domingo, 17 de septiembre de 2006

Entre Ibn Hazm y Michal Macku


I

¿Y si toda esta irremediable predisposición del fanatismo islamista para el agravio obedeciera a un temor latente, aún no conceptualizado, a despertarse un día como pasajeros del Titanic? ¿Y si tanta fanfarronería fuera el desesperado chapoteo del que se ahoga sin saberlo? ¿Y si estuviésemos asistiendo todos a los últimos estertores agónicos de la edad media islámica? Recuerdo lo que dice Hegel en sus Lecciones de filosofía de la historia acerca de la desilusión de los cruzados ante el sepulcro vacío de Dios. Toda la reserva de entusiasmo cristiano fue convocada a la empresa redentora de los Santos Lugares. Y toda ella se dio de bruces ante el sepulcro vacío. Los cruzaron partieron a Jerusalén llevando en su pecho el entusiasmo por un Dios infinito, y regresaron con el vacío infinito del Dios ausente. Pero este vacío les enseñó con el tiempo las dimensiones infinitas de su propia alma. Y así engendraron a Descartes. Pero no alcanzo a ver cuál podría ser el sepulcro vacío del Islam.

II

De todo el mar de fondo de estos días, quiero salvar la poesía de Abú Muhammad Alí Ibn Hazm de Córdoba (994-1063). Es el Averroes de la lírica. Ortega y Gasset tuvo El collar de la paloma por “el libro más ilustre sobre el tema del amor en la civilización musulmana”. Fue escrito en Játiva en el año 1022. Y de él son los siguientes versos:

*

Las tropas del amor han acampado en mis oídos,
Como lo muestran las lágrimas de mis ojos

*

Aprovecha la ocasión, porque has de saber
Que las ocasiones pasan más deprisa que el relámpago.
¡Cuántas cosas que eran hacederas dejé para más tarde,
Y luego, una vez idas, se hicieron nudos en mi garganta!
Date prisa a coger el tesoro que hallaste;
Arrebata la presa como el halcón en acecho.

*

La imploré con súplicas que, si las hubiera dirigido a mi Señor,
Absuelto hubiera sido mi pecado,
Y si las hubiera dirigido a los leones del desierto,
Éstos hubieran dejado de dañar a nadie.
Por fin., tras su alejamiento, me consintió darle un beso
Y excitó mi angustia que estaba callada.
Soy como el que bebe agua para aplacar su sed,
Y, ahogándose al beber, se despeña en la tumba.

*

Desearía rajar mi corazón con un cuchillo,
Meterte dentro de él y luego volver a cerrar mi pecho,
Para que estuvieras en él y no habitaras en otro,
Hasta el día de la resurrección y del juicio;
Para que moraras en él durante mi vida y, a mi muerte,
Ocuparas las entretelas de mi corazón en la tiniebla del sepulcro.

*

Al contemplarla, no podrás detener tus ojos en un límite,
Porque su belleza es siempre creciente e inagotable.

*

Tengo la desgracia de amar a una persona que, si le salvara la vida,
Diría entonces: “¡Ojalá estuviese en el sepulcro!”

*

Me dicen: “-Te ha herido el que tú amas.”
Y yo les contesto: “-Por vida mía, no me ha herido.
Es que mi sangre lo ha sentido cerca
Y ha saltado hacia él, sin poder contenerse.

*

Hice de la fuerza de ánimo mi castillo y mi coraza;
No quiero disfrazarme de víctima de la injusticia.
Más que todos los hombres vale para mí
Ese poquito que me permite no necesitar a nadie.
Estando firmes mi religión y mi honor,
En nada tengo lo que se va de mi lado.
El ayer se fue, el mañana no sé si lo alcanzaré:
¿Por qué razón voy a apenarme?

El autor de las fotografías es Michal Macku, digno continuador de la gran tradición fotográfica checa.

10 comentarios:

  1. Excelente combinado de imagenes (no conocía el trabajo de este fotógrafo), lírica y pensamientos

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  2. La derrota del islamismo ya aparece razonada en el libro de Gilles Kepel, "Jihad" creo que se llama, un libro que aparece poco antes del 11S. Ahora quizá vivamos los fuegos artificiales del final. Es posible que debamos esperar no al sepulcro vacío, sino al pozo petrolífero vacío, pero no es claro que una vez engendrado un Descartes alguien le haga caso.

    ResponderEliminar
  3. Américo Castro opiona que "El Collar de la paloma" es el antecesor de "El Libro del buen Amor" Hay relación en detalles e historias, y es cierto que el libro del amor cortesano iba a estar en boga.
    La tremenda ignorancia en que vivimos sobre la cultura andalusí debería avergonzar a generaciones de cristianos viejos que han preferido condenar al silencio este hecho propio por geografía, por mezcla y fusión y por años de historia enfrentada y común.
    Este silencio oscuro y denso es uno de los agravios que podrían representarse en el sepulcro vacío de dios, y unos metros más del alejamiento.

    ResponderEliminar
  4. RMF: Sí Kepel está insistiendo en esta idea de que los yihadista, a pesar de las manifestaciones puntuales de extrema violencia, no estarían ganando la guerra. En alguna entrevista que le he leído últimamente parece tener mucha confianza en la emergencia de un islamismismo liberal europeo. Ójala!

    ResponderEliminar
  5. Luis: El caso de Ibn Hazm es singular porque todos quisieron olvidarlo, comenzando por los andalusíes. "El collar de la paloma" es un libro silenciado por todos: musulmanes, judíos y cristianos (te noto especialmente contundente).

    ResponderEliminar
  6. Si, pero es una cuestión puramente cultural, Gregorio. Nuestra cultura ha silenciado una época llena de obras de sumo interés, que florecieron en la península. La coexistencia de El collar... y El Libro..., como otras muchas obras que encadenan su existir a un ambiente cultural que trnsfería de un lado a otro vivencias, muestra que salvo Asín palacios y cuatro más, la cúltura de Alk Andalus se considero a extinguir y quemar con la conquista.
    No debemos olvidar que el principal enemigo del Al Andalus floreciente era el grito fanmártico que venía del Marruecos profundo, la particular yihad que siempore les ha acompañado.

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo en que los yihadistas no estñen ganando la guerra, pero ¿lo saben? La Yihal lleva en marcha más de 500 años, y su capacidad de aglutinar gente es directamente propoorcional a la cantidad de ignorancia e impotencia(en términos occidentales) que acumula aquella sociedad. Los almohades, loa almorávides, los assasins, los hermanos musulmanesm puedo seguir nombrando ramas de la Yihad...

    ResponderEliminar
  8. ¿LO saben? Igual para cuando se den cuenta de que la han perdido sólo están ellos para constatarlo.

    ResponderEliminar
  9. ¿No será su sepulcro vacío "la razón", ellos tan apasionados...?

    ResponderEliminar

Una experiencia inédita

Cuando he salido a la Plaza de Cataluña estaba lloviendo. Un paquistaní que estaba al acecho, se me ha acercado a venderme o un paraguas o ...