jueves, 3 de agosto de 2006

Yo no estuve allí

Yo no estuve allí. No fui testigo, por lo tanto de la acción de Kuntar (o Qintar o al-Qintar). Así que tengo que regular con prudencia mi escepticismo respecto a lo que parecen hechos:

  1. Kuntar, que no era aún mayor de edad cuando sucedieron los hechos de los que está acusado, es el prisionero libanés más antiguo de Israel. Pero él siempre se ha considerado un luchador de la causa palestina. Nunca ha considerado necesario arrepentirse.
  2. Nadie niega la muerte de la niña. Se recogen o no con más detalle los (supuestos) acontecimientos.
  3. Se ha intentado varias veces su intercambio con rehenes judíos y ninguna ha tenido éxito. El gobierno Israelí ha puesto más condiciones con él que con ningún otro prisionero. Y Hezbolá tampoco -si hacemos caso de las informaciones de prensa- ha favorecido diligentemente su liberación, pues incluso en el transcurso de la negociación de los detalles de la misma, tomó más rehenes.
  4. Continúa vivo, ha estudiado en la Universidad Hebrea de Jerusalén y se ha casado.
  5. Es muy diferente presentar a Kuntar como un prisionero de la causa palestina que como el sanguinario asesino de una niña israelí.

¿Obedece la información de TIME a una teoría conspirativa israelita? ¿Es creíble la confesión de la madre de la niña? ¿Son creíbles los medios que recogen los hechos por los que Kuntar ha sido juzgado y condenado? ¿Son creíbles los medios que sistemáticamente los ignoran? Me temo que la respuesta que demos a estas preguntas ya están inevitablemente condicionada por nuestros prejuicios: por nuestros bienintencionados prejuicios.

Sigo, evidentemente, buscando información. La que vengo acumulando hasta el momento (gracias por tu colaboración, RMF) no parece sino ir en la línea de mi primer post. Pero la verdad es que toda esta cuestión me tiene un poco trastornado. Estoy intentando escribir un largo artículo y ni encuentro el tono adecuado ni consigo escuchar mi propia voz. Pero no me conformo, Luis, con ser equidistante. En cualquier caso parece evidente que es mucho más fácil dejarse arrastrar por la emotividad que controlar con prudencia la información disponible.

9 comentarios:

  1. Amigo Luri, no he utilizado la palabra equidistante, sino la de cómplice. La equidistancia es difícil, lo admito.
    Creo que lo que se pretende por parte de ambas partes es que nos adscribamos a una de ellas por emociones: esa sería la complicidad. Por eso me niego a dejarme llevar por la emoción.

    Me gustaría hacer algunas reflexiones:
    1 - ¿La historia de Kuntar realmente justifica el actual enfrentamiento? ¿No será un conflicto provocado cuya solución inaccesible demostrará la incapacidad del enemigo para dialogar? Es decir, su inhumanidad.

    2 - La teoría de la conspiración, que acabamos dando siempre por posible ya que no podemos conocer los hechos con certeza, ¿aguanta realmente? ¿Necesitan las autoridades judías de crimenes horrorosos para hacer su política práctica, tan poco dada a la magnanimidad? ¿Qué sentimientos y emociones les interesa promover?
    ¿Piensan que estan perdiendo la batalla de la propaganda y necesitan caracterizar al enemigo?

    3 - El Aquille Lauro. ¿No fué en el secuestro de ese barco donde los raptores lanzaron por la borda a un pasajero, judío e inválido, con su silla de ruedas? Fué la única víctima, creo recordar.

    4 - El organizador del secuestro fué secuestrado a su vez en pleno vuelo en el Medietrráneo.

    5 - Finalmente, ¿de quien era la bomba, obús, misil o mina, que destrozo hace unas semanas a una familia en la playa?

