viernes, 16 de marzo de 2007

Aforismos de las 18:39

I

La Excepción llevó a la Norma ante el tribunal del Capricho. Acusada de trivial, la Norma no pudo decir nada atinado en su defensa. Fue absuelta por ello.

II

Eros: el solipsismo ubicuo.

III

La literatura y no la lógica es la que educa el sentido de la coherencia. Es el aprendizaje necesario para hallar refugio entre los hombres.

IV

Hoy la ideología ha sido sustituida por la publicidad. Como ella es cosa de temporada.

V

Gracias a dios el vivir tiene esta cosa perezosa, olvidadiza, acomodaticia, que nos permite ignorar que somos naturales.

VI

La tarea de los santos contemporáneos: No dejar que los dioses concilien el sueño (eterno, por supuesto).

VII

A nuestra época le ha tocado en desgracia adorar dioses de invernadero.

VIII

El arte de una época mide la distancia exacta entre la ciudad y el bosque. Por eso tiene, inevitablemente, la estatura de sus leñadores.

IX

Cuando hayamos conseguido inhibir los efectos de la naturaleza en el hombre, habremos alcanzado la salud perfecta (y por lo tanto, perpetua).

X

En política, como en la naturaleza, quien está a la defensiva ya ha perdido.

XI

El rasgo distintivo del completamente idiota es la completa inocencia.

XII

Hay mañanas de fiesta en las que uno echa de menos no creer en un dios, para dar coherencia a la dicha. Una felicidad no merecida es un atentado a la ética.

17 comentarios:

  1. El V: Me ha venido a la memoria, de inmediato, el "Informe para la Academia", de Kafka. Es una suerte y una gran ventaja (la de la superviviencia, nada menos), pero es tristísimo, también.

    Lola

    ResponderEliminar
  2. Excelente blog. Saludos.

    GiMe (gimesss@hotmail.com)

    ResponderEliminar
  3. Soy de la opinión de que, dejando a un lado los claros retrocesos que hemos hecho en nuestra época (especialmente)en el ámbito humanístico, moral y ético, nuestro gran logro a sido empezar (porque aun no lo hemos conseguido del todo) a matar verdaderamente a Dios, como Nietzsche apuntó, aunque para mí no era cierto en su época ni lo es plenament en la nuestra. Digo que estamos logrando matar a Dios, pero no por ello debemos dejar de ser personas religiosas, no me parecen cosas incompatibles, justo al contrario. Matar a Dios significa matar las cadenas que nos ataban; quedarnos en el mismo sitio donde estábamos, si queréis, pero sin estar maniatados.
    Saludos a todos y especialmente a tí, Gregorio (sigo leyéndote a diario).

    ResponderEliminar
  4. Lola: No sé por qué pero ese tal Kafka siempre acaba inmiscuyéndose en todo lo que hago. Hasta puso mi nombre a aquel Samsa, desabrido "malgré lui". El pasado abril para intentar llegar a un pacto de convivencia fui a visitarlo a su cementerio, en Praga, y le llevé un ramo de flores (uno a él y otro a Patocka, pero esa es otra historia). No hubo manera. Es obsesivo, caprichoso, imprevisible, fisgón, metomentodo, maleducado y, sobre todo, sutil. Siempre encuentra la manera de colarse d epuntuillas en mis pensamientos. ¿Lola, qué demonios puedo hacer con esta sombra?

    ResponderEliminar
  5. Nausicaa:

    Nerval, “Le Christ aux Oliviers” (1844):

    "Buscando el ojo de Dios no he visto más que una órbita
    Vasta, negra y sin fondo, desde donde, la noche que la habita
    lanza sus rayos sobre el mundo oscureciéndolo siempre."

    Pero si matamos a Dios, acabemos también con la moral bíblica al completo, ¿no te parece? ¿o es posible mantener la moral bíblica tras el entierro de Dios?

    Y si acabamos con Dios y con la moral bíblica, ¿por qué no encomendar el progreso moral -signifique esto lo que signifique- a la genética?

    ¿La confianza en que es posible vivir sin cadenas, a qué tipo de convicción obedece? ¿Puede ser verdadera, si hemos matado a Dios?

    Bueno, como puedes ver esto de la muerte de Dios me parece que presenta no pocos perfiles.

