sábado, 7 de octubre de 2006

“Merda d’artista”

Recordaba recientemente Ramon Alcoberro en su blog que cuando Hegel escribía sus textos sobre estética el arte aún era una parte del trayecto de la verdad. Para Hegel a la evolución del contenido del Espíritu le corresponde una evolución de las representaciones concretas del arte. Y Alcoberro añadía como comentario: Mira que m’agradaria creure-ho; però avui a classe no he pogut llegir el text sense una profunda ironia. Qui creu ja a hores d’ara que en l’art contemporani hi hagi lloc per a una concepció de la història? Vull dir: qui ho creu, sense paròdia?

Por no sé qué mecanismo inmediatamente he asociado estas palabras con la relación, que seguro conocéis, de los premios “Antinobel”. ¿Pero hay alguna conexión entre la crisis –o la muerte, como ha teorizado Danto- del arte y la dedicación de algunos científicos a la investigación de por qué los espaguetis, en seco, tienden a quebrarse en más de dos pedazos o a la de si un adecuado masasaje rectal es un remedio eficaz contra el hipo?

Tiendo a pensar que lo que se encuentra en la superficie de la sociedad en un momento dado no es que esté de sobra, sino que es lo que más llama la atención. La actualidad es el escaparate de la realidad. Y, por lo tanto, lo superficial merece que se lo tome en serio, no vaya a ser que, como la piel, sea lo más profundo del alma (política, en este caso). Así que voy a ponerme seri0 y trascendentemente superficial y voy a conceder mis premios “antinobel del arte”, con la sospecha de que en realidad estoy "condecorando" a una sociedad que es capaz de considerar tales cosas como arte:

Medalla de oro para la “Merda d’artista”. En 1961 Piero Manzoni enlató sus propias heces y puso a cada lata su correspondiente etiqueta. 30 gramos en cada una. La edición fue de 90 piezas. Deberían venderse de acuerdo con la cotización de su peso en oro. Pero en 1991 en Sotheby un ejemplar alcanzó los 67.000 dólares.

Medalla de plata: El “anal art”. El "artista" de Los Angeles, Keith Boadwee, ha sido el inventor del ano como herramienta pictórica. No se ha cortado ni un pelo en declarar: "I wanted to prove that I can make just as good a painting (as the abstract expressionists can) with my butthole."

Medalla de bronce para el “Menstrual Art” de Vanessa Tiegs. Le cedo la palabra para que se presente a sí misma: “My intention in making paintings using my menstrual blood is to create beauty from something that most people would rather avoid. I consider my paintings as personal and political images presenting a positive and celebratory attitude toward menstruation”.

Áccesit: Para el artista minimalista británico Martin Creed, que es capaz de hacer pasar por arte un vídeo con 19 personas vomitando. Él también lo explica muy bien: “The film depicts vomiting as ideal gesture to express feelings in as direct a manner as possible.”

11 comentarios:

  1. Sería aún más superficial si fueran los antinóbeles 2006, como el especial nochevieja de la televisión, y se repitiera el post dos dos primeros días de enero.

    ResponderEliminar
  2. Lo dice Fede (A.S.Z.):

    Es ist viel Weisheit darin, dass viel Kot in der Welt ist!

    La sabiduría mierdosa del arte postmoderno da mucho que pensar...

    ResponderEliminar
  3. Vaya mierda de arte.
    Me estaré volviendo una clásica?

    ResponderEliminar
  4. Que conste que yo respeto mucho el conjunto de la obra de Piero Manzoni. Pero esto de la "mierda de artista" me parece un poco excesivo. Además me han asegurado que, pagues el precio que pagues por una lata, nada te garantice que la fermentación interior no acabe produciendo reventando la lata, con los efectos subsiguientes.

    ResponderEliminar
  5. Lo que tengo que decir, tonibañez es que por esta vwez, y sin que sirva de precedente, subscribo cada una de tus palabras, hasta las comas. Efectivamente, la situación es gravísima .
    ¡Ya han llegado los bárbaros!

    http://entrellum.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. ¿Porque creer que esto es arte? ¿Donde stá la emoción? ¿Quien lo clasifica como tal y en función de qué? Chorradas, chorradas, chorradas...

    ResponderEliminar
  7. Pues visto así, caballero, tal como lo presenta usted hoy (ya ve que Siento que hemos vuelto a no tutearnos)esto del arte es una auténtica porquería.

    ResponderEliminar
  8. La emoción está... pero en forma de arcada, eso sí. A mí todo esto no deja de parecerme un chiste del artista, un ponernos a prueba, un "a ver qué son capaces de tragarse estos pringaos". El antiarte presentado en forma de arte pierde su capacidad crítica. Si el artista, en vez de exponer y vender sus obras-mierda, las regalase por la calle acompañadas de una invitación para comer en su restaurante, tendría más efecto en la sociedad.

    ResponderEliminar
  9. Y tú me has hecho recordar a Nietzsche:...¿Qué es para mí la "apariencia"? Por supuesto que nada distinto a cualquier ser- ¿Y qué puedo decir de cualquier ser como no sea enunciar los atributos de sus apariencia?...Para mí la apariencia es la realidad misma actuando...

    ResponderEliminar
  10. yo no seria capas de alguna de estas porquerias, pero se que el arte esta hecho para exaltar y eso no lo limita a las cosas maravillosas de la vida puesto que estamos hechos de desechos tambien, y si la finalidad de estos sugetos era sonar creo que lograron su cometido perfectamente.andres caicedo colombia.papayuelas16@hotmail.com

    ResponderEliminar

De límites y afectos

 En El Subjetivo: Los límites en los tiempos del giro afectivo.