    Es tal la cantidad de hechos fotografiados, filmados, que nos muestran la tragedia palestina que no podemos sino decantarnos por ellos. Su tragedia, que es real, está omnipresente. No así su incapacidad para neutralizar a Hamas y a Hezbollá, que con armamento del mismo tipo, se turnan en la basculación del conflicto.

    6 - Creo que este conflicto necesita víctimas para mover los sentimientos. El dedo acusador de parte señala la inhumanidad del otro.

    Cada parte tiene su carga de culpa, enorme. Y no hay que remontarse al inicio, cuando la partición.

    Esta tarde, un amigo de visita me ha preguntado "¿cuando va a terminar esto? y le he respondido un poco cínicamente: ¿Y que importa? Llevan ya 50 años.

    Y por cierto, ¿que ha sido de los soldados israelies secuestrados?

    Perdona la extensión y laa reiteración de mi presencia.

    ResponderEliminar
  2. Es un placer contar con tu presencia. Te aseguro que leo con gran interés lo que escribes, que siempre es relevante.

    ResponderEliminar
  3. No he podido dejar de mirar el documento que te envié, y hay más datos importantes:

    1. Samir es huérfano desde los 12 años; el motivo: "Kuntar was orphaned at age 12 when his parents were killed in separate Israeli attacks on Lebanon. He joined the extremist Palestine Liberation Front as a teen-ager." Como decía Luis Rivera: "ojo, hay que hacer la lista por orden de aparición."

    2. En 1995, durante el proceso de paz, el diario Haaretz lo entrevistaba en primera plana, porque Kuntar pedía la reconciliación. The boston globe comenta, en un artículo con el título significativo de "In Israeli jail, plea for reconciliation", que Kuntar "told his interviewer that it was especially his study of the Holocaust at changed his view of the conflict." Decía, entre otras cosas:

    - "The decision taken by our organizations, principally in the early 1970s, allowing for violence against civilians, was a terrible mistake -- a boomerang. . . . The result was the creation of an environment among us that encouraged indiscriminate violence."

    - "I would refuse to be released as the result of a terrorist attack." No sé si ahora piensa lo mismo, según si se considera el secuestro de militares un acto terrorista.

    -"In order to justify its presence and create understanding among Palestinians, Israel must abandon the theological argument that God gave this land to her," he said. "It must emphasize the terrible suffering undergone by the Jewish people. . . . The message for our coming generations, especially the Palestinian one, must include that suffering because without it it will be impossible to come to an understanding with the Palestinians on the Jewish presence here."

    Los propios comentarios de Haaretz parecen indicar la sinceridad del prisionero:

    _______________________
    Amira Segev, the Haaretz reporter who conducted the interview, said she was impressed with Kuntar's sincerity, intelligence and charisma and added that prison officials respected him as well. During a strike by prisoners for better conditions two years ago, he was among the leaders.

    Asked if Kuntar might be making his plea to gain release, Segev said she posed that question both to him and to the prison officials and estimates that the chances of his release are remote.

    Yaron Ezrahi, a political philosopher at Hebrew University, said the interview was significant because the meaning of violence has been changing in the Middle East, and both victim and victimizer have been part of that change. He noted that the story's prominence suggests Israeli society is seeking signs of a change in consciousness on the other side.

    Asked why the story merited front-page treatment, Yoel Esteron, managing editor of Haaretz, said: "I was struck by the interview because it shows that some old-guard terrorists are now coming to terms with Israel, not only Yasser Arafat and his regime. Without wanting to exaggerate, I found that highly significant."
    _____________________

    3. Sobre el ataque, hay matices que varían (¿a quién mataron primero? ¿cómo mataron a la niña?). Sólo un artículo del Jerusalem post del 18 de enero del 99, cuando os tratados de Oslo estaban pasando la prueba de fuego, y Arafat pedía la liberación de todos los prisioneros, publicaba un artículo: "All pain is not the same" donde decía dos cosas que creo relevantes:

    - Lo que parece una cita casi literal de la sentencia: "Court records say that Kuntar, then 18, dragged the sobbing Einat, aged four, and Dani to the beach where he first smashed the girl's skull with a rock and then shot her father dead." No es la misma versión que dá la madre (ésta invierte el orden de los asesinatos).

