domingo, 15 de julio de 2012

La tierra prometida

"A medida que nos aproximábamos a las fronteras soviéticas la ilusión óptica sobre el País del Socialismo degeneraba en una alegre despreocupación que ganaba a la totalidad de mis compañeros de viaje [que] tuvo su más eufórica expresión en el despilfarro de prendas de vestir, que hombres y mujeres arrojaban cada mañana por la borda del barco al mar. Volaban a las aguas zapatos, abrigo, pantalones, camisetas, medias y cuantos objetos pueda uno imaginarse (...). A uno que se paseaba descalzo por la cubierta del buque le pregunté qué había hecho de sus zapatos y me dijo tan campante que los había tirado al agua 'porque le venían un poco grandes; que al llegar a Rusia le darían unos a su medida'".

Jesús Hernández, Yo fui un ministro de Stalin

Hernández describe el viaje a exilio de un grupo de comunistas españoles en el barco ruso Kooperatzia.

5 comentarios:

  1. Comunistas, presumiblemente ateos y sin embargo; cuanto en común con los cristianos ¿verdad?

    ResponderEliminar
  2. Decía Pemán que el ateísmo es el plural de Dios. Quizás. En todo caso no andaban escasos de fe, los comunistas que iban a un exilio que comenzó a defraudarles nada más llegar a puerto.

    ResponderEliminar
  3. A este respecto es muy ilustrativa la película "La vida prometida" (Est-Ouest, 2000), coproducción franco-rusa.

    ResponderEliminar
  4. Común con los cristianos??????? . Madre mía lo que hay que oir¡¡¡¡¡¡. Desde luego quien dice eso no puede ser cristiano, no sabe lo que significa ser cristiano, sus motivaciones, sus fines.....
    Solo por poner un ejemplo...un cristiano respeta y valora a cada una de las personas de este mundo, su libertad de acción, de elección,por encima de todo...para un comunista una persona no es nada, solo importa la masa, su voluntad, sus necesidades se supeditan a la mayoría.....son dos polos opuestos, contrarios, antagónicos......

    ResponderEliminar
  5. Ambas religiones tiene el mismo público objetivo, por eso se odian tanto.

    ResponderEliminar

En desazón

Son las 7:00 de la mañana. El despertar del día me pilla con un libro sorprendente entre las manos, El hombre en desazón (gracias, Karl Mi...