martes, 12 de septiembre de 2006

De la conspiración, de la memoria, de la fantasía.

I
Una nueva teoría conspirativa que hará las delicias de los paleoprogres


Me informan de la reciente aparición de una nueva teoría conspirativa en torno al gobierno de EEUU. Es realmente interesante ver como se van sucediendo estas teorías sin que su rápido descrédito mengue lo más mínimo el fervor con que se recibe a la siguiente. Hasta ahora la teoría de moda era la de la conspiración de los neoconservadores, que se habría adueñado de la voluntad de Bush. De los "neocons" se ha dicho de todo pero, básicamente se los tenía por una cabala de likudnis dispuesta a cualquier fechoría con tal de asegurar el apoyo de los Estados Unidos al Estado de Israel. Pues bien, el darwinismo ideológico del antiamericanismo acaba de proclamar la teoría emergente: la de los “theo-cons”. Ahora los que manejan desde la oscuridad las riendas del poder americano son un grupo de activos propagandistas cristianos, formado sobre todo por católicos apocalípticos (dirigidos por el sacerdote Richard John Neuhaus: quédense con este nombre) y evangelistas.

II
Una lágrima categórica por Kant

En los últimos años de su vida, Kant fue perdiendo lenta e irremediablemente la memoria. Y llegó el momento en que ya no era capaz ni de escribir su propio nombre. A medida que su mente se iba hundiendo en las tinieblas, iba ignorando el dominio sobre su cuerpo. Llegó el momento en que no podía mantenerse sentado en una silla. El soplillo de fuerza que le quedaba no era suficiente para mantener erguida su delgadez extrema. Se escurría por el asiento y caía al suelo como un un guiñapo y allí tenía que esperar hasta que alguien lo ayudara a levantarse. Mientras pudo escribir tomaba notas para mantener vivas ciertas imágenes antes de que se borrara por completo su memoria. Dos me parecen especialmente llamativas. Una tenía que ver con su criado, Lampe, a quien se vio obligado a despedir a causa de su falta de lealtad. Escribió: “El nombre de Lampe debe ser ahora completamente olvidado”. No quería olvidar lo que debía olvidar. La otra nota trata sobre las mujeres y su significado no puede ser más ambiguo. Esto es lo que quería recordar de ellas: “Similitud de las mujeres con el capullo de una rosa, con una rosa lozana, y con una baya (fruto del espino).”

III

Mañana se inicia el Coloquio Internacional sobre Arquitecturas Celestiales en el CCCB. Los que estéis interesados en daros una vuelta, podéis asistir con tranquilidad a sesiones sueltas.

Pero permitidme que os recomiende algo: El día 13 de septiembre, a las 8 horas de la tarde, en el Auditorio del CCCB, se proyectará Laputa. Castle in the Sky (dibujo animado, inédito en España, 1986) de Hayao Miyazaki.

IV

Y ahora, la adivinanza filosófica. Atentos a estos versos:

Si turbulenta alguna fantasía,
Ya sea de temor o de alegría,
De provecho o de daño,
Solicita tu engaño,
Con advertencia ejercitada y pronta
Dirás tú: “En lo aparente que me ofreces
Eres fantasma, y no lo que pareces”.

Los versos son de Quevedo. Pertenecen a su personalísima traducción de un famoso manual filosófico: ¿Qué manual? ¿Cuál fue su autor?

18 comentarios:

  1. El Enchiridion de Epicteto. En honor a la verdad, lo he encontrado googleando, aunque no es problema porque Quevedo es uno de mis favoritos.

    De Epicteto he encontrado una cita, de sus "disertaciones", que venía al pelo de lo hablado en el post de ayer: "Es difícil ser hombre, y mucho más ser filósofo".

