martes, 22 de agosto de 2006

El rostro del creyente

El rostro del creyente, obra de Wang Guangyi

I

Alfredo Abián, director adjunto de La Vanguardia recordaba ayer, día 22, que hace 66 años el estalinista catalán Ramon Mercader asesinó a Lev Trotsky hincándole un piolet en la cabeza.

Resulta revelador -añadía- que los restos del naufragio de la otrora llamada izquierda revolucionaria sean poco propensos a las revisiones históricas. Aquellas múltiples izquierdas no eran miembros desavenidos de una misma familia. Se consideraban enemigos que batir. Primero, se insultaron hasta el escarnio. Y, después, se mataron unos a otros. Pocas batallas ideológicas han dejado tras de sí tantos cadáveres como las purgas internas y los ajustes de cuentas protagonizados por organizaciones izquierdistas. Fueran una minúscula secta nihilista o un partido de masas, el procedimiento siempre era igual. El camarada o compañero jefe atribuía a sus adversarios la creación de una tendencia o una fracción a la que endosaba conspiraciones inverosímiles. Las purgas desembocaban en procedimientos sumarios, deportaciones masivas, paseíllos, fusilamientos…

II

Al contrario de lo que piensa Alfredo Abián, tenemos con qué comparar. Podemos recordar, por ejemplo, la s historias del cristianismo y del Islam, que tampoco andan escasas de purgas internas y de ajustes de cuentas. Y eso es para mí lo más significativo. Estos tres ejemplos comparten una incapacidad patológica para soportar la divergencia con respecto a los dogmas fundamentales, especialmente los relativos a las figuras sagradas y la salvación.

III

La extraordinaria capacidad de la izquierda para autoamnistiarse es también semejante a la de las religiones monoteístas. Quien está decidido a salvar a la humanidad sabe que su causa es demasiado grande como para que tal o cual conducta humana la ensombrezca.

IV

Yo conocí al hermano de Ramón Mercader, Luis. En Pamplona. Estaba a punto de jubilarse y era profesor de telecomunicaciones en la Universidad Pública de Navarra. Había trabajado en la URSS en sistemas de comunicaciones con satélites, llegando a ser un miembro muy relevante del sindicato de científicos. Una navidad de hace –no sé, quizás más de quince años- mi hermana se empeñó en que tenía que conocer a un catalán que vivía en su mismo portal, en la Calle Río Urrobi de Pamplona. Asentí de mala gana.

Se presentó como Lluis. “¿Y el apellido?, le pregunté ingenuamente. “Mercader”, me contestó. “¿No serás pariente de Ramón?”. “Sí, su hermano”. Como era evidente que en aquel momento no le apetecía hablar de este tema, me las arreglé para ir tirándole poco a poco de la lengua, muerto de curiosidad, invitándolo cada día a almorzar a las tascas relevantes de la ciudad. No os voy a contar ahora nuestras conversaciones. Pero creo que puedo resumirlas en las que, a su parecer, eran las dos diferencias más notables entre el capitalismo y el comunismo.

"En el capitalismo puedes elegir lo que no quieres comprar. Y no puedes hacerte ni idea hasta qué punto es eso importante”.

"¿Y la confianza que hay aquí entre la gente? Me acaban de pintar el piso y los pintores se han despedido diciendo que ya pasarían a cobrar otro día. ¿Y como están tan seguros de que les voy a pagar?”

Quizás para alguien esto no es más que una anécdota que no se puede hacer pasar por categoría. Pero yo veía las caras de Luis y de su mujer, comiendo a dos carrillos toda clase de pinchos en el bar Urricelqui; unas caras de niños estrenando un juguete, y me conmovieron profundamente.

V

Vamos ahora al día en que el hermano de Lluis, Ramon Mercader, mató a Trotski.

