viernes, 30 de marzo de 2007

Cajón de Sastre

Resulta que yo creía que esto de hacerme fotos en los espejos de los lavabos de los hoteles era un placer solitario que convenía mantener en secreto, más que nada por no tener que dar explicaciones a los amigos, que siempre andan dispuestos a ejercer de psicoanalistas baratos con la intimidad de uno. ¡Nos quieren tanto! Pero hoy, yendo al pairo por la red, me he encontrado con unas cuantas almas gemelas que comparten conmigo este ingenuo ejercicio de narcisismo:

Y una vez dicho esto, tres cosas más:

1. Tras el post sobre nacionalismos A y B, que a algunos -y no acabo de entender por qué- nos les pareció nada bien, estaba dispuesto a recrear un benjaminiano "Cabaret Neopatético" en el que castigaría a pasar un rato a algunos ejemplares del tipo B. Lo he intentado y me he aburrido pronto. Pero que conste que he estado a punto de castigar a todos los implicados en la subasta soberanista catalana.

2. Lo cuenta en la prensa una muchacha de 22 años: "Una vez le dije a mi ex que no porque quería probar con un pepino. Lo sacó de la nevera, era muy grande y estaba muy frío. Por lo demás soy una chica muy abierta". Lo re-confirmo: no existe ningún asalto a la intimidad desde los medios; el fenómeno singular y masivo es precisamente el contrario: la sobreexposición de la intimidad en los medios por parte de sujetos encantados de sacar a relucir sus vergüenzas.

3. Joaquín Calomarde, diputado del PP ha escrito en "El País" (¡ni más ni menos!):
"España es un país democrático de la Unión Europea. Todos los gobiernos de la democracia, incluidos los del Partido Popular, han contribuido a lograr el actual grado de modernización y desarrollo democrático de la sociedad española, que, a fecha de hoy, es tan elevado o más que el de cualquier otro país de Europa. En consecuencia, y quiero que sea mi primera afirmación, es evidente que el grado de crispación de nuestra vida pública no se corresponde con ese nivel de desarrollo democrático de la sociedad española; es anterior a la democracia, no encaja en ella, ni tiene por qué hacerlo, y violenta la estabilidad, no sólo del sistema institucional, sino del desarrollo y la bonanza económica que una democracia moderna precisa, sustentada siempre en la estabilidad del sistema. Ciertamente que haríamos mal si juzgamos que sólo el Partido Popular es el responsable de esta situación. No es así. Y juzgaríamos todavía peor si afirmáramos lo contrario: que sólo Zapatero puede lograr con sus equívocos o errores tamaño dislate político y social como lo es la creciente crispación de la vida social española".

17 comentarios:

  1. Narcisismo, nacionalismo y exhibicionismo... Lo que no me cuadra es el último párrafo, aunque suena esperanzador. ¿Será parte de alguna nueva estrategia política?

    ResponderEliminar
  2. Esperemos a ver... y, desde luego, con la esperanza, vapuleada, pero aún viva.

    ResponderEliminar
  3. No es sólo en la pornografía donde se dan casos de "extraños compañeros de cama", en política también es muy común, por desgracia para la democracia de la que tanto alardea el señor Calomarde.

    ResponderEliminar
  4. Juan, de hecho la frase "la política acaba produciendo extraños compañeros de cama" creo que es de Fraga.

    ResponderEliminar
  5. No llevo sombrero para quitármelo ante las declaraciones de ese caballero dedicado a la política (lo de caballero no es retórico). Probablemente haya más personas, en ambos partidos, que piensen lo mismo.

    Me permito, aunque se que no es el motivo de tus entradas, sintetizar algunas opiniones:

    En la medida en PSOE y PP no se entienden, los partidos nacionalista disfrutan de la situación.

    1 - la presión nacionalista en la vida común tiende a crear una inestabilidad emocional; naturalmente los nacionalistas dirán que la presión españolista les crea una inestabilidad emocional.

    2 - el deseo del poder (única finalidad de la política ejercida) conlleva crear alianzas que se mantienen más allá de la hipocresía y el engaño en la que las parcelas de poder que les corresponden a las minorias son mayores que su peso en la sociedad.

    3 - la imparable huida hacia delante en la carrera por alcanzar la liebre (del voto nacionalista) conduce a enrocar más si cabe la postura frente al resto del estado.

    4 - el ejemplo canadiense muestra como la política nacionalista e independista necesita de terrenos de juego no contaminadas por la imposibilidad manifiesta (impotencia de concretar el destino por incapacidad legislativa), al extremo que en las últimas elecciones ha resultado en tercer lugar la opción independentista, retrocediendo puestos.

    Un problema no se soluciona con enfrentamientos que tienden al enrocamiento de las posiciones y a la inmovilidad. Si nos fijamos, la deriva hacia el nacionalismo es más fuerte a medida que el enrocamiento es más violento (democráticamente). Claro que dada la larga historia del enfrentamiento debiéramos pensar que no se trata de un problema sino de una situación de crisis normalizada.

    Y todo esto que acabo de escribir puede ser tan verdadero como erróneo.

    ResponderEliminar
  6. Luis: ¡Qué tiempos estos, que son los caballeros los que tienen que salir en defensa de la normalidad!

