miércoles, 18 de octubre de 2006

Futesas post-prometeicas

Tras la tempestad prometeica, la calma. Que precisamente porque las águilas no cazan moscas, eso de hacer tanto día de águila estaba resultando agotador. Hoy me apetece cazar moscas.

I

Gong Duruo, un chino de 105 años de edad ha puesto anuncios en las secciones de “chico busca chica” de la prensa china por motivos evidentes. Interesadas, siempre que tengan menos de 50 años y acrediten sus conocimientos terapeúticos, pueden confirmar la noticia AQUÍ.

II

Karl May, primero, y Salgari, después. Leer a Karl May era vivir con la respiración entrecortada las aventuras del gran Old Shatterhand y de su amigo Winnetou. ¿Alguno de vosotros fue contaminado por esta fiebre feliz? ¿No hay nadie capaz de volver a emocionarse con las escenas de estas películas que nunca tendrán ni una nota a pie de página en las historias del cine?




III

Volviendo al presente, os invito a ver “The Tale of How”. Los autores son tres amigos de Suráfrica que forman The Blackheart Gang.

IV

Os presento algunos viejos conocidos, contemporáneos entre sí:

Edmund Burke 1729-1797


Jeremy Bentham 1748-1832

Goethe 1749-1832

Si hay alguien interesado en más máscaras de personajes notables, puede darse una vuela por Princeton.

V

¿A que no sabíais -bueno, Kasandra seguro que sí lo sabe- que existe el Museo de las almas del Purgatorio?

Se encuentra en la Chiesa del Sacro Cuore del Suffragio, en Roma y reune una colección de Biblias, libros de oración y otros objetos que conservan impresas huellas de las ánimas del Purgatorio.

29 comentarios:

  1. Claudio.

    Ni Karl May ni Salgari.
    Tintin, Guillermo Brown y Robinson Crusoe. Y muchos tebeos.

    ResponderEliminar
  2. Por orden: cuentos infantiles; fábulas de Esopo (edición adaptada, con moralejas en verso); Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape; Julio Verne, Karl May, Salgari (en ediciones baratas, que disfrutaba aún más); Agatha Christie; el Coyote (éste, recomendado por mi abuelo); y luego: Hemingway, Ramón J. Sender, Baltasar Gracián...

    Por cierto, el otro día Claudio nos recomendaba "El alma del ateísmo" de André Comte-Sponville. Acabo de traermelo de la librería; tiene muy buena pinta.

    ResponderEliminar
  3. Tom Sawyer, Guillermo Brown (con Douglas, pelirrojo, Alberto y el perro Jumble); Salgari, Rafael Sabatini, Karl May, La Isla del Tesoro y luego todo Stevenson, Zane Grey, Selecciones del readerst Digest, Life y París Match, Julio Verne, Pulgarcito, TBO y Superman: antes de los 12 todo bien revuelto en largas jornadas de lectura.

    ResponderEliminar
  4. Olvido: las máscaras mortuorias siempren me han parecido apariciones (realmente lo son) en las que que el aparecido queda francamente mal. Curoosamente representan un deseo de eternidad entre los vivos y desde los vivos, lo que las convierte en paradojas. Son el negativo de la vida eterna.

    Confieso que me he enganchado hoy a pasar un buen rato con Unamuno, a parrir de nuestro comentario de ayer.

    ResponderEliminar
  5. Aprendí a leer para conocer la lengua de los monigotes y a dibujar para sentir que me pertenecían. Fui de la gama clara de los tebeos al barroco del Príncipe de Foster. Me apunte a los buenos, fueran Rip Kirby , el Hombre Enmascarado, El Capitán Trueno o el ejercito norteamericano de las hazañas y luego ya seguí con el séptimo de caballería y lo que me echaran. Fui capitán de quince años y viví mi primer naufragio con Robinson, antes de que hablara de fútbol. Pues nada, ya está

    ResponderEliminar
  6. Aprendí a leer para conocer la lengua de los monigotes y a dibujar para sentir que me pertenecían. Fui de la gama clara de los tebeos al barroco del Príncipe de Foster. Me apunte a los buenos, fueran Rip Kirby , el Hombre Enmascarado, El Capitán Trueno o el ejercito norteamericano de las hazañas y luego ya seguí con el séptimo de caballería y lo que me echaran. Fui capitán de quince años y viví mi primer naufragio con Robinson, antes de que hablara de fútbol. Pues nada, ya está

    ResponderEliminar
  7. Si hablamos de libros influyentes en nuestra infancia, el mío era sin duda "La Historia Interminable", que leía un ratito cada noche. La película, por supuesto, fue una gran decepción.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. El Guillermo Brown que menciona Claudio, la segunda

    ResponderEliminar
  9. Por cierto, ¿Goethe no debería tener los ojos cerrados?
    Siempre creí, cuando creía, que iría al purgatorio, me parecía un lugar más tranquilo, mas amable. Me aterrorizaba el infierno, pero el cielo no me hacia ningún tilín

    ResponderEliminar
  10. Un monumento a Guillermo Brown, el proscrito. Os acordaís de la madre; es la madre inglesa "par excellence"; cuando Guillermo acude a ella es una voz distante y muy, muy, escéptica: "Sí, querido". Eso, debe doler y seguro que imprime carácter.