Yo estaba en México por entonces, y una conocida del Viejo, una señora europea a quien yo había conocido en Taxco, me organizó una entrevista. Trotski accedió a recibirnos a mi amigo Herbert Passin y a mí en Coyoacán. Lo abatieron en la mañana de nuestra cita (...). Cuando nos presentamos en su casa nos tomaron por periodistas extranjeros y nos invitaron directamente al hospital. En la sala de urgencias reinaba el desorden. Sólo tuvimos que preguntar por Trotski. Nos abrieron una puerta en una pequeña sala lateral, y allí lo vimos. Acababa de morir. Un cono de vendajes ensangrentados le cubría la cabeza. Tenía las mejillas, la nariz, la barba, la garganta surcadas de sangre y de iridiscentes hilillos de tintura de yodo.”

Quien describe esto era en aquel momento un miembro importante del troskismo americano. Este hecho fue decisivo para él y para el resto de jóvenes, fundamentalmente judíos, que nutrían la organización. A partir de este momento comenzaron a deslizarse (en línea paralela a la seguida por Orwell, que quizás alguna vez se cruzó con la madre de Lluis y Ramón, María Mercader, por las calles de Barcelona) hacia posiciones radicalmente antisoviéticas. Con el tiempo acabarían formando la que podemos llamar la primera generación del neoconservadurismo americano.

Se me olvidaba, la descripción anterior es de Saul Bellow. Se encuentra en un artículo que con el título de “Los escritores, los intelectuales y la política: reminiscencias”, publicó en el órgano portavoz del neoconservadurismo, The Nacional Interest, en la primavera de 1933.

El autor de las ilustraciones es el artista chino Wang Guangyi

34 comentarios:

  1. Amigo Luri, jugoso y prometedor post, aunque hay un dato menor que me parece una errata. Trotsky murió en 1940, ¿el artículo de Saul Bellow puede ser de 1933?

    ResponderEliminar
  2. Sí, hermoso post, Gregorio. A propósito del Stalinismo, en fin, soy del parecer de que Stalin empezó muy bien, por supuesto, pero al final, no sé por qué, fue aflojando la mano...
    j.

    ResponderEliminar
  3. Usario Anónimo Jota: Es usted un iconoclasta redomado.

    ResponderEliminar
  4. Para un proyecto personal, ando precisamente desenterrando a todos estos muertos. No conocía el artículo de Bellow; ¿sabes si está publicado en libro o se encuentra en la red?
    Por cierto, he leído hace poco que Nin hizo gestiones (a finales del 36) para que el Viejo (que intentaba encontrar un lugar en el mundo en donde fortificarse ante un Stalin que ya le había matado a casi toda la familia y que presionaba a todos los gobiernos del mundo para que no le dieran asilo) viniese a Catalunya. Es impresionante (aunque ocioso) pensar que pudiese haber muerto aquí, a manos del mismo asesino, unos años antes, a partir de mayo del 37.

    El cristianismo y el Islam, matándose entre sí, construían. Lo malo de este asunto es qué nos han dejado estos abuelos: tumba sobre tumba. No queda nada.

    Lola

    ResponderEliminar
  5. Lola, el artículo de Bellow está editado en español en su libro "Todo cuenta. el pasado remoto al futuro incierto", Círculo de Lectores, 2005. La evolución del troskismo americano está recogida, aunque de manera muy somera, en mi librillo "El neconservadorisme americà", Angle Editorial, 2006.
    Lo que yo no conocía era lo de Nin.

    Dices que "el cristianismo y el Islam, matándose entre sí, construían". No estoy muy seguro de entender lo que quieres decir. El furor apostólico de, por ejempl, el segundo San Agustín, dispuesto a convertir a quien sea a cristazo limpio, ¿Qué construía? ¿Qué construye hoy el furor asesino entre chiítas y sunnitas en Iraq? Lola, acepteos, con Ciorán que la sociedad es un infierno de salvadores.

    ResponderEliminar
  6. Lola, corrijo el título del libro de Bellow: "Todo cuenta. Del pasado remoto al futuro incierto".

