sábado, 28 de octubre de 2006

A escondidas de Bacallà Salat

Imaginemos que, efectivamente, los animales tienen derechos. Los que sean, no entremos a especificar. Imaginemos también que hemos aprobado una declaración universal de derechos del animal y que en España se incorpora a la constitución aprovechando algún remiendo urgente que parece que hay que hacerle. A partir de ese momento tendríamos un nuevo sujeto de derechos. Todos felices (quizás hasta los animales). O casi todos, yo me reservo el derecho a discrepar. ¡Seré bestia!

Y es que estoy lleno de dudas, demasiado perplejo como para asentir alegremente a esta ampliación de derechos. ¿Esos nuevos sujetos de derechos serían también sujetos de deberes? Hay dos alternativas fáciles de adivinar: que sí y que no. Si es que sí, entonces estarán sometidos también a las sanciones correspondientes en caso de saltarse sus deberes a la torera (no sé si esta expresión es animalmente correcta); si es que no, entonces habremos creado, de facto, un nuevo sujeto político, que disfruta de derechos sin la contrapartida de los deberes. Y aquí, amigos, se me vuelven a disparar las preguntas: ¿Son los defensores de los derechos de los animales la avanzadilla de una sociedad humana perfecta en la que los deberes habrán caducado? ¿Es el perro el último hombre nietzscheano? ¿Estamos tratando a los animales como a ciertos países del tercer mundo? ¿Qué otros remordimientos vendrán a invadir nuestra conciencia culpable cuando hayamos redimido a los animales? En todo caso lo que sí parece indudable es que el estatus de este nuevo sujeto jurídico, con derechos pero sin deberes, sería muy semejante al de nuestros estudiantes de ESO. Y esto sí que me preocupa, porque, entonces, ¿qué argumentos vamos esgrimir para convencerlos de que dejen de hacer el animal?

Este mundo se me está volviendo demasiado complicado.

Ah, y por supuesto, que este post lo he escrito a escondidas de mi gata, Bacallà Salat.

25 comentarios:

  1. Avui et veig una mica demagògic! Com a signant de la petició al Parlament pel drets dels Grans Simis (i em temo que al final en sóc fins i tot un dels promotors) m'ha tocat explicar un munt de cops que si un ximpanzé té l'edat mental d'un nen de dos anys li pertoca -per principi d'imparcialitat- el mateix tipus de dret que a un nen de 2 anys. Són subjectes polítics els nens de 2 anys? Quins deures tenen els nens de 2 anys? Que jo sàpiga els nens de 2 anys mentals tenen drets passius (a la vida, a no ser torturats ni exhibits en zoològics, etc) però cap n'ha presentat mai cap a oposicions a notari. I l'acudit que algun s'ha presentat a diputat és obviable.

    Per saber-ne més es pot dedicar una estona a visitar els webs:

    VIDA NATURAL: http://www.animanaturalis.org
    PROJECTE GRAN SIMI: http://www.proyectogransimio.org
    FUNDACIÓ MONA: http://www.fundacionmona.org

    ResponderEliminar
  2. Ningú no està lliure, Ramon, de caure en la demagògia. Pot ser tens raó. No he volgut ser demagògic, sinó polèmic. I estic segur que comparteixis amb mi la necessitat de polemitzar sobre aquewst tema sense el blindatge d’una raó exclusivista, però sí amb voluntat de veritat.

    En tot cas, em faig càrrec de que he escrit.

    T’asseguro parlo amb completa serietat, doncs el tema em sembla molt seriós. Una cosa és el tracte que volem donar als animals i fins i tot les obligacions que estem disposats a imposar-nos en tant que éssers responsables, i una altra, ben diferent, és que aquest tracte s’hagi de deduir d’uns drets dels animals.

    No concebo cap dret sense la contrapartida del deure, per això em sembla elemental que un abús dels drets comporti la contrapartida de la seva sensible reducció temporal no fa gaire vaig fer una xerrada ben interessant a la presó de Quatre Camins a adults amb drets severa i justament reduïts).

    Per a mi aquesta és una qüestió políticament essencial. El reconeixement del dret és un gest polític, que una comunitat (el “we the people” que obre la Constitució dels USA, per exemple) es concedeix a ella mateixa com a manifestació d’una comuna participació en allò que els grecs anomenaven l’”arkhé”.

