miércoles, 5 de diciembre de 2007

De nuevo Pisa

De nuevo nos ha caído el informe PISA encima. Y de nuevo nos hemos pillado los dedos. Y de nuevo aparecen opiniones para todos los gustos. Tanta, tanta opinión sólo pone de manifiesto la desorientación colectiva. Así que los políticos invertirán más, porque no pueden quedarse de brazos cruzados e irán refugiándose progresivamente en lo de que el fracaso es de la sociedad. ¡Evidentemente, ya que es la que lo padece!

Si yo tuviese alguna posibilidad de decisión en este berenjenal y no anduviera –como lo estoy actualmente- tentado de pensar que el deterioro tiene que ser aún mucho mayor para que todo el mundo se convenza de las causas verdaderas, propondría las siguientes medidas utópicas:

1. Escuchar a los profesionales. Y escucharlos sabiendo que mienten, porque nadie está dispuesto a admitir que tiene problemas si sabe que será inmediatamente señalado como provocador de problemas.

2. Dar estabilidad a las leyes. ¿Cuántas reformas y contrarreformas hemos conocido en estos últimos 30 años? ¿Y no parece evidente que cuanto más cambian las leyes más diáfano es el mensaje de que no tenemos confianza en la ley?

3. Mandar a todos los profesionales que están haciendo tareas administrativas a las aulas, eliminando toda la burocracia sin sentido.

4. Centralizar. Sí, ya sé que esto va contra las señales de los tiempos, y que los especialistas creen que la autonomía de los centros es el remedio para buena parte de los males. Centralizar quiere decir darles a todos los profesionales la programación que tienen que desarrollar, y asegurar que la cumplen. La libertad de cátedra no tiene sentido en la enseñanza no universitaria.

5. Reducir la extensión de los conocimientos, especialmente en primaria y secundaria obligatoria, para aumentar su intensidad.

6. Recuperar la seriedad en la escuela, comenzando por la tarima para el profesor y siguiendo por los hábitos imprescindibles en el vestir, comportamiento, etc.

7. Ofrecer alternativas de educación no formal al alumno que, simplemente, detesta la institución.

8. Garantizar que el profesor que se contrata está capacitado, como mínimo, para resistir la mirada de sus alumnos.

9. Eliminar toda asignatura que pueda calificarse de “María”: es un cáncer.

10. La gestión de los centros debe ser responsabilidad exclusiva de la administración (que para eso ha sido elegida democráticamente) y los profesores.

Añadido a las 15:41

11. Conviene no minusvalorar lo que dice Claudio en su comentario.
12. Axioma pedagógico elemental: En la enseñanza el único especialista es el profesor en activo con éxito.
13. Axioma pedagógico sub-elemental: Cuando las leyes cambian deberían cambiar también los inspectores de educación. Los que, amparados en la bondad de una ley, defienden hoy una conducta y amenazan a los que no siguen sus orientaciones, no deberían verse en la tesitura de defender mañana lo contrario. A no ser, claro está, que se sustituyan los inspectores por policías de tráfico legal.

Añadido a las 23:01

14. Llevamos, desde los tiempos en que el Solana era ministro de Educación y nos envió a todos a reciclarnos a la fuerza asistiendo a cursos que impartían inútiles desvergonzados, un montón de años preguntándonos si lo hacemos bien. Pues bien. ¡Ya está! Debería prohibirse esta pregunta existencial. Lo hacen bien los que no necesitan estar evaluándose continuamente para saber que lo hacen bien.



34 comentarios:

  1. A veces, amigo gregorio, me alegro de no estar ya en edad escolar... aunque me pese tambi�n por razones evidentes. A mi quien me gusta de verdad es el fil�sofo Fil�n, que se sienta debajo del granado e imparte sus ense�anzas urbi et orbe y le importa un pimiento lo que los dem�s piensen. En fin, lo espero en la direcci�n ibarchico@hotmail.com

    Besotes.

    ResponderEliminar
  2. Luri: como te lean los del MSV seguramente les parezca algo susceptible de ser coregido.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que yo no entiendo los problemas de la educación. Para mí el instituto era una biblioteca con muy malos horarios y mal dotada, el resto: una idiotez.

    Hacemos a los críos que se formen y vivan en un entorno de una mediocridad insoportable y, sin embargo, se les quiere exigir que lean a Virgilio. No me dirán ustedes que no hay que ser hijos de puta.