    - La versión de Kuntar: "In published interviews, Kuntar has supported the peace process, acknowledged "incredible" Jewish suffering during the Holocaust and declared that the strategy of killing unarmed civilians was "a huge mistake, which backfired." But he has never expressed remorse and, despite incontrovertible evidence, insists that Israeli police killed Einat and Dani."

    y esto es lo que hay.

    ResponderEliminar
  4. Al final, RMF, vamos a llegar a un descubrimiento vertiginoso: ¡A ver si va a resultar que los límites de nuestra moral coinciden con los de nuestra capacidad para seguir interrogando a los hechos! ¿Seremos seres morales porque llegados a un límite somos contentadizos? Es esta una cuestión terrible y que me tiene, te lo aseguro, muy preocupado estos días. Evidentemente las cosas se ven muy diferentes según las fuentes de información disponibles y la elección de las fuentes de información que en último extremo se consideran más fiables tiene que ver también con los límites de nuestra interrogación? ¿Has leído en Le Monde de hoy el artículo de Claude Lanzmann? Pero, si por este camino, llegásemos a negar la pertinencia de una ética suprapolítica, siempre quedaría la necesidad -con más precisión: la inevitabilidad, la fatalidad- de actuar políticamente. Y así que volvemos a encontrarnos con el vértigo. ¡Menudo agosto!
    Te agradezco, muy sinceramente, todos y cada uno de tus comentarios.

    ResponderEliminar
  5. Solamente quiero intervenir paranañadir algo que me sorprende:

    1 - La web de Shamir Kuntar, y multitud de textos en correlación con la misma, difieren de lo que nos acaba de aportar RMF, cuya página por consejo de Luri acabo de empezar a visitar.
    2 - El hermano de Kuntar tiene en la web un enorme protagonismo: Aparece entrevistándose (también la familia) con el líder de Hezbolá en varias ocasiones. Parece la figura oficial o el representante del mártir.
    3 - Si lo que las fuentes de RMF aportan es cierto y no tengo por que dudarlo, no creo que Kuntar sea regalo de larga duración en Palestina. ¿Para que pueden pedirlo? ¿Porque plantear un conflicto por alguien que les niega en su actividad presente?Pienso en la similitud, cuando habla de "que el hecho de planear ataques terrorisras a civiles fué un error" con Soares Gamboa, Yoyes y otros ex etarras, que no pueden criticar sin protección a la organización cuando cambian de lo que se llamó en tiempos del PCE "centralismo democrático"
    5 - Lo pedirán ¿porque sdaben que no lo van a canjear nunca?
    6 - De mis tiempos de la publicidad recuerdo la importancia del eslogan, que en el caso de Kuntar se lo han puesto sus congéneres: "el más antiguo prisionero libanés (no palestino) en Israel".

    Fué Shakespeare: palabras, palabras, palabras.

    Gracias a los dos por esta magnífica compañía.

    ResponderEliminar
  6. He escrito en Palestina por "en Líbano".

    ResponderEliminar
  7. Gregorio, acabo de leer el artículo que dices; tiene mucha razón en muchas cosas. Pero me asusta y me desalienta esta frase: "Le Hezbollah n'ignorait rien de ce qui allait advenir : il savait quel prix Tsahal attache à la vie de ses hommes et tendait ainsi un piège dans lequel Israël ne pouvait pas ne pas tomber". Yo añadiría que Israel sabe que sus bombardeos son el alimento natural de ataques suicidas (Samir Kuntar parece un caso paradigmático, aunque no suicida). ¿Qué debería hacer Israel sabiendo que sus ataques actuales son la condición de los futuros suicidas? Es terrible la lógica inapelable y mecánica. ¿No seria la labor de los políticos torcer un poco esta lógica?

