miércoles, 21 de marzo de 2007

Azagra, mi pueblo







Perdonadme que hoy caiga, rendido, ante un ataque de melancolía que me ha provocado mi primo Ángel. Estas fotos son de un pueblo que ya no existe, Azagra, en la ribera navarra del Ebro. Y sin embargo yo soy de él. Quiero decir que ya no quedan en pie los decorados de mi infancia, porque en mi pueblo hace tiempo que le declararon una guerra sin cuartel al patrimonio histórico y hoy se puede decir que la victoria del presente es total. Es falso que los campesinos estén apegados a las tradiciones. Esto de lo tradicional es un invento de domingueros y excursionistas ilustrados. Pero a lo que iba: No puedo dejar de ser de Azagra porque en este pueblo que ya no existe están enterrados todos mis muertos. Y uno es, inevitablemente, del lugar en el que sus seres más queridos están enterrados. Pero tampoco puedo decir que sea de este pueblo, ya que apenas conozco a nadie vivo que tenga menos de cuarenta años.

Por cierto, Ángel: te reto a que me digas los nombres de los azagreses de la primera foto.

29 comentarios:

  1. Lo siento pero mi fuerte no son las fisonomias de las personas, son las historias, soy comediante, en la compañia de teatro local, La cascajera, marca, pues tenemos pagina .

    ResponderEliminar
  2. Lo siento pero mi fuerte no son las fisonomias de las personas, son las historias, soy comediante, en la compañia de teatro local, La cascajera, marca, pues tenemos pagina .

    ResponderEliminar
  3. Consúltalo con el oráculo de los Luri, es decir, con la tía Crucita.

    ResponderEliminar
  4. Gran tema, que siempre me ha atraído, el del poder de los muertos enterrados.

    -"Mientras agonizo", de Faulkner; la madre-matriarca que exige un viaje épico a los suyos, con su ataud y su cadáver a cuestas hacia su lugar de origen.

    -Un corto de los Taviani de una rebelión hermosísima y cruel contra un terrateniente que, en su inocencia, no respeta el campo santo

    - Y cómo no, Antígona.

    - Y el pueblo de los ancestros de mi marido, enterrado bajo las aguas de un pantano en Cuenca. Impresionante. Se ve el campanario de la Iglesia. Y este verano de sequía, estaban todos los restos al descubierto.

    Lola

    ResponderEliminar
  5. ¿No es más bien irónico que al fondo de la calle Plus Ultra se vea, aparte de una amenazadora columna de agua, una especie de paredón rocoso que tapa el horizonte? ¿O es una ilusión óptica?

    ResponderEliminar
  6. Qué gran verdad, eso de que a los campesinos las tradiciones se la traen al pairo; y el paisaje; y del patrimonio ya ni hablamos. Esas cosas nos importan (cuando nos importan) a nosotros, a los que no las vivimos, o decidimos ir a vivirlas llevando con nosotros las ventajas que ya disfrutamos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Extraordinario documento gràfico, don Gregorio.
    Yo mismo, pese a ser oriundo de Barcelona, también puedo afirmar que soy de un pueblo que ya no existe. En efecto, nací y pasé mis tres primeros años de vida -y muchos fines de semana de visita a la familia- en un desaparecido Poble Nou, antes industrial, ahora olímplico.

    Sin duda somos los urbanitas quienes vemos el campo y el pueblo con mirada bucólica. Ese lugar ancestral que visitamos con espíritu romántico a lo Byron. Eso sí, afortunados por saber que después podemos regresar a nuestra civilización, pues el pueblo también es ese lugar hostil donde las chuletas de ternera todavía mugen.

    ResponderEliminar
  8. el pueblo , es otro ,las personas cambian, y estas cambian el entorno, el dios dinero desplaza el cauce del ebro,que bordea este pueblo por la margen izquierda, pero el peligro de la montaña, es mas costoso que el dinero : es politico, por ese motivo en mi pueblo es dificil mirar con futuro.

    ResponderEliminar
  9. Efectivamente, la mayoría de los pueblos "vivos" de Pamplona hacia abajo (excepciones al margen) han ido perdiendo su identidad, bien se le eche la culpa a la industria o al turismo.De pequeña le preguntaba a mi abuelo por qué "las gentes" del pueblo no se quejaban y él no sabía responderme.

    ps: mañana tengo cita con el monumento a los fueros

    ResponderEliminar
  10. Lola:

    "¡Ah de la vida!"...¿Nadie me responde?
    ¡Aquí de los antaños que he vivido!
    La Fortuna mis tiempos ha mordido;
    las Horas mi locura las esconde.

    ¡Que sin poder saber cómo ni adónde,
    la salud y la edad se hayan huido!
    Falta la vida, asiste lo vivido,
    y no hay calamidad que no ronde.

    Ayer se fue; mañana no ha llegado;
    hoy se está yendo sin parar un punto;
    soy un fue, y un será, y un es cansado.

