viernes, 1 de febrero de 2008

Pacifismo

Un pacifista es aquel que quisiera que las guerras comenzasen con la firma del tratado de paz.

9 comentarios:

  1. Tal pacifista debe ser además eyaculador precoz.

    También existen pacifistas que mantienen heroicamente la lucha de los opuestos en sí mismos con la voluntad de reconciliarlos, extendiendo una mirada compasiva a los que, en su apego instintivo, tienden a identificarse con una de las partes en conflicto. Estos pacifistas aguantan horas y horas en el lecho de amor.

    ResponderEliminar
  2. Saludos. Un amigo ha escrito recientemente que "el pacifismo es una postura enteramente beligerante, pero a favor de los enemigos". Yo creo que tiene razón.

    ResponderEliminar
  3. Martín,
    Tu cita se refiere a que el pacifista es beligerante a favor de los enemigos de tu amigo, ¿no?

    Pregúntale si subscribe eso de que si no estás conmigo estás contra mí.

    ResponderEliminar
  4. Yo no sé lo que es un pacifista; o dicho de otra manera, ¿porque cree alguien que desea que reine el imperio de la paz que pertenece a un Club Privado con denominación de origen?

    Pienso en Sócrates y en su comportamiento en las batallas en las que participó y posteriormente, cuando en su Apología, critica el apartarse de la ley. ¿Era un guerrista?

    Los muertos en batalla y las víctimas de las batallas, son generalmente paciofistas. ¿Cual es la diferencia? ¿La acción? ¿Es el pacifista el que no aceota servir en el ejército cuando le llaman? ¿Es lícito entonces huir a Canadá y convertirse en desertor, para evitar la guerra de Viet Nam?

    Los jóvenes americanos que se enrolaron en el ejército USA en 1941, ¿eran belicistas o habían sido pacifistas hasta Pearl Harbour?

    Y los jóvenes de las Brigadas Internacionales que vinieron voluntaria y vocacionalmente a España? Todos ellos se declaraban enemigos del fascismo y combabtientes por la paz.

    La única diferencia que me atrevo a establecer entre un pacifista y el más común de los mortales, es que el primero acepta como principio de acción (he ahí la piedra de toque del tema, según entiendo) la no intervención en ningún conflicto (lo que le da cierto tono epicureo). Claro que hoy, ser pacifista (Club) en Europa es un brindis al sol, una postura retórica y, me atrevo a considerar, un discurso vacío.

    ResponderEliminar
  5. Se encuentra en el vestíbulo de la estación del Metro de Barcelona "Mundet" (Línea Verde), entre otras muchas a pie de mural-foto, y dice así: "Imagínate que se declara una guerra y no va nadie". Ni Tratado de paz, Gregorio...

    ResponderEliminar
  6. Acabas de citar al alter ego de Jaume Sisa, Ricardo Solfa, en su gran canción "hay mujeres":

    Hay mujeres que arrastran maletas cargadas de lluvia.....
    Hay mujeres que buscan deseo y encuentran piedad...
    Hay mujeres que sueñan con trenes llenos de soldados ....
    Hay mujeres que empiezan la guerra firmando la paz....

    pues eso, militarismo femenino.

    ResponderEliminar
  7. RMF: Primero, espera que me ponga de pie y salude como corresponde al gran Ricardo Solfa.
    (...)
    Respecto a lo que dices: Hace tiempo que descubrí que todo lo que digo es plagio. Añado, en mi descargo, que la mayoría de las veces, soy completamente inconsciente de ello, cosa que rebaja al mismo tiempo mi culpa y mi inteligencia. Sólo espero poder plagiar a gente grande. Lo que me acabas de descubrir, me satisface.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Llevo mucho tiempo leyéndole sin dejarle comentarios, pero hoy no me resisto. Y es que no entiendo su dichosa frase. ¿Está Vd. en contra de los pacifistas, de los tratados de paz o de la paz en sí misma?

    Le agradecería una respuesta congruente.

    ResponderEliminar
  9. Adalme: Sólo ensayaba una definición.

    Intentaré ser congruente: Yo estoy a favor de todo lo bueno y en contra de todo lo malo. El problema es que no todos los poderosos del mundo comparten mi visión ni de lo bueno ni de lo malo.
    A diferencia de ZP reconozco que mi optimismo antropológico hace aguas por todas partes.

    ResponderEliminar

El amparo de las sombras

El rayo, que todo lo timonea, ha decidido que hoy vieran la luz del día dos libros míos muy distintos, el del Arte de leer , del anterior p...