miércoles, 6 de febrero de 2008

Juventud, divino tesoro...

He tenido acceso esta misma tarde a un estudio que acaba de realizar una fundación francesa (Fondation pour l’innovation politique) entre 20.000 jóvenes de 16 a 29 años de todo el mundo. Los resultados me parecen extraordinariamente preocupantes, así que he decidido pensar que son falsos. La otra alternativa, la de tomarlos en serio, me podría convertir en un peligro público.

Pondré algunos ejemplos.

  • Consideran que su futuro es prometedor el 60% de los daneses, el 54% de los norteamericanos y sólo el 32% de los españoles (menos mal que los franceses están peor aún: el 26%).
  • Están dispuestos a pagar los impuestos necesarios para mantener las jubilaciones de los mayores el 63% de los chinos, el 35% de los daneses, el 32% de los norteamericanos, y el 21% de los españoles (los franceses siguen estando peor, sólo se apuntan al esfuerzo solidario el 11%).

  • Me llama poderosamente la atención el hecho de que los jóvenes españoles, que han sido educados en escuelas que han tendido a desmotivar todo espíritu de competición, sean, después de los chinos (89%) los que más importancia conceden a la competitividad como un valor para desarrollar en los niños (un 57%). Los franceses, con un rácano 21% son, evidentemente, un caso clínico.

  • Cuando se los interroga por el grado de confianza que tienen en diferentes instituciones, los españoles sobresalen (aunque detrás de los franceses) por su desconfianza hacia las empresas multinacionales.
  • Los jóvenes españoles tienen más confianza en las ONG que en el gobierno, los medios de comunicación, la policía, la justicia o la Iglesia. Claro que todos estos datos se aclaran un poco si consideramos que también manifiestan una enorme desconfianza hacia la gente en general.
  • Es sobresaliente la confianza que los fineses depositan en TODAS sus instituciones. Están a la cabeza. Quizás ello explique el éxito de su sistema escolar. En el extremo opuesto se encuentran -¿quién, si no?- los franceses.

No me atrevo a extraer conclusiones más allá de las obvias referidas a los franceses. Me quedo rumiando lo de Finlandia.... y sospechando que no hay ninguna situación tan mala que no sea susceptible de empeorar.

18 comentarios:

  1. Debo ser joven, por lo que parece. Vaya, que no sólo no me sorprende sino que confirma lo que yo pienso.
    Hace unos meses salió una encuesta realizada aquí en España que decía que los jovenes querían ser funcionarios. Todos se rasgaron las vestiduras, pero sólo un poquito, para la foto. ¿De qué se sorprenden? En este país, a día de hoy, en el ámbito laboral la juventud es una enfermedad que sólo se cura, si acaso, con los años. Eso se traduce en que no se confía en ellos y no hay puestos de responsabilidad (ergo no puede haber ninguna implicación) para los jóvenes, por muy preparados que estén. Por contra, se los exprime y explota con ese maravilloso invento de la economía moderna que son las empresa de servicios (una empresa paga 1000 a otra, que me pagará a mí 600, siempre y cuando sólo sea una subcontrata y no dos o tres o n). Apenas prestaciones sociales, nula posibilidad de emancipación y esa horrible equiparación compromiso=sacrificio.
    Y después se extrañan de que la gente ya no vote y los jóvenes carezcan de ideales. Hay días en que celebraría la anarquía esa de las bombas en el Liceo.

    ResponderEliminar
  2. Saco en claro una importante consideración: dados los años que me quedan de vida, no parece que mi pensión peligre, pero la de los jóvenes que prefieren no pagar, pues no se yo... aunque no lo veré.

    ResponderEliminar
  3. El inefable Sánchez Dragó ha parafraseado a Bartrina en el título de su libro '...y si habla mal de España, es español', pero el verso no deja de tener su 'mensaje' por ello. Se ha perdido la fe, la ilusión, la solidaridad, pero... alguna vez estuvo ahí más allá de la primavera transicional? En muy peores circunstancias, una gran part de gente joven tenía más iniciativa y entusiasmo -o me lo parece-. De todas maneras, generalizar es malo, incluso en las estadísticas. Y creo que Por cierto, todo menos bombas y anarquía, que no estoy para sustos, aunque no me paguen la pensión, en alguna residencia me meterán... Me admira, en el cole, el patriotismo hacia sus países de origen de muchos hispanoamericanos, 'a pesar de todo'.

    ResponderEliminar
  4. Los finlandeses deben de ser unos tíos rarísimos. Ya sólo hay que ver la cantidad de directores de orquesta que tienen repartidos por ahí. Y aun encima sus niños son buenos estudiantes y se fían de todo el mundo.

