viernes, 1 de septiembre de 2006

Traveling Games

Tenía muchas ganas de caer de nuevo en la frivolidad y poner a caldo las hordas enrojecidas del turismo contemporáneo (que todos "complacientes nutrimos"). Pero en cuanto me ponía a escribir se me venían encima todas las objeciones elitistas que os podéis perfectamente imaginar. Así que me he ido reteniendo hasta que, por casualidad, he encontrado esta serie de Yoshio Itagaki titulada Traveling Games. Muestra meridianamente todo lo que yo confusamente quería decir. Pero vamos a acordar una regla de comportamiento: los que estén de acuerdo con el fenómeno sociológico que aquí se ilustra, que se dirijan a mi en sus escritos; pero los que se sientan ofendidos, que arremetan contra este japonés desalmado. ¿Vale?







Un añadido circunstancial: The Frugal Traveler.

Otro añadido (quizás menos circunstancial): ¿Os suena esta foto?

21 comentarios:

  1. el turismo es la democratización del viaje. ¿se lo toman a favor o en contra?

    ResponderEliminar
  2. ¿Y MacDonalds la democratización del restaurante?

    ResponderEliminar
  3. Vale!
    Por aqué la crueldad es mayor: los "paquetes" turísticos ofrecen paseos por las villas miserias oculatas bajo el nombre de "villas de emergencia", por el Riachuelo contaminado, por los lugares donde los cartoneros aprenden o perfeccionan su oficio de hurgar en la basura para rescatar algunos restos de papeles, cartones,vidrios, y otros deshechos. Los venden, para subsistir.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo en la distinción entre turistas y viajeros. Yo quiero creer que soy viajera.

    ResponderEliminar
  5. Definición (provisional) de turista: el que viaja a un sitio con la única intención de hacerse una foto en él.

    ResponderEliminar
  6. Vamos a dar por hecho de que existe una moda, una curiosidad y una industria con ofertas.
    Pues bien, indiscutible la curiosidad: el viajero tiene tiempo y el turista agenda. ¿Os acordais de aquello de "si hoy es martes esto es Bélgica".

    ResponderEliminar
  7. El encuentro (o encontronazo) entre culturas tradicionalmente se manifiesta de dos formas, la guerra y el comercio. El turismo es una especie de mix de ambas, destroza tanto como la primera, pero también produce beneficios. Además, no hay que olvidar que, en otoño, resuelve muchas conversaciones de ascensor.

    ResponderEliminar
  8. También me gustaría considerarme viajera. Pero como bien dice Luis Rivera, suelo viajar con agenda (profesional). Así que no tengo otra opción que aprovechar el escaso tiempo de que dispongo para patear las ciudades.

    Caminar y usar el transporte público. Y sí, hago fotos, pero nunca salgo en ellas. Observo a la gente o pequeños detalles urbanos, aunque no me resisto, claro está, a captar los edificios históricos.

    Algunos momentos en esos viajes han sido emocionantes e inesperados.

    ResponderEliminar
  9. ¿Deberían los partidos ecologistas promover la ilegalización del turismo?

    ResponderEliminar
  10. Alicia: sostengo que en toda foto está incluído el autor puesto que es su punto de vista. Además, esta consideración resuelve el encontrarse uno demasiado (cualquier cosa) estéticamente con el paso de los años.

    ResponderEliminar
  11. Para mí viajar es como tomar una ducha de agua fría. La experiencia de sentirte extraño y perdido en una ciudad desconocida es muy estimulante.

    ResponderEliminar
  12. y quizás otro añadido (http://www.deisidro.com/photopress/tarifa_01.htm) aquella pareja en Tarifa... aunque no sé si eran "turistas", "viajeros", "viajantes" o cuerpos que dejaron el alma en casa y salieron a viajr por ahí.

    ResponderEliminar
  13. Recomiendo visitar la dirección que indica Noesmivida (no tiene pérdida):

    http://www.deisidro.com/photopress/tarifa_01.htm

    Quizás tenía que ser así: el proyecto de autonomía kantiana se ha realizado con la transformación del hombre en una unidad autónoma de producción y/o consumo. El individualismo propietario, que decía Macpherson. El último hombre, en definitiva.

    ResponderEliminar
  14. Al Sr. Luri.

    ¡No, por Dios! Nada de ilegalizar. No les de Usted ideas, hombre, que ésos se apuntan a todo con tal de reducirles ingresos a los pobres.

    A gabriela.

    La entiendo. Pero, ¿cómo se es viajero rodeado de turistas?

    ResponderEliminar
  15. Al Usuario Anónimo: Hay que tener en cuenta que las autoridades se han dado al fin cuenta de que no nos pueden dejar en nuestras propias manos, ya que no nos tratamos como nos merecemos. ¿Leyeron ustedes que tras la campaña anti-tabaco algunas mentes caritativas estaban diseñando otra contra la comida rápida? No veo, entonces por qué no debieran ilegalizar, por nuestro bien, el turismo. Y creo que Gaspar Llamazares debería anunciar desde ya su voto favorable.

    ResponderEliminar
  16. Usuario Anónimo: a la diferencia entre viajero y turista. Hay varias maneras, pero comentaré una, la más simple. Mi primer viaje a Egipto fué hace un montón de años en plan turista, es decir, con agenda y fechas. Al llegar a la pirámide de Keops, la mayoria de acompañantes declinaron entrar aduciendo: claustrofobia, miedo a la oscuridad, "para lo que se va a ver" o "se esta mejor aquí fuera". El viajero entraría. Yo lo hice.

    ResponderEliminar
  17. En cualquier caso, la clave del turismo es que se trata de un "sector" que los gobiernos quieren controlar a toda costa. Por ejemplo, hoy mismo en Italia: l'Italia deve adeguare le sue vacanze in funzione di un nuovo modo di fare turismo. No he entendido muy bien lo que pretenden, pero en todo caso suena muy siniestro (por si no se entiende el chiste: "sinistra=izquierda" en italiano)

    ResponderEliminar
  18. La última foto supongo que es de cuando el tsunami; si no, se les parece.
    Les aseguro que cuando vi las de los turistas (además sólo tíos, supongo que de turismo sexual) que seguían bebiendo cervezas tumbados en la playa mientras los indonesios recogían, por ejemplo, cadáveres, pensé que tendrían más que merecido que la población de allí los linchase.

    Fotos como ésta muestran el egoísmo y la superficialidad más estúpidos y descerebrados.



    En cuanto al turismo: ha puesto al alcance de todos (nosotros) ir a cualquier sitio interesante, con la consecuencia evidente de que éstos han dejado de serlo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Lo del tsunami fue esperpéntico y harto morboso para los que decidieron permanecer como si nada. Compañeros forenses que hubieron de trasladarse al lugar del suceso explicaron a su vuelta esos contrastes que zaherían más que el propio desastre.

    ResponderEliminar
  20. Esta imagen me anduvo desconcertando durante mucho tiempo. La comenté en una clase ante alumnos de cuarto de diseño y me encontré casi solo. Mis alumnos me trataron de ingenuo y (educadamente) de hipócrita. Yo lo que hacía -sostenían- era lamentarme con lágrimas de cocodrilo, mientras que esos turistas estaban generando la riqueza imprescindible para la reconstrucción del país. Lástima no haber tenido la foto de Noesmivida:
    http://www.deisidro.com/photopress/tarifa_01.htm

    ResponderEliminar

El landismo dramático

El landismo dramático, en El Subjetivo.