResponderEliminar
  20. Sobre los interesados en falacias (políticas y de las otras) hay un "Diccionario de falacias" de Ricardo García Damborenea (editorial Biblioteca Nueva, 2000, que también puede consultarse en línea:

    http://www.usoderazon.com/

    Se me ocurre que los políticos españoles son discípulos directos del gobernador Poncio Pilatos: "¿Qué es la verdad?"

    ResponderEliminar
  21. Claudio.

    Me he leído los dos links (aunque no los enlaces del segundo).

    A bote pronto pienso en un símil: lo característico de los partidos fascistas de los años treinta no era su crítica al sistema parlamentario, su opinión de que no funcionaba. Sobre ésto casi todo el mundo estaba de acuerdo. Lo propio de ellos eran las soluciones, las alternativas que proponían.
    Decir lo mal que funcionan muchas cosas en Cataluña y España lo pone a uno a veces en extrañas compañías, pero yo esperaré a ver propuestas.

    ResponderEliminar
  22. La verdad. Cuento del hombre que ahora tiene alzheimer:
    Había una vez un rey que viendo que le quedaba poco tiempo de vida, envió a su hijo a buscar a la verdad. Tenía que contemplarla directamente para poder merecer la corona. Así que el príncipe abandonó el palacío y comenzó recorrer el país preguntando a la gente a ver si habían visto a la Verdad. Muchos, la mayoría, ni habían oído hablar de ella. Algunos creían recordar que cierta vez habían oído contar de alguien que había conocido a alguien que la había visto. El príncipe continuó, sin desporalizarse, su camino. Ascendió montañas, atravesó bosques, cruzó desiertos hasta que un día su caballo, agotado, se detuvo en seco. El príncipe descendió y miro alrededor. Había cerca una cueva y decidió pasar en su interior la noche, esperando que el caballo pudiera reponerse. Al entrar en la cueva vio moverse algo en su interior, creyendo que era una alimaña le lanzó una piedra y entonces distinguió una voz humana. El principe encendió una tea y se acercó. Se encontró con una anciana demacrada, desdentada, despeinada y maloliente. "¿Quién eres?, le preguntó. "Soy la verdad -contestó ella-, pero por favor, no se lo digas a nadie." Y el príncipe regresó, y tras contarlñe a su padre lo que había visto, fue coronado con toda pompa y circunstancia.

    ResponderEliminar
  23. Claudio.

    No era la verdad. Era toni ibañez (ver su blog hoy)

    ResponderEliminar
  24. Claudio: los partidos fascistas de los años 30, así como los partidos de izquierdas, en toda Europa y en españa también, lo que buscaban era la conquista del estado. Secciones del PSOE en españa, y el mismo PC cuando tuvo entidad, como los partidos de derecha. Ese era el marco de referencia: un enfrentamiento ideológico para la conquista del estado; de todo el poder, para la instauración de las dictaduras, del proletariaido o de la nación imperial.
    No nos engañemos, no estamos ante partidos fascistas y es injusto expresarse así con Ciutadans. Estamos ante el intento de monopolizar la política excluyendo a los partidos que pueden alterar el monopolio de un terreno de encuentro que es más o menos nacionalista. Yo suelo decir, pero quiero que se me entienda, que se trata de un movimiento nacional, por lo que por definición tiene este de excluyente de quien no comparte los principios del nacionalismo. Otra cosa serán las intenciones a corto y largo.
    Pero no hay fascismos, hay gente que vota a ciudadanos que cree que pueden alcanzar un nivel de influencia en la gobernación: es el principio de la democracia.
    El fascismo es totalitario y excluyente.

    ResponderEliminar
  25. On matters such as whether or not a car is about to crush them, everyone is interested in believing the truth; they will take the correction of their errors as a favour. The same goes for any other topic. If someone is interested in believing the truth, then he will not take the presentation of contrary evidence and argument as some kind of injury. He will not invoke an imaginary right that protects him against the revision of his opinions.

    It is just that on some topics, many people are not really interested in believing the truth. They might prefer it if their opinion turned out to be true — that would be the icing on the cake — but truth is not too important.

    Jamie Whyte

    ResponderEliminar
  26. Pero, Luis -y estoy hablando de puntillas-, sí que puede haber una tentación que no sé muy bien cómo llamar, quizás "neopopulista", en Ciutadans, porque parten de dos premisas que comparten todos los populismos, sean de izquierda, de derecha o de extremo centro:
    1) que el conjunto de partidos políticos está contaminado
    2) que hay soluciones sencillas a problemas complejos.

