sábado, 14 de julio de 2012

De Misisipi a Madrid

"Tom dijo: 'Recuerdo cómo a veces un pueblo entero acudía a verme cuando sabían que había llegado un negro. España fue el primer lugar donde me sentí libre. Si no le gustabas a alguien, te lo decían a la cara. No tenía nada que ver con el color de tu piel'"
James Yates, De Misisipi a Madrid.

Hubo un centenar de negros norteamericanos en las brigadas internacionales, particularmente, como es lógico, en la Lincoln. Muchos dejaron constancia escrita de que aquí experimentaron por primera vez en su vida la libertad. Uno de ellos, Oliver Law, alcanzó el grado de comandante porque era el mejor para ese puesto y por primera vez en la historia de los Estados Unidos un negro estuvo al mando de una amplia unidad formada mayoritariamente por blancos.

2 comentarios:

  1. Si repasamos la historia de España y la de EEUU,encontraremos la explicación de esta entrada.
    España se hizo a base de invasiones de pueblos tan distintos como distantes (iberos,celtas,fenicios,griegos,romanos,
    cartagineses,suevos,vándalos,alanos,visigodos,judíos,musulmanes,...).Es muy difícil que un pueblo así sea racista.
    Sin embargo,la población de EEUU,mayoritariamente descendientes de ingleses,tras explotar a los negros traídos de África como esclavos y una vez abolida la esclavitud,no concebían que estos hombres y mujeres de color pudieran llegar a tener algún día sus mismos derechos como ciudadanos.
    Algo bueno teníamos que tener.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. A estos brigadistas negros se les cayó en el alma a los pies cuando volvieron a sus casas y se encontraron que el país estaba exactamente como lo habían dejado.
    El capítulo más triste de las Brigadas Internacionales fue el del regreso. Un buen número de soviéticos acabó en los gulags, los italianos y alemanes no tenían casa a donde ir, etc.

    ResponderEliminar

Hoy más actual que ayer...