lunes, 21 de agosto de 2006

Futesas III

Os propongo hoy un post más liviano que el de ayer. Se trata de un paseo por diferentes rincones de esta mundo sin fronteras (excepto las que ponen los países totalitarios) que es la WWW. Ya sabéis que estas futesas son una especie de cajón de sastre en el que voy recogiendo lo que encuentro por aquí y por allá.

De tarde en tarde me doy un paseo por diferentes blogs rusos. Me sorprende el furor exhibicionista que muestran, pero de vez en cuando encuentro –entre lo que comprendo- cosas interesantes.


Defiende la peculiar artista Patricia Piccinini que “in Another Life is all about possibilities. In another life it would be different, we might say, in another life it might be better, or perhaps worse, in another life we could get it right. In imagining another life we can remake the world as we would prefer, we can create a perfect life without having to see whether it would actually work, we can just trust that it would all turn out”.


Carteles de propaganda política de Corea del Norte.


Para todos los que se consideran moralmente superiores cuanto más desprecian a los americanos, o, como dicen aquí, a “The Imperial States of America”, aquí va esta beata postal. Puede proporcionar indulgencia plenaria a quienes la impriman y se la pongan en la cabecera de la conciencia política. Algún día os contaré mis razones para amar a los Estados Unidos, lo que no incluye, evidenemente, a todos los estadounidenses..


Una web curiosa dedicada a las estatuas más raras del mundo


Hace unos días habábamos en El Café de Ocata de unas supuestas pirámides en Bosnia. Con vuestro permiso, os ofrezco alguna “información” (de alguna manera hay que llamarla) complementaria sobre este "caso" arqueológico. Que no se sorprenda nadie. Hay quien no solamente sostiene que estas pirámides fueron construidas hace 12.500 año sino que teoriza sobre una conexión entre Bosnia y Atlantis.


Ahora una página que sólo recomiendo a los muy desesperados o a los muy, muy, pero que muy adictos al café. Esta era una deuda que el Café de Ocata tenía con los visitantes más cafeteros. Pero aseguro que aquellos que tengan aunque solo sea un hilillo de apego a la vida no encontrarán aquí nada de interés.


Y para finalizar unos cuantos aforismos

Decía Goethe que la felicidad es un asunto de plebeyos. Por eso se administra con recetas médicas.

Nuestra primera obligación con el mundo es no empeorarlo. Pero para eso se necesita una sensatez extraordinaria.

Quien se miente a sí mismo tiene siempre motivos para creerse.

En la soledad acude a visitarnos lo más cursi de nosotros mismos.

No hay mayores antídotos contra la soledad que el amor y el odio.

Cualquier tarugo sabe reírse de sí mismo, lo difícil es tomarse en serio, para eso se necesita la más fina de las ironías.

Cada nación se burla de las otras y todas tienen razón.

La principal materia escolar debería ser el aprendizaje del fracaso.

25 comentarios:

  1. Me ha encantado la página de las esculturas raras. Hay algunas fantásticas.
    Es curioso ver cómo algunas de las más impactantes y menos pacatas son de ciudades norteamericanas; y digo que es curioso porque la tolerancia que demuestran contrasta con la idea de los EEUU como país puritano y ultraconservador que últimamente parece imponerse (y puedes aprovechar y explicar por qué amas EEUU).

    No sé si alguno habrá estado en el parque de Vigeland; es una maravilla, todo forma un conjunto precioso y muy interesante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ha visto S.E. con sus ojitos la estatua de Vigeland?.Entre las 193 esculturas hay varias sugerentes.

    ResponderEliminar
  3. ¡Son magníficas! La web de las estatuas es sensacional. Conozco y he fotografiado la de Kafka en Praga.

    La de la vaca astronauta ... pienso que debe pertenecer a una exposición que tuvo lugar en NY en 2000. Las vacas inundaron toda la ciudad. Yo fotografíe una angelical frente a la catedral de San Patricio y otra forrada de billetes de dólar frente a la NYSE en Wall Street.

    ResponderEliminar
  4. llegia La Vanguuardia aquest matí mentres esmorzava, i em trobo un article teu a les pàgines d'opinió. Enhorabona!

    p.s. hi escrius sovint?

    ResponderEliminar
  5. No había leído los aforismos, antes:
    Con el que dice que todo el mundo sabe reírse de sí mismo pero que tomarse en serio es difícil, estoy en desacuerdo. Es más, así a bote pronto yo sostendría todo lo contrario.

    En el post anterior alguien citaba la archifamosa frase de Goethe, la que antepone el orden a la justicia, y por la que tanto se le ataca. Supongo que más de uno conocerá el contexto en el que la dijo, pero por si acaso (y porque creo que la hace perfectamente comprensible e incluso acertada) lo cuento tal y como yo lo sé: en un pueblo de Austria recientemente recuperado a los ejércitos napoleónicos, apareció en la plaza un oficial, o un noble, o algo así, que se había destacado como colaboracionista de los franceses; y la gente quiso lanzarse sobre él para, poco más o menos, lincharlo. Entonces Goethe, que ocupaba un cargo con cierta autoridad, se lo impidió y dejó que se fuera, diciendo que prefería una injusticia al desorden.

