lunes, 16 de octubre de 2006

Re-Diós

Entre los años 1773 y 1774 Goethe estuvo trabajando en una obra de teatro, titulada Prometeo, que finalmente dejó inacabada. Con ocasión de una visita que le hizo Jacobi, Goethe le leyó un fragmento en el cual Prometeo, el ladrón del fuego y el modelador de hombres, se dirige a Zeus con estas palabras:

Cubre tu cielo, Zeus, con vapor de nubes
Y deja bien claro tu poder, como un niño que decapita cardos,
Sobre cimas y montañas,
Pero no te metas ni con mi tierra ni con mi cabaña,
Que tú no has levantado,
Ni con el calor del hogar de mi casa, que envidias.

No conozco bajo el cielo nada más miserable que vosotros, los dioses.
Alimentáis vuestro poder con sacrificios e inciensos
Pero os desvaneceríais si los débiles y los mendicantes
No fueran unos necios llenos de esperanzas.

Cuando yo era un niño, no sabía a quién dirigirme
Y alzaba al cielo mis ojos extraviados,
Como si arriba hubiera alguien dispuesto a recibir mis quejas,
Un corazón que, como el mío, se compadeciera del afligido.

¿Por qué tengo que honrarte yo?
¿Alguna vez te has preocupado por mi corazón inquieto?
¿Es que a mi no me han hecho hombre el tiempo omnipotente y el hado eterno,
Tan señores míos como tuyos?
¿Quizás suponías que huiría al desierto
Porque no todos mis sueños se hacen realidad?

Aquí me mantengo firme,
Modelando hombres a mi imagen.
Una estirpe que, como yo,
Sufra, llore y disfrute sin tener que estar pendiente de ti,
Como hago yo".

Siempre he sospechado que Goethe tuvo presente al escribir estos versos el Prometeo de Luciano de Samosata, que expresamente dice, y por dos veces, que modeló a los hombres a imagen de los dioses. Pero no es eso lo importante. Lo relevante es que Jacobi se quedó tan impresionado que le pidió permiso a Goethe para copiar el poema y cuando visitó a Lessing, el 4 de julio de 1780, se lo enseñó. Conocemos la conversación que ambos tuvieron porque tres años después se la reveló a Moshes Mendelssohn en una carta. Lessing le confesó que compartía el ateísmo de estos versos y, por lo tanto, la fe de Spinoza. El año 1785 Jacobi publicó sus Cartas sobre la doctrina de Spinoza intercalando el poema de Goethe, aún inédito. De esta manera el Prometeo rebelde, amparado por Spinoza, Goethe y Lessing recorrió Europa, impregnando las almas de, entre muchos otros, Schlegel, Nietzche, Marx, Turguéniev, Flaubert, Daudet, Goncourt, Gide, Shelley, Byron...

Detengámonos en estos dos últimos nombres. Desplacémonos a las orillas del Lago Lemann, exactamente a Villa Diodati, donde siglos antes se había alojado Milton. Junto a Byron y Shelley se encuentra Mary Schelley, que está escribiendo un libro titulado Frankenstein o el Moderno Prometeo y que está encabezado con los siguientes versos de Milton:

"¿Te pedí, creador, que transformaras en hombre el barro del que vengo?
¿Alguna vez te rogué que me sacaras de la oscuridad?"

32 comentarios:

  1. "Totalmente insensatos son todos los hombres
    que no han conocido a Dios,
    los que por los bienes visibles no han descubierto al que es,
    ni por la consideración de sus obras han reconocido al artífice.

    "En cambio tomaron por dioses rectores del mundo,
    al fuego, al viento y al aire sutil; a la bóveda estrellada,
    al agua impetuosa y a los luceros del cielo.

    "Pues, si embelesados con su hermosura los tuvieros por dioses,
    comprendan cuánto más hermoso es el Señor de todo eso,
    pues fue el mismo autor de la belleza el que lo creó".

    SABIDURÍA, 13,1-3

    ResponderEliminar
  2. A quién le tengo que preguntar por qué me sacó de la oscuridad?.