    ¿Qui seria el “nosaltres” que s’autoinstituiria en poder capaç de concedir deures als animals? No crec que poguessin legítimament recórrer a la natura per justificar aquest reconeixement. Si fins i tot els drets humans manifesten precisament la voluntat de viure contra natura per part de la comunitat que els reconeix!

    Els drets, en el sentit ple i propi del terme, solament s’apliquen als adults que una comunitat reconeix com a tals. Els pseudo-drets que concedim als nens porten la contrapartida d’una assumpció per part dels seus pares i dels adults que se’n fan càrrec de les corresponents responsabilitats subsidiàries. Parlo conscientment de pseudo-drets perquè no són, estrictament parlant, drets dels nens, sinó deures dels adults envers els nens. Aquí estem parlant analògicament.

    Quan parlem dels drets dels animals també hem d’entendre el terme “dret” de manera analògica?

    Perdona, estimat Raó, l’extensió de la resposta. Però és al consideració cap a tu la que m'exigeix quelcom més que fòrmules de compromís.

    ResponderEliminar
  3. "Cien lenguas tuviera yo, / cien bocas y una voz de hierro,/ y sería incapaz de explicar todas las formas de necedad./ Imposible dar los nombres de la estulticia!".Virgilio:Eneida,VI,62sss.(Citado por Erasmo de Rotterdam en ELogio de la locura.)

    ResponderEliminar
  4. no se si viene al tema, pero cuando oigo eso de que: el perro es el mejor amigo del hombre.... se me ponen los pelos de punky!

    ResponderEliminar
  5. Me parece peligroso andar jugando con los derechos, como demiurgos de la ciudadanía. Con la misma facilidad y gracia con que concedemos derechos a los simios, las amebas o las cucarachas, cualquier día de estos se los podemos quitar a los ancianos, a los minusválidos, a los fetos humanos... Prefiero no seguir para que no se me caliente la boca.

    ResponderEliminar
  6. Lo siento, me da pereza leer en catalán. Lo demás sí que lo he leído, prometido.

    En fin, para mí está todo muy claro. No tengo dudas: derechos y deberes para los dueños de los animales.

    Y la obligación de todos -todas las personas, se entiende- a conservar y proteger nuestra flora y nuestra fauna.

    ¿Soy demasiado simplista?

    ResponderEliminar
  7. Ah, por cierto. Que si veo una cucaracha por mi casa, no dudaré en clavarle el tacón.

    ResponderEliminar
  8. Joaquín, yo ya ni siquiera empiezo, pero te sigo, te sigo. La "gracia" se encamina exactamente hacia donde apuntas.

    Lola

    ResponderEliminar
  9. Claudio.

    Voy a decir la mía.
    Empezaré por declarar que he compartido quince años de mi vida con un gato. No voy a discutir con Clara acerca del término amistad (está por aquí Don Gregorio y es posible que le pareciera poco riguroso). Pero sí diré que aprendí más cosas de él que de mucha gente. Y que si, en uno de esos ejercicios de moral práctica, hubiera tenido que elegir entre salvar la vida de mi gato y la de Don Ramón, en fin, no lo hubiera dudado.
    Pero, también debo decir que sospecho de esa ampliación continua del círculo del "nosotros". ¿Qué quiere decir que un chimpancé tiene la edad mental de ...? Aparte de la definición de edad mental,menos clara de lo que Don Ramón parece decir, quiere decir que no es un niño. Y aún me hace más sospechoso de todos los defensores de los animales (en la forma de derechos de los mismos) el que vivan en una sociedad en la que, por ejemplo, se admita que un feto humano con una diferencia cromosómica (pues de eso se trata con el chimpancé: de proximidad cromosómica)que, en caso de nacer le permita una edad mental superior a la de cualquier simio,
    esté aceptado el que es motivo suficiente para no nacer. ¿Son mas "nosotros" los en trance de nacer que los monos?
    La relación con los animales pertenece, en mi opinión, al campo de la estética, no de la ética. Y ambas están hoy en manos de la más peligrosa sentimentalidad.

    ResponderEliminar
  10. Aplausos, Claudio, aplausos. Mis dos gatas también aplauden, porque, excepto cuando duermen, que es casi todo el día, me siguen: contentas si yo contenta, preocupadas si yo enferma, etc.
    Precisamente la relación humana con los animales es de un calado, de una sensibilidad, de un misterio... Es tan maravillosa, en fin, que me temo que con la cosa cromosómica y sus delirantes abusos nos la vamos a cargar.

