sábado, 25 de agosto de 2007

“Nemo sponte sua pecat”

Gabriela y Júlia tienen razón: el debate sobre la castración química en Cataluña es anterior a las declaraciones de Sarkozy del pasado 20 de agosto. La consejera de salud de la Generalitat, Marina Geli, recordó ayer en TV3 que en Cataluña existe una “comisión independiente” que debe realizar una “evaluación científica” sobre la conveniencia o no de aplicar la castración química. En el mismo sentido Carod-Rovira confiaba en que esta comisión proporcione a las autoridades “argumentos suficientes” sobre la dirección a seguir en este asunto.

En mi humilde opinión al plantear esta cuestión como un mero problema técnico que debe ser resuelto por especialistas, a cuyo dictamen se someterán los representantes democráticos del pueblo soberano, se está ocultando, consciente o inconscientemente, la profunda relevancia ideológica de lo que está en juego. Y lo que está en juego afecta al propio sentido de la soberanía.

Mi pretensión, al llamar la atención sobre esta cuestión, no es tanto polemizar a favor o en contra de la castración química, sino intentar llamar a las cosas por su nombre. A ver si lo consigo.

El sistema penal moderno en Europa es, básicamente, heredero, de aquella máxima socrática que los eruditos latinos formularon de esta manera: “Nemo sponte sua pecat”, es decir, nadie comete una falta voluntariamente. Quien entre diferentes opciones a su alcance opta por una que le resulta perjudicial, no está poniendo de manifiesto su maldad, sino su falta de conocimiento sobre lo que le conviene. De ahí que la pena no debería verse como una venganza social, sino que debería tener un sentido fundamentalmente reeducador. "Odia el delito y compadece al delincuente", decía Concepción Arenal, convencida de que sólo se es delincuente por ignorancia del propio interés.

Desde esta perspectiva resulta que sólo el virtuoso es sabio. La cuestión de por qué somos inocentes de nuestras faltas y responsables de nuestras virtudes, nos llevaría muy lejos, pero, en cualquier caso, lo decisivo sería que nuestras faltas sólo son nuestras en la medida en que somos responsables de nuestra ignorancia. Mientras que nuestras virtudes pondrían de manifiesto nuestro dominio del saber.

En conclusión: el saber conduce a la virtud y la ignorancia al vicio. No hay que darle muchas vueltas para sofisticar esta tesis: aquí se encuentra el sustento ideológico de nuestro modelo penal que, en mi humilde opinión, es puesto radicalmente en cuestión por la aplicación de la castración química. Por ello, es una irresponsabilidad política dejarla en manos de los científicos. A no ser, claro está, que estemos dispuestos a sustituir a nuestros jueces por biólogos sociales y a nuestros legisladores por zoónomos.

Defender la castración significa asumir que hay individuos incapaces de superar su ignorancia sobre lo que les conviene y que la sociedad debe protegerse de esa ignorancia con medidas que no tienen ninguna función reeducadora, sino meramente protectora. Habría pues que compadecer al delincuente por su incapacidad para dejar de serlo.

Si esto es así, la pregunta que se abre inmediatamente es la de por qué limitar estas medidas a los delitos sexuales. O, dicho de manera más provocadoramente descarnada: ¿Por qué no diseñar un código penal –avalado científicamente, evidentemente- que aplique las correspondientes castraciones químicas a todo tipo de reincidentes?

En definitiva: lo que está en juego es la modificación del sentido de la compasión. Concepción Arenal compadecía al delincuente y pretendía instruirlo; nosotros lo compadecemos por su incapacidad para la instrucción y por eso le aplicamos, compasiva y científicamente, claro, la castración mínima imprescindible para proteger nuestro voluntario saber del peligroso contacto con su involuntaria ignorancia.

¿Tiene o no tiene miga este asunto?

41 comentarios:

  1. No sé si es cierta esta atribución pero se dice que Chomsky aseguró que en el futuro podríamos aprender idiomas tomando una pastillita.

    Quizá con otra pastillita aprenderán a no usar la colita.

