martes, 5 de febrero de 2008

Elogio de la negligencia

Hubo tanto gigante en Grecia y Roma que el que sólo fue grande, desde nuestra perspectiva parece un enano. Y a los enanos los historiadores los ignoran. Es lo que le pasa a Frontón (c. 95-166), que no aparece ni en las notas a pie de página de las historias de la filosofía. Y sin embargo tiene obras deliciosas. Pienso aportar pruebas suficientes para demostrarlo. Comenzaré con su “Elogio de la negligencia”. Los argumentos que Frontón aduce para hacer a la negligencia digna de un elogio no pueden ser más convincentes:

  • La negligencia no es ni peligrosa ni vulnerable. La diligencia, por el contrario, se expone a los más diversos peligros. Nadie intenta hacerle trampas al negligente, precisamente porque todo el mundo cree que sería de lo más sencillo, mientras que todos acechan al diligente. La negligencia se encuentra protegida por el desprecio, mientras que la diligencia está asediada por los pícaros.
  • Los errores cometidos por un negligente se perdonan fácilmente, mientras que sus buenas acciones, por inusuales, parecen asombrosas y dignas de todo elogio. Cuando a un negligente no se le escapa la oportunidad de hacer un gesto apropiado en el momento oportuno, todo el mundo lo felicita.
  • La famosa Edad de Oro de la que todos los poetas han hablado fue la edad de la negligencia y nunca la humanidad fue más feliz. Eso significa que la negligencia es de alta cuna, agradable a los dioses, estimada por los sabios, compañera de las virtudes, dueña de la indulgencia, etc.
  • Un ejemplo definitivo sobre la superioridad de la negligencia es el que nos ofrece la naturaleza con el rey de la selva: Los leones no son tan diligentes como las hormigas para buscar comida y procurarse alimentos.
Conclusión: Me ha convencido Frontón. Me dejaré llevar por la negligencia y que le den morcilla a la conclusión.

18 comentarios:

  1. ¿hablamos de lo mismo?

    http://arkesis.blogspot.com/2006/11/mara-eligi-la-mejor-parte-y-no-le-ser.html#links

    ResponderEliminar
  2. Aplastantes argumentos. A mí me ha convencido. Si hubiera vivido en este siglo -Fontón, digo-añadiría:

    - El negligente, haga lo que haga, seguirá cobrando su sueldo de ex presidente de Gobierno, si vive en el país de los negligentes por excelencia.

    ResponderEliminar
  3. No,Luri, no. No se deje llevar por la negligencia.
    Por si le sirve, le adjunto mis diez pasos infalibles para vencerla.

    1. Hacer una relación de los pasos a dar.

    ResponderEliminar
  4. Un director de hace años le dijo a una maestra conocida,ante sus propuesta de activitades y renovación escolar:

    -Rosa, por 'no hacer' nunca tendrá problemas...

    ResponderEliminar
  5. La culpa de este lamentable olvido es de los frontónicos, Don Gregorio. Sería nuestro deber transmitir las enseñanazas del maestro a las nuevas generaciones pero... Es muy grande empresa para nosotros.

    ResponderEliminar
  6. Júlia: ¡Qué sabiduría! Me recuerda al famoso: "el que se mueva no sale en la foto"

    ResponderEliminar
  7. Arrebatos: Es ante estas empresas descomunales cuando se hace evidente el protagonismo de la vaca socrática.

    ResponderEliminar
  8. No entiendo porque la felicidad la vincula a la negligencia. ¿No es la negligencia la negación de la "ligencia"?.¿y qué es la ligencia?
    - la ligadura de frases en el texto
    - el ligue como forma de seducción del Otro.
    - la ligazón del sentido en el re-ligare religioso.
    Francamente, no entiendo eso de la "felicidad del negligente". Por cierto, no hay un hueco para colocar como un cuña al inteligente entre el diligente y el negligente?

    ResponderEliminar
  9. Siempre me pareció la negligencia una forma de camuflaje vital , no obstante, hasta el león es diligente para su propia utilidad cuando le hace falta

    ResponderEliminar
  10. genial genial genial este fronton

    Gracias Don Gregorio.

    De rigurosa exclusiva en la actualidad.

    ResponderEliminar
  11. Qué te decía yo.Elemental,querido Luri.Preferiría no hacerlo es mi lema vital.

    ResponderEliminar
  12. Maga: En el caso del ser humano, como decía su estimado Sartre, el no hacer es también un hacer. No se puede no decidir. Pero si nuestras decisiones e indecisiones nos hacen, cada uno está hecho de lo que ha decidido hacerse. ¡Toma ya!

    ResponderEliminar
  13. G Luri:

    Eso.¡Toma ya!Los círculos serán un vicio lógico y las paradojas también, pero sólo estas figuras nos dan la sensación de tocar el corazón de las cosas.¿Qué decis los filósofos de esto?

    ResponderEliminar
  14. Dhavar: Que lo que puede ser mostrado no puede ser dicho.

    ResponderEliminar
  15. G Luri:

    Estamos de acuerdo.(bajo la sombra de LW- el de los Cuadernos).No sé quién dijo que las más profundas certezas de cada uno son las más incomunicables.

    ResponderEliminar

El amparo de las sombras

Reseña en Libros de Cíbola