    Lola

    ResponderEliminar
  11. A todo esto, no hay que perderse el capítulo sobre los derechos de los simios, en el reciente "Pensamiento Alicia", de Gustavo Bueno.

    Sigue siendo verdad aquella opinión de Chesterton de que acabaremos creyendo en cualquier cosa...

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué os voy a decir yo de mi Bacallà Salat, mi gata, a la que le consiento que me tiranice! Ante ella soy un súbdito agradecido.

    Los derechos.

    Esta cuestión me parece de una gravedad enorme, porque estamos confundiendo categorías de una manera imprudente.

    El discurso sobre los derechos se está convirtiendo en un discurso sofístico, pues se sostiene en la petición de principio de que mis derechos son intocables porque son "míos". De esta manera aparece un nuevo sujeto, propietario de sus derechos que, es incapaz de entender como teniendo derechos, el poder no se los reconoce. Así pues la sociedad estaría escindida entre un individuo propietario de derechos y un poder con voluntad usurpadora. Esta visión de lo político es una enfermedad política. Y una de las secuelas del sesentayochismo. Como esta crítica confunde autoridad y poder, legitima estéticamente todo tipo de revuelta contra el podeer.

    Claro que, por otra parte, los rebeldes se empeñan en exigirle al poder el reconocimiento de sus derechos de propiedad (sobre su cuerpo, sobre sus gustos, sobre sus deseos...) lo cual no deja de ser paradójico.

    ResponderEliminar
  13. Umla estoy de acuerdo en que la cuestión a pensar es precisamente la de cuáles son nuestros deberes para con nosotros mismos y, por lo tanto, para con nuestro ecosistema. Por eso toda declaración de derechos debe venir acompañada de código penal. Lo demás son brindis al sol.

    ResponderEliminar
  14. Vuelvo la vista a las aulas de derecho... La primera lección que se les enseña a los jóvenes deseosos de aprender (cupidi legum iuvenes) es la máxima "Hominum causa omne ius constitutum est", el derecho se ha establecido por causa del hombre. Hablar de derechos de los animales, con perdón, y siguiendo en el medio animal, es mezclar churras con merinas.

    http://www.zenit.org/spanish/visualizza.phtml?sid=36344

    ResponderEliminar
  15. "¿Estamos tratando a los animales como a ciertos países del tercer mundo?"

    ResponderEliminar
  16. ... Y pensar que para comernos una ensalada hemos tenido que cometer un biocidio, arrancando violentamente lechugas y tomates de su medio natural...

    ResponderEliminar
  17. Pies diminutos, me explico: Europa tiene una curiosa actitud con algunos países del tercer mundo. Los tratamos como menores de edad, por lo cual no aceptamos que puedan tener ninguna respondabilidad en sus fracasos. Son eternamente inocentes, hagan lo que hagan: como los animales y como los niños. Si tienen corrupción, dictadores, etc, la culpa no es de ella, sino del colonialismo europeo. Fíjate en el desastre económico de Zimbawe. ¿Por qué nos cuesta tanto apuntar directamente a la demagogia y a la absoluta incapacidad gestora de Robert Mogabe como su responsable?

    ResponderEliminar
  18. Creo que seria interesante preguntarse si todo derecho no es en definitiva la formulación inversa de un imperativo ético. Sea por lo tanto que el imperativo de no torturar a un humano se traduce en el derecho de los humanos a no ser torturados. En el mismo sentido el convertir a los animales en objetos de nuestra reflexión moral bien los podría convertir en sujetos de derecho. Sin que para ello sea necesario, logicamente, asumir que al mismo tiempo tengan obligaciones legales.

    ResponderEliminar
  19. Ferrancab: las palabras son importantes. Incluso me parece que el jugar con las palabras para darles el significado que se nos antoje ("matrimonio" gay, por ejemplo) es otra muestra del triunfo del individualismo propietario.