    ResponderEliminar
  7. Primero, la foto: hasta en las fotos tiende usted a mirar al objeto (la cámara) y no a su imagen (de la cámara en el espejo).

    En cuanto al artículo, a mi la primera frase, "España es un país democrático de la Unión Europea", me recuerda la de Mariano Rajoy después del 11-M: "Buenas noches, me llamo Mariano Rajoy". Parece que hay gente que no acaba de creerse lo que debería ser obvio (especialmente, cuando del propio nombre se trata), y por eso debe recitarlo. NO negaré que me produzca cierto desasosiego. Bién es cierto que la presunta crispación es difícil de ver por las calles barcelonesas; no será ajeno, digo yo, el hecho que la implantación del pp sea tan escasa en esta región.

    ResponderEliminar
  8. RMF:
    Me ha pillado usted dándole vueltas al platónico "einaí pôs" de Sofista 240 c. Y me ha dejado preocupado. No sé muy bien como tomarme sus palabras a cerca de mi rehusarme. ¿Padeceré una patología aún no descrita, algo así como un narcisismo tímido y esquivo de mi propia imagen?.

    Respecto a lo que dice sobre la crispación. A veces me da la sensación que los políticos catalanes son muy malos jugadores de mus y se les nota enseguida que van de farol cuando echan sus órdagos a la grande. Y por eso la ciudadanía se lo piensa dos veces antes de soliviantarse. ¿Se deberá el oasis catalán a la incapacidad de nuestros políticos para fingir de manera adecuada un farol?

    ResponderEliminar
  9. Amigo Luri: no soy capaz de interpretar esa fotografía (encantado no obstante por concoerle) en términos tan profundos y si veo, antes bien, una cierta desconfianza ante el mecanismo de la cámara.

    Me encanta además esa curiosa teoría sobre el mus y los políticos catalanes. Navarra es un lugar, como Castilla, en el que se juega al mus. Pero creo, que a tenor de tu teoría, los políticos del resto del país, no juegan ni al mus ni al 7 y medio, sino que lo hacen a ese espléndido y suicida "hijo puta" al que el que más se arriesga o pierde mucho o gana todo.,

    ResponderEliminar
  10. Luis: Por desgracia esta de la política-mus no es una idea mía. O al menos no es completamente mía. Una vez le oí decir a Mario Onaindía que los vascos hacen política como si jugasen al mus, echando un órgago a la grande cuando menos te lo piensas. Claro que él estaba pensando en Arzallus o en Eguibar, que son tipos a los que no hay manera de pillarles una seña y, evidentemente, nunca sabemos si van de farol.
    Si -¡Dios no lo quiera!- te vieras en la tesitura de tener que elegir como pareja para un campeonato de mus entre Arzallus y Carod, ¿a quién eligirías?

    No tengo ni idea de si esta teoría vale más allá de cinco céntimos de euro, pero la ciudadanía catalana actúa como si tuviera claro que no eligiría a Carod.

    ¡Cachis, me podría haber salido un buen post!

    ResponderEliminar
  11. No podría jugar al mus ni con Carod ni Con Arzalluz. ¿Cómo voy a jugar con un compañero del que no me fío en absoluto?

    ResponderEliminar
  12. Sobre los políticos catalanes, diria que es un oxímoron. Hace unas semanas el egolatra puigcercós decia que en un pais normal, Carod no sería político. Yo deduzco dos cosas:

    a) Catalunya no es un lugar normal.
    b) Carod no es un político.

    creo que los catalanes percibimos que no existen los políticos catalanes, aunque, algunos, por educación o por verguenza ajena, actuamos como si los hubiera.

    Por lo tanto, sin duda eligiría a Arzallus para jugar al mus (apostaría a que Carod desconoce las reglas más elementales del juego).

    ResponderEliminar
  13. RMF: ¿Y qué me dice usted de ese político florentino que es Durán? Lleva años haciéndonos creer que existe un partido político llamado Unió Democràtica.

    ResponderEliminar
  14. Lo de Durán es uno de los misterios más grandes de la política; ciertamente, ha conseguido lo que usted dice, cosa remarcable, pero en la política "real" nunca ha hecho ni dicho nada destacable, para no decir directamente nada. En cambio, y quizá precisamente por lo que acabo de decir, en todas las encuestas siempre es uno de los políticos mejor valorados, a nivel español. Un misterio, como digo, este personaje.

    ResponderEliminar
  15. En marketing una marca crea una contraria para tener liderazgo y competencia controlados. Durán es esa marca, ajena a CiU, en el mismo mercado, ampliando el segmento y ofreciendo estabilidad.

    Las discusiones en casa y las controversias...

    ResponderEliminar
  16. Don Gregorio, que sorpresa. Yo buscando fotos para ilustrar el tema del transhumano y el google me ha enseñado esta suya :))

    ¿Es que le han mejorado genéticamente como a los ratones y no nos lo ha dicho?

    Sobre el tema de hoy: qué complejo... que complejo se está poniendo todo. Creo que Platón se va a poner más de moda todavía.

    ResponderEliminar
  17. Querida Kasandra: Yo es que desenfocado gano mucho.

    ResponderEliminar

Una pedagogía sacramental

Me atreví, tras vencer no pocas dudas, a escribir el prólogo de este libro que viene a defender lo que podríamos llamar una pedagogía sa...