domingo, 22 de julio de 2012

Salir del convento


Habla sor Angustias, a la que habían sacado del convento para votar el 19 de noviembre del 33, las primeras elecciones, por cierto, en que las españolas tuvieron derecho a voto: "Sólo he salido dos veces del convento. La primera en Barcelona, cuando las masas de Lerroux asaltaban los claustros. La segunda ahora, para votar a favor de Lerroux".

Agustín de Foxá
Madrid de Corte a Checa

Este libro es sorprendente. Foxá se mueve siempre en un equilibrio frágil en el que cada frase esta a punto de desbordarse en retórica y cada personaje está a punto de caer en el estereotipo. Pero sin que el lector entienda muy bien cómo, todo se mantienen en pie, y ahí está su valor literario, que no es pequeño. Pero es más importante aún su valor como tratado de filosofía política que es, con toda seguridad, lo que Foxá nunca pretendió escribir. Lo estoy devorando tras haber leído memorias escritas desde la militancia comunista más fiel y eso me permite no conceder a los gestos propagandísticos de Foxá excesiva importancia. Lo relevante es cómo va desvelando las cosas políticas en toda su fragilidad, que frecuentemente se oculta para sus mismos autores tras un pavoneo humano y discutidor. Foxá tiene además la dignidad de no ocultar algunas cosas. Por ejemplo: "En el año veintiocho [...] los futuros comunistas y fascistas colaboraban juntos en "La Gaceta Literaria" y el comunista Arconada era amigo del futuro fundador de las J.O.N.S., Ramiro Ledesma Ramos." Veinte años más tarde -esto no lo podía saber Foxá- algunos falangistas de la División Azul coincidirán con algunos comunistas españoles en los gulags soviéticos y se harán amigos.

8 comentarios:

  1. curioso Don Gregorio que esta mañana mi padre (95 años) me hablaba de Lerroux, que se zampaba primero un buen desayuno y luego cogía un bocadillo envuelto en papel de periódico y lo enseñaba a los obreros para que vieran que era - falsamente - como ellos.
    Mi tía Monja,no ha ido nunca a votar (87) quizás porqué casi toda su vida ha transcurrido en Rwanda, y eso no se estila mucho por allí, tienen otras preocupaciones mas urgentes.

    ResponderEliminar
  2. Qué profundamente cristianos y entrañablemente medievales son estos comunistas que veían en los pobres a los herederos de la tierra y en la pobreza una virtud!
    Y cristianos según la más estricta letra, además de espíritu.(Incluso para su exhibición farisaica, pero profundamente convencidos del "appeal" invencible del símbolo ).

    ResponderEliminar
  3. Me gustaría hablar más con sor Angustias para entender por qué votaba a Lerroux...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque entendía, como entendían los obispos, que era la manera más segura de derrotar a Azaña.

      Eliminar
  4. Cierto, me pasó por alto la fecha, que cosas, Dios mío...

    ResponderEliminar
  5. Leí hace poco ese libro y también me sorprendió: cuenta los hechos de la guerra, se deja ver su ideología, y sin embargo... eso no importa para nada; lo que cuenta es cómo nos atrapa en su lenguaje lleno de arabescos que sin embargo no es barroco. Es difícil definir ese estilo: tiene algo mágico, es la prosa de un poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, hay magia en la pluma de Foxá. Lo he leído de un tirón, absolutamente subyugado por esa prosa. A veces, si hubiera podido, le hubiera dados dos hostias, por fascistas, y a continuación le hubiera dado las gracias por escribir como escribe.

      Eliminar
  6. Yo pienso que la guerra más que religión, fue causa de facismo, ideales que alimentan las masas y las llevan hasta el desfiladero a proteger las cabezas de la destrucción.

    ResponderEliminar

El amparo de las sombras

Reseña en Libros de Cíbola