    Yo alternaba Enid Blyton (sí) con Dostoievski, y tengo para mí que esa esquizofrenia me ha marcado.

    Lola

    ResponderEliminar
  11. Cerillo... hay en ti algo que me resulta familiar. ¿Nos conocemos?

    Lola: ¡Efectivamente, esas madres, que siempre eran capaces de poner ante cualquier accidente la terapia de urgencia de una distancia higiénica, y que nada tenían que ver con la mía, que siempre andaba con la zapatilla en la mano! ¿Y las cosas que comían? Yo no tenía ni idea de lo que podrían significar aquellas cosas que meredandaban, pero, indudablemente debían ser tan exóticas, pulcras y asépticas como sus madres.

    ¡Pero Winnnetou era Winnetou! Recuerdo las mañanas de fiesta jugando entre los pliegues de la cama revuelta con mis indios de plástico, cuando todo era posible y había una respuesta precisa para cada pregunta.

    ResponderEliminar
  12. ¿Cómo quieres, Cerillo, que Goethe tenga los ojos cerrados si sus última spalabras fueron "¡Luz, más luz!"?

    ResponderEliminar
  13. Claudio.

    Algunos no hemos cambiado mucho. Yo he pasado de Guillermo Brown a Bertie Wooster y de momento me he quedado ahí.

    ResponderEliminar
  14. Las águilas estamos perturbadas con el debate teológico sobre el limbo.Es nuestro refugio Qué vamos a no hacer ahora?.

    ResponderEliminar
  15. A mi lo que me gusta del purgatorio es su tremenda ambiguedad. Es la negación del juicio clarividente, la evidencia del riesgo, la más humana demostración de la creación desde el hombre. Se trata de un salvavidas para uso de malas conciencias en tiempos tardíos. Supongo que la medida de acceso al purgatorio quedará en manos del juzgado antes que en manos del Juez. ¿O será la coimpasión del juez la que funcione? ¿Y si en el purgatorio no se produce el arrepentimiento y solamente la espera para cumplir la condena? Todo esto es tan sencillamente complicado.

    ResponderEliminar
  16. ¡Es cierto! Lo que me fascinaba de Guillermo es que pasada su afición por los bichos no se parecía en nada a lo que me tocaba vivir.
    ¿Quien es quien? Gregorio. Vivimos en exceso en la ciénaga del franquismo. Lo destapaste. No mencioné por vergüenza Roberto Alcazar i Pedrín. Un amigo coleccionista de miserias, compró en el mercado de San Antonio de Barcelona los cien primeros números. Me los leí en una noche de insomnio cuando holgazaneaba por aquellos barrios. Eran patéticos los textos y los dibujos, los dibujos y los textos, pero me los leí. Y ya en plan confesión masoquista los encendidos discurso de José Antonio Primo de Rivera. Alucinaba. Me parece que dejé de leer

    ResponderEliminar
  17. El purgatorio no es tan complicado, vivimos en el. La mano que hay el el libro que saco Gregorio Luri es la mia.

    ResponderEliminar
  18. Por cierto, ¿cinco dedos sin pulgar? pues será que no. Debe de ser de Vinçon

    ResponderEliminar
  19. A los griegos, y a Platón en particular, les intrigaban mucho los espacios interfronterizos, esas tierras de nadie que aparecen de pronto entre frontera y frontera (sean topográficas, políticas, lógicas, estéticas o amorosas). A esos espacios los llamaron "metaxý" ("lo entre dos"). Diotima dice en el Banquete de Platón que Eris es eso, "metaxý". Los griegos, que eran tan partidarios de los perfiles nítidos, nunca suieron muiy bien qué hacer cone sta realidad inasible de "lo entre dos".

    ¿Si ya no hay purgatorio, el gran "metaxý", quiero esto decir que entre el cielo y el infierno ya no hay nada? ¿O como sugiere Cerillo somos nosotros ese "entre dos"? ¿Y a dónde vamos los pobres hérores triviales cuando nos morimos, que si no somos malos es, pobres de nosotros, porque hasta nuestras tentaciones son mediocres?

    "Porque no eres ni frío ni caliente, yo te vomitaré de mi boca", dice (¿amenaza?) el dios de Israel. ¿Pero a dónde, Señor, a dónde?

    Ya estoy viviendo como La Maga, sin vivir en mí.

