lunes, 30 de octubre de 2006

Yo no me lo tomo a broma

"Yo disolvería las pandillas masculinas; que esos varoncitos pequeños no se relacionaran entre sí, con esos rituales del que mea más lejos".

Celia Amorós, último Premio Nacional de Ensayo
en "El País" del domingo.



No tengo ganas de comentar nada. ¡Viva Valerie Solanas!

32 comentarios:

  1. Claudi@.

    He decidido hacer PC mi nick, por lo que pueda ser.
    Después de todo, si hasta la vicepresidenta está convencida de que ellas están más evolucionadas que nosotros.... ¡A mear sentados y gracias!

    ResponderEliminar
  2. Salud@s cordiales (Gregori@ Luri)

    @ Café de Ocata a la Vanguardia del Progres@ social

    ResponderEliminar
  3. Groucho: "Aprended de mi; que, de la nada, caí en la más absoluta miseria",

    Q.-

    ResponderEliminar
  4. No lo pillo. ¿Qué tiene que ver con los derechos de los simios?

    ResponderEliminar
  5. Está claro, el ritual pandillero es el último vestigio de la animalidad, bien conservada y fomentada por algunos.

    ResponderEliminar
  6. El ritual pandillero. .a que se refiere? Creia en freud con lo de no mear nunca cara el sol, que quema neuronas. pero lo de mear sentado, Incluye el ordenador ?

    En brasil no hay pandilleros” por eso aplaudo Lula y lo de la herencia subvencionada que no debe pasar a las generaciones venideras en aras de no crear resentimiento histórico, aunque con el grado básico escolar no avanguardarán nada. espero.

    ResponderEliminar
  7. Puedo entenderlo. Aunque el comportamiento gregario no es exclusivo de los jóvenes machos. Las hembras también tienen a veces un comportamiento temible. Recuerdo que hace cosa de un par de años se sucedieron en poco tiempo un par de crímenes "pasionales", entre competidoras, apenas adolescentes, por el mismo "novio". Por no hablar del tristemente famoso crimen de las niñas de San Fernando, que los que vivimos en Andalucía tenemos muy presente. En modo alguno se interprete esto como que estoy cargando contra las feministas; simplemente digo que hay que aceptar la realidad al 100% sin pasar por alto ninguna de sus facetas.

    ResponderEliminar
  8. ¿Pero de qué estáis hablando? ¿Qué tiene que ver esto ni con rituales ni con pandillas? ¡Se trata de la simple, ingenua y humana mezcla de curiosidad y fisiología de los niños de preescolar! ¿Es que nunca habéis sido niós o es que ya no os recordáis de cómo os gustaba jugar con todo (todo) vuestro cuerpo? ¿Nadie ha intentado nunca chuparse un codo o ver hasta dónde podía girar la cabeza o cuánto tiempo podía aguantar sin respirar? ¿No habéis sido niños? ¡Se trata de eso! Y quien quiera ver algo más en la conducta de un niño que hueja a ver hasta dónde puede mear es un pervertido. ¡He dicho!

    ¿Se pueden estas memeces sobre las pandillas masculinas sin que le quiten a uno inmediatamente el Premio Nacional de Ensayo? ¿Es que ser mujer concede carta blanca para decir todo tipo de estupideces sobre los hombres? ¿O es sólo un privilegio de las intelectuales orgánicas?

    ¡Estoy profundamente cabreado!

    ResponderEliminar
  9. "P. Carmen Alborch, su paisana, suele repetir una frase suya: que su manera de concebir la filosofía nace del cabreo.

    R. Sí, de un gran cabreo. Quienes insisten en que la filosofía es diálogo se equivocan: el pensamiento es polémico, nace de un gran cabreo."

    http://www.elpais.es/articulo/reportajes/elpdomrpj/20061029elpdmgrep_6/Tes/

    Reconozco que es una observación inteligentísima.

    ResponderEliminar
  10. Claudio.

    Impunidad total: ni tan solo reprobación.