    ResponderEliminar
  2. Dada mi ignorancia, quisiera plantear una duda que tengo sobre este tema. Que quizá será muy ingénua. ¿Realmente la castración química u de otro tipo evita la erección del pene?.
    Es decir, si la erección depende del flujo de sangre que entre o no en los órganos y tejidos genitales, cosa que no evitaría la castración. Entonces me digo, un castrado podrá erectar si su psique o mentalidad pervertida así se lo propone a su cuerpo. Entonces con la castración no se evtiaría ningún impulso de violencia sexual contra la persona violentada o violada.
    En mi opinión lo que habría que castrar sería la representación del mundo que se hace el sádico sexual dentro de su universo psíquico.
    Espero por vuestra parte las respuestas expeditivamente razonables en contra de mi ingenuo razonamiento o si no, no se de que estamos hablando.
    Enrri

    ResponderEliminar
  3. Dicho de un modo más simple,
    la esterilización no tiene porqué impedir la erección, creo.
    O dicho de otro modo, el sadismo no es una cuestión de testículos, sino de pene psicotizado.
    Enrri

    ResponderEliminar
  4. Algo así nos planteaba Camus en "El extranjero". La cuestión es peliaguda, sin duda. ¿Es culpable el que es ignorante de estar haciendo mal? Otra historia es la del violador catalán, pues él si que es consciente y es por ello que solicita la castración.

    En cuanto a las comisiones científicas, por lo menos en este país, es una elegante forma de escurrir el bulto. Suelen echar mano de técnicos a modo de globo sonda o para ganar tiempo, pero nunca jamás, en ningún caso son tenidas en cuenta. A no ser, claro está, que la resolución técnica no les obligue a mojarse en una decisión polémica.

    No tengo ninguna duda al respecto. Si la comisión científica decide que no se aplique la castración química, nuestros políticos dirán que no se aplica porque lo han dicho los expertos. Si dicen que sí, marearán la perdiz hasta que el tema acumule polvo. Al final se hará aquí lo que se decida en Francia, pero un tiempo después, para observar desde el burladero las reacciones.

    ResponderEliminar
  5. Hay dos tipos de ignorancia: la involuntaria y la voluntaria.

    La involuntaria es superable siempre y cuando el ignorante se aplique en el conocimiento de lo ignorado y actue en consecuencia con lo aprendido, o sea, portándose como un ciudadado honrado y de provecho.

    La ignorancia voluntaria es insuperable porque el ignorante cree saber que sabe cuando, en realidad, no tiene ni zorra. En los casos graves de ignorancia voluntaria el empeño y la tozudez soberbia conducen al descarrío más absoluto y al más clamoroso ridículo. No hay ignorante más grande que el que renuncia al saber. El ignorante voluntario cava su tumba.

    ¿La castración química es irreversible? (pregunto)

    Cuando uno no consigue aprender lo que hay que aprender (porque no puede o no quiere aprenderlo), entonces la sociedad o las autoridades pueden ayudarlo...

    No me repugna. El ignorante-vicioso es una lacra social, algo molesto y perverso para el prójimo. Los niños necesitan buenos ejemplos.

    ResponderEliminar
  6. Sr. Toni, es usted un ingenuo. Primero porque el entendimiento es independiete de la voluntad. Y, segundo, porque hay cosas que podemos saber que ignoramos pero que no podemos conocer. ¿O no las hay?

    ResponderEliminar
  7. Tumbaito: me halaga su piropo. La ingenuidad es cosa de niños buenos.

    Sobre la voluntat le remito a un post mío: De la importància de la voluntat.

    Sobre la diferencia entre saber y conocer, me pilla a esta hora muy cansado. Y todavía de vacaciones.

    ResponderEliminar
  8. Fíjese: al igual que antaño hubo violaciones buenas -¿recuerdan la excepción marital?- también habrá ignorancias buenas. Le llamamos ingenuidad.