    ResponderEliminar
  7. Un libro que le va a gustar en demasía, fíese de mí, es cualquiera de Serguéi Dovlátov. Se lo ruego, hágase con cualquiera de ellos. En el mercado encontrará más o menos fácilmente; "Los nuestros", y "El compromiso"

    ResponderEliminar
  8. Odios raciales, guerra de religión, persecución del diferente, masacres tribales, enemistades asesinas ideológicas ...

    La especie humana debe tener un cromosoma dominante de intolerancia y odio.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias pr las referncias de los dos libros. Los leeré seguro y con ilusión en el caso del tuyo.

    Me refería a lo que podemos entender por una "civilización" y pensaba, claro, en lo más aparatosamente positivo: el arte, por ejemplo. Pero también un determinado amparo político y -¿por qué no?- espiritual. No sé cómo decirlo. Hay unos párrafos del "Manifiesto comunista" que siempre me emocionan y con los que estoy muy de acuerdo(por cierto que bien escrito está, una prosa vigorosa donde las haya): cuando se habla del depredador y gélido capitalismo confrontándolo a las abigarradas y aún calidas relaciones humanas (y del hombre con Dios) del feudalismo. Sobre todo pienso en Nietzsche y el último hombre, el nihilismo absoluto de nuestra época.
    Y allí donde la izquierda revolucionaria ha podido establecerse y crear algo (Urss para hacerlo rápido) veo sólo devastación. Siendo muy crítica con el capitalismo, entendiendo, ya digo, a Marx, como mínimo su "superestructura" política da un respiro, es porosa, el individuo puede respirar. Creo que sigo sin explicarme bién.

    Lola

    ResponderEliminar
  10. Subal:No he leído a Ovlatov, pero tengo magníficas referencias de "Los nuestros". Mi asesor en cuestiones literarias me acaba de asegurar que tuvo como maestro a Chejov y como amigo a Joseph Brodsky. ¿Sabe qué? ¡Le voy a hacer caso! Esta tarde le encargaré el libro a mi librera de Ocata. Gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
  11. Alicia: No creo que la "especie humana" tenga "un cromosoma dominante de intolerancia y odio". Más bien pienso que excesivamente débil comopara ser, como especie, buena. Cada vez veo más clara la fragilidad enorme de las cosas humanas y como intentamos espantar nuestros fanasmas a manotazos.

    ResponderEliminar
  12. Lola:

    1)Evidentemente no se puede disfrutar, por ejemplo, de una sinfonía, teniendo mentalmente presente la aseveración de Benjamin respecto a que no hay monumento cultural que no sea también un munumento a la barbarie (creo que son estas palabras las que están escritas en su tumba). Necesitamos el arte para vivir. Pero tenemos que recordar a Benjamin para preservar nuestros entusiasmos.

    2) Con respecto al "amparo político", no puedo estar más de acuerdo. Siempre he tenido en la más alta estima la "Segunda consideración intempestiva de Nietzsche". Y, de hecho, he leído a Nietzsche desde la perspectiva abierta por esta lectura. Tienes razón: además de la verdad, necesitamos salud. Y no siempre una y otra van de la mano. El mundo humano es profundamente heterogéneo.

    3) Me gusta la referencia al "Manifiesto comunista". A mi también me gusta este texto, pero no comparto tu interpretación de ese párrafo. Yo intuyo en él una manifestación de la reticencia alemana ante lo británico. Para la cultura alemana Inglaterra -y en menor medida Francia- suponían la rendición de la humanidad ante el utilitarismo, es decir, ante el nihilismo. Y probablemente el "último hombre" de Nietzsche vaya también por aquí. La paradoja alemana -puesta trágicamente de manifiesto en la la alternativa al liberalismo de la República de Weimar- es que intentó combatir el nihilismo del último hombre con un nihilismo infinitamente más destructor, porque fue esencialmente militarista. Marx está más cerca de los fantasmas alemanes de lo que él sospechaba en "La ideología alemana".

