lunes, 2 de octubre de 2006

"... como cera que se arroja en un brasero"

"... y bajo el resplandor de sus ojos,
fue como cera que se arroja en un brasero"
(Meleagro)


El pintor, grabador y litógrafo belga Félicien Rops fue uno de los ilustradores más importantes e innovadores de París. Junto a Moreau está considerado el artista más representativo del decadentismo. "Pas d'artistes, excepté Rops", dejó escrito Baudelaire. En su obra plasmó un nuevo erotismo femenino que es riguroso heredero de la licenciosa Boîte de Pandore de Pierre-Ange Vieillard (1802), obra en la que la primera mujer traspasa el terreno de la insinuación erótica para adentrarse en el de la prostitución. Ya no es la portadora de todos los bienes, sino la caja misteriosa en la que están escondidos males, bienes y esperanzas ciegas. Es una mujer apocalíptica que tiene tanto de Pandora (de promesa) como de Salomé (de realización mórbida de lo prometido) y, quizás, algo también de Verónica. En todo caso lo femenino se presenta para Rops como el altar donde el hombre está condenado a sacrificarse para sentirse vivo.

Para Joséphin Péladan las dos figuras más importantes del mundo de Rops son la mujer y el diablo.

La obra de Rops era para sus contemporáneos al mismo tiempo erótica y satánica y precisamente en esta relación radicaba su modernidad, porque dio con la fórmula de la perversión de aquel momento, que según Péladan es la siguiente: "El hombre está poseído por la mujer, la mujer está poseída por el diablo". Péladan no le ahorra elogios: "la femme contemporaine a été écrite par Félicien Rops et c'est ce maître que doivent suivre tous ceux qui cherchent la femme actuelle". Muchos de sus contemporáneos lo consideraron un sabio intérprete de un tiempo en el que no escasearon los iluminados por la mística de lo femenino. Dos ejemplos: Ella de Rider Haggard y Les filles du feu de Nerval. Y en otro post hemos hablado de la quijotesa búsqueda emprendida por Enfantin en pos de la mujer-mesías.

Julia Kristeva ha relacionado la imagen de la mujer de Rops con las de Breton y Aragon (que escriben sobre mujeres “cleptómanas de la voluntad”), y con la Salomé de Flaubert (“elle le poursuivait, plus légère qu’un papillon, comme une Psyché curieuse, comme une âme vagabonde, et semblait prête à s’envoler”).

Repito el texto de Rops del post anterior:

El amor de las mujeres contiene, como la caja de Pandora, todos los dolores de la vida, pero están envueltos en hojas doradas y están tan llenos de aromas y colores que uno nunca debe quejarse de haber abierto la caja. Los aromas mantienen alejada la vejez y conservan hasta sus últimos momentos su fuerza original. Toda felicidad se hace pagar, y yo muero un poco por estos dulces y delicados aromas que se elevan de la maligna caja, y a pesar de ello, mi mano, a la que la vejez ya hace temblar, encuentra aún la fuerza para girar llaves prohibidas. ¡Qué son la vida, la fama, el arte! Todo lo doy por las horas benditas en las que mi cabeza descansaba en noches de verano sobre un pecho moldeado por el vaso del rey de Thule, como éste ahora también desaparecido.

Karl Kraus leyó este texto en Viena, el 29 de marzo de 1905, en el estreno a puerta cerrada de La caja de Pandora de Franz Wedekind. Pero de esto hablaremos mañana.

21 comentarios:

  1. Claudio.

    Alguien dijo (¿Nietzsche?) que cuando los hombres hablan de mujeres, en realidad están hablando de sí mismos.
    Va por Rops, naturalmente, no vayan Ustedes a pensar.

    ResponderEliminar
  2. Claudio.

    Me parece que le va el jazz femenino. Independientemente de lo que tenga que ver con el tema de hoy, vaya Usted al link adjunto más abajo y busque a media altura de la columna de la derecha (sección "Sites to see", apartado "videos") Las joyas de Youtube, entre ellas las mejores cantantes (BH, Ella, Peggy Lee, ...)


    http://www.artsjournal.com/aboutlastnight/

    ResponderEliminar
  3. Tenía 14 años más o menos, cuando cayo en mis manos un volumen doble con Ella y Ayesha de Rider Haggard. El efecto fué demoledor. Poco después, en el Cine Gloria de Barcelona vi una película que tenía que ver. Nada como lo escrito y como mi mente entonces.

