jueves, 23 de agosto de 2007

Postales filosóficas: Grandes momentos del platonismo hispano

Entre los grandes momentos del platonismo hispano resalta, como una de sus cumbres, la aportación del dúo murcianoLos gemelos del sur”. Ellos, con un discurso profundamente straussiano, en lugar de decir, sugieren, tal como acostumbraba a hacer el dios de Delfos. De ahí su recurso a esa idea platónica de la "mentira piadosa", porque debe saberse que el concepto de “noble mentira” o de “mentira piadosa” nace con Platón, que hace de él nada menos que el fundamento de la ciudad que construye en el lenguaje en La República.

Para que haya ciudad, nos viene a decir Platón en Rep. 414 d y ss, debe haber un sentimiento de copertenencia, es decir, de diferencia y de frontera. Pero para que esta diferencia pueda ser considerada valiosa y, por lo tanto, digna de ser defendida incluso con la propia vida, ha de estar sustentada en una fe que no tiene nada de racional. La ciudad sólo es posible cuando los ciudadanos se mienten a sí mismos de manera absolutamente verosímil la extraordinaria importancia de haber nacido en ella.

Para quienes se sorprendan de que Platón pueda defender la mentira, por muy noble o piadosa que esta pueda ser, les recuerdo dos pasajes más:

En República, 389b-d, Sócrates, tras afirmar que “la verdad merece ser estimada sobre todas las cosas”, añade que la mentira puede ser útil para los hombres a manera de medicamento y concluye que “si hay alguien a quien le sea lícito faltar a la verdad, serán los gobernantes de la ciudad en beneficio de la comunidad".

En Leyes 663 e: Platón sostiene que el legislador puede encontrar una mentira capaz de impulsar a los jóvenes a obrar con justicia, no por la fuerza, sino por voluntad. A una mentira así la considera “la más beneficiosa”.

Como habréis podido observar, dejo sin considerar otros aspectos sustanciales de esta inefable imagen: la relación entre el original y la copia cuando se trata de dos hermanos gemelos; la de la doxa y la episteme; lo sensible y lo inteligible; la caverna y la luz... pero es que la portada de este disco es un tratado sintético de platonismo.

Añadido a las 23:15
Acabo de descubrir, pasmado, que un desconocido ha llegado hasta este post de El Café de Ocata buscando respuestas en el Google a esta grandiosa pregunta: "¿Dónde se encuentra la vaca socrática?".

Querido desconocido: me veo obligado a confesar mi ignorancia al respecto, pero no sabes cómo te agradezco el sugerente problema intelectual que abre la cuestión que sólo tú tienes el valor de exponer. Nadie, que yo sepa, se había atrevido a tanto.

"¿Dónde se encuentra la vaca socrática?"

Se ruega encarecidamente algún tipo de pista al respecto: Quizás sea necesario reformular de arriba abajo el problema de Sócrates.

14 comentarios:

  1. Russell siempre supo que Platón era un hijo de puta.

    ResponderEliminar
  2. pues a mi lo que me parece es que platon nunca se creyo del todo su teoria de las ideas.

    no se por que pero he recordado a esa casta repuganante de profesionales de la medicina llamada psiquiatras.

    ResponderEliminar
  3. Russell no sé si era muy de fiar enjuiciando a la gente. Más de fiar me parecen a mi aquellos que lo enjuiciaron: sus mujeres y sus hijos, por ejemplo. Pero esto no deja de ser un argumento ad hominem en forma de rabieta.
    Russell, Tumbaíto, fue más platónico que el mismo Platón. No se puede escribir los "Principia" sin ser "principialmente" platónico.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo: A mí también me lo parece. El problema es que para atrapar la realidad, en lo que tiene de empíricamente presente, necesitamos recurrir a lo ausente, a lo que no está presente más que en la forma de un provenir de algo y de un ir hacia algo. Y ahí topamos, inevitablemente, tanto con las ideas como con sus paradojas.

