lunes, 4 de febrero de 2008

Platera es pequeña, peluda, suave.

De la Galaxia me envían esta imagen. "Te han pillado con tu vaca", me dice Ignacio, que es el galaxero. Ignacio es un investigador pionero en psicosociopatología de la percepción genérica (que es la percepción de género), como lo pone de manifiesto el estudio puntero que está llevando a cabo con la intención de encontrar la respuesta a esta pregunta fundamental: "¿Cuántas piernas ha de tener una mujer para ser atractiva?"

12 comentarios:

  1. Tu burlate, pero es el unico sondeo serio que podremos considerar fiable en esta primavera ¿o no?


    Por cierto ¿tu que has votado?

    ResponderEliminar
  2. Ignacio: No me pongas en aprietos, que soy un hombre felizmente casado. ¿Acaso no es el voto secreto?

    ResponderEliminar
  3. Muy atinado el origen "galáctico" de la foto... etimológicamente hablando. Si no me equivoco, en ruso "gala" es también leche, aunque creo que "moloko" es un buen vaso de leche tibia.

    ResponderEliminar
  4. La casa Rusia, lo decía bien, y con otro acento, pero eso es otro asunto; mas mundano, poco socrartico, y nada que ver con vacas.
    çPero claro la casa Rusia es importante en mi vida, las vacas, las odio.
    ¿quieres una foto mia con vacas, Luri?
    pero son de Samos, no socráticas. mas bien benedictinas.

    ResponderEliminar
  5. ¿Por qué no, también, burros platónicos?
    Cristóbal Serra, "El asno inverosímil", Eds. Cort, Palma de Mallorca, 2008.

    ResponderEliminar
  6. Feerancab: ¿Qué haces levantado a estas horas?

    ResponderEliminar
  7. Ignacio: las vacas de Samos tienen que ser socráticas, ¡faltaría más! Espero impaciente la imagen.

    ResponderEliminar
  8. Anóinimo: Estaré al tanto. ¿Pero el burro rumia? Ser rumiante es una conditio sine qua non para ejercer la mayéutica socrática.

    ResponderEliminar
  9. Freman: Sí Dalí fantaseó mucho con eso.

    ResponderEliminar
  10. Menos que esa preciosidad de vaca y más que mi vecina, eso seguro :)

    besos, don Gregorio

    ResponderEliminar

En desazón

Son las 7:00 de la mañana. El despertar del día me pilla con un libro sorprendente entre las manos, El hombre en desazón (gracias, Karl Mi...