    ResponderEliminar
  2. Respecto a la adivinanza, me quedo como esa estatua de piedra que te da réplica, pensando pero sin ninguna posibilidad de adivinar. En cuanto a Kant, conozco esa enfermedad y doy fe de lo doloroso que es perder la memoria y, con ella, la identidad. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente, Joaquín. Los versos pertenecen a la "Doctrina de Epicteto puesta es español, con consonantes" de D. Francisco de Quevedo y Villegad" (1635), que traduce el "Manual" ("Enquiridión", en griego) de Epicteto. Éste es el único prontuario de la moral estoica que conservamos de la Antigüedad. La traducción de Quevedo es una delicia. Hace unos meses asistí en TV3 a un debate sobre libros de autoayuda. Es este un fenómeno sorprendente pues uno de cada cinco libros que se vende en el país es de "autoayuda". ¡Curiosa autoayuda esta que produce una adicción a los libros de autoayuda! En fin. Frente a la caducidad de los textos modernos, este gran libro de autoayuda que es el manual epicteteo.

    ResponderEliminar
  4. Isabel: cada vez que apareces de visita hay en el café un cruce de miradas conspirativo entre los clientes. Sí, es ella, parecen decir, la de "Mujeres de Roma". E inmediatamente se dispara el consumo de tilas y otras infusiones tranquilizantes.

    ResponderEliminar
  5. Literariamente, lo mejor que he leído sobre ese envejecer, que también conozco de cerca, perdiéndose, es un relato de Max Frisch: "El hombre aparece en el holoceno". Narrado en tercera persona, logra la impresión de una cámara que siguiese desde dentro los movimientos caóticos de una mente que se va deteriorando.

    Lo más impresionante de la vejez es el volver a la infancia; un cerrar el círculo. Con lo cual no parece verdad (no podía serlo aunque es una tesis muy atractiva) la mente humiana como teatro inestable en el que se van sucediendo vertiginosamente materiales que se pierden, y de los que la memoria retiene vagos recuerdos a los que llamamos "yo". En todo caso, ese yo fugaz y vaporoso se superpone a algo originario tremendamente persistente.

    Lola

    ResponderEliminar
  6. En ocasiones, la pérdida de memoria es una bendición.

    ResponderEliminar
  7. Creo que la gran tragedia del hiombre no es la muerte, o solamente la muerte, sino la disolución del yo en la nada; el camino de retorno al continente sin contenido. Perdida la individualidad, ¿que queda? Un saco vacío habitado por una biología implacable.
    Este texto de Lucrecio viene de nuevo a añadir sabiduría con dos mil años de antiguedad:
    "aparte de lo que de malo con las dolencias del cuerpo le llega, se añade el que con los sucesos venideros se desgarra, entre los temores lo pasa mal y por las preocupaciones se agota, o la reconcomen pasadas culpas y pecados; añade la demencia, esclusiva del espíritu, y el olvido de los conocimientos, añade que se hunde en las negras aguas del letargo.. / .. Así pues la muerte no es nada ni nada tiene que ver con nosotros, una vez que se considera mortal la sustancia del espíritu"
    Lucrecio diferencia entre la pérdida del espíritu, conciencia y memoria y el cuerpo. Muerto el espíritu, la muerte nada iene que ver con nosotros. ¿No es eso asombroso?
    He visto esa demencia senil cercana y me asusta, porque a diferencia de la muerte que cuando ella está tu no y a la inversa, con el disolverse uno se va quedando en su impotencia perceptible. Este proceso se vive. La muerte se muere.

    ResponderEliminar
  8. En algún lugar Hazot (otra de mis manías) menciona el período helenístico como un cambio en las escuelas. Platón y Aristóteles, según él, exigían a sus alumnos convertirse en filósofos. En el período helenístico se considera que eso no es exigible a todo el mundo y se escriben obras con fines "terapéuticos, para formar dirigentes, considerando que para alcanzar la paz del alma bastaba con conocer los principios establecidos por el fundador. ¿Inicio de los manuales de autoayuda?

    Vejez: Cito de memoria, a Ceronetti citando a su vez (creo) a I.B.Singer: "La vejez no es una batalla. Es una masacre."

    ResponderEliminar
  9. Si nos elevamos a un plano retórico, no creo que el materialismo epicureo sea la última palabra, sino un argumento más en el debate. En apariencia, decir que con la muerte todo se extingue es la "verdad de cajón". Yo no lo veo tan simple, y no me canso de recomendar la lectura del diálogo platónico Fedón, que tiene la extraña virtud de no imponer ninguna solución dogmática, sino que nos deja con la inquietud de que cualquier respuesta que demos al misterio es provisional y parcial.