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que el debate está entre los derechos que tiene el delincuente y los que tiene la víctima. Por ser delincuente, el individuo no deja de ser ciudadano. Es decir, aunque delinque, tiene los mismos derechos constitucionales que la víctima. El problema de la castración química es complejo. parece a) que no es suficiente para prevenir futuros delitos, puesto que el problema del delincuente sexual no es de sexo, sino de poder o de dominio sobre el otro o la otra. Es decir, no viola por obtener placer. El placer lo consigue sintiéndose superior a la víctima, haciéndola objeto (literalmente) de su dominio sobre ella, pasando por encima de ella (también literalmente), ignorando su albedrío. Por ello, es más un problema de actitud (ya que tampoco es un problema mental, puesto que los violadores no son enfermos mentales, sino personas con una conducta enfermiza), y no un problema sexual solamente.
    Es decir, son personas que no son fácilmente reeducadas, porque su alteración es poliforme.
    b) Si un delincuente sexual es condenado a una pena de reclusión y la cumple, no puede cumplir otra pena (por ejemplo, la de la castración química), por delitos futuros, por delitos que todavía no ha cometido. No puede obligarse a nadie a someterse a esto porque si se le obliga se le está condenando por algo que aún no ha pasado. Esto es lo que yo creo que es inconstitucional, aquí y en Francia.
    Un violador no necesita castración quimica mientras está en la cárcel. Allí no delinquirá. De hecho, parece que estos delincuentes, en reclusión, son presos 'modélicos'. El problema es cuando salen. Pero si salen, es porque ya han cumplido condena.
    No se puede considerar que son culpables antes de que vuelvan a delinquir. SI hay presunción de inocencia, es imposible legislar la castración química, que, por cierto, sirve sólo mientras se toma la medicación. En cuanto deja de tomarse, desaparecen sus efectos.
    Por eso creo que no hay solución, sólo puede haber educación, detección y prevención. O alargamiento de las condenas.
    En cuanto a la compasión, hay dos tipos de delincuentes que no me la despiertan: los violadores y los terroristas, pero esto no signiifica que admita que se les pueda privar de sus derechos. Y creo que, tal como están las cosas, no hay mucho que modificar.

    Saludos, Gregorio.

    ResponderEliminar
  10. Gregorio, he leído tus envíos sobre el tema y han sido muy interesantes. Yo estoy sorprendido que sea en España Y Francia que surja está discusión. Eso de castrar, cortar manos, matar, para suprimir el "mal" en una sociedad me parecía más bien de sociedades más primitivas. Me parece que atendiendo la razón, antes que paneles de científicos, los españoles deberían preguntarse que métodos de rehabilitación aplican a los pederastas en las cárceles de España. ¿Existen verdaderas terapias y apoyos para rehabilitar a los delincuentes? En caso de que la respuesta sea no, lo que se busca es la salida más fácil y cruel. Castrar a los pederastas sólo será el principio. ¿En una sociedad así quieren vivir?

    ResponderEliminar
  11. No sé si estoy muy de acuerdo contigo Grabriela. Por una parte dices que el problema del violador no es sexual, que es "el placer lo consigue sintiéndose superior a la víctima, haciéndola objeto de su dominio sobre ella, pasando por encima de ella, ignorando su albedrío". Si esto fuera así (sólo esto) tendríamos que encarcelar y castrar a ingentes cantidades de altos (y no tan altos) cargos de empresas privadas y públicas, incluidos políticos. Lo que tú dices es un ingrediente que ese individuo ha canalizado hacia la agresión sexual, que es el delito por el que debe pagar.

    En cuanto a la castración química (sobre la que todavía no tengo opinión) afirmas que es una pena por posibles delitos futuros, y eso es inconstitucional. Si el problema sólo es la constitución, basta con cambiarla, mira qué fácil. Ahora bien, si la cuestión va más hacia el "in dubito pro reo", entonces me pregunto qué es la pena de muerte sino eso, el asegurarse que no cometerá delitos en un futuro.

    ResponderEliminar
  12. Una vez me preguntaron qué preferíría: ser violado durante media hora -no tardan mucho más- o pasarme diez años en prisión. ¿Ustedes que preferirían?

    ResponderEliminar
  13. El debate nos remite directamente a los conceptos de libertad, conciencia y responsabilidad. Si el hombre es producto de su educación y de sus circunstancias, las decisiones que toma no son producto del libre albedrío, se sea consciente o no de las causas y motivaciones de cada conducta. ¿Decide alguien convertirse en un violador?