    ResponderEliminar
  5. si, luri.

    platon decia que la idea de bien era un sol que iluminaba al ojo que ve y a lo mirado, la condicion de posibilidad de todo.

    pero cuando el sol se pone todo se desvanece, y ese desvanecimiento es tan necesario como la luz solar.

    luz y oscuridad se entretejen en la tela de lo real

    a veces se me ocurre pensar que el estudio de los cuerpos celestes por los griegos responde a la necesidad inmediata de conocer la luz y la oscuridad del dia, y que para ellos eran algo mas que metaforas.

    ResponderEliminar
  6. Regresemos a lo importante, por favor. ¿Existe algún recopilatorio de "Los gemelos del sur"? ¿Están en la mula? ¿Cuando es su próxima gira?

    ResponderEliminar
  7. Anónimo: la condición de posibilidad de todo es tanto la luz como la oscuridad. Por eso lo existente tiene la estructura de la sombra.

    ResponderEliminar
  8. Arrebatos: Aquí me has pillado. Tengo que confesar mi ignorancia. Creo que siguen cantando, pero no sé nada más de ellos. Por eso será bien recibida cualquier información al respecto.

    ResponderEliminar
  9. la pista socraticovacuna (como no podía ser de otra manera) nos conduce al Zarathustra de Nietszche, al final del conocido capítulo "De las tres transformaciones":

    Also sprach Zarathustra. Und damals weilte er in der Stadt, welche genannt wird: die bunte Kuh

    La Vaca Multicolor, es el extraño nombre de la ciudad donde Zaratustra predica. Como dice Andler este nombre no es conocido en ningún atlas histórico. A pesar de haberse rastreado la geografía del país de Zaratustra y todas las etimologías de las lenguas indoeuropeas, no se ha encontrado el menor rastro de esa denominación. No queda más que admitirla en su significado inmediato, como denominación metafórica y como sorprendente, pero incisiva, asociación de ideas.

    ResponderEliminar
  10. Pero Achtung! Después de años de sesudas investigaciónes, y gracias al inestimable Google Maps, he hallado la misteriosa ciudad zarathustriana:

    http://maps.google.de/maps?oi=eu_map&q=Buntekuh&hl=ca

    Espero en breve desplazarme hasta allí para encontrar la dichosa vaca socrática, ni que sea momificada.

    ResponderEliminar
  11. ¿Hay algo menos platónico que decir que el dos es el conjunto de todos los pares y que el tres es el de todos los tríos y que el cuatro, el de todos los...?

    Russell es un aristotélico exquisito.

    ResponderEliminar
  12. Tonibanyes: Gracias mil por tan erudita aportación. Alguna vez el propio nietzsche se soprendió de lo mucho que socratizaba su Zaratustra. Espero que nos tengas al tanto de tus investigaciones. Sin duda la filosofías del futuro pasa por la vaca de Sócrates.

    ResponderEliminar
  13. Tumbaíto: ¡Pero si Platón no para de discutir sobre la unidad y la dualidad! Incluso la idea de conjunto es ya una "horiské" (una delimitación : de límite, "horos", en griego), es decir, una dialéctica, que se basa en la distinción entre género y diferencia.
    No te confundas: Aristóteles es profundamente platónico, cosa que sabían bien todos los neoplatónicos. Te reto a que me muestres un concepto aristotélico que no esté ya presente en los textos platónicos.

    ResponderEliminar
  14. ¡Sí! ¡Y Fidel Castro no deja de discutir de economía aunque la isla se descalabre económicamente!

    Aristóteles no es platónico, creo. Aristóteles es un glotón intelectual que digirió y expreso su pensamiento en los términos que la gente más culta de Atenas lo hacía.

    ¿Si discurrieron sobre lo mismo cómo quiere que encuentre tal cosa? Es como si yo le digo que Juan y Pedro son distintas personas y usted me reta a que encuentre un órgano anatómico que tenga uno y no el otro.
    ¡Que los dos tengan corazon no demuestra que Juan sea Pedro! (Tal como sabemos que el Cardenal Ratzinger es el papa Benedicto.)

    ResponderEliminar

The Jean-Paul Sartre cookbook

Traslado hoy al Subjetivo los exitencialismos caniculares.