    Yo también te sigo, y disfruto con tu escritura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Es el perseguido-perseguidor, algo así como un pasivo-agresivo. Terrible.
    Y lo del nombre de Samsa, no había caído. Jo.

    Lola

    ResponderEliminar
  7. Símpatizo especialmente con el aforismo X. Del resto, veo muchas dudas viejas y sobre el último, no me preocupa para nada atentar contra la ética, aunque me desagrada atentar contra mi persona (si tal cosa es posible) estando presente en aquellas mañanas de fiesta.

    ResponderEliminar
  8. Bien venido, Alejandro, y suerte con tu "Filosofía y café":
    http://filosofiaycafe.blogspot.com/

    ¿Qué quieres decir con "no me preocupa para nada atentar contra la ética"? La interpretación que se me ocurre es que estás contra cualquier ética y lo estás sin que haya ni ninguna ética alternativa que te oriente. ¿Es eso lo que quieres decir?
    Por otra parte, a la ética le importan un bledo nuestros atentados. De ahí que sea tan fácil, al pretender atentar contra ella, acabar atentando contra las personas.

    ResponderEliminar
  9. Dime optimista (hasta ilusa), pero estoy convencida de que el hombre no necesita ningún Dios para encontrar su humanidad (para mí el término significa el estado más alejado del hombre-animal al que podemos llegar como especie). ¿De quién es la moral bíblica? ¿De Dios o del hombre? Dime inocente, si quieres, pero aspiro a que la ciencia (la genética) y la moral se den la mano y nos hagan "humanos".
    Una abraçada.

    ResponderEliminar
  10. Una ligera corrección al IV: yo apuntareía a propaganda antes que a publicidad, que son cosas diversas. Aunque publicidad también encaja la veo menos consistente ante la ideología que propaganda, que es a fion de cuentas lo que porta y publicita la ideología.

    Y en cuanto al XII, realmente de acuerdo. Yo lke diría a Nausica, sin ánimo de polemizar,. claro está, que creo que sin el terrible combate del hombre contra Dios, a lo largo de los siglos, la humanidad no hubiera progresado. No somos como Dios nos ha hecho sino que Dios es como nosotros le hemos hecho, pero tan potente e inaudito que nos ha enseñado muchas cosas.

    ResponderEliminar
  11. Nausicaa: intentaré contestarte con un post sobre la eugenesia.

    Entiendo que no me estás animando a que te llame optimista e inocente, sino que estás utilizando na manera elegante de tratarme de pesimista y cínico. Me temo que en ambos casos tienes razón.

    ResponderEliminar
  12. Luis: estaba pensando en los videoclips, en una ética de videoclips, en los que el gesto, el ritmo y la forma es el mensaje. De ti me fío: ¿Publicidad o propaganda?

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Luri por fiarte. Por el mensaje propaganda, por la forma se asemeja a la publicidad de la que toma la técnica de acercamiento. Pero el mensaje es más de propaganda de un mundo irreal que se ansía realizar.

    ResponderEliminar
  14. En política la cuestión es estar al acecho.

    ResponderEliminar
  15. Greogorio: Quizá un poco de ambas cosas, sí... ¡Espero tu post!

    Luis: Tienes razón, pero tengo la esperanza que algún día nuestro progreso no será fruto de una rivalización con Dios, sino de nuestro propio deseo de avanzar. Al fin y al cabo, la imagen de Dios nos la hemos creado nosotros, ergo, nosotros elevamos el listón a cada momento para estimular nuestro propio avance. No sé, quizá esté deliberando de un modo irracional e inexperto, temo que me pasa a menudo... Un saludo!

    ResponderEliminar
  16. III- Con razón al mundo "le falta un tornillo"...
    IV- Ideología y religión...Cultos paganos...diosas de siliconas...y mucho más y peor:propagandas que se filtran queriendo cambiar estilos de vida, valores, culturas...
    V- Gran verdad.
    VI - ¿Todavía hay santos?
    VII - De acuerdo
    IX -Cuando hayamos conseguido inhibir los efectos del hombre en la naturaleza, habremos alcanzado la salud perfecta (y por lo tanto, perpetua).

    ResponderEliminar

Si es viernes, toca Tocqueville