    El tema de la responsabilidad nos lleva a las normas sociales y al castigo que conlleva su incumplimiento.

    La alarma social y la particular valoracion negativa de los delitos sexuales, especialmente con menores, exige mayor responsabilidad e implica mayor castigo, pero la libertad para decidir ser un chico muy muy malo, y para decidir ser un cielo de persona, es la misma, ninguna.

    Aplicar mayores penas a unos delitos que a otros, en función de la conciencia, del conocimiento previo, etc. de los malhechores, son meras disquisiciones morales y pragmáticas: la reeducación en conductas primarias como las sexuales es mucho más dificil y, por tanto, improbable, que rehabilitar a un carterista, y la sociedad no está dispuesta a asumir tanto riesgo.

    ResponderEliminar
  14. Alguien podria decirme que seria aconsejable hacer con la sexualidad de los disminuidos psiquicos?. Son personas que sienten, aman, se enamoran, pero no tienen opción a sus sentimientos por su disminución. Muchas veces son incapaces de relacionar que aquelllos sentimientos deben reprimirlos, y que aquello no es para ellos ¿ como se lo explicas? ¿ como lo pueden entender? y pueden delinquir, sin ser ni conscientes de lo que han hecho. No es ignorancia, ni falta de consciencia, sino que su sistema fisiologico anda por una via a la que no pueden acceder!!! Se imaginan que es tener a una persona a quien amas asi,que puedes hacer?, hay farmaco para disminuir o eliminar la libido seria una solucion, porque ya se que no somos nadie,para decidir por otros, en estas ocasiones la sociedad debe entender y hacerse cargo de estos problemas, de los que nadie tiene la culpa y la naturaleza les ha hecho una mala jugada!. La castración esterilización etc, puede mantener la errección y esto necesita un final, asi que mi propuesta es que la mejor ayudar es anular la libido!

    ResponderEliminar
  15. Propongo quemar a Glauka en la hoguera.

    ResponderEliminar
  16. Pestilente herejía en cuestión: "mi propuesta es que la mejor ayudar es anular la libido"

    ResponderEliminar
  17. Sobre Concepción Arenal, no sé si ahora opinaría exactamente igual. En un mundo con un alto grado de analfabetismo se creía que muchos problemas se resolverían con escuelas. Muchos sí, pero no todos. La ciudadanía actual cree que puede existir un riesgo cero, pero eso no es verdad. El debate sobre el tema es, efectivament, importante y necesario. En el caso de la persona que pide un tratamiento, la cuestión roza el tema, por ejemplo de la eutanasia voluntaria, debe acceder, la sociedad a ello? No creo que todo sea ignorancia, el cerebro aún es un desconocido y hay personas sin poder de empatía, violentas, retorcidas, que quizá son incapaces de controlarse en ocasiones, pero, quien puede juzgarlas? Muchas veces los peores delitos los comete el pariente, el vecino de al lado... Los delitos sexuales también evolucionan según la moral vigente y hay un cierto miedo en tratar abiertamente cosas como la pederàstia, que en otras civilizaciones estuvo tolerada y hasta fomentada. En fin, que la cosa es bastanta espinosa. Yo, la verdad, no sé qué habría que hacer, pero, alguien puede decidirlo? Quién? En otro orden de cosas, Sarkozy 'em fa una mica de por'.

    ResponderEliminar
  18. "Mi propuesta es anular la libido" asi es horrible, pero es que esta sacada de contexto. Esta situación es para personas discapacitadas mentalmente (malformacines congenitas, paralisis cerebral etc).
    Me decepciona que se hable tanto en abstracto y cuando se presenta una situación real y muy cercana, como la que expuse, con una solución con consenso entre jueces, educadores, sociologos, neurologos, psiquiatras, por respuesta se diga " a la hoguera".
    Francamente hablar por hablar esta bien, pero se necesitan aportaciones positivas, debates en los que se analicen los problemas profundamente, en fin una lastima. Gracias Julia, veo que si entiendes el tema. Hay que ver la vida de cerca para conocer sus circunstacias, no solo leer.