    ¿Por qué nadie aplica pisa a la sociedad en general? De menuda responsabilidad cargan a los colegios:¡LES PIDEN QUE SEAN LUCEROS DE LA CULTURA! ¡A ELLOS QUE EN TEORÍA SÓLO LES INCUMBE ACERCAR A LOS JÓVENES A LA "CULTURA" EXTERIOR!

    Pero vamos... tampoco se preocupen que aquí de lo que se trata es de que coman los maestros y que los padres puedan aparcar a los no-abortados.

    ¡Ah, sí! ¡Me olvidaba! También se trata de los que no saben ni matemáticas, ni lengua, ni ciencias, ni... -o sea, los intelectuales- puedan exhibir su señorío.

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, Él también intentaba ocultar su naturaleza.

    ResponderEliminar
  5. Sensatas propuestas y reflexiones, a ver si le hacen caso. Si necesitas firmas...

    Yo también me alegro de no estar en edad escolar, de no tener niños en edad escolar y de que pronto no estaré ni en edad laboral, pero en el fondo es envidia. O no? Además cuando estás en edad escolar piensas y crees que siempre 'todo' mejorará.

    ResponderEliminar
  6. Firmaría si:

    2.- Estabilizar una buena ley; es decir, cambiar las de ahora mismo.
    5.- Están reducidísmos. Empecemos por introducir lo de la intensidad, a ver qué tal. A lo mejor, tendríamos la sorpresa de que, en vez de reducir contenidos, habría que ir aumentándolos.
    7.- Alternativas, en algunos casos (y son legión), en otro tipo de centros, a partir de los 14 años. O sea, recuperar los institutos de bachillerato.

    Lola

    ResponderEliminar
  7. Visto el fracaso de la población escolar, a pesar de los esfuerzos del gobierno de turno, y recordando a Bertolt Brecht, le propongo al Gobierno que en lugar de desmoralizarse, suprima direc tamente a la población española tirándola a la basura y se compre una finlandesa, que parece que es mejor.

    ResponderEliminar
  8. rwiTrabajo en un Instituto y sobre éste puedo opinar. Doy lengua y literatura castellanas. Observo que todo el mundo opina, pero nadie está en el ajo.

    -Los alumnos llegan a Primero de ESO con un nivel verdaderamente patético: sus escritos están plagados de faltas de ortografía y de errores, y es verdad que les cuesta comprender cualquier texto, lo que impide la comprensión de todas las asignaturas. El día que el informe PISA se centre en la educación primaria puede ocurrir una debacle.

    -Por otro lado, los alumnos son conscientes de que deben mejorar su nivel de escritura y de comprensión lectora y son muy receptivos: trabajan para mejorar, lo cual ocurre progresivamente.

    -Sin embargo, el punto de partida de los conocimientos adquiridos es muy bajo y elemental. Lo que aprenden en el primer ciclo de la ESO es lo que nosotros sabíamos en tercero o cuarto de primaria.

    -La administración nos niega un solo profesor más. Mientras, en la administración misma, los cargos se triplican o cuadruplican (hay más burócratas por metro cuadrado en los despachos de Ensenyament que ratas en la riera de Rubí), lo que hace que algunos departamentos (por ejemplo, el mío, de Castellano y Clásicas) tengan a su cargo a todos los alumnos de ESO y Bachillerato, más un curso puente de FP con sólo cinco profesores.
    La ratio es muy alta, y va de 26alumnos a los 35.

    - La mayoría de los profesores, por su parte, están asentados en una inercia total. Son rutinarios, aburridos, repetitivos. Les extrañaría venir a trabajar en carretela, pero no les asombra repetir los mismos contenidos de hace 30 años. Cada vez que se habla de nuevas tecnologías o de nuevas herramientas contestan 'que no tienen tiempo' para eso. La verdad es que no sienten interés por su trabajo ni le encuentran un sentido más allá de su sueldo y sus vacaciones.

    -Ya conté la triste anécdota de las pasadas oposiciones: un amigo mío de Latín y Griego sacó en los ejercicios un 9,91. Se quedó sin plaza porque la Administración prima la antigüedad por encima de la calidad. Un profesor con 24 años de antigüedad sacó un 5 y obtuvo la plaza, mientras que mi amigo se quedó de nuevo como estaba. Esto nos dice mucho sobre cómo funciona la contratación (no olvidemos que de por vida) de los profesores.

    -En mi país (México), decir 'maestro' es definir a alguien como persona admirable. La aportación de Tumbaíto resume perfectamente el desprecio que el oficio de enseñar produce en mucha gente de la sociedad española.