    ResponderEliminar
  20. La expresión popular "pasar un purgatorio" por algo malo y pasajero denota el conocimiento intlectual que el ser humano tiene del lugar, por propia intuición y decidida cercanía. El purgatorio es siempre un aprendizaje para lo bueno; mejor que sea este, claro. Pero entonces, ¿que hacer con el infierno?

    ResponderEliminar
  21. El purgatorio es, evidentemente, luis, un purgante.
    Ahora no hay terapia posible. O mueres espiritualmente sano o mueres espiritualmente enfermo. ¿Será que la vida ya es una purga suficiente?

    ResponderEliminar
  22. Pues no, yo si me saca usted de los crímenes del museo de cera...

    Bueno, que llevo no sé cuántos post de retraso pero que ahora Don Gregorio se me abre la boca de sueño y tengo que postergar esta visita a su blog hasta mañana (como poco) pero le prometo pensar en eso del museo desde mi almohada :)

    Un beso nocturno que no le desvele ;)

    ResponderEliminar
  23. ¡Vaya! ¡Qué sorpresa! Y yo que le tenía a usted por un hombre civilizado de los de no hacer daño a una mosca :)

    Alguna vez he estado de tentada de buscarle a mi abuela novio así, como Gong Duruo. Aunque luego he desistido por aquello de que los caballeros las prefieren rubias y mi abuela ha sido morena de toda la vida y la verdad, no me veía yo tiñéndola a los 70 de platino


    Sobre Karl May, yo me lo perdí. Y a Salgari no sé si le tomé gusto por culpa de Kabir Bedi. ¿Se acuerda alguien de aquelo de... Sandokan, capullo, queremos un hijo tuyo? Desde entonces ando yo buscando al tigre de Mompracen pero que no hay manera


    Pero ya veo ya, qué guapo es el que da los puñetazos. Y anda que la rubia que le arrea el botellazo al pavo de la barba. ¡Que bárbaro! En eso ya me veo más. Rompiendo sillas y esas cosas contra las cabezas.

    Y sobre lo de las almas del purgatorio... Me Encantaría verlo :)

    Eso sí es cierto.

    ResponderEliminar
  24. Yo pensaba que usted, doña Kasandra nos ilustraría al respecto de las ánimas del purgatorio...

    ResponderEliminar
  25. No se lo va a creer Don Gregorio pero en mis viajes no he dado con eso ni tengo intención. Así que visto lo visto... lo no visto para mí no existe :)

    Quizás es porque no siento miedo y no atraigo eso que otros sienten como tan palpable. O quizás es porque siempre he tenido experiencias positivas, muy luminosas. Siempre que viajo busco la luz. Me oriento hacia la luz, aunque para mi estudio prefiera la penumbra. Pero más que nada es porque vivo en un bajo con rejas y los ojos son muy indiscretos. La penumbra me mantiene como deseo ser mantenida: casi en secreto. Pero cuando vivía en Galicia, en las Rías, mi estudio en un cuarto piso siempre estaba inundado de luz. Son las circunstancias las que construyen los espacios.

    Sin embargo leyendo las ciudades invisibles hace algunos años me encontré con algo que me pareció muy cierto y que sentí a nivel vital y es que el infierno está aquí entre nosotros, entre los vivos. Espere que se lo busco textual y así lo compartimos con otros que no lo conozcan. El café es un lugar estupendo para palabras así:


    '''El infierno de los vivos no es algo que será; hay uno, es aquel que existe ya aquí, el infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos

    Dos maneras hay de sufrirlo; la primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverte parte de él, hasta el punto de no verlo más

    La segunda es peligrosa y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno y hacerlo durar y darle espacio'''


    A mí esto último sé que hace tiempo que se me da bien y si algún día supe del purgatorio... lo olvidé. Soy muy desmemoriada para lo que no me atrae. Y me gusta mucho serlo :))

    ResponderEliminar
  26. Por cierto, no se lo dije, pero si con alguien me gustaría visitar ese museo (que como curiosidad me parece muy atractiva) sería con usted. Le prometo que nos reiríamos mucho porque yo disfruto a veces como un enana :))

    ¿Le gusta a usted reírse como a mí Don Gregorio?

    Porque de verdad que después de follar esa es mi actividad favorita xD

    Un beso

    ResponderEliminar
  27. A nivel de sentimiento para mí purgatorio e infierno son lo mismo. Los niveles intelectuales de las cosas me preocupan muy poco. Es que he leído un comentario por ahí arriba donde me pareció que los diferenciaban. Otra cosa es que me guste follar con una mente. Eso siempre.

    ResponderEliminar

Más allá de mis rodillas

He dicho más de una vez que eres viejo cuando estás más pendiente de tus rodillas que de las rodillas de la vecina. Es mi caso. Pero me nieg...