    4) ¡Claro que hay que ser crítico con las consecuencias degradantes del capitalismo! ¡O críticos o memos!

    5) Explicar todo esto bien es el tema de nuestro tiempo.

    ResponderEliminar
  13. Querido Gregorio, en mis lejanos años mozos conocí a Esteban Volkof o Volcos, el nieto de Trotsky, que sigue en México y que nunca se ha dedicado a la política. Estuve muchas veces en la casa de la calle de Viena, en Coyoacán. Hay un dato que se ha deslizado, María Mercader era hermana de Ramón y se casó con Vittorio de Sica: la madre se llamaba Caridad del Río. Entre la madre y Ramón existía una simbiosis enfermiza, como se demostró después, a través del análisis psiquiátrico que el Dr. Alfonso Quiroz Cuarón le hizo en México. La policía mexicana tardó varios años en establecer la verdadera identidad de Jacques Mornard, pero cuando supieron que era Ramón Mercader del Río, comenzaron a elaborar un estudio muy completo de su personalidad y un supuesto retrato robot del magnicida (como arquetipo), y por ello, Mercader fue una especie de conejillo de Indias para este estudio primerizo de psicología criminalística.
    Por otro lado, los comunistas mexicanos estaban muy divididos, tal como apuntas, y el trotskismo siempre prendió con fuerza en América Latina, hubo momentos de vacilación en el círculo, como bien lo muestra el caso de Diego Rivera, que intervino activamente en el proceso de acogida de Trotsky en México, para después desvincularse completamente de él, y proclamarse estalinista. Estaba claro que Trotsky debía ser eliminado y lo fue. Lo que siempre he creído es que si el drama ocurrió, no fue sólo por el plan rastrero y mezquino de Mercader (seduciendo a Sylvia Ageloff desde París, siguiéndola a México, donde era secretaria de Trotsky, e introduciéndose subrepticiamente en casa de Trotsky aparentando no estar demasiado interesado por la política), sino que se debió también al fatalismo de Trotsky, que de algún modo le facilitó el crimen a Mercader: Trotsky se saltó todas sus reglas de seguridad, introduciéndolo en su despacho a solas, a pesar de que no confiaba en él y así lo había manifestado ¿Fue una especie de suicidio? ¿Fue un reto absurdo? ¿Estaba ya cansado de luchar contra esa condena que sabía que pendía sobre su cabeza? A veces me lo he preguntado.
    Un abrazo muy cordial.

    ResponderEliminar
  14. Hay algo que no veo correcto en tus argumentos, Gregorio, y es que metas en el mismo saco a los movimientos izquierdistas revolucionarios y a las religiones monoteístas. No veo legítimo reducir al judaísmo, el cristianismo o el islam a su historia (en que entran, como tú recuerdas, las persecuciones y ‘ajustes de cuentas’). La religión es algo más, que atañe a la libertad y a la dignidad humana.

    Es curioso que denunciemos los discursos ‘políticamente correctos’ acerca de las minorías religiosas, y sin embargo no caigamos en la cuenta de que en la discusión pública se quiere elevar a dogma incontestable el ateísmo, so capa de que la religión es dogmática e intolerante.

    En algo estoy dispuesto a comulgar con los musulmanes, y es afirmar que la debilidad de occidente tiene su raíz en la pérdida de las creencias religiosas. A partir de ahí, todo vale, incluídos los “comecuras”. ¿Hará falta recordar el genocidio de hombres y mujeres de religión, durante la guerra civil española, al dictado del banco izquierdista revolucionario? ¿Por qué ocurrió? Que alguien me dé una explicación convincente.

    Hay algo que no me gusta del actual panorama internacional, y es que existe un vivo interés de los ‘discursos dominante’ de hacer un ‘totum revolutum’ de las creencias religiosas y los fanatismos políticos. El caso es llegar al concepto de ‘islamofascismo’, concepto ‘neocon’ que me parece inaceptable en cuanto confunde religión e ideología.