    Esta mujer que nos entrega al diablo, otra cara de Fausto, que arranca del hombre la inocencia, mito vampírico donde los haya incomprensiblemente hurtado al género, prólogo de la "mujer fatal". "Eva" de Joseph Losey con Stanley Baker y Jeane Moureau.

    Copio unas estrofas de Baudelaire sacadas de "Une martyre", desde "Las flores del mal".

    Sur le lit, le tronc nu sans scrupules étale
    dans le plus complete abandon
    la secrete splendeur et la beauté fatale
    dont la nature lui fit don:

    Un bas rosatre, orné de coins d'or, à la jambe
    comme un souvenir est resté;
    La jarretiere, ainsí qu'un oeuil secret qui flambe,
    darde un regard diamané.

    Le singulier aspecte de cette solitude
    et d'un grand portrait langoureux, aux yeus provocateurs comme son attitude,
    révêle un amour ténébreux,

    uhe coupable joie et des fétes étranges
    pleines de baisers infernaux,
    dont se réjhouissait l'essaim des mauvais anges
    nageant dans les plis des rideaux;

    et cependant, à voir la maigreur élégante
    de l'épaule au contour heurté. la hanche unj peu pontue et la taille frringante
    ainsi qu'un reptile irrité...

    El poema del que solo transcribo un fragmento describe a una muchacha muerta en el lecho, asesinado por un amante en un arrebato de pasión y odio vindicativo.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que el mal más espantoso que el hombre teme encontrar en la mujer (y eso se ve en todas estas reproducciones) es el tedio, el olímpico desprecio de su deseo. Por tenerla cercana, he pensado en la película "las horas", una buena colección de mujeres hastiosas.
    Lo cual nos lleva -irremediablemente- a Freud: ¿Qué deseamos nosotras? El "continente negro", nos llamaba.

    Lola

    ResponderEliminar
  5. Yo al terminar de leer pensé una cosa así como la que dijo el usuario anónimo Claudio. Eso no son las mujeres, eso se siente como el ánima que atormenta a un hombre, el eterno femenino, que en nosotras puede tener algún parecido, por supuesto pero que en algunos hombres cobra una dimensión extraordinarimente mítica :)

    'Cleptómanas de la voluntad', que belleza de apelativo.

    Y qué pinturas. Envidia de salón rojo. Envidia de huesos y alas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Yo lo de 'las horas' que dice Lola no lo pillo. Pero hay una frase de Bolaño que si la encuentro.. me gustaría dejarla aquí. Es sobre eso del 'continente negro'

    Y besos

    ResponderEliminar
  7. Y voy a dejar algún tú y algún él para que nadie porque con tanto yo parezco una yoista, vale?


    tú, tú, tú.
    él, él, él.

    ResponderEliminar
  8. Exactamente Lola: "olímpico desprecio de su deseo" El vampiro se crea cuando desprecia y absorve la voluntad. Vuelvo a recomendar "Eva" de Losey.

    ResponderEliminar
  9. En fecha 2 de octubre de 2006, zarpó de puerto desconocido una embarcación sin bandera que la identifique: SHANGRI-LA. DERIVAS Y FICCIONES APARTE.

    ResponderEliminar
  10. Kassandra: Me referí a Las horas por su despliegue de mujeres que muestran su tedio ante los hombres, que de hecho es un tedio vital (no sólo sexual).
    Luis: tengo predilección por una película de Losey, en que también sale este inmenso actor, Stanley Baker, "Accidente", pero ahora no tengo presente "Eva". Habrá que verla.

    Saludos a todos.

    Lola

    ResponderEliminar
  11. Lola: Recuerdo bien Accident, como The Servant, son magistrales. Pero Eva es el retrato más lúcido de la depredación por parte de una mujer, depredación construida desde la indiferencia. Película de ángeles buenos y malos, de masculinidad sin voluntad, de deseo de poseer y sentimiento de desposeido. Jeanne Moureau es Eva. Búscala, aunque sea en Emule, te la recomiendo.