    ResponderEliminar
  19. Si la actuación de una persona (violación o pederastia) es rechazada formalmente por la sociedad, quien la comete , ¿que merece?

    ¿Castigo o reeducación?

    Yo también dudo, como Julia, de las palabras de Concepción Arenal. Ademñas, teóricamente me importa un pito la reeducaciuónd el delincuente. Lo que me importa es que no vuelva a suceder el msimo acto en la misma u otras personas.

    ¿Cómo hacerlo?

    Toda decisión que se tome será discutible. Ya se sabe aquello deopiniones y colores, pero mientras tanto sigue habiendo un problema en la calle con una legislación que, dice la experiencia comprobada, que reeduca a violadores que salen de nuevo y violan. Claro, se dirá, es que la reeducación no ha sido buena, hay que insistir... Me pregunto cuantas oportunidades tiene el reeducado para intentar ser reeducado, ¿cuantos suspensos caben en su expediente?

    Solamente hay dos soluciones, de aquí que el tema sea tan espinoso. O cárcel larga, larga, larga, o castración (da lo mismo que sea química o a punta de tijera).

    También es cierto, se dirá, que algunos violadores pueden reeducarse, así que no cabe aplicar directamente, por ejemplo 25.000 años de cárcel al violaldor.

    O cárcel larga, castigo de por vida o castración. Lo que la sociedad que de tal manera se la coje con papel de fumar (expresión gráfica donde las haya, y más en este caso) quiere estar defendida por métodos y no por discusiones largas y prolijas, pero en cuanto llega el momento de la decisión empieza a convertir el tema en un mar de subjetividades.

    Ayer, sin ir más lejos, en una comida, alguien entre amigos preguntó: ¿y vosotros que opináis de la castración química? La paella empeoró notablemente.

    ResponderEliminar
  20. Parece que llego tarde a este interesantisimo debate , tengo claro que la medida seria inconstitucional .El juego de derechos existentes no es univoco , no estamos solo debatiendo el derecho de inserción , las clases de castigo , la coerción , la pena , entra en debate un derecho fundamental personalisimo que es el de la integridad física y moral .La integridad corporal es uno de los derechos básicos esenciales de la personalidad , algo inalienable , innato , e incluso el propio código penal lo protege tipificado como delito , es un derecho de protección máxima .Ahora bien , si matizamos , alguien sagazmente , creo que glauka plantea el tema de lo disminuidos psiquicos , en este caso el legislador , al menos en nuestro derecho, acepta que se puede esterilizar a los incapaces que adolezcan de una grave deficiencia psíquica , pero con unas garantía , con sentencia judicial , en un juicio , habiendo intervenido , juez , fiscal , especialistas ....osea , se declara no punible la esterilización de los incapaces , en realidad no deja de ser una lesión de un derecho innato , y algunos constitucionalistas claman que este derecho a la integridad física es irrenunciable y no susceptible de disposicion dada su naturaleza .

    El tema clave de la cuestión en el caso de la supuesta pena de castraciones el consentimiento , como acción punitiva impuesta por el Estado dudo que prospere , otra cosa seria su adecuacion a la voluntariedad del consentimiento del reo , siempre que se garantice que este ultimo no este viciado .La verdad miedo me dan estas declaraciones de los políticos , que hablan con juegos artificiales , por que en el fondo , siento decirlo , el Derecho es como un juego de poker muy susceptible al engaño , a la defensa de posturas contrarias y a la tergiversación lingüística que puede enmascaran radicalismos conceptuales .

    ResponderEliminar
  21. "Ademñas, teóricamente me importa un pito la reeducaciuónd el delincuente. Lo que me importa es que no vuelva a suceder el msimo acto en la misma u otras personas".

    ¿Por qué le importa la víctima? Se me antoja estúpido -pero comprensible- que a alguien le importe la violada y el violador -los platónicos dicen que padece mayor mal el que lo comete que quien lo padece- pero que solo le importe uno...