    Por otra parte -y esto es lo que más temo- les va a resultar muy fácil provocar. Será suficiente con que hablen en castellano en el Parlament. El Parlament está lleno de gentes dispuestas a ser provocadas a la mínima. Y una causa que puede ser legítima (puesto que son tan dignos representanes del pueblo de Cataluña como cualquier otro) puede degradarse si se queda en el aspaviento. Y todos sabemos que hay medios dispuestos a amplificar cada uno de sus aspavientos. ¿Sabrán hacer política sin caer en el boadellismo?

    ResponderEliminar
  27. Claudio.

    A Luis.

    Estoy de acuerdo contigo. Los partidos fascistas, por decirlo a lo bruto, se adaptaron mejor (en algunos casos) a la aparición de las "masas" que los tradicionales liberales. Yo no quería decir que los de Ciutadans lo sean. Precisamente me refería a que es posible llamarlos así por compartir discurso con otros (por ejemplo: los dos puntos que señala Luri)que sí son considerados fascistas. Para mí Ciutadans se acerca(rá) más a los partidos radicales: es el espacio que le queda.
    Además, en este país no se sabe (¿quiere?) distinguir entre : derecha, extrema derecha, conservador, autoritario, dictadura y fascismo. A la derecha de Gallardón (por decir algo) todos son fachas.


    A Joaquín.

    Gracias por la web de falacias. Sólo los ejemplos ya valen un montón. Me estoy pertrechando para futuras discusiones.
    ¿A que está bien el artículo de Whyte? Muy inglés.

    ResponderEliminar
  28. Otro motivo de inquietud: la "mélange" intelectuales-pueblo llano y, con perdón, incluso hortera (an algún porcentaje no sé si numeroso, pero, por definición, muy vistoso), que tantos frutos populistas dio durante el siglo XX.

    Lola

    ResponderEliminar
  29. Joder Claudio, ¡qué risa! (me refiero a la cueva del señor Ibáñez)

    Estoy extremadamente de acuerdo con el comentario de las 2.23 del señor Luri. Esto me empieza a preocupar. Señor Luri, diga que es del Madrid y empecemos a discrepar.

    Señor Luis, acepto sus explicaciones sobre los fascismos de los años treinta... pero prefiero esperar. Por el momento, el link que he colgado que reproduce la entrevista al número dos de C's me hace desconfiar mucho-mucho.

    greetings from Babylon.

    ResponderEliminar
  30. Estoy fuera de Ocata y no veo la manera de acceder a mi blog. ¿Qué demonios pasa? ¿Alguien puede ayudarme?

    ResponderEliminar
  31. La informática y yo no nos llevamos muy bien.

    ResponderEliminar
  32. Don Claudio acierta, el pastel esta repartido, las migajas quedan fuera de límite.
    Los ambiciosos que no estan por la dura labor tradicional de escalar en los partidos intentan esta via, que en general es via muerta, la diferéncia está en los recursos.
    Recuerdo a Roca J

    ResponderEliminar
  33. Claudio: de acuerdo contigo.
    Luri: también, pero cabe esperar que pase el tiempo. No estamos ante inocentes frente a culpables, pero hay que dar la oportunidad a que cada cual haga su política y que se estrelle como quiera y pueda, o por el contrario, que triunfe.
    Una cosa me ha extrañado mucho. Oigo hablar de fascismos, referido a Ciutadans, o falangismos, pero ha desaparecido, o me lo parece a mi, el fantasma del lerrouxismo. Si es cierto, ¿a que se debe? Tildar de Lerrouxistas a cualquier grupo político era "diana certera".
    Por cierto, luri. Tu Café ha estado cerrado parte del anochecer. Imposible entrar.

    Luis

    ResponderEliminar
  34. qué caida has tenido. ¿Te has hecho daño?

    ResponderEliminar
  35. Creo que Luri, de tanto pensar en el tripartito salió a tirar las botellas a su respectivo contenedor, y los tetrabricks al suyo, y se dejó las llaves dentro, al ladito de la caja registradora.
    Ahora toca entrar por la gatera.

    Por cierto, metiendo más baza en el tema Ciutadans, a mi me ha llegado un mail de lo más panfletero en el que hablan de las miserias de cabeza de lista y su afición a acosar alumnas en la universidad, seguramente todo sea cierto, como en la mayoría de los casos. Pero parece ser, que los partidos populistas, despiertan reacciones populeras.

    ResponderEliminar
  36. Cel·lia: No entiendo nada. Esto de la tecnología me supera. Lo mío es Platóny las ideas.

    ResponderEliminar

Si es viernes, toca Tocqueville