    Personalmente, creo firmemente que mi profesión requiere vocación. Yo no siento que trabajo para la Administración, ni para la gente como Tumbaíto: trabajo para mis alumnos y porque me da la gana, hago mis clases lo mejor que puedo.
    Reconozco que el terreno hispano es un terreno hostil. Yo espero que mis alumnos me recuerden con el cariño con el que yo recuerdo a mis maestros.

    En cuanto a las propuestas que haces, Luri, estoy de acuerdo con dos, aunque no desapruebo ninguna: los cambios de los planes de estudios han generado mucho papel y ninguna mejora y ya estamos hartos de papeleo: queremos que nos dejen dar nuestras clases.
    También estoy de acuerdo en que, para poder profundizar en el conocimiento, más adelante, en el primer ciclo de la ESO, y atendiendo al nivel paupérrimo que nos traen los chavalitos, debemos concentrarnos en cuatro puntos básicos: Lectura de comprensión, escritura, ortografía y sintaxis de la oración simple, y dejarnos de mamonadas teóricas que luego se repiten en cursos superiores.

    ResponderEliminar
  9. ¿Dónde hay que firmar?

    El espía de Mahler

    ResponderEliminar
  10. Perdonen pero es que, ya el que el puente es largo aprovecho, inoportunamente este post, para recordarle al Sr Luri que nos tiene pendientes, de su colgar la conferencia sobre Fenomenología del instante.Espero que cumpla con lo prometido.

    ResponderEliminar
  11. ¿De qué hablamos cuándo hablamos de desmotivación de los profesores?

    Contaré una historia en honor a Carver: me encuentro una amiga y compañera que trabaja, des de hace años, dando inglés (es licenciada en Filología), en un IES del cinturón industrial. Es una mujer excepcional, con un corazón de oro, que empatiza con todos los desheredados del mundo en general y del barrio en particular; es una excelente profesora, siempre entregada, a sus alumnos y al buen funcionamiento del centro; es inasequible al desaliento; es serena y centrada; madre amantísima de tres hijos adolescentes; buena ama de casa y magnífica anfitriona.

    La encuentro algo baja de moral. Me cuenta:
    "Este año tengo un 2º de Eso... Es el curso de todos los alumnos problemáticos" (Ahora, la Administración hace la vista gorda; antes estaba prohibidísmo, esto de juntar todos los problemas en un sólo curso; había que tratar en una misma aula, la diversidad. La Ley así sigue indicándolo, por cierto). Sigue:

    "Tengo una cantidad de alumnos recién llegados que no entienden ni una palabra de lo que les digo". Me cuenta el caso de un niño chino, que la tiene algo trastocada; no avanza, no entiende´.
    Me cuenta el caso de un niño español (que le dá mucha pena) con problemas psiquiátricos graves: se masturba cada día en el aula. Empieza por ponerse nervioso, a moverse, a golpear rítmicamente la mesa, y se masturba. Es inabordable porque a penas entiende lo que se le dice.
    Mi amiga hace fotocopias diferenciadas para cada alumno de esta clase; pasa horas preparando trabajos distintos según el nivel y la circunstancia de cada uno de ellos. Está contenta porque los más problemáticos (unos cuatro, incluyendo al citado Gran Masturbador) el año que viene ya se van del Instituto, van a cumplir 16 años; por supuesto, no saben nada de nada. Y no tendrán ningún título. Nada. Del aula a la cuneta.

    Lola

    ResponderEliminar
  12. Todo esto como minimo!!!!!! Si no le conociera, diria bien!! Don Gregorio for President!!!! Pero con frecuencia solo los mediocres se presentan a cargos politicos, salvo excepciones,porque no pueden optar a nada mas y asi nos van las cosas!

    ResponderEliminar
  13. lo de la tarima me tiene preocupada , ya que casi en los juzgados se ha desterrado , la volveremos a poner en las clases ? ....

    ResponderEliminar
  14. Isabel: ¡Qué grande, Filón! Pero lo acabo de matar. ¡A tu salud!

    ResponderEliminar
  15. Ignacio: Estos días me han estado tratando en este café de leninista. Si los del MSV me corrigen ahora, será señal de que no voy por mal camino.
    Pero han de saber que en realidad yo los acompaño de victoria en victoria hasta la derrota final.

    ResponderEliminar
  16. Tumbaíto: Si no fuera porque porque caes bien, te aseguro que me caerías fatal.
    Deberías formar una asociación con Ignacio.

