sábado, 8 de diciembre de 2007

Céline sobre Sartre

No conocía la rabiosa carta que Céline, el autor de "Viaje al fin de la noche" (novela que tengo por una de las cumbres del existencialismo, sólo un pelín por debajo de "La muerte de Iván Ilich", de Tolstoy) dirigió al engreído supino de Sartre. He intentado hacer un resumen de la misma, pero el texto me ha podido, no me atrevo ni a tocarle una coma. Rezuma una bilis tan negra y acérrima, una mala uva tan concentrada, que debe ser leído tal como fue escrito. Como muestra, este anticipo:

Dans mon cul où il se trouve, on ne peut pas demander à J.-P. S. d'y voir bien clair, ni de s'exprimer nettement.



La historia de este texto de Céline tiene un interés que no es meramente circunstancial para El Café de Ocata. Verán ustedes: Al salir de la cárcel, en 1948, se enteró de que Sartre en su "Portrait d'un antisémite" se había comportado como un delator al escribir: " Si Céline a pu soutenir les thèses socialistes des Nazis, c'est qu'il était payé". Estas palabras, escritas mientras Céline estaba encarcelado en espera de juicio, pudieron haber tenido para él consecuencias fatales. De ahí que furibundamente cabreado, escribió/vomitó "A l'agité du bocal" como respuesta. Se la envió a Jean Paulhan, que no quiso publicarla. Después se la remitió a Albert Paraz, que la reprodujo en su "Gala des vaches". Así que de nuevo me topo con las vacas. Vaya a donde vaya, me espera un rumiante.

Desconozco si el texto está editado en español. ¿Alguno de vosotros lo sabe?

13 comentarios:

  1. Qué bárbaro.
    Hace poco vimos "El perfume" por televisión. Leyendo ahora a Céline, se me ha ocurrido que el autor de la novela también lo había leído, y se había inspirado para su Jean-Baptiste Grenouille en "le petit J.-B. S.".

    Lola

    ResponderEliminar
  2. Sobre el texto, yo lo leí en español en una edición argentina que ha desaparecido de mi biblioteca.

    Coincido contigo en que "Viaje al..." es una obra maestra de la literatura francesa, como lo es la aterradora "De un castillo a otro", escrita sobre la huida de él mismo de París como colaboracionista, con los alemanes.

    Hay algo más, tengo localizado pero no se bien donde el texto en que la Beauvoir afirma que el "Viaje..." fué el texto revelador más importante para su generación de jóvenes, sartre incluído, y lógicamente Camus.

    Celine tuvo una enorme importancia cultural, mucho más importante que su despreciable actividad colaboradora con el Gobierno de Vichy. Convertir a Celine en el monstruo terrible en que se le ha convertido era una jugada sencilla para la Francia de 1945. Sus novelas acabarían sacándole a flote en la historia de la literatu´ra por encima de su actividad política; y con una figura de su talla en la picota, otros muchos colaboracionistas pasarían al anonimato y a la Administración gaullista.

    Sartre, de quien algunos escritos y sobre todo "Que es la literatura" influyeron notablemente en mi, y a falta de relectura que no pienso hoy por hoy hacer, pienso que sigue siendo influyente, asumió todo el dogmatismo colaborador con el estalinismo. es decir, jugó elo mismo papel antisemita que Celine en otro escenario y en otro texto. Fue él quien afirmó que los crimenes de Stalin no debían hacerse público para no desencantar a las masas. ¿Esa actitud es la del filósofo?

    Hay, en la vida de sartre, tal y como yo lo veo, un problema mental (y lo digo muy en serio) que partiendo de una capacidad para pensar y de trabajo prodigiosa, le hacían ver torcidamente lo más evidente. Es incomprensible su actitud en el 68, salvo que no quisiera perder el tren de la Revolución Cultural que imaginaba y aposentarse en ella como patriarca.

    En fin, yo si que releo de vez en cuando "El Viaje...".

    ResponderEliminar
  3. Cuando leí en la mili - años ha y muchos -la Naúsea, no entendi mucho la filosofia de Sartre, estàbamos en el 68 en plena revolución que además en Palma pude seguir a través de prensa francesa que se vendia en la isla.
    No entendi la postura de Sartre ante la revolución estudiantil, ni muchas de sus posturas en general. Sucede con los filósofos como con los economistas que sus predicciones suelen ser casi siempre a posteriori y aún así no siempre aciertan, y cuando intentan jugar a futuribles se equivocan indefectiblemente. Decia un filósofo de Camprodon (cuidador de vacas, perofilósofo) las cosas pasan cuando y como tienen que pasar, i añadia puesto que le gustaba mucho la palabra, i no cal encaboriar-s'hi.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Francesc: Como insistía Hegel, la lechuza de Minerva sólo emprende su vuelo al anochecer.

    Por cierto, hay algo que no te puedo perdonar, eso de "cuidador de vacas, pero filósofo".

    ResponderEliminar
  5. Lola: Me encanta esa perversidad que destilas, aunque sólo la sueltes gota a gota. Como enemiga tienes que ser terrible.

    ResponderEliminar
  6. LUis: Pues no tengo nada que añadir a lo que dices. Lo firmo.

    ResponderEliminar
  7. Francesc: un poco antes que tú, CIR nº 14. Son Duradeta. Después Gobierno Militar. Crñitico de cine y editorialista en Última Hora. Y más cosas, algunas inconfesables.

    ResponderEliminar
  8. Añado, Luri, que cuesta comprender El Extrangero de AlBert Camus, sin el precedente del "Vuaje.." de Celine.

    ResponderEliminar
  9. "Al salir de la cárcel, en 1948, se enteró de que Sartre en su "Portrait d'un antisémite" se había comportado como un delator al escribir: " Si Céline a pu soutenir les thèses socialistes des Nazis, c'est qu'il était payé". Estas palabras, escritas mientras Céline estaba encarcelado en espera de juicio, pudieron haber tenido para él consecuencias fatales."

    Esta me parece la explicación del origen de la obra, no algo que la justifique ni reprobable por lo que hace a Sartre. ¿Es siempre malo ser delator?

    ResponderEliminar
  10. Claudio: Efectivamente, me refería al origen de la obra, a lo que sintió Celine al leer las palabras de Sartre. Evidentemente que puede ser un comportamiento altamente cívico denunciar a alguien que ha cometido una fechoría.
    Ahora bien esas palabras dichas por Sartre mientras Céline estaba en espera de juicio, tienen (o a mi me parece que tienen) más mala fe que autenticidad.

    ResponderEliminar
  11. Ayer precisamente Morán en La Vanguardia hablaba de Sartre, de los intelectuales 'comprometidos' y el resto, y de su revaloración, por ejemplo, de Gide, desde la perspectiva del presente. Creo que nuestra -más o menos- generación se sorprende hoy con amargura -relativa- de las muchas ruedas de molino que tragó, incluso a gusto.

    ResponderEliminar
  12. Perdona, no era esta la intención, me referia a que una persona com esta que te digo si apenas estudios, no habia ido mas allà de Sant Joan de les Abadeses, habia aprendido a ller el solo, etc, i en cambio tenia una visión y un sentido filosófico de la vida de una enorme sensatez. Piensa que podia estar cuidando la vaca SOCRÀTICA.

    ResponderEliminar
  13. Después de leer a Celine uno a de ir a las montañas a beber aire

    ResponderEliminar

Una experiencia inédita

Cuando he salido a la Plaza de Cataluña estaba lloviendo. Un paquistaní que estaba al acecho, se me ha acercado a venderme o un paraguas o ...