    ResponderEliminar
  22. Tumbaito: he escrito teóricamente en el párrafo que entresacas con toda la intención del mundo. Los métodos de defensa de la sociedad corresponden a la defensa de los individuos. Quien comete una falta debe pagar por ello y en el pago entra la reeducación acompañada de una privación de libertad. A partir de ello deducimos el reiterado fallo de la reeducación.

    Mi comentario obedece a esto. A la defensa de la futura víctima, lo que es en sí la prevención del futuro delito cometido por quien ha sido señalado ya, probadamente, como delincuente.

    Cabe pues encontrar una solución a este problema, que no es el de los impulsos o tendencias, ni el de la inclinación, enfermedad o lo que se quiera considerar. Es el de la reincidencia.

    Personalmente leo con mucho interés todos las aportaciones, sin duda más valiosas que las mías, pero no veo en ellas (en general) un planteamiento del problema de la reincidencia (que es una realidad que se constata hace muchos años).

    Toda mi defensa para la integridad física, pero en algún punto (si esa fuera la única solución, la de acudir a la química o a lo que sea) habría que tomar una solución que fuera preventiva. Noi olvidemos que lo que falla en el sistema penal, dejando a un lado la reeducación, es la opinión técnica que, amparada en la ley, considera totalmente reformado a quien no lo está.

    ResponderEliminar
  23. Miren... He visto hacer lo que cualquier españolito medio calificaría de aberrantes perversiones sexuales con la nota de que fueron plenamente QUERIDAS.

    ¿Consecuencia? Mi más absoluta incredulidad en que la voluntad humana sea importante.

    Supongo que es lo que ocurre cuando un jansenista se encuentra en la situación de encontrar ejemplos concretos.

    ResponderEliminar
  24. Luis has dado con el meollo , la suposición de la reforma del reo para vivir en una sociedad , la prevencion de futuros delitos . Y si esta convivencia en sociedad es imposible por mal funciones biológicas ? ...tema escurridizo , que vuelve a caer en la intromisión del estado en la esfera personal , en este caso en aras del bien común. Es un conflicto de individualidad y sociedad , que en la practica se suele resolver con investigaciones técnicas y una sentencia judicial concreta de internamiento en lugares adecuados , pero una tipificacion amplia podría ser arbitraria , insisto conceptos muy escurridizos .

    ResponderEliminar
  25. Tumbaito , el querer , la voluntad es sagrado ...ni el suicidio como acto querido esta penado , el ser humano es soberano en sus acciones voluntarias , entiendase siempre que no perjudiquen a terceros ...

    ResponderEliminar
  26. Enrri: al parecer la castracíón química (poetas...) consiste en la inyección de Depo Provera, que actúa en la hipófisis inhibiendo la producción de testosterona. Con ello disminuye la intensidad y frecuencia de los impulsos sexuales, se impide la irrigación de sangre al pene evitando la erección e imposibilita el orgasmo y la eyaculación. Toni: los efectos, según leo, duran unos 6 meses.


    Gabriela: a) que no es suficiente para prevenir futuros delitos, puesto que el problema del delincuente sexual no es de sexo, sino de poder o de dominio sobre el otro o la otra.


    De aquí a Brownmiller (rape is a conscious process of intimidation by which all men keep all women in a state of fear) un paso. Pero el problema seguirá siendo de sexo.


    Él conoce a un pederasta. De la publicidad de "Raval" encuentro interesante:

    En efecto: la cuestión no es que el individuo convencional experimente atracción hacia determinadas figuras infantiles, sino que el pederasta no experimenta atracción genérica hacia los adultos.
    (...)
    Mi pederasta, cuyo padre, por cierto, fue también acusado y condenado por abusos, jamás negó su atracción sexual por los niños; pero nadie ha podido demostrar que recurriera a la violencia para satisfacer su deseo. Mi pederasta era consciente, perfectamente consciente, de que su deseo es incompatible con el orden social y, quizá, con el orden de la naturaleza. Más que con orgullo trató siempre su orientación sexual con resignación; incluso, a veces, con resignación humorística.
    (...)
    Para que esa búsqueda no quebrantara la ley mi pederasta, que hasta la fecha siempre apreció la vida por encima del sexo, se sometió voluntariamente, hace ya unos cuantos años, a un tratamiento químico que inhabilitara su libido.
    (...)
    Yo lo trataba con frecuencia en la época en que se sometió al tratamiento y siempre me dijo que era eficaz.