    Luis, ciertamente, la figura de Kuntar, juntando todos los trozos, parece contradictoria. Pero me parece que más allá de la entrevista de Haaretz, el resto son datos que hay que coger con pinzas (el control de la web por parte de su hermano es un indicio de que el personaje se oculta, o lo ocultan). Y la entrevista solo indica que Kuntar era en 1995 un político que, oliendo los cambios de Oslo, parece querer posicionarse. Ahora todo aquello queda lejos y volvemos a estar como al principio.

    Y esto último no es una boutade: he estado consultando el archivo de la Vanguardia de los dias posteriores al ataque de Kuntar, el 22 de abril de 1979, y las noticías sobre el Líbano parecen calcadas a las de hoy mismo (excepto en la potencia de los artefactos bélicos), incluso el periodista que las redacta sigue siendo Tomás Alcoverro. La Vanguardia recoge la noticia del ataque terrorista dos dias después (el lunes 23 no salió, como de costumbre), en un despacho de EFE. En dicho relato no se explicita ningún detalle del ataque; y en toda la semana siguiente tampoco se dice nada más sobre este ataque ni sus detalles (es curioso como en la misma página aparece una notícia relacionada hablando de Gaddafi, quien pedía eliminar todas las referencias a Egipto que salen en el Corán, por firmar la paz con Israel).

    En los siguientes días las noticias sobre la zona oscilan entre el tratado de paz Israel-Egipto, y los ataques y contraataques en el Líbano (25, 26, 27 y 28. Lo más remarcable es que los políticos israelíes parecen no depender de esta espiral violenta: el dia 26, el presidente Weizmann invita a la OLP a negociar (la OLP que hace 4 días acaba de matar brutalmente a una niña de 4 años); el mismo dia, el duro Moshe Dayan cambia la frase habitual "las bandas de terroristas palestinos" por "la resistencia palestina". Dayan, el día 28 declara en Katmandú: "Invito a todos los paises árabes que se sienten a la mesa de negociaciones sobre la base de las resoluciones 242 y 338 del Consejo de Seguridad, sin condiciones previas" y curiosamente pide "a Nepal que intervenga cerca de los países no alineados para hacerles entender ‘la postura de Israel y Egipto."

    Encantado, también, de estar en tan buena compañía.

    ResponderEliminar
  8. El artículo al que hace referencia RMF apareció en LE MONDE de ayer, viernes. Está firmado por Claude Lanzmann y se titula "Que reste-t-il des espoirs nés lors des accords d'Oslo?"

    http://www.lemonde.fr/web/article/0,1-0@2-734511,36-800715,0.html

    Inmediatamente ha suscitado la más viva polémica entre los lectores de este diario.

    Por mi parte estoy contento de que entre todos estemos manteniendo este debate tal como lo estamos haciendo, llevándolo un poco más allá de lo que aparece en los media. Y, desde luego, RMF, agradezco en todo lo que valen tus documentadísimas aportaciones.

    ResponderEliminar
  9. Una cosa más, en el mismo día Le Monde recoge una unteresante entrevista con Ehoud Olmert, el primer ministro israelí, en la que confiesa: "Je souviens d'avoir eu une conversation des plus intéressantes avec le président Chirac sur le Liban. Ni le président Chirac, ni le premier ministre de Villepin, ni le ministre des affaires étrangères, Douste-Blazy, ne veulent que le Hezbollah émerge de cette crise en position de gagnant".

    Y es que, amigos, el enfoque políticamente determinante no es -con ser importante- ni el moral ni el etiológico, sino el teleológico: ¿Quién va a salir ganando? y, sobre todo, ¿Quién no queremos que gane?

    ResponderEliminar

Cansancio

Me he levantado esta mañana cansado. Como si hubiese pasado la noche corriendo. Toda la actividad desplegada en Madrid parece pasarme ahora ...