viernes, 22 de febrero de 2008

Observando las barbas del vecino

En Francia el gobierno de Sarkozy acaba de hacer públicas sus propuestas de modificación de los planes de estudio de la enseñanza primaria. Lo primero que hay que decir es que los planes de estudio franceses padecen la misma enfermedad que los nuestros: tienden a volatilizarse. Por las razones que sean no hay manera de hacerlos pasar de la letra de la ley a la práctica escolar de manera verosímil. Por el camino se esfuman. Cuando esto le ocurre a un plan de estudios es que, simple y llanamente, carece de credibilidad. Y a esta falta de credibilidad han contribuido poderosamente los políticos negándose a establecer consensos estables. Cada gobierno tiene necesidad de diseñar sus propios planes de estudio. Y eso es un desastre. Los planes anteriores, elaborados por Jack Lang, son del 2002 y ya fueron modificados en parte en el año 2006. Cuando se cambia tanto se está enviando un mensaje muy claro al sistema escolar: que todo es provisional y que no hay que tomarse nada demasiado a pecho. Este es, obviamente, un factor de desmoralización colectiva, porque las autoridades educativas están jugando frívolamente con la imagen de su autoridad.

Dicho esto añadiré que a mi modo de ver los nuevos programas van por buen camino y parecen atenerse a lo que el sentido común aconseja. El aspecto que más sobresale es la insistencia en la enseñanza del francés y de las matemáticas, cuyo protagonismo es absoluto en la enseñanza primaria. Por una parte intentan ofrecer al profesorado mensajes claros y directos. Nada de asignaturas de nombres tan ambiguos como “Observación reflexiva de la lengua”, que forma parte de los programas en vigor, sino gramática, ortografía, redacción o exposición oral. Se reseña la necesidad de “una atención permanente a la ortografía” y parece que se quiere hacer frente de manera decidida a la práctica escolar, común tanto en Francia como en España, de pasar la patata caliente de la ortografía al curso o al nivel siguiente.

¡Ah, y, por supuesto, se introduce una obsesión del presidente Sarkozy, el amigo de Rajoy, “l’instruction civique et morale”!

2 comentarios:

  1. Año 2035 (Europa, Agencias):
    SE AN dEtEcTAO GRupOs d INDOMAbleS eMPEÑaos en ESKRIvIR LA lenJUA MuerTA TOdO KON MiNUSKulAS KON C i H PuESTAs KOmO HanTES Y AsTA SE ATREBEn A POnER KOMaS Y ASenTOS!!11!!!! CE PROseDE HA SU NEseZArIA ELIminASION

    ResponderEliminar
  2. Pues como es algo así como lo que viví en mi "colegio", me parece bien. Que no toda modernidad lo es.

    ResponderEliminar

Una pedagogía sacramental

Me atreví, tras vencer no pocas dudas, a escribir el prólogo de este libro que viene a defender lo que podríamos llamar una pedagogía sa...