    Qué sospechoso, todo esto.

    Lo de Francia también es muy gracioso; la degeneración nacional.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Arrebatos: Lo que más duele comprobar es que ese mundo que describes y que por mis propios hijos veo que es muy real, es en buena parte la herencia que han dejado los protagonistas del 68.
    Tienes razón también en otra cosa: Las instituciones se han ido alejando de la realidad. Y continúan obstinadas en ello.

    ResponderEliminar
  6. Luis: Hace poco me decía el cajero del supermercado al que voy a comprar que el quería tener un futuro como el que había tenido yo. No supe qué contestarle. Pero no sé si vamos a estar en condiciones de exigirles más de lo que les estamos dando.

    ResponderEliminar
  7. Júlia: Échale una mirada a la encuesta. En estos momentos, "si habla mal de Francia", es Francés. Me interesa mucho lo que ocurre en el país vecino, porque su presente podría estar anunciando nuestro futuro.

    ResponderEliminar
  8. Portorosa: El problema es que queremos copiar a los fineses (al menos los políticos de Cataluña parece que tienen puente aéreo con Finlandia) sin preocuparnos de qué es lo que a ellos les permite creer en sí mismos y a nosotros desconfiar tanto de nosotros mismos.

    ResponderEliminar
  9. Esta gente de los hielos... hace un par de años oí por la radio los resultados por naciones a la pregunta ¿En qué cree UD?
    Bien, pues Finlandia había respondido mayoritariamente "En mí mismo", que era la última opción de la encuesta después de los dioses habituales, y el únioc país que respondió así.

    ResponderEliminar
  10. Saludos. Un post estupendo. Y don Gregorio hace bien en no atreverse a sacar conclusiones... porque es que tampoco hace ninguna falta. Los datos son de por sí "concluyentes". En cuanto a lo de Finlandia para mí está claro: la incomparable moral, racista y exclusivista, pero al mismo tiempo cristiana y liberal del protestantismo escandinavo, luego encima tienen "Papá Noel"... y están lo suficientemente lejos de la "mierda" para que no les "salpique". Lo cierto es que dan bastante pena, a poco que uno lo piense. No desanimarse que el futuro es más nuestro que suyo.

    ResponderEliminar
  11. Sólo una puntualización maniático-poética: en la estrofa que menciono, los ingleses hablan bien de Inglaterra, los españoles, mal de España, pero los franceses no hablan bien de nada, hablan mal... de Prusia!

    Fuera bromas, tienes razón en qué es la herencia del 68 y de tanto cole progre con niños supuestamente felices y 'fent volar coloms'.

    No sé si todavía el presente de Francia predice nuestro futuro, creo, incluso, que a veces vamos por delante. O a lo mejor es vana ilusión.

    ResponderEliminar
  12. Me la he mirado, pero requiere una lectura más detenida, he enviado el link a algunos conocidos, con tu permiso.

    ResponderEliminar
  13. Tengo un chiste de mano de Forges en casa, o tienen mis hijos, en que Blasillo le enseña a su compañero un vasta extensión de semid eseierto con un sol al fondo, enorme. Nada entre la mirada y el inocente, y el chaval le dice al otro: "Ahí la tienes, ¡bailalá!" Y es que es eso sin más. Ahí la tienen, que el mundo ya no es nuestro (por nuestro: los que pasamos de los 60).

    Pero recuerdo también aquella frase de Borges (dios mío: forges-borges) en que dice: "mi abuelo vivió, como todo el mundo, los peores años de la historia"

    ResponderEliminar
  14. Me parece que fué Finkielkraut quien dijo que la juventud francesa, concretamente los estudiantes, son la vanguardia del Partido del Miedo.

    ResponderEliminar
  15. Por si alguien más quiere quedarse de piedra como yo.

    http://news.bbc.co.uk/2/hi/uk_news/7232661.stm

    ResponderEliminar
  16. Entonces, �las elecciones las va a ganar el PP?
    Besos desalentados, querido amigo.

    ResponderEliminar
  17. esto...
    pero en finlandia el índice de suicidio es bastante alto, no?

    ResponderEliminar
  18. Señor Luri,
    no cree usted que el futuro de Francia esta ahora en españa?
    Siempre hemos sido el terreno de pruebas de muchos en lo negativo, no cree?

    ResponderEliminar

Entre místicos

Estoy pasando el verano entre místicos: Santa Teresa, San Juan de la Cruz, San Juan de Ávila, Fray Luis...  Lo primero que llama la atención...