    ResponderEliminar
  12. Lola, Catulo también aprece darte la razón:

    ¿Fue una leona o Escila quien te engendró tan persistente y tan negra que no haces caso de la voz de quien ruega en un dolor extremo? ¡Ay, corazón fiero!

    Ya ves, Luis, Catulo me recuerda a tu perro.

    ResponderEliminar
  13. J. Cesana me acaba de enviar un mail que os resumo, porque algo tiene que ver con el tema de hoy. Se trata de una selección de respuestas de alumnos, pero en este caso, franceses, lo que no deja de ser un consuelo. Debajo, con un guión, el comentario del profesor:

    Les amazones étaient comme les femmes, mais encore plus méchantes.
    - Misogyne

    Au Moyen Age, la bonne santé n'avait pas encore été inventée.
    - Eh non

    François 1er était le fils de François 0.
    - (qui était arrivé avec son cheval, etc.)

    Dans le monde, il n'y a que la France qui n'est pas un pays étranger.
    - C'est bien vrai !

    Socrate parlait beaucoup car il avait la langue bien pendante.
    - Ben oui, ça donne soif

    Les devoirs où il y a des conjugaisons s'appellent les devoirs conjugaux.
    - Voila qui est bien dit


    Toute sa vie, Montaigne a voulu écrire mais il n'a fait que des essais.
    - J'aime bien aussi

    Un polygone est une figure qui a des côtés un peu partout.
    - C'est à peu près ça !

    La loi des probabilités s'appelle ainsi car on n'est pas sûr qu'elle existe.
    - Peut-on en douter ?

    L'ordinateur peut faire plus de calculs que le cerveau de l'homme car il n'a que ça à faire.
    - La vérité !

    ResponderEliminar
  14. Claudio.

    Merezkovski sobre Napoleón: "En sus instantes de potencia suprema, no manda como un hombre, sino que seduce como una mujer"

    ResponderEliminar
  15. En un libro de citas recogidas por un maestro de escuela que tuvo mucho éxito y que se llamó Antología del disparate, de un alumno especialmente iluminado:

    "El sexto: no fornicarás ni a tu padre ni a tu madre"

    Como se puede ver la sutileza francesa no alcanza a la rotundidad patria.

    ResponderEliminar
  16. Luri: no se si hablarle a Goyerri de Cátulo en estos momentos d eenamoramiento. No se si lo comprendería.

    ResponderEliminar
  17. Claudio.

    TOMO Y OBLIGO (Tango. Romero/Gardel)

    Tomo y obligo, mándese un trago,
    que hoy necesito el recuerdo matar;
    sin un amigo lejos del pago
    quiero en su pecho mi pena volcar.
    Beba conmigo, y si se empaña
    de vez en cuando mi voz al cantar,
    no es que la llore porque me engaña,
    yo sé que un hombre no debe llorar.

    Si los pastos conversaran, esta pampa le diría
    de qué modo la quería, con qué fiebre la adoré.
    Cuántas veces de rodillas, tembloroso, yo me he hincado
    bajo el árbol deshojado donde un día la besé.
    Y hoy al verla envilecida y a otros brazos entregada,
    fue para mí una puñalada y de celos me cegué,
    y le juro, todavía no consigo convencerme
    como pude contenerme y ahí nomás no la maté.

    Tomo y obligo, mándese un trago;
    de las mujeres mejor no hay que hablar,
    todas, amigo, dan muy mal pago
    y hoy mi experiencia lo puede afirmar.
    Siga un consejo, no se enamore
    y si una vuelta le toca hocicar,
    fuerza, canejo, sufra y no llore
    que un hombre macho no debe llorar.

    ResponderEliminar
  18. ¿Sabes, Claudio, que en sus inicios el tango -ese lamento de cabrones, que dice mi amigo argentino H.Z.- se bailaba entre hombres?

    ResponderEliminar
  19. Está claro que la humanidad (los hombres, pues hasta hace bien poco las mujeres no contabamos) piensa que es obra del diablo todo aquello que no entienden o alcanzan a comprender. No es de extrañar que en ese grupo se nos metieran a todas.

    Por otro lado, a mi esto me ha recordado mucho pero mucho a "El Diablo Enamorado" de Jacques Cazzotte.

    ResponderEliminar

El amparo de las sombras

Reseña en Libros de Cíbola