    ResponderEliminar
  20. Caram, la que s'ha armat! i només en un dia! És curiós com en aquest fòrum encara hi ha gent que creu que l'ecologisme prové d'una concepció rousseauniana del món. Això vol dir que la difusió dels clàssics del pensament ambiental en terres d'infidels encara porta molt retard. Una suggerència; doneu un cop d'ull als arguments d'un Aldo Leopold o d'un Holmes Rolston III i entendreu que la concepció del dret natural que funciona en el context ambientalista és bastant immune al discurs antropocèntric que implícitament ha defensat aquí majoritàriament la gent. Els drets del medi ambient no són intocables perquè siguin "meus" sinó perquè són condició de supervivència. Meva i de tothom. a la meva plana web trobareu en català i anglès una sèrie d'articles sobre aquest tema, meus, de Leonardo Boff, Salvador Tàbara i Salvador Giner:

    http://www.alcoberro.info/planes/eticaecolo.htm

    ResponderEliminar
  21. Lo siento, llego al final. Creo que los derechos y deberes los tenemos nosotros y son respecto a nuestra sociedad de jumanos. Tenemos el derecho a disfrutar del medio ambiente y el deber de conservarlo útil para poderlo disfrutar muchos años. Tenemos el derecho de disfrutar de la compañía de animales y el deber de respetarlos y erradicar la crueldad. Cada especie es responsable de si misma y no veo como le coy a explicar a un simio los derechos que le acabamos de conceder. Tengo la impresión de que estamos entrando en un círculo aberrante por el cual nos culpabilizamos de todo lo que desequilibra un medio natural que ha estado en permanente desequilibrio. ¿O que fué la era de los grandes hielos?
    Por cierto, Goyerri, al que algunos conoceis, está de acuerdo conmigo, creo, porque permanece a mis pies y bosteza.

    ResponderEliminar
  22. Bienvenido a cualquier hora, sobre todo si traes el argumento de autoridad de Goyerri.

    ResponderEliminar
  23. Pues sí sigue usted por ese camino ya le veo poniéndose penoso con los derechos de un recién nacido que tiene tanta conciencia como un bicho. Y por tanto tantas responsabilidades.

    Se habla, me imagino, de derechos no para ensalzar a los animales, hombre, si no para protegerlos de la gran cantidad de seres penosos (y perdone por la reiterada expresión con la que por supuesto no me refiero a usted) que los usan y los tratan como les viene en gana porque tienen muy poca ''idea'' de lo que supone el sentido de la igualdad y de la libertad.

    Podría ser, ¿no?

    Aunque su crítica social es buena.

    No se aspira a una sociedad perfecta. Eso pertenece al mundo de, digo yo, platónico de las ideas. Si no a una sociedad que no genere tanta indefensión, a una sociedad no desnaturalizada (por lo del mundo natural que lleva implicito, porque digo yo que ser natural no será para usted comerse los zancas del pollo con las manos, ¿no?). Muchas veces oigo críticas feroces acerca de la juventud que estamos logrando, que si está carente de valores, que si la carencia de respeto y tal... pero ¿sabe lo que me pregunto yo? ¿Y dónde están la sensibilidad y los valores de sus adultos? Porque a lo mejor esa el punta folladora (por no decir iceberg que suena más a tópico) del problema.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. ¿Pero eso no significa, Kasandra, que debemos asumir nosotros más obligaciones?

    Si se trata de hacer brindis al sol yo estoy dispuesto a ensalzar los derechos de los animales, de las plantas, de las lenguas, de los aires, vientos y tempestades, de las luces, las sombras; los moluscos y la ideas. Bien. ¿Y cuando ya hayamos demostrado que todos tenemos derechos maravillosos, qué? ¿Seremos entonces mejores?

    ResponderEliminar
  25. Pues sinceramente Don Gregorio si es sólo como postura y no como sentimiento íntimo, como profunda convicción... no. No seremos mejores. Además es utópico. Y por el mismo asunto que expone arriba: individualismos propietarios. Aunque a mí cuando pienso en una sociedad de individualismos colectivos, me da hasta tembleque. Pero yo es que soy una Solitaria, con tenía incluida de hambre de alimento de soledad ;)

    Y si le sirve mi gata no necesita un libreto para que la traten bien. Ya vive de puta madre sin él. Pero claro, le he puesto rejas en la cocina para que no arañe a los niños que la ven bonita y dulce e ignoran que con los extraños... es sólo una mala pécora que conserva entre sus garras y a pesar de su edad... toda su insigne naturaleza felina.

    ResponderEliminar

Mañanica de san Juan

Sí, ya sé que tengo casi abandonado este diario, pero, pero yo no tengo la culpa de que el día tenga solo 24 horas. Intentaré recuperar el h...