lunes, 30 de julio de 2012

George Lakoff is an impossibility

George Lakoff is an impossibility. A hapless totalitarian clown of such extreme dimensions, a rational mind has to assume the possibility he isn’t real. He writes whole pages at a time in which every sentence is factually wrong in a glaringly obvious way, but it doesn’t matter because his conclusions would be absurd even if his facts came from something resembling reality. He must be joking, but he isn’t. And, best part, the Democratic Party is following his advice. Closely. The liberal establishment has found its dead end, and it teaches at Berkeley.

Sigue AQUÍ

2 comentarios:

  1. Pues siempre me ha parecido, desde que lo leí, que su teoría de los marcos referenciales -o como se llame- es la más perfecta explicación del "suelo" de votos del PP y de la incapacidad, seguramente voluntaria, del PSC, de "encajar" con su electorado potencial.
    Por otro lado, entre el fact y el fict hay una tenue frontera que las fuerzas combatientes alejan o aproximan según de lo que se hable o escriba. Obras son amores, se dice, en efecto; pero del hecho al dicho también hay un trecho del que algunos se empeñan en prescindir para que no se les resquebrajen sus "arraigadas" posiciones.
    El ataque, al margen del contexto, tiene un aire paulino predamasceno que asusta. En cualquier caso el tufo intolerante me ha obligado a pinzarme las naruces, por eso, a lo peor, este comentario me sale algo gangoso...

    ResponderEliminar
  2. No es, evidentemente, un ejemplo de ecuanimidad crítica.

    ResponderEliminar

La cortesía

Hay un singular placer en hablar bien en público de alguien que ha hablado mal de ti en privado... y que seguramente te está oyendo. Es una ...