miércoles, 26 de diciembre de 2007

El monstruo que hay en mi

Estoy hundido en la miseria existencial. Hay cosas para las que uno no está preparado y hoy me he enfrentado cara a cara con la más lacerante de todas. La herida sangra sin remedio. No es mortal, pero llevaré el muñón conmigo de por vida. Mi hija - ¡nada menos que mi hija bien amada! ¡mi única hija! ¡la luz de mis ojos!- ha grabado mis ronquidos. Y los he oído. Los he oído yo y toda mi familia. Y aseguran que ese extraño que duerme por las noches con mi mujer, soy yo. A mi hija le he dado un ultimátum: O borra esos ronquidos de su móvil o que se atenga a las consecuencias. Quizás necesite una hija adoptiva.

31 comentarios:

  1. jajajajaja
    aysh, que risa.

    Mis padres, ambos, roncan. Tengo miedo del día en que entren en resonancia, y con sus ronquidos, cual trompetas de Jericó, echen abajo, el último tramo que queda entero del Ave Madrid-Barcelona.

    P.D: Eso sí, a mí nunca se me ocurriría grabarlos....

    ResponderEliminar
  2. Válgame, que mente más calenturienta... a mi tampoco se me había ocurrido -eso es obra de un genio, maligno o no, pero un genio, reconozcámoslo-

    Ay que bonita es la familia
    Ah esas entrañables y tiernas anecdotas

    ... cria cuervos...

    Muchos saludos

    ResponderEliminar
  3. Don Gregorio, pregunto: ¿Ha negado sus ronquidos? ¿La grabación que ha hecho su hija, responde a demostrar la evidencia?
    Son sólo preguntas que formulo porque mi marido ronca y siempre lo niega (seguramente no es su caso) y, le he jurado que la próxima le grabo... Lo de la hija adoptiva...
    ¡¡cuidado¡¡ seguro que ya lo manda directo al yuo tube.

    ResponderEliminar
  4. Más vale mala conocida que buena por conocer.

    ResponderEliminar
  5. No, si al final usted va a resultar un John Giorno, sonoro de más.

    c.

    ResponderEliminar
  6. Le compadezco, don Gregorio... ya sabe, la familia es la familia.

    ResponderEliminar
  7. Ahí acierta Tumbaito. Lo que hay que hacer es poner un detector de grabadores en la entrada a casa, como si se tratara de un aeropuerto.

    Y por otra parte, Luri, mientras Pilar no se queje. Ana sostiene que yo ronco, y yo sé que ella lo hace. Dentro de la discreción, claro.

    Pero además: la pareja que ronca unida permanece indisolublemente unida de por vida.

    Sé de buena tinta, -la certidumbre hija de la imaginación y consolidada por la fé- que Sócrates, tu estimado amiga, roncaba y los amigos de la Academía callejera hacían mofa de semejante costumbre. Si él lo hacía, ¿que no podrás hacer tú?

    ResponderEliminar
  8. Si me permite un consejo: ronque feliz y con gusto.

    Por lo demás, de acuerdo con el sr. Luis Rivera.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. ¿Y lo ha grabado con el móvil? Pues eso es todavía peor, pues se le puede ocurrir ponerlo como "politono" cuando la llame su papá. ¡Qué encanto!

    ResponderEliminar
  10. A ver...después de dar las mil vueltas por la cama...sin poder dormir por culpa de ciertos ronquidos ... decido mirar la hora, son las 3. Despues doy más vueltas, y vueltas... vuelvo a coger el mobil ( porque no tenia reloj, solo el mobil en la mesita de noche)son las 4... tampoco puedo dormir. Hay ratos que los ronquidos son bastante fuertes... y como no puedo dormir, decido volver a coger el mobil y mirar las fotos que tengo guardadas. Llega un momento que veo en mi mobil... grabadora... y entonces es cuando decido grabar los ronquidos de mi padre!! No para colgarlo en el youtube, ni para ponerlo de politono ni nada así.. solo para demostrarle a mi padre como es intentar dormir con esos semejantes ronquidos!!! No creo que sea para tanto!!
    Ya es la segunda noche que no puedo dormir...
    Hija en adopcion... vaya tela...aixxxx

    ResponderEliminar
  11. No fueron malditos los hijos de Noé por haber contemplado la desnudez de su padre o una cosa así? Pues... que se ponga en remojo. Por cierto, nos los va a dejar oir en el blog???? No, si es por comparar...

    ResponderEliminar
  12. Perdón, recordaba mal lo de Noé, sólo fue uno, el pobrecito pequeño y de ahí vinieron muchos males posteriores...

    ResponderEliminar
  13. Sencilla solucion tapones en los oidos .....en serio

    ResponderEliminar
  14. y si lo toma en serio, y se hace analizar la garganta?
    nunca se sabe...

    felices fiestas y felices sueños.

    (el consejo no quita que me haya dado risa la situaciòn)

    ResponderEliminar
  15. Nada Nada ADN de los ronquidos o grabación autorizada por Juez autorizado, aqui hay que negar hasta la evidencia.