    ResponderEliminar
  3. Considerando el affaire Redeker y tantos otros, si Prometeo se diera hoy una vuelta por el mundo, más de uno se apresuraría a poner un criadero de águilas.

    ResponderEliminar
  4. Siempre, o sea, hace muchos años, he considerado que la frase típica de la Roma republicana y de inicios del Imnperio, "si los dioses exixten, no se ocupan de los hombres" es el gozne poerfecto entre el descreimiento y la fe.

    Como Prometeos desilusionados llegan a una conclusión que no contiene la rabia de un Goethe.

    A fin de cuentas el único problema verdadero que el hombre recrimina al Dios es la creación y su propia torpeza en ella, y con ello se está recriminando a si mismo, puesto que en el fondo no supo crear a un Dios perfecto sino que lo creó a imagen y semejanza suya, del hombre.

    ResponderEliminar
  5. Chema, me quedo con tu frase. La aprovecharé.

    ResponderEliminar
  6. Maga: No pienso caer en tus trampas existencialistas. Pero quién te sacó de la oscuridad lo hizo para revelar a la humanidad la pasión de algunos por alimentar sus propias águilas. ¡Unamuno! ¡Tengo que hablar del Prometeo de Unamuno, que te describe!

    ResponderEliminar
  7. ¿Pero el de Prometeo es un mito ateo? Me parece que no. El universo ateo es un mundo sin mitos. Por eso el ateísmo es un lujo que sólo se pueden permitir las sociedades post-industriales.

    ResponderEliminar
  8. Claudio.

    Creo que era Blumenberg en "La pasión según San Mateo" que, comentando el Génesis reflexionaba más o menos así: Dios creó al hombre a su imagen y semejanza. Pero luego dice: no es bueno que el hombre esté sólo. ¿ No son tan semejantes o la soledad da algo que Dios solo quiere para él ?

    ResponderEliminar
  9. Joaquín, ateos los hubo siempre en cualquier país ilustrado. En la Atenas del siglo V no eran raros. A algunos los persiguieron con fiereza.

    Claudio: ¡Qé imágees más sugerentes! Son para rumiarlas lentamente.

    ResponderEliminar
  10. Y entonces, ¿el ateísmo colectivo une o disgrega? ¿Es un fenómeno de minorías? ¿O cuando el ateísmo se expande en una sociedad, la cohesión de la comunidad se pulveriza?

    ResponderEliminar
  11. Depende, Joaquín, de la consistencia de la fe de recambio.

    ResponderEliminar
  12. Eso pondría en duda desde luego el concepto del libre albedrío. Tú decidiste mi existencia por mí y yo soy la consecuencia de tu elección, y por tanto parte de tu problema ''real''. No te excuses. Todos mis actos equivocados son los errores que no preveiste, Dios. Así que júzgate sólo a ti mismo.

    Voy a bajarme ahora mismo Remando al viento (de Gonzalo Suarez). Sé que hace tiempo que quiero verla y hasta hoy no había a acordarme de ella. Gracias por llevarme ''hasta ahí''

    ResponderEliminar
  13. ... Luego, Gregorio, necesitamos una fe...

    Con razón dicen por ahí que "Dios es redondo" ( = el balón de fútbol).

    ResponderEliminar
  14. Joaquín: escribes "El universo ateo es un mundo sin mitos". Estoy seguro de que argumentarás mejor que yo la respuesta a este comentario, pero no entiendo que te hace decir que el universo ateo es un mundo sin mitos. Como supongo que en el universo integras al ser humano y en conmcreto el universo ateo integra al ser humano ateo, creo formalmente, que está lleno de mitos y supersticiones pero carece de Dios. y para no confundirme o dejarme algo en el tintero insisto que no es el dios de la filosofía profunda, sino el dios creador, bondadoso y todopoderoso.
    Hoy en El País hay un artículo que enfrenta a Brecht y a Lukacs y a la capacidad de cada cual de crecer y hacerse con sus mitos, ateos por supuesto.

    ResponderEliminar
  15. Claudio.