    Creo, Gregorio, que nos podrás ilustrar sobre la íntima contradicción que vivieron los intelectuales judíos norteamericanos a cuenta de conciliar, precisamente, sus tradiciones y lealtades religiosas, y sus ideas filoateas.

    ResponderEliminar
  15. Gabriela: eres la segunda persona que me corrige en este post. Y también con toda la razón. Se trata, efectivamente, de (María) Caridad Mercader o, ya puestos a ser precisos, de Eustasia María Caridad del Río Hernández.

    Todo cuanto envuelve a esta mujer es sorprendente. Para quienes estén interesados en una interpretación de lo ocurrido desde una perspectiva troskista pueden visitar la web de la Fundación Andreu Nin, donde encontrarán el texto de la tercera parte del libro de Julián Gorkin titulado "El asesinato de Trotski". Recomiendo una visita. No tiene pérdida: http://www.fundanin.org/gorkin3.htm

    Pueden incluso solicitar información complementaria en: poum@fundanin.org


    “Eustasia María Caridad del Río Hernández -escribe Gorkin- nació el 29 de marzo de 1892 en Santiago de Cuba, y no en Cataluña, como yo creyera en un principio. Cuando España perdió su rica colonia antillana, la familia del Río se estableció en Cataluña. En posesión de bastantes bienes de fortuna, los padres quisieron que su hija se educase en un pensionado francés instalado en Inglaterra: el del Sagrado Corazón de Jesús. Su educación continuó en un pensionado religioso de Barcelona. Hasta los dieciocho años, Caridad tuvo grandes arrebatos de misticismo; incluso entró en el convento de Carmelitas Descalzas, donde profesó como novicia durante cierto tiempo".

    ResponderEliminar
  16. E incluso la fundación te manda, si li solicitas, el boletín por e-mail. Una cuestión que apunta Gabriela ("otro día, y seguimos vivos" decía Trostki cada mañana). Un amigo mío de primerísima juventud (16 años) había vivido siempre en México, excepto dos años en la Cuba castrista. De familia muy conocida. Me contó que es increíble cómo dejaron pasar a mercader la guardia pretoriana de Trotski, con una gabardina al calor del verano mexicano. Él lo achacaba a que todos eran unos inocentes ianquis, que de haber sido mexicanos no se les hubiera colado de esta guisa.
    De todos modos, aunque a Trotski Mornard no le caía bien, sí que había conquistado el corazón de la familia, con excursiones en su coche, etcétera.
    En alguna parte he leído (no sé si en Gorkin) pero no lo he vuelto a encontrar, una historia muy romántica, que no sé si es cierta: descubrieron que era catalán algunos presos también catalanes al oírle tararear el "noi de la mare". Ojalá fuera cierta.

    Lola

    ResponderEliminar
  17. Joaquín: no me malinterpretes. Soy profundamente respetuoso con las convicciones religiosas. Y no tengo ningún inconveniente en considerarme cristiano. No estoy metiendo en el mismo saco "a los movimientos izquierdistas revolucionarios y a las religiones monoteístas". En primer lugar porque sólo podemos considerar católicas (en el sentido literal del término) y por lo tanto expansionistas a dos de ellas. En segundo lugar porque sólo dos de ellas han atravesado la experiencia purgante de la Ilustración. Curiosamente la única religión que sin ser expansionista ha pasado por la Ilustración es el judaísmo. Pero repito, me considero felizmente bautizado. Lo que considero altamente peligroso, es el entusiasmo redentor, venga de donde venga. Tu sabes que frente a los grandes entusiasmos hasta la tibieza es culpable.