    ResponderEliminar
  17. Júlia: Tenemos que formar la asociación de buenos maestros que se cansaron de serlo.

    ResponderEliminar
  18. LOla: Pero la intensidad se da de bruces con la concepción de la escuela como lugar en el que se han de prever todos los males sociales a base de asignaturas ad hoc.

    ResponderEliminar
  19. Luis: NO seas tan radical
    No hace falta cambiar la población al completo. Bastaría, para mejorar los resultados, con que únicamente recibieran enseñanza formal los hijos de familias con un nivel cultural determinado. De hecho pienso que debería hacerse una prueba de ingreso a los padres.

    ResponderEliminar
  20. Gabriela: Llevo muchos años a la espalda en esto de la enseñanza. Y he trabajado en todos sus niveles, desde la educación especial hasta la universidad. Creo que sé de que hablo. Otra cosa es que mi saber sea reducido.
    Asumo como propio todo canto dices.
    Lo más sorprendente es que todos los estudios serios que se han hecho parecen confirmar la existencia de una correlación muy estrecha entre las destrezas necesarias para el dominio de la lengua y para el dominio de las matemáticas.

    ResponderEliminar
  21. Peggy: La autoridad no es independiente de su representación. Por cierto, "auctoritas" y "auctor" tienen la misma raíz.

    ResponderEliminar
  22. Espía: ¿Y la música? ¿Qué opina usted de la formación musical?

    ResponderEliminar
  23. Enrri: Un año de estos, lo juro.

    Sabe lo que me pasa, Enrri, que cuando pasados unos días releo lo que he escrito, me parece todo básicamente trivial. Lo único que no me parece trivial es lo anecdótico. ¿Sabe usted lo que me pasa?

    ResponderEliminar
  24. Lola: De ahí que hasta que no estén dispuestos a escuchar, abierta y sinceramente, a los profesionales, es mejor que abandonemos toda esperanza.

    ResponderEliminar
  25. Glauka: ¡¡¡Es usted la más mejor!!! Pero habiendo descubierto el acceso al paraíso a través del ajoarriero y el albariño, ¿para qué queremos más?
    Nos refugiaremos, como Epicuro, en un jardín soleado de una de las laderas del Maresme y desde allí veremos llover sobre el mundo exterior.

    ResponderEliminar
  26. Me permito apuntar un par de medidas señaladas en The Times de ayer por Jeremy Clarkson:
    1. Armar a los profesores con subfusiles.
    2. Otorgarles inmunidad penal.
    Algo blandengue el tipo, pero por algo hay que empezar.

    ResponderEliminar
  27. ¿Y qué hacemos con los malos profesores, Don Gregorio? La ley debería tener el poder para despedirlos, pues son un cáncer.
    Demasiado a menudo se da por supuesto que los maestros los son por vocación, sin embargo no siempre es así. Muchos son los mediocres que se quedan en el ámbito de la docencia sencillamente porque no sirven para otra cosa o por comodidad. Y en el lado opuesto, también hay muchos que siendo brillantes en su especialidad, son nefastos transmitiendo sus conocimientos. Por no hablar de esos profesores que dictan los mismos apuntes desde hace treinta años en una letanía monótona capaz de dormir a un insomne. Tuve unos cuantos así y, en concreto, de un año para otro, pasé de adorar a odiar la física.
    Otro problema grave es la disparidad de niveles en los distintos centros. Cuando era un crio me cambiaron de colegio. Ya sabía leer y escribir, pero acabé en uno donde estaban en la m con la a, ma. Eso se arreglaría centralizando, sí.

    ResponderEliminar
  28. Em marketing multinacional, y que se me perdone ele jemplo tan digno de desprecio, manejábamos una bateria de preguntas frente a cada problema que se nos planteaba y que tenía, como punto central, a un consumidor.

    1 - ¿Que sabe del tema que me preocupa?
    2 - ¿Que debería saber para que mi oferta tenga éxito?
    3 - ¿Cómo se lo explico?

    Lo que llevado al terreno de "actitudes y comportamientos" permitía diagramar un plan de actuación en la comunicación.

    Se que esto, tan sencillo y banal, es seguramente irrelevante. Pero pienso que los problemas deben ser tomados desde parámetros simples en vez de paradigmas pre conceptualizados.