    Es un tópico, pero no me resisto. Chesterton indicó que lo malo de que se dejara de creer en Dios no era que no se creería en nada, sino que se creería en cualquier cosa.
    En un texto reciente Zizek diferencia a los fundamentalistas religiosos de los creyentes en que los primeros, dice, no creen sino que saben. Del mismo modo opina el autor del libro reciente "The Conservative Soul" Andrew Sullivan, católico heterodoxo, que cree que la duda no solo es inevitable sino deseable.
    Acabo con otra cita de Chesterton (ésta unicamente porque me gusta):
    "The strongest saints and the strongest skeptics alike took positive evil as the starting point of their argument.If it be true (as it certainly is) that a man can feel exquisite happiness skinning a cat, then the religious philosopher can make one or two deductions. He must either deny the existence of God, as all atheists do; or he must deny the present union between God and man, as all Christians do. The new theologians seem to think it a highly rationalistic solution to deny the cat."

    ResponderEliminar
  16. Creo que nadie como los creyentes son tan esforzados en definir la imposibilidad del ateismo. Es paradójicoi. ¿O no lo es?

    ResponderEliminar
  17. Si algo está presente en la Biblia es la duda. En cada página del Antinuo Testamento toamos con ella. Pero es que en el Nuevo Testamento no sólo los apóstoles (Pedro, Tomás), sino hasta el mismísimo Jesucristo duda. Y duda en su hora más crucial: "Eli Eli lama sabactani". Es lo que más me atrae del cristianismo: este drama asolutamente imposible de entender de un dios que tiene miedo en la hora de su muerte. El "Credo quia absurdum" de Tertuliano es -a mi microscópica manera de ver- lo más grande que ha dicho nunca un cristiano sobre su fe.

    Por otra parte, si bien me cuesta creer en Dios, no penséis que eso que se llama realidad me lo pone nada fácil. ¡Mira que es difícil de asir, la puñetera! De hecho vivo cotidianamente más pendiente de mis esperanzas (que por definición son ciegas -aunque, estoy de acuerdo, no tan ciegas como la fe-) y de mis miedos (aunque normalmente el objeto que los provoca está ausente) que de lo que tengo delante de las narices. Y ahora no estoy pensando en ningún simbolista, sino en Husserl, al que no he dejado de tener presente, a él y a su "mundo de la vida" desde que me puse a escribir este post.

    ResponderEliminar
  18. En plan práctico, yo creo que los dioses son instrumentalizados desde tiempo inmemorial por el poder e impuestos por lo tanto en los sistemas educativos. La mayoría de los educados laicamente (imposible del todo por el furor religioso que ve en peligro su maná) si les planteas estos argumentos que aquí se discuten no entenderían nada, no los argumentos, sino el porqué.

    ResponderEliminar
  19. En lugar del café, creo que he llegado a la hora de la sopa... Claudio, lo de negar al gato... ¡genial!

    Bueno, Luís, eso de que el mundo ateo carece de mitos, es una intuición. El increyente, como dice Chesterton, acaba creyendo en cualquier cosa. Por eso mi primera nota hoy ha sido un texto clásico del Libro de la Sabiduría, que ilustra esta idea. El ateo, en sentido estricto, tal como lo veo yo, recae en la materia, en los procesos materiales, se "regodea" en el goce del mundo, si me permitís la expresión. En ese sentido, no puede creer en "mythos", en historias o relatos sobre el sentido del mundo, porque intelectualmente el ateo (insisto, tal como lo veo yo) renuncia a que el mundo tenga sentido alguno (el sentido no puede residir dentro del mundo, sino fuera de él). De ahí viene lo de que seamos, según dicen los ateos, "una pasión inútil", ¡triste expresión!

    En cualquier caso, Luís, pienso que ateos de verdad hay muy pocos. Lo que abundan son increyentes y renegados de la religión.

    ResponderEliminar
  20. Por eso, Cerillo, como se dejó anotado ayer, lo importante no es la teodicea (la demostración de la idea y de la existencia de Dios), sino la religión, que es una forma de vida.

    ResponderEliminar
  21. Una buena pregunta sería: ¿por qué no soy ateo? Y mi respuesta: porque el mundo se acaba. Esto ya no lo pueden negar los ateos.

