domingo, 2 de diciembre de 2007

En este punto, no.

"En este punto, no –le dijo Paul Nizan a su amigo Sartre-, ahí no hay nada que hacer, en esto no han cambiado nada

Y Nizan era comunista para cambiar, justamente, lo relativo a “este punto”.

Es cierto que mantuvo su fidelidad a la causa durante unos años más, convencido de que era preferible el estalinismo, con sus imperfecciones, al nazismo. Pero no es menos cierto que su fidelidad se había hecho crítica. Por ello no resistiría el impacto de los pactos de Stalin con Hitler.

En los primeros años de la revolución defendió a la Unión Soviética como el país en el que “l’angoisse” había desaparecido, pero en 1934, tras un largo viaje por el país que comenzó en Moscú y lo llevó hasta Satalinabad, en Tadjikistan, comprendió que sus expectativas habían sido completamente desmesuradas. "Incluso en la Rusia soviética -le confesó a Sartre a su regreso-, los hombres continúan padeciendo la angustia de la muerte".

En 1977 Sartre recordó a Paul Nizan de esta manera: “Fue a Rusia porque quería averiguar si la gente, después de la revolución, ya no tenía miedo a la muerte, si la muerte se había convertido en algo secundario para ellos.”

Hoy la actitud de Nizan nos parece de una ingenuidad extrema. Pero la conciencia de esta ingenuidad es también la descripción de nuestra situación de hombres que habiéndose librado (supuestamente al menos) del peso de la metafísica han descubierto que sus miedos esenciales permanecen.

10 comentarios:

  1. Fascista.
    Sois todos contingentes, sólo Stalin es necesario.
    La revolución es imparable.
    No escaparás: sabemos tu ip.

    ResponderEliminar
  2. Lech Ugin, ¿yo tengo un "ip"? ¡Pues dígamelo, que yo de estas cosas no tengo ni idea!

    ResponderEliminar
  3. Que tantas personas, con inteligencia normal e, incluso, superior, se lanzasen a ingenuidades tales, deja intuir el abismo abierto por el fin de la metafísica. Y ahí estamos, en ésas estamos, trapicheando con la muerte. Menuda carga, el ser humano.
    El "ex libris" de Sacristán: "Consuélate, hijo. Nadie es inmortal".

    Lola

    ResponderEliminar
  4. La verdad, una vez perdida, se añora la fe del carbonero. Qué vida!

    ResponderEliminar
  5. Ruego me disculpe Don Gregorio

    Presunto Sr. Lechuguin; mi nº de afiliacion a ICV es 41397; mi direccion es Joan Miro 150 de El Masnou, ahí me tiene. Don Gregorio el solito se vasta, pero con el y con muchos de todos los ambitos politicos nos tendras en frente.

    Si tan valiente eres da tu direccion e identificate.

    ResponderEliminar
  6. Si creeis que el NKVD os va a hacer descuento por grupos, estais equivocados: reunidos, nos será mas fácl exterminaros, o enviaros al gulag de Katalursssña

    ResponderEliminar
  7. Ruben: Agradezco tu gesto de solidaridad ocatil, pero no te preocupes Lech Ugin la Vagina Seminova son en realidad de la adoración nocturna. Si se pasan por el Café de Ocata les tendré preparada un agua del Carmen.

    ResponderEliminar
  8. ¡Por favor, seriedad! La metafísica no se ocupa de esas gilipolleces. ¡La muerte tema de la metafísica! ¡Salvajes!
    ¡Puto Sócrates, está por doquier!

    ResponderEliminar
  9. Tumbaíto: ¿De qué gilipolleces dice usted que no se ocupa la metafísica?

    ResponderEliminar
  10. De la ingenuidad, la metafísica no se ocupa de la ingenuidad, o de la credulidad. Ya veis, creer sin ver es una desmesura.

    ResponderEliminar

Nada nuevo...

"La pedante pedagogía -no olvidemos que pedagogía, pediatría y pedantería tienen la misma raíz..." José María Pemán en el pró...