    ResponderEliminar
  11. De dónde se cree la Celia que habrá nacido? ¡Hasta los espermatozoides luchan por ir más lejos¡ Y en tan temprana edad más aún¡ Me da por pensar, también a medio cabreo, que necesita un diván...¡ Pero qué maliciosa es¡¡Qué le dirían sus madres si escuchasen a la premiada¡ Los padres, seguramente, se reirían por no llorar.
    En realidad me divierte...

    ResponderEliminar
  12. Yo es que no entiendo que un post tan breve deje tantos clavos al aire. Y de vida nefanda de mi bachillerato resguardo cosas que no podría compartir en un blog. Debe ser que me vale el retiro, por múltiples cabezazos, y a la medula espinal, acupuntura, y no llego a político, pero yo menos, ni a conversante, aunque si a masajista sin título. Espero los clavos no ensucien solos. Disculpe, cómo antes, el doblote.

    ResponderEliminar
  13. Karoh, me cuesta entender lo que dices, pero me encanta cómo lo dices. ¡Pura poesía!

    ResponderEliminar
  14. Celia, premio nacional de ensayo y lo escribo con minúsculas, debe tener virtudes intelectuales muy superiores a esa frase perversa y estúpida.
    A mi edad empiezo a sentir un digno y limpio cabrero cuando cualquier pensamiento, social, filosófico o deportivo, se encarrila a estimular el conocimiento de la diferencia entre hombre y mujeres a favor de los primeros.
    Es pesadísimo terminar siempre hablando de lo importantes, sabias, sufridas y fuertes que son las mujeres por encima de estúpido, gregario y dsesolador género masculino.
    Habría que contestarle a Celia con mucha educación: señora, yo meo con quien y como quiero. Creo que Pla lo hubiera expresado más o menos así, y siento debilidad por Plá.
    Pero también recuerdo una frase que le espetó un presidente del Barça, creo que fué Enric Llaudet, a la esposa del Ministro de la Gobernación Don Camilo Alonso Vega en el palco del Bernabeu, una final de copa, que por cierto ganó el Barça. La señora dijo una estupidez que no pienso repetir para no provocar un debate (o dislate) mayor y al escucjarla, Llaudet, muy en papel de homenot dijo: "senyora, no fotem".

    ResponderEliminar
  15. Cosas tan grandes cómo pura poesía, aunque el tamaño realmente no importe, o tan auténticas quizás cómo usted -me alaga- brinda, no sé hacer. Pero por eso que no me llame desagradecido, en vano, me excuso pues no fue mi intención entrar, sino su halo.
    Y me disculpo otra vez por la aparición desorientada, pero auténtica, no?

    ResponderEliminar
  16. Gregorio, señores en general, en los que veo como cunde cierta alarma: eso pasa por querer enterrar a papá Freud.

    Lola

    ResponderEliminar
  17. Luis, alguna vez he recordado por aquí que Don Camilo (Alonso Vega)era tan desmedido en sus juicios que en las cortes a sus espaldas lo llamaban, en lugar de Camilo, Camulo. ¡Ahora entiendo todo!

    Karoh: No vuelva usted a pedir disculpas. Aquí tiene las puertas abiertas.

    Lola: No fotem!

    ResponderEliminar
  18. ¡Anda! Y yo que creí que mi amiga estaba flipando cuando le escuché decir a otra amiga suya propietaria de uno de esos enanos: oye, fulanita si P. no está preparado para salir en pandilla como S. no le dejas ir más que hasta el cibercafé y se acabó el problema.

    Ganas me dieron de dejar de hablarle. Pero es que claro, no me imaginaba yo que eso tenía que ver con los satánicos rituales de los pises. Así que no me extraña que usted no tenga ganas de comentar nada.

    ¡Mujeres! ¿Dónde se sacarán el carné?

    ResponderEliminar
  19. Y yo sí, confieso que alguna vez me ha dado por chuparme cosas...

    ResponderEliminar
  20. Ya sabía yo que usted me entendería, doña Kasandra.

