sábado, 24 de marzo de 2007

La más triste historia de amor

5 comentarios:

  1. Ha sido hermosa mientras duró. Igual que todas las demás... No me quiero entristecer. Besos, querido amigo.

    ResponderEliminar
  2. Gregorio: acabo de empezar una dieta rigurosa por culpa del dulce azucar y espero que sea corta, pero mientras tanto no puedo menos que pensar que con las cosas de comer no se juega.

    Luis

    ResponderEliminar
  3. En verdad, no en pocas historias de amor, siempre hay alguien que se queda frito.

    ResponderEliminar
  4. Hace años se podía oir, al menos pro Navarra, una expresión bien plástica: "darse el filete".

    ¿Y no había un dicho latino que decía algo así como "Post coitum omne animalia frito est"?

    ResponderEliminar
  5. se me han quitado las ganas de comer carne empanada durante una larga temporada.

    (Luri, se sigue diciendo lo de darse el filetazo)

    ResponderEliminar

Una pedagogía sacramental

Me atreví, tras vencer no pocas dudas, a escribir el prólogo de este libro que viene a defender lo que podríamos llamar una pedagogía sa...