    En el hoy y mañana y ayer, juntos
    pañales y mortajas, y he quedado
    presente sucesiones de difunto.

    ResponderEliminar
  11. Don Chema: Crecí viendo al fondo del "Plus Ultra" una montaña, la Peña, un farallón rocoso del que de vez en cuando se desprendían moles enormes causando todo tipo de desgracias. ¿Y aún le parece a usted irónico?

    ResponderEliminar
  12. Portorosa: Pla dice por algún sitio que no hay campesino ( y él estaba pensando en su patria ampurdanesa) que no estuviese dispuesto a cambiar una ventana gótica de su masía por una de funcional aluminio.

    Durante años estuvieron paseándose impunemente por los pueblos de España saqueadores legales que a cambio de cuentas de vidrio (es un decir) arramplaban con el patrimonio etnológico para ponerlo en venta en las tiendas de antigüedades capitalinas.

    ResponderEliminar
  13. Arrebatos: Efectivamente, Byron decía aquello de que "el paisaje es un estado del alma!" (a veces yo me he rehecho esta frase a mi medida diciendo que "La verdad es un estado del alma"). Pero ya me gustaría a mi ver cómo se les pone el paisaje del alma a los urbanitas que loan la naturaleza sin conocerla, si tuviesen que trabajar en agosto de sol a sol, recogiendo, por ejemplo, tomates y al levantar cada rama de cada planta despertasen de su somnolencia a una bandada de erinias, quiero decir de mosquitos.

    ResponderEliminar
  14. Sobacaz: Mi solidaridad (y mis lamentos).

    ResponderEliminar
  15. Arratetxo: Cuéntame lo del monumento a los fueros...

    ResponderEliminar
  16. Es que, ya se sabe, la naturaleza, más que madre es madrastra.

    ResponderEliminar
  17. la solidaridad, siempre disponen de la mia las personas que aprecio, pero que dificil es responder de verdad , a un desconocido, todos los recuerdos perduran , y crecen, sobre todo si son de cariño.

    ResponderEliminar
  18. Maravillosamente gráfico, lo de Pla.

    Hablando no ya de los campesinos, sino del hombre, y más concretamente de lo poco que importa lo que no sea dinero, un profesor de aquí, de mi ciudad, y abuelo de un amigo mío, decía que, si la pagasen bien, el Pórtico de la Gloria se vendería como gravilla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Soy de dónde no existe lugar... Don Gregorio, ¡que va a parecer usted Don Quijote:)!

    Estos arranques de melancolía son las raíces del pensamiento, ahora le conocemos un poquito más. Un post entreñable.

    Saludos cordiales, amigo.

    ResponderEliminar
  20. ¿Pero estas calles canales eran normales, u obedecen a alguna crecida del río?

    ResponderEliminar
  21. Portorosa, antes había naturaleza; y comoe es tan suya, le daba de vez en cuando por hacerse notar. Aquí hay recogidas imágenes de diferentes avenidas del río Ebro, que anegaban la parte más baja del pueblo, como puede verse. La casa de mis padres estaba en una zona un poco más elevada y a ella venía a refugiarse un montón de gente. Ajenos por completo a las desgracias, los niños vivíamos aquello como una aventura fabulosa.

    ResponderEliminar
  22. Gregorio, dile a portorosa: hoy domingo el ebro se salio de madre y el sobacaz esta manado. reto de la foto: Carmen Salvador,Fructuoso Hernandez, Angeles Salvador, Jose Luis Navarro,Jesus Hernandez,Crispin Cerdan, dos chicas y un chico que no conocemos, Isolina Iñigo, Augusto Hernandez, y Dolores Cerdan.

    ResponderEliminar
  23. Ángel: a tus pies. pero aún no te has librado de mí, que te estoy preparando otra.
    Mantenme informado de la crecida, por favor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Hola cafetero, el Ebro esta en su punto mas alto, pero no existe peligro en el pueblo , solo la zona de agricultura, que familiarmente sabes lo que cuesta tenerla en condiciones optimas .Alegra el animo , pues la vida es buena ,si la compartes con alegria, sinceridad.

    ResponderEliminar
  25. He llegado hasta aquí... buscando el café de los filósofos muertos... La culpa la tiene una carta que recibí esta mañana y ahora descubro que hay una tía Crucita... Dice, donde me he parado: A veces, Dios nos engaña hacia la verdad. Espero que la verdad aguarde en Bulgaria.

    ¡Buen Viaje!
    KSNDR

    El pueblo... tremendas sus imágenes del pasado.

    ResponderEliminar
  26. Hola paisanos yo también soy de Azagra, y un amigo mio ha abierto una pagina en Facebook donde esta recopilando toda la información posible del patrimonio y los recuerdos que se han perdido de la antigua Azagra. La pagina es (seguro que eres de Azagra) por si os interesa Gracias

    ResponderEliminar

En desazón

Son las 7:00 de la mañana. El despertar del día me pilla con un libro sorprendente entre las manos, El hombre en desazón (gracias, Karl Mi...