    Por último, Sarkozy lleva idea de recabar el consentimiento del pederasta, y la tendencia jurídica es la libre disponibilidad sobre la propia integridad física. Ni siquiera estoy segura de que la inyección sea una pena (corporal). Lo primero que me viene a la cabeza es:
    —¿Lo creerás, Ariadna? —dijo Teseo—. El minotauro apenas se defendió.

    ResponderEliminar
  27. Un chico en Alemania QUISO quería ser devorado por otro. Y encontró un gourmet.

    Pues bien, los jueces no fueron de su opinión. Despreciaron la opinión del primer plato. ¿Usted la hubiese tenido en cuenta?

    ResponderEliminar
  28. El Tema que planteas tumbaito , excede de la propia voluntad individual y hay perjuicios a terceros , como fue matar a otra persona ...es mas , se puede calificar como asesinato u homicidio , dependiendo del punto de vista del acusador o la defensa ....En el problema que nos ocupa , creo que entropia lo centra , al señalar los enfoques juridicos actuales en la libre disposicion de la voluntad del reo en consentir el tratamiento ...por supuesto la voluntad tiene limites , en una comentario genera lista de blog es difícil centralos.

    ResponderEliminar
  29. Tumbaíto: la cuestión qe planteas es una cuestión de límites:
    - lo individuales empiezan y terminan donde el individuo quiere instalarlos
    - los colectivos empiezan y terminan donde la sociedad quiere instalarlos
    El individuo solo (aislado en si mismo) puede establecer sus límites al margen de la sociedad, pero cuando para hacer uso de su voluntad dentro de ellos, necesita de otros individuos del colectivo en él que niega estar y someterse, entra en el ámbito del colectivo.
    De los delitos sociales sexuales, comunmente asociados a tal definición hay tres que sobresalen:
    - violación (contra la voluntad de un individuo
    - pderastía (no importa voluntad o no del individuo ajeno, porque se da en la persona de un menor del que se supone razón suficiente para asentir)
    - incesto: entre adultos se les supone asentimiento a ambos, dentro de su capacidad de asentimiento a ambos. También entre padres e hijas (violencia sobre menores o adultos por sometimiento, o entre niños.

    Sacar de estos supuestos y llevar al ámbito del individuo aislado el tema, no deja de ser un ejercicio intelectual brillante, pero fuera del ámbito de la sociedad es un tema que se mueve en el vacío.

    El caso de antropofagía y asesinato no es un caso de voluntad de dos y asentimiento de uno, sino de uso de una violencia que la sociedad ha decidido por el momento no aceptar. Y esa violencia no es la antropofagia, sino la eutanasia, en el caso de la víctima y (tal vez) el desorden mental en el del victimario.

    ResponderEliminar
  30. A la Srta.(¿?) Peggy,

    i.)El comensal observó escrupulosísimamente -y no sólo porque mondó los huesesillos- la voluntad de la delicatessen.

    ii.) No hubo terceros afectados. Comensal y primer plato. ¿Donde están los terceros? ¿Mamá y papá delicatessen?

    ResponderEliminar
  31. Creo, Sr. Rivera, que no se sorprenderá si le confieso que no hay un solo punto en su mensaje con el que no disienta.

    Le diré más. No hay un sólo punto en su mensaje que de no creer que es falso, no me empujase a abrirme las venas.

    Aunque no estoy seguro pues no entiendo algunos conceptos.

    i. ¿Me puede indicar un derecho individual concreto?

    ii. ¿Me puede indicar como podría "instalar" un tal derecho?

    iii. ¿Me puede señalar un proceso histórico que haya conducido a que ese difuso ente que llama sociedad haya instalado un "derecho colectivo"?

    iv. ¿Si convenzo a las capitanías generale españolas de que me den apoyo incondicional mis decreta serán decisiones sociales?

