martes, 15 de agosto de 2006

Auguste y Clotilde

Hace unos días tratábamos en este café de cómo Sabbatai Zebí, siguiendo la antigua tradición que sostenía que la mujer del Mesías tenía que ser una prostituta arrepentida, se casó con Sarah. Hoy vamos a dar una pirueta temporal y nos vamos a acercar al círculo de Saint Simon y, en concreto, a sus discípulos Enfantin y Comte.

Posiblemente el de Enfantin haya sido uno de los proyectos utópicos más descabellados de la historia. Se propuso hallar a la mujer-mesías que dotaría a la humanidad enajenada de una nueva moral, a la vez que se convertiría en la madre de su movimiento. Declaró el año 1833, "año de la madre" y envió a su discípulo Barrault, encabezando el grupo de Los Compañeros de la Mujer a buscarla por Turquía y Egipto. Otros grupos recorrieron los suburbios de las grandes ciudades, buscándola entre las prostitutas. Al llegar a Esmirna (donde había nacido Sabbatai Zevi) Enfantin proclamó la igualdad del hombre y la mujer, y anunció que la "Madre" aparecería en Constantinopla en mayo y sería judía.

Pasemos ahora a 1845. Vamos a inmiscuirnos en una cena celebrada en París el 16 de mayo en casa de Maximilien de Vaux. Uno de los invitados es un antiguo discípulo de Saint Simon que a los 14 años ya había proclamado que no creía ni en Dios ni en el rey. Ahora es un filósofo de renombre: Isidoro Auguste Marie Francoise Xavier Comte (1798-1857). Todo el mundo habla de su monumental Curs de philosophie positive.

Juanto al anfitrión, Maximilien de Vaux, se encuentra su hermana Clotilde, que, a sus 30 años, está atravesando la época más dura de su vida. Su marido, Amédée, acaba de huir de Francia con los bolsillos llenos de dinero del Tesoro Público. La vergüenza, como puede suponerse, es enorme. Su situación la transformó en una militante del divorcio. Este mismo año de 1845 estaba publicando una novela por entregas cuya protagonista, Lucie, vivia uma situación similar a la suya. Comte, que según todas las apariencias estaba felizmente casado, se enamoró inmediatamente de ella. A partir de este momento iniciaron una correspondencia en la que él poco a poco fue intentando llegar a mayores, sin conseguirlo, porque ella se declaraba "impotente para lo que sobrepase los límites del afecto". Se sentía turbada por la creciente devoción que él le profesaba, y quizás era esa devoción la que le impedía descender del altar en el que la había colocado.

Apenas un año después Clotilde morirá en los brazos de Auguste. Inmediatamente él comenzó a construir una liturgia en su memoria. Cada semana en lugar de ir a la Ópera visitaba emocionado su tumba; cada día le hablaba visualizando su presencia. Poco a poco fue elaborando una religión de la mujer que, formalmente, se presentaba como una nueva religión de la humanidad. Su filosofía hasta ahora había pretendido una reorganización mental del hombre. A partir de este momento se propondrá su regeneración moral. En 1852 escribe su “Catéchisme positiviste”. Entre los santos de la nueva religión se encuentran Newton, Galileo, Gutenberg, Shakespeare, Dante, Julio César y, naturalmente, Clotilde de Vaux.

Tumba de Auguste Comte

Evidentemente la conducta de Comte dio motivo a todo tipo de chascarrillos. Esto es lo que escribe (con evidente mala uva) E. de Goncourt en su « Journal » de 10 de octubre de 1879 : «Madame de Vaux mourut et, tous les jours, il allait porter des fleurs sur sa tombe. Sa femme, dont il était séparé et à laquelle il ne payait pas sa pension, se cacha derrière le tombeau et, imitant la voix de Mme de Vaux, lui ordonna de mettre de l’exactitude dans ses payements. Auguste Comte eut une peur de tous les diables et ne revint jamais au cimetière».

Entre los muchos discípulos de Comte se encuentran relevantes filósofos (Alain, George Eliot, Jules Ferry, Anatole France, Emile Littré, J.S. Mill, Charles Maurras) y políticos fundadores de tres repúblicas: Teofilo Braga, Benjamin Constant y Tomas Masaryk.

Por cierto: para 1845 Enfantin ya había abandonado sus proyectos sobre la mujer mesías y se había convertido en un eficiente director del ferrocarril de París a Lyon.


7 comentarios:

  1. continuo fent-me pesat,
    no era el 7, era el 8 d'agost ...

    T'envio l'encapçalament de l'article però per llegir-lo sencer s'ha de pagar em sembla que una esterlina.

    'Sensational' golden dagger reveals the secrets of life in Thrace 5,000 years ago

    By Elizabeth Davies
    Published: 08 August 2006

    A well-preserved 5,000-year-old golden dagger recovered from a tomb in Bulgaria has been described as a "sensational" find that sheds light on the long-lost civilisation of Thrace and shows the Thracians to be sophisticated metal-workers rather than illiterate, bloodthirsty savages.

    The artefact, which archaeologists think dates to 3,000BC, is the latest in a series of finds in central Bulgaria that have led to the region being called the "Valley of the Thracian Kings".

    Article Length: 396 words (approx.)

    http://news.independent.co.uk/europe/article1217567.ece

    ResponderEliminar
  2. Moltes gràcies, Josep. La veritat és que tinc sèries dubtes respecte a la possibilitat de parlar de tracis en una època tan antiga. És veritat que no tenim ni idea de quan es pot començar a parlar de tracis sospito, però, que els inicis de la cultura tràcia, en les seves diverses formes no és anterior al 1.500 a.C. Tampoc tenim gens clar que hi havia abans.
    Afegiré que no sóc gens partidari de les històries racials que expliquen el origen de cada cultura a partir d’immigracions –generalment de pobles provinents de les estepes-. El més provable es que la anomenada cultura tràcia fora el resultat d’un llarg procés de síntesi entre elements autòctons i foranis. Per acabar de complicar les coses tampoc estem en absolut segurs de que totes les tribus que els grecs van batejar com tràcies compartissin alguna mena de sentiment de copertinença a una ètnia comuna. És, però, tot aquest trencaclosques e que fa tan apassionant la tracologia.

    ResponderEliminar
  3. Me gustaría ofreceros una noticia de edición (de la que puede ser que estéis al tanto, si seguís los asuntos arqueológicos). Una editorial cordobesa muy dinámica (Almuzara) acaba de reeditar el "Tartessos" (1922) de Schulten, en la primeriza traducción (1924) nada menos que de Manuel García Morente. En esta reedición se da cuenta de las últimas prospecciones en el Cerro del Carambolo, a un tiro de piedra de Sevilla, y se anuncian nuevas publicaciones actualizando la interpretación de los hallazgos.

    ResponderEliminar
  4. Me siento totalmente identificado con Amédée.
    javier

    ResponderEliminar
  5. La actitud de Enfantin tampoco se queda manca.

    ResponderEliminar
  6. Joaquín: gracias mil por la información.

    Con respecto a ese "Usuario anónimo" que firma "Javier", bien a las claras se ve que tiene una personalidad oximorónica. ¡Mira que sentirse identificado con Amédée! En cualquier caso, Anónimo-Javier, no esperaba menos de tí. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me traes recuerdos de "La chambre verte" de François Truffaut.

    ResponderEliminar

Sobre la soberanía

Estaba sepultado por una tonelada de trabajo, aislado del mundo y abducido por la pantalla del ordenador, cuando han vuelto a visitarme de i...