    Modelos tenemos, no solamente el finlandés. Estando como estamos muy en la cola, podríamos fijar algún modelo dos o tres puestos por encima. Un objetivo para el planificador, alcanzar unas metas objetivables. Una acción posterior: evaluar los resultados.

    Pienso que parte del problema es que la evaluación nos llega, de golpe, por un informe PISA que no podemos maquillar porque no es el nuestro.

    También parte del problema es que hay padres (no sé cuantos) que no se dan cuenta del hecho (para ellos será seguramente irrelevante) de que sus hijos no saben sumar o leen mal, comprenden mal más allá de las tres líneas.

    Uno a uno nos merecemos más, pero en conjunto nos merecemos lo que tenemos. ¿Quien fracasa? Porque si los que fracasan son los políticos, el problema fundamental es que repiten curso, permanentemente.

    ResponderEliminar
  29. Por cierto que me he dejado la síntesis, que me sugiere Julia en su blog "La panxa del bou", y que creo que es muy acertada, pero que muy acertada y que está, en parte en sintonía con mi comentario anterior:

    ¿Quien evalúa al asesor o los asesores de los ministros?

    ResponderEliminar
  30. Arrebatos: Efectivamente, los malos profesores son un cáncer. ¡Extirpémoslos sin piedad, que contaminan!

    ResponderEliminar
  31. Para Arrebatos:

    http://www.youtube.com/watch?v=BC6EGeEc0F0&feature=related

    ResponderEliminar
  32. Insisto, sobre todo porque me huelo que va a empezar una campaña por tierra, mar y aire en contra del profesorado (Montilla ya ha disparado primero, flojito, pistoletazo de salida como quien dice); van a semiprivatizar la pública, con lo cual necesitan delegar en direcciones, que llaman "fuertes" (designaran al profesorado a dedo) y que dependerán de sus subvenciones, o sea "fuertes=compradas". Bien, algunos puntos acerca de los profes:
    -Hablamos de enseñanza media: la vocación no es necesaria; es necesaria la buena voluntad y las ganas de hacer un trabajo bien hecho, como en todos los oficios.
    -Tampoco se necesita para nada la excelencia. Un profesor medio, mediocre, puede dar mucho de sí. Estamos en la enseñanza media.
    -Desde tiempos inmemoriales, existen los malos y aún los pésimos profesores; siempre han sido una fuente de ingenio para los alumnos: ¿cómo sortearlos, cómo -por qué no- putearlos, cómo neutralizarlos? Son la excepción.
    -El profesor sabe de su materia muchísmo más que sus alumnos (que no saben nada).
    -Achacar a los profesores el amor u el odio por una materia, es, francamente, endiosarlos. Todos recordamos aquel profesor que nos hizo amar a... Y aquel otro que nos hizo odiar a... Pero, lo cierto es que la gran mayoría nos han enseñado muchas cosas, con frecuencia contra nuestra voluntad, navegando contracorriente, sin grandes amores y sin grandes odios. Como debe ser.

    Lola

    ResponderEliminar
  33. Lola, pero hay profesores más que malos, muy malos.
    No entro a considerar qué motivaciones puede tener cada uno para dedicarse a la enseñanza. Me da igual cuáles sean. Lo importante es cómo lo hace.
    Y valorando meramente la conducta no es difícil encontrarse con el profesor que es incapaz de mirar a sus alumnos de frente y sostenerles la mirada. Y está el profesor que se dedica permanentemente a escaquearse. Por ejemplo el que siempre mira para otro lado ante el mínimo conflicto. Y, a mi parecer, esta conducta del escaqueo es contagiosa.
    Tengo una concepción un poco mafiosilla de la enseñanza y he sido siempre partidario de colocarme, por principio, de parte de mis compañeros cuando ha habido algún problema. Pero no todos son mis compañeros, eso ni hablar.

    ResponderEliminar
  34. Hombre, pues sí. Haberlos, haylos. Y no seré yo quien los defienda. Pero, cuando la estructura (sobre todo legislativa) es correcta, son minoría.
    En la actual selva, cada cual tira por dónde puede. Y el espectáculo resultante suele ser poco instructivo.

    La cuestión quizá de más calado es: ¿Cómo conseguir un profesional medio más excelente: potenciando la obediencia o potenciando la dignidad? No veo muchos más modelos, así, en general, claro.

    Lola

    ResponderEliminar

Días de lluvia

Días de lluvia caprichosa. Unas veces, sorda y monótona; otras, violenta, con fuertes ráfagas de viento, que ha llenado las aceras de hojas...