    ResponderEliminar
  10. Tomo hoy mismo, Joaquín, la lectura del diálogo Platón de Fedón, que se ha ido completamente de mi memoria desde cuando lo leí, y no quieras saber cuando fué. Así que mis ideas sobre él deberán ser revisadas.
    Obviamente yo no insisto en Lucrecio como si él dijera el "todo" posible, cuando lo escribió, sino que muestro mi asombro por el enorme esfuerzo de recopilación de una teoria científica completa y lo acertado, para su momento, de algunos de hallazgos. Eran tiempos de "verdades de cajón" como tu dices y también de investigación intelectual.
    Si quiero decir que en lo que escribes en las dos últimas líneas es en lo que estoy más de acuerdo: claro está que todo es provisional, aún cuando se crea que se ha llegado a lo definitivo.

    ResponderEliminar
  11. Brillante Banda sonora de Laputa, como no podía ser de otra manera, de Joe Hisaishi.

    ResponderEliminar
  12. Y ya que hemos empezado con Quevedo...

    "Todas las cosas enseñan al hombre que hay Dios; y que sólo el hombre, contradiciéndolas a todas, se persuade de que no le hay, creyendo que no hay providencia ni gobierno digno de Dios, pues los buenos padecen y los malos triunfan. Y este discurso contra la Providencia le hacen los malos; sin advertir que es eficacísima prueba de la Providencia, que los mismos impíos se condenen a sí propios tan rigurosamente, que afirmen que no es posible haya Dios, pues ellos no arden en las hogueras ni penden en las horcas".

    'Providencia de Dios, padecida de los que la niegan y gozada de los que la confiesan, doctrina estudiada en los gusanos y persecuciones de Job' (1641).

    No es de lo menos destacable que es obra pasional, escrita en la vejez y en la prisión de San Marcos de León. En Quevedo la doctrina estoica no era una mera pose.

    ResponderEliminar
  13. Vuelvo a casa agotado pero contento de mi paseo coloquial por las nubes. Entre los acontecimientos que se quedarán en mi agenda está el encuentro con Ilai Alón, de la Universidad Hebrea de Jerusalén, especialista en lo que él llama "el Sócrates arabus". Hemos tenido una larga charla sobre nuestras respectivas obsesiones. En cuanto a vosotros, queridos amigos, me vais a perdonar que no os conteste. Es la una y veinte y aún tengo un montón de cosas que hacer. Entre ellas el post de mañana, que será breve. En cualquier caso os reitero mi agradecimiento por vuestras visitas. Además comienzo a pensar que en El café de Ocata el café sale mejor cuando me limito a servir lo puntual y en su punto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. ¿Sabe usted que Torrente Ballester, en su gran novela "La saga/fuga de JB", habla de Castroforte del Baralla, que en determinados días en que la niebla del río es espesa, levita?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. La "teoría de la conspiración" se ha convertido en un esquema recurrente y que utilizan prácticamente todos los partidos. A veces, es como si todos conspirasen contra todos.

    David Horowtiz lleva tiempo construyendo una "teoría conspirativa", The Shadow party:

    http://www.frontpagemag.com/Articles/ReadArticle.asp?ID=15392

    Parece ser algo así como el otro lado del espejo de los "theocons"

    ResponderEliminar
  16. Ey! muy buena la de Laputa! de Hayao Miyazaki (El viaje de Chihiro; Howls, el casitllo ambulante: y por supuesto la fantástica e increible Mi vecino Totoro)
    Estos japoneses tienen también una versión animada de Metropolis que no tiene desperdicio, por la animación, por la banda sonora y por todo en general.
    Ale ale
    Disfrutadla
    Por cierto, creo que es inédita en España porque no sabían que hacer con el nombre de la protagonista....si ponerlo tal cual o cambiarselo, jejejeje

    ResponderEliminar

De límites y afectos

 En El Subjetivo: Los límites en los tiempos del giro afectivo.