    ResponderEliminar
  32. Vamos a ver , la defensa utilizo , en este caso la calificación de homicidio deseado , fíjate , se intento tener en cuenta la voluntad de morir de la víctima , el asentimiento .....reo , víctima y terceros ...que somos toda la sociedad , dado que es un delito tipificado que infringe nuestro sistema , y en esa medida nos afecta .La expresión perjuicios a terceros , se utiliza , en los acuerdos de voluntades entre dos personas , contratos ..etc , quizás , en este caso penal no sea muy afortunada , pero la defensa alegaba que había consenso entre los dos , por eso la utilice .La verdad sacaste a colación un caso bonito , con muchas aristas éticas .

    ResponderEliminar
  33. No sé si no es mejor dejar el debate en ese punto, pero quisiera insistir en un tema que ha surgido: un pederasta no tiene porque ser un delincuente. El caso del Raval y la literatura y cine que generó resultan muy ilustrativos sobre la cuestión. Ha habido muchas agresiones sexuales 'en familias respetables' en las cuales el agresor no era 'oficialmente' un pederasta sinó un pariente cercano aparentemente 'normal'. Además, creo que hay que considerar de forma muy diferente al señor que te 'arrambava' de pequeña o jovencita en el autobús y al agresor violento y violador.

    ResponderEliminar
  34. Sobre el tema de la reincidencia, en el cual incide Luis, muy importante, creo que, de momento, no tiene solución, en nuestra sociedad. Internarlos en un psiquiátrico, cuando se está intentando desdramatizar estas instituciones, no me parece adecuado.

    ResponderEliminar
  35. Srta. (¿?) Peggy,
    No es suficiente que algo infrinja nuestro sistema para que seamos afectados. Debe esa infracción redundar en algún mal para nosotros. O sea, la infracción es condición necesaria pero no suficiente.

    ResponderEliminar
  36. Tumbaito: No me interesa esta parte del debate. Lo que no puedas entender será solo debido a lo mal que lo expreso o a lo que te cuesta entender que vivimos en sociedad. Ahora bien, si quieres empezar de cero, por mi...

    ResponderEliminar
  37. Lo siento, Sr. Rivera, siempre olvido que la concreción es desagradable.

    En relación con mis problemas de comprensión -que son muchos y muy graves- le diré que no soy yo el único para el que la existencia de la sociedad es un problema intelectual. Creo que se llama sociología.

    Aunque a veces la sociedad no es sólo un problema intelectual.

    ResponderEliminar
  38. Creo que las concepciones de "afectado " , en su exposición y la mía son diferentes ,Tumbaito , usted entiende un interés directo lesionado , yo la utilice de modo generalista , para dar explicar , que el acuerdo de voluntades entre antropofago y víctima perjudicaba el interés general , iba contra el ordenamiento , y aun así nos afecta en alguna medida individual , en el caso de tener conocimiento del hecho hay que denunciarlo , no se puede ser mero espectador en según que casos .

    ResponderEliminar
  39. Srta Peggy,

    Cuando dice que

    "dado que es un delito tipificado que infringe nuestro sistema , y en esa medida nos afecta",

    no puedo dejar de imaginarme al orangután de Venezuela implicando a las muchedumbres a la movilización contra la oposición con el argumento de que esos cerdos capitalista infringen los principios y valores de la revolución bolivariana y en esa medida todos ellos están afectados y no hacen sino defenderse.

    Huelga decir que este Tumbaíto confunde a los íntegros republicanos con la muchedumbre zafia.

    ResponderEliminar
  40. en mi humilde opinión, creo que la castración quimica de poco o nada sirve, además existe la posibilidad de castigar personas inocentes. Lo mejor, digo yo, sería un sistema penal más riguroso y que aplique penas más fuertes a estos delincuentes. Ignorancia o locura, estas personas no pueden seguir por ahi haciendo daño.

    ResponderEliminar

Sobre el arte de leer

Tengo abandonado el Café de Ocata, pero es que ando verdaderamente atareado. Acabo de llegar de Galicia y viajo hoy mismo para Madrid. No m...