    ResponderEliminar
  22. Estoy de acuerdo en lo de que el mundo se acaba (para nosotros, martirizados por el nacional-catolicismo) y culpa la tiene el triunfo de una religión que premia el trabajo y la usura por encima de la vida y el placer

    ResponderEliminar
  23. Me remito a lo comentado ayer sobre el "manifiesto ateo" de Sam Harris. No ateísmo, diría yo, sino rechazo visceral de la religión. Sin embargo, estoy dispuesto a sostener que las religiones (no sólo la cristiana) están sufriendo hoy serios embates de los poderes de este mundo. Hoy los ateos, increyentes y renegados se alinean con los poderosos, y debieran saberlo. Quien tenga oídos para oír, que oiga.

    ResponderEliminar
  24. No sé... Me extraña que no haya salido (lo saco yo) la enigmática -hasta ahace poco- predicción de alguien tan rematadamente inteligente como Malraux: "El siglo XXI será religioso o no será". Sólo la conozco de oídas, si alguien tiene la referencia y quiere pasármela, estupendo. No sé si es algo dicho al azar, o argumentado. Pero me inclino a pensar que lleva razón.

    Lola

    ResponderEliminar
  25. Lola, sobre Malraux, en http://fr.wikipedia.org/wiki/Andr%C3%A9_Malraux


    La citation « le XXIe siècle sera spirituel ou ne sera pas. » (ou l’une des ses variantes) est attribuée à André Malraux, bien qu'il ne l’ait jamais écrite ni officiellement prononcée.

    À ce titre vous pouvez vous reporter à l'article « XXIe siècle » du livre d'Odon Vallet, professeur à Paris VII, (Petit lexique des idées fausses sur les religions).

    On ne trouve pas de trace dans son œuvre d'une telle vision prophétique. La fin de la phrase ("…ou ne sera pas") ne lui ressemble guère au demeurant.

    Lors d'une interview à Pierre Desgraupes (Le Point, 10 novembre 1975), Malraux lui-même déclara ne jamais l'avoir prononcée :

    « Vous savez. On m'a fait dire : "Le XXIe siècle sera religieux". Je n'ai jamais dit cela, bien entendu, car je n'en sais rien. Ce que je dis est plus incertain : je n'exclus pas la possibilité d'un événement spirituel à l'échelle planétaire. »

    Brian Thompson de l'Université du Massachusetts Boston (USA) s'est penché par deux fois sur cette fameuse phrase (qu'il affirme avoir entendue de ses propres oreilles lors d'une de ses interviews avec Malraux) dans des communications, d'abord à Brest en juin 2001, ensuite à l'université Harvard en décembre de cette même année centenaire de la naissance de Malraux.

    Le premier texte est sorti en France : “«Le XXIe siècle sera religieux ou ne sera pas»: le sens de cette phrase prononcée, démentie, controversée”. In Ordre et désordre: Schème fondamental dans la vision et l’écriture d’André Malraux. Textes réunis et présentés par Yves Moraud. (Crozon: Les Editions Buissonnières, 2005), 228-237. Il est accessible sur internet, sur le site des Amitiés internationales André Malraux: http://www.andremalraux.com/malraux/articles/21emesiecle.pdf .

    Le deuxième, en anglais, apportant quelques nouvelles données, a été publié aux États-Unis : "'The 21st Century will be religious or will not be': Malraux's Controversial Dictum", Metamorphoses: André Malraux and the 21st Century, Harvard Colloquium, dans la Revue André Malraux Review, volume 30, numbers 1/2 (2001), 110

    ResponderEliminar
  26. Gracias mil, Gregorio. Una cita problemática en tanto que cita, también. Pero, más o menos incertain, algo de eso hay en lo dicho por Malraux.
    A verlas venir. Menudo, el siglo XXI.

    Lola

    ResponderEliminar
  27. ¿No es magnífico, que haya citas en busca de autor?

    ResponderEliminar
  28. ¡Ah! Redieu, redieu, que diría el gabacho.

    ResponderEliminar

Días de lluvia

Días de lluvia caprichosa. Unas veces, sorda y monótona; otras, violenta, con fuertes ráfagas de viento, que ha llenado las aceras de hojas...