lunes, 31 de diciembre de 2007

Feliz centrifugado


La revista “Science and Mechanics” publicó en agosto de 1935 un artículo de mucha enjundia titulado "Old Age Rejuvenator Centrifuge" en el que se mostraba una tecnología capaz de rejuvenecer a los más caducos. El soporte científico no podía ser más convincente: La vejez es debida, fundamentalmente, a los efectos de la gravedad sobre los organismos, cosa que no creo que nadie que sobrepase la cincuentena esté dispuesto a poner en cuestión. Basta ver cómo nuestra antigua hidalguía se va depositando en la cintura y en los pies, a los que uno acaba obligado a llevar a rastras, para corroborar inmediatamente esta hipótesis. Por lo tanto el rejuvenecimiento sería posible si se conseguía revertir los efectos de la gravedad. Y esto es perfectamente factible. Sólo se necesita una centrifugadora potente. Se trataba de dormir en unas camas situadas radialmente en un gran disco rotatorio con los pies hacia el centro, tal como se muestra en la imagen. Los costes podrían reducirse considerablemente creando un disco lo suficientemente grande como que cupieran en él varias camas. Al dar vueltas a gran velocidad, las distintas masas corporales irían recuperando su lugar de antaño, con lo cual tras unas pocas sesiones, nos levantaríamos completamente rejuvenecidos.

Y digo yo: ¿Y por qué no?

En cualquier caso, sea por este procedimiento o por cualquier otro, mi deseo para el 2008 es un feliz centrifugado para todos.

Pero a los que por ser muy jóvenes, este deseo les parezca una excentricidad, les reservo otro, del que pueden apropiarse también, evidentemente, los predispuestos a la centrifugación: Que nunca nos falte en quien confiar:

7 comentarios:

  1. Dicen los yogis que su manía de hacer el pino se debe al mismo razonamiento.

    ResponderEliminar
  2. Entonces ya no podemos dudar de los efectos rejuvenecedores de la centrifugación.

    ResponderEliminar
  3. Lamento fastidiarle la novedad, pero el artilugio ya fué patentado hace años por el famoso profesor Franz de Copenhague.

    ¿Feliz año!

    ResponderEliminar
  4. Pues es menos traumatico que un lifting ....Feliz 2008 :)

    ResponderEliminar
  5. Claudio: ¡El insigne profesor Franz de Copenhague! ¡Qué grande, Claudio! Ante sus inventos, toda innovación es una baratija.

    ResponderEliminar
  6. Peggy: Hay que poner inmediatamente una clínica centrifugadora.

    ResponderEliminar
  7. Recuerdo que se ponía mucha fe en la carrera espacial, sobre eso de la gravedad y el envejecimiento, un geriátrico en un planeta con poca gravedad sería excelente, pero me temo que esa tecnología aún está muy atrasada. Franz de Copenhague lo descubrió todo pero lo castigaron por publicar en un medio popular como el tebeo.

    Feliz Año y buena suerte, que la gravedad no nos castigue demasiado, más vale que tengamos que soportar levedad!!!

    ResponderEliminar

Sobre el arte de leer

Tengo abandonado el Café de Ocata, pero es que ando verdaderamente atareado. Acabo de llegar de Galicia y viajo hoy mismo para Madrid. No m...