    ResponderEliminar
  21. Y la moral de los mandamientos del prójimo incuestionable. Entonces si es cierto que el paso en la historia a repetirse viene a ser la parodia o la tragedia, sin duda, yo también escogería la parodia, pues no me afecta en lo serio. Sin embargo, derogaría unipersonalmente la elección hedonista del easy-fact-rewind-is-back estilo coche robado abierto o proxeneta siguiente gratis por teñir el panorama comunitario de la conciencia individual. Y nunca el rebote del derecho a la intimidad y al bienestar cómo en la banlieue no excusa que aún humeen los coches quemados y los ciudadanos residentes por cabreo indiscriminado por lo que en palabras de un periodista del PdCat, una falla en la sociedad.

    ResponderEliminar
  22. Gracias por dejar espacio para la santa indignación. Supongo que a la premiada no le importan las pandillas femeninas que se miden los pechos, con esos rituales de quien los tiene más grandes. Además, como muestra de la natural benevolencia femenina suelen atormentar a la pobrecilla que se queda con poco volumen.
    Y aquí está la más indignante de las feministas de cuota. Los defectos de las mujeres nunca son atribuibles - !ni asumibles!, !ni asumibles! - al género mismo: es culpa del patriarcado, de la estructura de dominación masculina o del hombre en general; por contra, la mujer es un ser levísimo, bondadoso e incapaz de maldad, y todos sus problemas derivan del animal macho, sojuzgador planetario y bruto violador.
    Lo más lamentable es que siguiendo este discurso casi llegan a defenirse como contra lo que en otro tiempo lucharon sus homónimas : la creencia en la incapacidad de la mujer, su dulzura connatural; en fin, aquella mujer que pestañea con zalamería...
    Yo tampoco lo tomo a broma.

    ResponderEliminar
  23. Me he dejado llevar por la pasión. En la segunda parte del penúltimo párrafo querái expresar la creencia de la maldad del hombre per se.
    So Sorry.

    ResponderEliminar
  24. No compare Madre Teresa de Calcuta con el Papa, tampoco yo lo hago, ni tampoco con Carlomagno.

    ResponderEliminar
  25. vaya, me refería a chamberlain #camerlengo#.

    ResponderEliminar
  26. vaya, me refería a chamberlain #camerlengo#.

    ResponderEliminar
  27. Karoh: Has descubierto la escritura en imágenes. ¡Magnífico! Te leo entusiasmado, pero no soy capaz de responderte nada.


    Joseph T.: ¿La mujer, para la conciencia paleoprogre, equivalente al animal, al niño y al tercermundista? Todas estas son entidades inocentes, cuya maldad es exclusivamente cultural y, por lo tanto, el culpable de sus desmanes es siempre una ajeno. Claro que de esta manera el que sale ganando es el animal. A los otros (la mujer, el niño y el termundista) los exoneramos de toda culpa al considerarlos incapaces de tomar sus propias decisiones autónomamente. ¿Quién los redimirá entonces? ¿Una vanguardia hiperconcienzada? ¿Se ha inventado el leninismo sectorial?

    ¿Quién recuerda hoy la reivindicación de Mary Wollstonecraft: "La razón no tiene sexo"?

    Para descibir la ciudad antigua Platón creó el famoso mito de la caverna. Nosotros hoy estamos viviendo en los subterráneos de la caverna platónica. El discurso de lo políticamente correcto nos está alejando tanto de la realdad que estamos comenzando a perder la capacidad para discriminar las sombras entre sí.

    ResponderEliminar
  28. Solicito la presencia del señor Alcoberro para que recomiende alguna lectura que me ayude a comprender de que narices va esto!
    Por favor (que me olvidaba)

    ResponderEliminar
  29. hay que confiar en la tendencia hacia el progreso

    Cita1: Marx “Parece que el tiempo del trabajo ha llegado a ser también una base miserable para definir la riqueza social” “La riqueza social y el valor acumulado perfilaron un horizonte que no es el nuestro (..) El valor se hizo desmesurado en el momento mismo en que desaparecieron todas las medidas” Elocuente, con duda.