    Repito: no considero que la religión sea esencialmente intolerante (aunque inevitablemente haya de ser dogmática). Sí considero intolerantes a quienes, convencidos de que están en condiciones de salvarte ("por tu bien") no aceptan de ninguna manera tu reticencia a ser salvado. Y de nuevo es aquí donde el entusiasmo político y el religioso se dan la mano. Insisto: no comparo "creencia religiosa" y "fanatismo político", sino "fanatismo religioso" y "fanatismo político" (y aquí puedes añadir a la lista cuantos fanatismos se te antojen). Si el asesinato de religiosos es un acto vergonzoso, absoluta y completamente condenable, no lo es menos el fusilamiento indiscrimiando de socialistas y de republicanos liberales, sin ningún tipo de juicio previo, que se realizó, por ejemplo en mi pueblo, siguiendo los dictados del párroco.

    Creo, Joaquín, que la "íntima contradicción" entre "lealtades religiosas" y "lealtad filosófica (que inevitablemente ha de ser "filoatea") es la esencia de eso que llamamos Occidente. La podemos expresar de otra manera (con los términos de un místico judío ruso, Lev Shestov, y de un filósofo político judío alemán, Leo Strauss): es la contradicción entre Jerusalén y Atenas. Estoy convencido que la eliminación de uno de estos dos polos, pretendiendo que de esta manera se resolvían las tensiones políticas, es lo que se encuentra en el origen de todos los dogmatismos que hemos conocido en Occidente, sean religiosos o laicos.

    El concepto de "religión laica" no es mío -¡qué más quisiera yo!- sino de R. Aron.

    ResponderEliminar
  18. Por cierto, aún no hemos hecho menció de ese documental, para mí excelente, titulado "Asaltar los cielos", de Javier Rioyo y J. L. López-Linares. El título es perfectamente expresivo. Creo que es en él donde Caridad Mercader confiesa que es mucho más fácil destruir el capitalismo que construir el socialismo. Efectivamente, para lo primero con entusiasmo hay suficiente; para lo segundo se necesita otra cosa muy diferente: saber.

    ResponderEliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  20. Hay un hecho curioso en todo esto y son las contradicciones que vive el Partido comunista mejicano de la época, como todos. Siqueiros, enfrentado radicalmente a Diego Rivera, que como artista bon vivant pisa una bohemia un tanto peligrosa para el estalinismo de la época, monta un ataque a la casa donde está Trostky, que por cierto ha seducido a Frida Kalho, y la ametrallan de manera terrible, no habiendo creo recordar muertos, pero si heridos, entre los niños.
    En Cataluña, el Poum se hacía fuerte en los aledaños del SEPU de las Ramblas y sus columnas volvían del frente de Aragón abandonándolo para participar en la resistencia frente a los comunistas. De locos, de locos. Recomiendo las memorias de Manuel Azaña (sin la hache).
    Curiosamente la María Mercader real, pareja de Vitorio de Sica, fué la madre de Gay Mercader, el promotor de conciertos de rock y de su hermano, notable músico. Un análisis familiar no deja de ser sugerente, porque el origen era burgués, en esos desclasamientos a los que tan aficionada es Catalunya, al estilo italiano del PCI (Pichí) de Enrico Berlinguer..
    Creo Joaquín, que la religión es un hecho cultural, generalizado, que influye notablemente, en los esquemas del poder temporal a parrtir de su ideología y de su integración en la sociedad. La religión, a través d elas Iglesias organizadas y las enraizadas (que son dos cosas distintas) trata de tomar el poder, y lo consigue, con lo que queda manchada como no inocente. Y le convendría la inocencia, vaya si le convendría.
    Muchas veces confundimos el ateismo con el intento de una sociedad culturalmente avanzada, y la occidental lo es para lo que estamos hablando, por liberarse del intromisionismo y autoritarismo religioso. Ateo y cristiano es una conjunción posible, puesto que hemos sido educados en el cristianismo todos y no es cuestión hacer tabla raso para empezar de nuevo.
    En la guerra civil tengo en la pluma una frase de Ibañez Escofet en sus memorias, que cito de idem por no ir a buscarla: "maldigo a los canallas que no lo impidieron". Todos los asesinos en fila representan a casi toda la sociedad. Yo me rasgo las vestiduras por todos, pero todos, todos.
    El Manifiesto Comunista se escribió sin gozar del poder, eso ya fué cosa de Lenín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya sopa estáis armando! María Asunción Mercader Forcada, esposa de Vittorio de Sica, fue tía de Ramón Mercader del Río, y tía en segunda generación de Gay Mercader

