martes, 27 de marzo de 2007

Lecciones de metafísica de la historia

I

Recuerda Saul Bellow en sus memorias que en los años 40 Koestler era un excéntrico en el París de los Merleau-Ponty, los Sartre y las Simone de Beauvoir, para quienes la grandeza de Stalin se hallaba precisamente en su decisión de subordinar la moralidad a la historia. Y, en el fondo y en la forma, añade Bellow, quizás no se pueda ser cabalmente progresista si no se tiene más confianza en la historia que en la moralidad.

II

Clase de alemán en el Lycée de Meaux. Se está leyendo un texto de Nietzsche sobre el último hombre. Casi todos se sienten dolorosamente conmovidos por el vaticinio nietzscheano. Sólo un alumno se levanta y afirma con decisión que es necesario desear la llegada del último hombre. Inmediatamente es expulsado de clase. Y así comienza la fulgurante y millonaria carrera literaria de Michel Houellebeq.

III

Albert Camus: “Más vale equivocarse sin matar a nadie que tener razón ante un montón de cadáveres”

11 comentarios:

  1. Otros dos comentarios de Camus, uno ciertamente relacionado:
    "A veces la elección está entre cosas probablemente ineficaces o ciertamente criminales".

    El otro es sorprendentemente terrible, y lo extraigo de su carta a un amigo alemás, escrita durante la Segunda Guerra Mundial, con su país ocupado. Es un texto que siempre me ha impresionado por lo frío y al tiempo apasionadamente desapasionado:

    " No sabremos nada mientras no sepamos sitenemos drecho a matar a ese otro que está ante nosotros o a consentir que lo maten".

    ResponderEliminar
  2. Si no me equivoco, le debo a usted una cosa, recomendarle una bebida de mi país, pues bien, todo el mundo por acá recomienda el pisco sauer... (no sé mucho de bebidas).

    Sobre I:
    Tentador me resulta decir: - En cualquier cosa se puede confiar más que en la moralidad.Aunque más bien he de decir que para mi gusto, la moral y la historia tienen fines y formas totalmente distintas... ahora me hace falta un filólogo que me defina cabalmente "progresista" o tal vez un político...¿por qué será que "progreso" tiene tan mala fama por acá?, me parece una palabra insípida, ha, ya caigo, se trata de la desconfianza clásica que tiene por estos lugares la palabra "política".

    ResponderEliminar
  3. Koestler, interesante y creo que algo olvidado autor, hombre de su tiempo, contradictorio. Recuerdo aún un antiguo Estudio 1, El cero y el infinito, por Dicenta, padre, magnífico.

    El tiempo del presente parece que se inclina más hacia Camus que hacia Sartre, pero éste tuvo sus días de gloria e incondicionalidad y aún quedan restos en mucha progresía dogmática y recalcitrante. En todas partes surgen y resurgen, de vez en cuando, los fundamentalistas.

    ResponderEliminar
  4. Sé que no viene a cuento. En la contra de la Vanguardia de hoy le hacen una breve entrevista a Gianni Vattimo.
    Os lo comento porque me ha parecido interesante. Y no sé por qué, me ha hecho pensar en esta frase de Camus que don Gregorio nos ha recordado.

    http://www.lavanguardia.es/cercadorgg/Cercador?p_action=cercar&p_collection=epaper&p_sec=51234974015

    ResponderEliminar
  5. Parece que se ha comido parte del vínculo...

    Aquí os dejo el que lleva a la contra del día.

    http://www.lavanguardia.es/lacontra/lacontra.html

    ResponderEliminar
  6. Interesante la entrevista que comenta Arrebatos, en el fondo es la voz del 'seny', del sentido común.

    ResponderEliminar
  7. Luis: Va pasando el tiempo y Camus no para de crecer y crecer. Parece que al fín esté encontrando en nosotros a sus contemporáneos. Mientras que algunas figuras que parecían inmensas ahora no encuentran apenas quien acuda a su cobijo.

    Camus sigue obligándonos a pensar y esto es lo que debe hacer un filósofo.

    ResponderEliminar
  8. Alejandro: Hablemos de cosas serias: el pisco-sauer. Si no estoy equivocado los ingredientes de esta bebida son:
    - Hielo picado.
    - Limón.
    - Clara de huevo.
    - Algún edulcorante.
    - Una gota de angostura.

    Preguntas:
    1. ¿Es así?
    2. ¿En qué proporciones?
    3. Cuéntanos algún secreto de su elaboración.
    4. ¿El pisco-sauer es de origen chileno o peruano?

    Con respecto a la segunda cuestión: sí, es difícil ser progresista. la historia parece funcionar más a espasmos que con un movimiento uniformemente acelerado. Sean las que sean las argucias de la razón, no parecen muy racionales.

    ResponderEliminar
  9. Julia: Me interesa mucho Koestler. Tengo que hablar de él. En su biografía se resume una parte importante del siglo XX.

    ResponderEliminar
  10. Arrebatos: Siempre viene a cuento la invitación a curiosear. Pero te confieso, en voz baja, que Vattimo no es uno de los santos que más devoción me provoca.

    ResponderEliminar
  11. oiga luri, que si que sigo por aquí y le leo.
    Lo que pasa, es que estos días, no se me ocurre ningún chiste o comentario para dejarle.

    un suizo, por favor. (de esos rubios, y fornidos...y que no me recuerde a Le Corbusier)

    ResponderEliminar

Una pedagogía sacramental

Me atreví, tras vencer no pocas dudas, a escribir el prólogo de este libro que viene a defender lo que podríamos llamar una pedagogía sa...