miércoles, 29 de noviembre de 2006

Futesas VII

I


II

Habermas: “La ética ha quedado degradada a ciencia melancólica, como dice Adorno, porque tan sólo permite, en el mejor de los casos, ‘reflexiones desde la vida dañada’ dispersas, en forma aforística


III

Kierkegaard: “Se puede tanto reír como llorar al ver que todo este saber y comprender no ejerce absolutamente ningún poder sobre la vida del hombre


IV

El genio de la botella

Un día un mísero pescador cogió en la red una lámpara de la que salió un genio nada más frotarla. El genio le dijo al pescador que podía pedir tres deseos, los que quisiera.

- En primer lugar -contestó el pescador- desearía que me hicieras lo suficiente inteligente como para hacer la mejor elección con respecto a los otros dos deseos.

Al genio no le costó concederle esto que pedía y a continuación se interesó por su segundo deseo.

- Gracias –le contestó el pescador- pero no tengo más deseos.


V

Tomarse en serio

Cuenta un antiguo relato árabe que un anciano mendigaba por las calles de Damasco sin que nadie se fijara en él. Pasaba totalmente desapercibido. Sólo un recién llegado puso sus ojos en él y sorprendido, le preguntó:

- ¿Qué haces? ¿No ves que nadie se fija en ti?

El mendigo volvió sus ojos al recién llegado y le contestó con tranquilidad:

¿Y a mi qué? Yo sí reparo en mí y eso me basta. Lo contrario sí que sería horrible: que todos reparasen en mí y que yo me ignorase.

Esta historia presenta evidentes similitudes con una de Diógenes el Cínico. Se dice que cierta ve alguien le preguntó:

- ¿No te importa, Diógenes, que todos se rían de ti?

- ¿Por qué ha de importarme? –preguntó a su vez Diógenes -¡Mientras yo me tome en serio!


VI

Diálogo zen

- Maestro –le preguntó a un sabio un discípulo- ¿qué le ocurre a un hombre inteligente cuando muere?

- ¡No lo sé!

- ¿Pero acaso no sois vos el hombre más inteligente?

- Quizás, pero, en todo caso, aún no estoy muerto.


VII

Chamfort: “La felicidad no es cosa fácil: es muy difícil encontrarla en nosotros, e imposible encontrarla en otra parte.”


VIII

Schopenhauer

Nuestra naturaleza animal es, en general, la base de nuestro ser y, en consecuencia, también la de nuestra felicidad. Lo esencial para nuestro bienestar será, pues, la salud, y junto a ésta los medios para nuestra conservación, es decir, unos ingresos seguros.

...

La especie más baja de orgullo es la vanidad nacional. En efecto, ésta denota en quien la sufre la carencia de cualidades individuales de las que pudiese sentirse orgulloso, puesto que de ser así no acudiría a aferrarse a otras que tiene que compartir con millones de individuos.

...

Cualquier tarugo miserable que no tiene nada en el mundo de lo que pueda sentirse orgulloso, se aferra al último recurso: vanagloriase de la nación a la que casualmente pertenece; aquí se siente a sus anchas, y se muestra tan agradecido que está dispuesto a defender con manos y pies todos los errores y tonterías de su nación, que también son los suyos.

...

Cada nación se burla de las otras y todas tienen razón.


IX

Este buen hombre es el australiano Les Stewart. Un buen día de 1982 se le ocurrió la luminosa idea de escibir con sus correspondientes letras todos los números comprendidos entre el uno y el millón (uno, dos, tres, cuatro...). Ahí lo tenéis con su labor concluida. 16 apasionantes años le ha llevado culminar su empresa, para la que ha necesitado 19.99o folios y 1000 cintas para su máquina de escribir. Yo, la verdad, no lo veo feliz. Es como si se hubiese quedado sin norte. Dice Aristóteles al comienzo de su Ética a Nicómaco que hemos de organizar nuestra vida como arqueros que apuntan a un blanco. ¿Pero qué ocurre cuando ya has dado en el blanco?

8 comentarios:

  1. El del genio tiene trampa (por fortuna para el genio supongo) puesto que sólo alguien que ya fuese lo suficientemente inteligente como para hacer la mejor elección hubiese pedido semejante deseo. Supongo, yo no tengo un genio a mano.

    ResponderEliminar
  2. Claudio

    Tomarse en serio.

    Canetti explicaba la historia contraria: el hombre que decide vivir en su propia ciudad como un extraño, observando, nadie lo reconoce y muere solo, ignorado.

    Una perogrullada: busca la felicidad el que no es feliz.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué interesantes siempre sus futesas! Ahora que también pienso que es interesante que no me de a mí por lo de a ese escribiente o al menos no en papel...

    Buenas noches

    ResponderEliminar
  4. Claudio,
    algo así escribía también Azúa en su Diario de un hombre humillado, si comprendí bien.

    ResponderEliminar
  5. Claudio.

    a ferrancab. ¡Es verdad! No había caído.

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado mucho la colección de pensamientos e historias que has hilado. Me ha extrañado particularmente la última. No entiendo cómo es que este señor se ha quedado sin norte. Sólo tiene que escribir del "un millón uno" en adelante. Besos, amigo mío.

    ResponderEliminar
  7. Siento que la cita Habermas tiene sentido, la misma sensación me queda con los aforismos, la misma melancolía, aunque siempre es mejor que el pesimismo que destila la de Kierkegaard.
    En cuanto a nuestro objetivo hombre que sin remedio llevamos puesto, me parece evidente que no es malo apostar por él sin olvidar al otro que no a los otros, los que nos diluyen. En cualquier caso es a estos otros a los que se les puede atribuir rasgos catastróficos, todo consiste pues en no sumarse aunque no es tarea fácil y tiene sus riesgos.

    ResponderEliminar
  8. Me gustó especialmente la futesa VIII.2 ó novena. Es algo que muchos presentimos, difícilmente explicamos y sobre lo que apenas se piensa.Por cierto, no sé si me equivoco en mi observación, pero mientras los colectivismos (nacionalismo e ismos similares) parecen caer en desuso lingúístico y en fluctuante perdida de dignidad conceptual, el indivi/dualismo perdura.
    Esta vez el café corre de mi cuenta, ¡que siempre pagas tú,Gregorio¡

    ResponderEliminar

Una pedagogía sacramental

Me atreví, tras vencer no pocas dudas, a escribir el prólogo de este libro que viene a defender lo que podríamos llamar una pedagogía sa...