      Eliminar
  21. Olvidaba una cosa: los judios, por haber vivido la ilustración y haber particiopado en ella, se hicieron asimilacionistas y trataron de olvidar su ortodoxía por el reconocimiento social. Europa les pasó la factura y ahora, cuando oyen la palabra, les entra pánico.

    ResponderEliminar
  22. Bien, retomando la polémica, hasta donde la indulgencia de nuestro cafetero huésped la consienta...

    Está lejos de mi ánimo proponer algo así como una "filosofía confesional" (sea judia, cristiana, o lo que fuere). Pero quiero observar dos cosas:

    1.- El ateísmo, o si se quiere por formularlo de una manera más light, la hipótesis 'etsi deus non daretur' es tan dogmática como la contraria. Cualquier posición filosófica contiene presupuestos irracionales o no demostrados, sino simplemente "confesados".

    2.- Decía en mi abortado post, dando la razón a Gregorio Luri, que estoy muy conforme con que la esencia de la filosofía occidental es esa dialéctica entre Atenas y Jerusalén (como imágenes de dos visiones inconmensurables del mundo). Vengo a decir si hoy no debiéramos buscar una filosofía ecuménica, "global", fundada sobre presupuestos nuevos.

    Por último, sin ser un especialista en el asunto, me gustaría plantear si la figura del cordobés Averroes no es esa 'Ilustración' que supuestamente se echa en falta al Islam.

    ResponderEliminar
  23. Mientras haya café para todos, la barra de la discusión sigue abierta. Tienes razón, Joaquín, con Averroes. Averroes y Maimónides representan una ilustración medieval cuyos presupuestos no deberían echarse en saco roto. Pero mientras Maimónides se convierte en figura reverenciada en el judaísmo, el averroísmo acaba siendo una secta vencida en el Islam.

    Y una confesión: ¡DA GUSTO TENER UNOS PARROQUIANOS COMO VOSOTROS!

    luis, la frase que comentas de Ibáñez Escofet me confirma la convicción de que lo único que deberíamos rememorar con respecto a la república y la guerra civil es la estupidez de quienes se dedicaron sistemáticamente a echar leña al fuego. Nos jugamos demasiado como para olvidar sus nombres y su conducta criminal, estuviesen en el lado que estuviesen.

    ResponderEliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  25. Sobre Averroes, y tal vez os sea útil, puedo aportar una frase de él. Como creo saber, el nombre real era Ibn Rush, que no es otra cosa que un nombre procedente de un nombre visigodo: Rush, que liga con Rodrigo, Rojo, Roig, etc. No soy especialista en el trema, pero así lo he leido. Bien, este Ibn Rush dijo en cierta ocasión que "los árabaes han encontrado lo mejor de si mismo al llegar a Al Andalus" y claramente hablaba en tercera persona. ¿Se sentía él árabe? . Pienso si eso no evidenciará una naturaleza aparte, diferente, no árabe sino en lo cultural, de lo que él era agitador y promotor.

    ResponderEliminar
  26. ¡Aupa rojillos! aunque pierda

    ResponderEliminar
  27. Iñaqui y Pili: ¿A qué viene mentarme al Osasuna en estas horas desgraciadas? ¿Qué he hecho yo para merecer esto? Sirva como aviso a todos los comentaristas futuros: En este blog están permitidos comentarios de cualquier tipo, exceto los insultos y las faltas de respeto, los comentarios soeces y las bromas sobre Osasuna.

