lunes, 6 de agosto de 2007

Navarra: Reflexión socrática II

Tras la dimisión de Fernando Puras,

sigue el ensayo de diálogo socrático entre Katharós y Leukós.

Katharós: ¿Y si dimito?

Leukós: ¡No, por Zeus! ¡Al contrario! ¡Ahora es cuando comienzas a aprender la importancia de la proporción! Acabas de dar el primer paso en el camino de la sabiduría práctica.

Katharós: ¿Y el demos?

Leukós: El demos te enjuiciará como enjuiciaría un tribunal formado por niños a un médico acusado por un pastelero. No quiero que te hagas falsas ilusiones, pero un hombre sabio sabe ser prudente en cualquier situación.

Katharos: Sólo por curiosidad, ¿Cuál sería la sentencia de ese tribunal?

Leukós: Sin duda, condenaría al médico a beber la cicuta. Pero tú no eres un médico, sino un político y, además, un abogado de prestigio y, por lo tanto, un sofista.

Katharos: Palabras, palabras, palabras.

Y perdido entre el revuelo de las palabras, Katharós caló la clámide, requirió la espada, miró de soslayo, fuese y durante 72 horas no hubo nada. Hay quien dice que presentó posteriormente la dimisión para volver a encontrar el significado de las palabras, principalmente el significado de la palabra amistad y, sobre todo, por negarse a ser un sofista. Yo me temo que como en política las cosas son lo que parecen, este gesto no va a ser interpretado en su favor. En política siempre pierde el que se va, porque la ciudad, que es la caverna, cede la voz cantante a las sombras. Penélope, ciertamente, habrá soltado una buena carcajada. Algún día, cuando la política efectiva esté completamente desligada de estos hechos, sabremos, quizás, quién jugó con quien y cuál era la finalidad del juego.

7 comentarios:

  1. Bien lo sabía Tarradellas, "En política no s'ha de dimitir mai". Y mira le ganó, por persistir, la partida al mismísimo Franco.

    Lola

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, Lola, pero hay que ser político para darse cuenta de esa obviedad.
    Además, como decía Cela, en España siempre acaba venciendo el que más resiste.

    ResponderEliminar
  3. Quizás el "desertor" se convierta en mártir de la libertad de conciencia en frente de las cadenas de la mayoría(o de la federación). Quizás sea el desencadenamiento de algún movimiento interno.
    ¿O será un ejemplo más de las argucias de la macropolítica que se olvidará en la hipertrofia de sucesos del nuestro querido politicucheo?

    ResponderEliminar
  4. Iba a escribir un comentario, pero en el momento de empezar a hacerlo, me he dado cuenta de que no tiene sentido el escribir nada porque no entiendo el sentido de lo que pasa. Ya se que soy muy limitado y que realmente "sentido de Estado" es un pecado de la carne. Dimito yo también, no por solidaridad con Puras, sino por Impuras razones que no entiendo. Nunca más, lo juro, pensaré seriamente en cosas de la política. Porque, y esto es lo grave que me acontece, es que ni se que pensar ni entiendo lo que piensan.

    ResponderEliminar
  5. No basta con no dimitir, hay que sobrevivir.

    ResponderEliminar
  6. Según lo que se suele llamar "opiniones bien informadas" (más de una), Puras estuvo negociando con Nafarroa Bai teniendo en todo momento el visto bueno de Pepe Blanco. Me aseguran que no dio un paso sin el acuerdo de Ferraz. Si esto es así -que no me extrañaría-, entonces no hay quien entienda lo que ha ocurrido, acaso ni el mismo Blanco, porque la elección de Puras para encabezas la lista del PSN fue una apuesta personal de Blanco.

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que tendría que suicidarse. ¡Qué se suicide! ¡Qué se suicide!

    ResponderEliminar

Si es viernes, toca Tocqueville