    Es un placer la intervencion de unos de los retoños de Don Gregorio.

    No se si conoceis este enlace el Sketch de Cruz y Raya os gustara

    http://www.chiflaos.com/videomania/cruz_y_raya/alguien_algo.php

    ResponderEliminar
  16. Ruego disculpe Don Gregorio, parece que se ha colado un span asociado a la direccion que he remitido, ruego que la borre, la direccion correcta es la siguiente.

    http://www.chiflaos.com/videomania/cruz_y_raya/alguien_algo.php

    ResponderEliminar
  17. http://www.chiflaos.com/videomania/cruz_y_raya/alguien_algo.php

    Leñe, ruego rectifique Don Gregorio, por segunda vez me ha tergibersado el enlace esta maquina

    ResponderEliminar
  18. Debe ser moda juvenil. Mi hija pequeña hizo lo propio con su padre, incluso tomó imágenes. Lamentablemente todavía no la ha borrado del testamento.
    Es que ya no respetan nada.

    ResponderEliminar
  19. ¡Vaya! La señorita ha salido contestona. En castigo por tamaña tropelía, ´despójela del móvil, ea.

    ResponderEliminar
  20. En EE.UU igual podrías haberla demandado, o ella a ti, o los dos a tu mujer, quién sabe...

    En cualquier caso es algo terrible.


    P.S. Bíblico (para más INRI) "hija mía, por qué me has grabado?!!?"

    ResponderEliminar
  21. Yo le contaría la historia de Cam y Noé. Y luego, la moraleja, aunque haya para elegir:

    1- O que YHWH tenía muy mala leche.
    2- O que YHWH ya no se mete en los asuntos familiares, que para eso tiene a la Burra de Balaam sentada en Roma.
    3- O la obvia...

    ResponderEliminar
  22. Ya le digo yo don Gregorio que se ha perdido el respeto a los padres. Roncar es una evidente evidencia que uno siempre niega, però ante una gravación (no és prueba pericial ante un juez) la negativa se hace dificil. Ahora, si esto lo hace una hija mia, la desheredo y no le dfejo mis deudas.
    Aunque se podria salvar la situación si se pudiera constatar que la vaca socràtica también roncaba.

    ResponderEliminar
  23. Haga ejercicio, don Gregorio (o no, si no le diese la real gana); eso son los quilos.

    ResponderEliminar
  24. Sclaps, en verdad, en verdad te digo, que algún día roncarás, para desesperación de los tuyos; y lo negarás mucho más de tres veces.

    Por otra parte, ¡cuan entrañable es la ternura!

    ResponderEliminar
  25. Vengaaaaa... aaaaaalé...pido la absolución de sclaps.
    Tiene buen fondo la chica, hombre.

    ResponderEliminar
  26. En ésta curiosa escena familiar que nos cuenta, su amada hija ha tenido a bien de ejercitar su papel mayéutico a la perfección.
    Y como no podía ser de otro modo, al verse usted "a sí mismo" (el "conócete a ti mismo" de Sócrates, pero a lo bestia) se ha gustado muy poco, o nada.
    No se lo tenga en cuenta usted, Don Gregorio. Hay amores que matan, y como padre que soy de una preciosa hija, qué le voy a decir que usted no sepa ya.
    Le escribe uno que hace poco que ha pasado por la mesa del quirófano para, entre otras cosas "oler" mejor los guantazos de la vida desde la distancia ("¿like sharks?", es que no pillo una...) y ya más en serio, respirar mejor y por ende roncar un poco menos.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  27. Admito que el comentario anterior fue en clara connivencia "espiritual a la Geulincx" con su hija, pero no se lo tenga en cuenta.

    ResponderEliminar
  28. Pensaba no añadir ningún comentario a este post, porque como no sé exactamente con qué alianzas familiares cuento, pensaba que lo más prudente podría ser una retirada estratégica. Pero lo de Tumbaíto arrojando sal sobre la herida me parece excesivo. Que conste que me estoy mordiendo los dedos para no escribir ninguna de las maldades que se me ocurren. Pero seguiré siendo comedido, aunque triste al comprobar cómo ha decaído la aristocracia.
    En fin.
    Sólo añadiré que estoy formando un comando dispuesto a secuestrar a Tumbaíto y obligarlo a escuchar las obras completas de Georgy Damm durante día y noche a lo largo de una semana sin descanso. Para conseguir mantener su atención lo amenazaremos con escribir La Internacional en sus bambas Victoria. Busco colaboradores.

    ResponderEliminar
  29. Cria cuervos ...

    pero haga como yo, sr. Luri, y duerma con una tira de esparadrapo en la boca. A parte del alivio decibélico, tiene un gran contenido filosófico.

    ResponderEliminar

Días de coronavirus, 44. Dilemas

Día -¡al fin!- de trabajo intenso y productivo. Productivo no significa que haya escrito páginas admirables, ni tan siquiera que haya avanz...