    ResponderEliminar
  28. El otro día encontré en una libreria islámica una edición en francés de Averroes. De su "Acuerdo entre la filosofía y la religión". Plantea, con argumentos de derecho coránico, que es legítimo profundizar en el saber a través del silogismo y de los textos al margen de los religiosos. Además plantea que sólo gente con unas bases morales y de creencias firmes pueden acercarse a ese saber.
    Por otro lado plantea algo de actualidad: ciertos pasajes de las escrituras son claros (exotéricos) y pueden ser leidos sin problemas por todo el mundo. Ciertos pasajes metafóricos (esotericos). Deben ser siempre interpretados por esos sabios con fundamentos morales claros. De manera que el mensaje de las escrituras nunca puede perder la coherencia de ser un mensaje de Amor a Dios y a su encarnación, el Hombre.
    Una vez claros estos principios, Averroes aboga por una exploración libre de todas las ciencias, en especial de la más alta: la Filosofía, sin que la religión interfiera en el plano del conocimiento, sino en el ético.

    Los jóvenes islámicos conocen a Averroes, de nombre, pues se le pone de ejemplo de esplendor, pero no conocen bien sus ideas.

    Estas ideas (expuestas sobre 1150), traducidas al latin, cambiando Islam por Cristiandad y Corán por Biblia, constituyen el germen de la escolástica en Europa, y por tanto de la Universidad.

    El hecho de reconocer que la Universidad tenga su origen en estas ideas de un Español, sería muy duro para la gente de la Sorbona o de Bolonia, de modo que se tiene totalmente oscurecido el periodo del Studium Generale de Pallantia, que es anterior a lo que se piensa, porque Sto. Domingo de Guzmán ya estudió allí sobre finales del siglo XII.

    En Francia lo edita Editions le Savoir (distribuido por la libreria belga: www.arrissala.com) ISBN 2-87446-015-X

    ResponderEliminar
  29. Francisco Javier: La introducción del averroísmo en el mundo latino fue todo un terremoto. Es, sin duda, un filósofo monumental y, desde mi punto de vista, un ateo. Su influencia es notable en cierta tradición islámica y judía. El averroísmo cristiano creo que acabó traicionando su esencia.

    ResponderEliminar
  30. Gregorio:
    yo tambien me consideraba Ateo, pero despues de leer un poco de Averroes, un poco de Juan evangelista, un poco de coran...
    me empiezo a preguntar quiénes son los verdaderos ateos.

    ResponderEliminar
  31. Francisco Javier: Esa es, exactamente la cuestión. Yo sostengo que Averroes era ateo, no que yo sea averroísta. Me pierdo en cuanto me pregunto "Quid sit Deus?". En los últimos años tiendo a considerarme un religioso ateo.

    ResponderEliminar
  32. Siento llegar a este foro con dos años y medio de retraso. Lola, una tia mía exilada en México desde 1939 me contó que, al visitar un preso por otro asunto, la persona (también catalán exilado) que acompañaba a un alto funcionario policial de México, D.F., señaló a un preso que canturreaba una canción infantil o de cuna de ésas que sólo un catalán sabe cantar (no me concretó la canción). El funcionario comentó la observación al jefe de policía, que estaba muy frustrado por lo que veía se trataba una falsa identidad (hasta el momento imposible de verificar). A partir de aquel momento, la identificación de Mercader fue fácil mediante consulta a los exilados republicanos españoles más próximos al PSUC de Barcelona. Si damos por buena esta versión, fue una casualidad la que permitió concretar la verdadera personalidad de Mercader. El resto (la participación de Orlov como responsable del reclutamiento y formación de Ramón, así como del diseño del atentado) fue cosa de coser y cantar. Saludos. JordiP

    ResponderEliminar

Días de lluvia

Días de lluvia caprichosa. Unas veces, sorda y monótona; otras, violenta, con fuertes ráfagas de viento, que ha llenado las aceras de hojas...