    Cita2:“El cruce de la salvación es aún más importante y urgente para quienes han sido marxista. La referencia a Job, más que cualquier referencia a Spinoza o a otros autores materialistas o revolucionarios, es fundamental sobre todo para aquellos que estaban convencidos de que la verdad se hallaba implantada en la potencia del trabajo.”

    Por mejor afianzado demostrarse el valor trabajo para algunos, sobretodo para Spinoza, Althusser, etc. el tema del trabajo, el tema mismo es también la crisis –aunque en un horizonte diferente- detrás de las montones de páginas(!). Como dice Antonio Negri en “LA fuerza del esclavo:Job” uno a de preguntarse si el trabajo es un problema, tanto teórico cómo práctico. A la afirmación de esto sin poder matizar las quejas que se levantan contra el sistema laboral general de paso por cada situación personal; a la vez que las actitudes temperamentales; podrían responderse a la articulación contradictoria del valor del trabajo: Existe definido este paradigma negativo? Cómo se ha afrontado? Cómo se afronta?

    Y es que pienso que Tomándola con la plusvalía se genera el pinchazo para levantar-lo, expansionando sus límites cual maquinaria cultural que también precisó de sus antisímbolos en cada una de su peldaño social referente. Pero cómo ya se ha denunciado anteriormente por muchos podría contener errores en los planteamientos. Por ejemplo una PERSONA de por medio.

    Ilustración de esta vivencia la protagonizó oprimido descomunalmente Job en el antiguo testamento. Le llovio la ira, que en la contrapartida anteriormente explicada aseguraba el anatema del amor al verdadero (uf, si) trabajo, el amor al progreso, pero con su ariete negativo. Al final, escribano apostol, justo después de devolverle la libertad, recalcó su fe en el inescrutable equilibrio infinito de la obra y le “devolvió” a Job, que nunca quiso seguir más solidario, su choza y sus familia.

    Cierto que me falta mucho para oler a Llull, Unamuno, o Leibniz però estos contrapuntos no me distancia de lo humano ni de la diatribada fé.

    ResponderEliminar
  30. Como dice mi profesor de ética, Bilbeny: es que no hay ningún heroísmo de los valores para sostener al hombre, del trabajo?

    ResponderEliminar
  31. ya decìa yo que me chirriaban los oídos. Es que no puedo tener una tocaya normal? no tenìa bastante el mundo con inventar una actriz porno y sexóloga aficionada con mi nombre que encima tiene que inventarse a una ganadora del premio nacional de ensayo con traumas infantiles?
    Esta no superó aquello de no tener que medirse nada? o es que nunca comparó sus tetas con las de sus compañeras?
    no jodamos, que las niñas también tenemos nuestras perversiones de género, y nuestros absurdos juegos y si nos ponemos a rascar todo seguro que se puede achacar a alguna manía freudiana (de Electra, de Edipo, de Medea, o porqué no de Casandra ;) )
    Esta tocaya mía no tuvo la suerte de tener una mami que le diera a leer "Con ojos de Niño" de Francesco Tonucci, y se perdió esa viñeta en que una niña ganaba a unos niños en una competicón de a ver quien mea más lejos...pobre

    Celia no hay más que una

    ResponderEliminar
  32. Cel·lia: me alegro de tus palabras. Recuerdo perfectamente que las niñas de mi infancia jugaban a las cosas más variadas con sus cuerpos, entre ellas, a ver quién hacía el río más largo. Veo que no eran ellas las únicas. ¿Por qué hemos de admirarnos de que con nuestros cuerpos diferentes juguemos a hacer cosas diferentes?

    ResponderEliminar

Más allá de mis rodillas

He dicho más de una vez que eres viejo cuando estás más pendiente de tus rodillas que de las rodillas de la vecina. Es mi caso. Pero me nieg...