    (No sé a quién se dirije la Maga. Por si es a mí, le diré que sí, y que era impresionante.)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Vaya, en lo de las estatuas, a pesar de que está la de Mazinger de Tarragona, y que han puesto la de Atocha, que es muy bonita (en ese plan, podían incluir también la del niño jugando con el aro, de Barcelona), me atrevo a sugerir que en esa magnífica página falta cualquier pieza de Chillida, y alguna representación del Caudillo (el nuestro, claro), y la solitaria cabeza (¡qué francés!) de Don Juan en el Parque Ferial Juan Carlos I (de Víctor Ochoa), y n este mismo recinto medrileño, ésta tremenda de los dedos: http://madriddailyphoto.blogspot.com/2006_06_01_madriddailyphoto_archive.html; y la del papa JPII, también en Madrid, que stá como volando con capa; y la de Fofó, claro, en el parque de atracciones otra vez en Madrid, o la enorme de la cabeza de Camarón, en Jerez, que por ahí han calificado de Rapa Nui local, y la estatua de Antonio Flores guitarra en mano, en el Lerele, y la de Mary Sanpere en las Ramblas de Barcelona, y en Barcelona asimismo, la de la jirafa estirada en plan chaise longue (http://diable.upc.es/~elena/barcelona/jirafa.html)…, o la de la gamba, de Mariscal (http://diable.upc.es/~elena/barcelona/gambinus.html); o las pajaritas de papel del parque municipal de Huesca (del anarquista de los de antes Ramón Acín), que tienen réplica en Barcelona (http://diable.upc.es/~elena/barcelona/pajaritas.html), y no es sólo por el tema por lo que llaman la atención dichas estatuas, contemplen si pueden el objeto.
    Ah, a Goethe le faltó ser plebeyo, sino de qué iba decir esa chorrada.

    (Vaya, lo de La Vanguardia que dice Josep..., ahora me la pillo, y así empiezo contento el día.)

    j.

    ResponderEliminar
  7. No se si soy yo, mi Pc, mi adsl o el bolg en general, pero igual que ayer un borrador se me coló como edición, aqúí veo bocadillos de html con fragmentos de texto y lo mismoen los comentarios. ¿ouede alguiien decirme que es fruto de mi delirio? ¿O por el contrario es fruto de la tecnología?

    ResponderEliminar
  8. Por cierto y a tenor de la última futesa. Desarrollé yo hace unos años unos de esos cursos para ejecutivos, cuyo título era: "Gestión del Fracaso". Funcionaba bien y era agradable, se dedicaba a exponer fracasos de todo tipo y abuscar los elementos con los que se podía positivar la experiencia. Lo primero era, y resultaba fascionante ver a la gente trabajando en ella, ¿Cómo identificvar un fracaso?

    ResponderEliminar
  9. Las estatuas y monumentos de las calles son el testimonio más elocuente del espíritu de una ciudad. De Sevilla, ciudad algo pacata y conservadora (me duele reconocerlo) podría hablar y no parar. Los sevillanos hemos sido privados, hace pocos años, de una propuesta sobresaliente, un monumento al poeta Luís Cernuda, que se iba a instalar en un lugar muy recoleto, la plaza de Molviedro (el poeta, asomado a un balcón, contemplando a un muchacho en la calle...). A los sectores más 'espesos' de la ciudad no les gustó un pelo.

    ResponderEliminar
  10. Portorosa: Hay, efectivamente, más complejidad en los USA de lo que muchos narcisistas europeos (que prefieren pertenecer a la reserva espiritual del mundo que al mundo real) estarían dispuestos a reconocer. Por otra parte yo conozco pocas ciudades tan esencialmente europeas como Nueva York. Te diré algo más: en los últimos cien años -como mínimo- todas las ideas "progres" interesantes se han forjado en los Estados Unidos y los europeos nos hemos dedicado a apropiárnoslas un poco parasitariamente.

    ResponderEliminar
  11. Querida Maga: Sus visitas -casi sería mejor llamarlas epifanías- a este sencillo café son siempre de mucho agradecer. Pero la veo sentarse ahí, en silencio, observándolo todo con ojillos entre curiosos (a lo Alicia) e inquisidores (a lo Torquemada) mientras disfruta de uno de mis batidos de exóticas fritas tropcales, que no me atrevo yo a alterar la ingravidez de su presencia. Casi hasta me impone un poco. Por favor: ¡Hable, para que la vea!

    ResponderEliminar
  12. Alicia: Compartimos, entonces, una reproducción original de esa escultura kafkiana. Bien venida al café.

    ResponderEliminar
  13. Usuario Anónimo J.: ¡Que rematadamente bien me cae usted! Tanto es así que estoy dispuesto a rimar con (casi)todo lo que diga, para asegurarme de que digo algo necesario. Pero, por favor, no se me meta usted así con Goethe. Sabía bien de lo que hablaba. Se trata de elegir entre originalidad o felicidad. A lo Byron. Bien -creo- sabe usted que no existe la existencia feliz, porque no existe, tampoco, la existencia incoente.

    Charles Baudelaire, cuya admiración estoy seguro de que compartimos, le escribía a un amigo: “Dice usted que es un hombre feliz. Lo compadezco señor, por ser tan facilmente feliz. ¡Ya tiene que haber caído bajo el hombre para creerse feliz! Estimo más, mi distinguido amigo, mi mal humor que su beatitud. El hombre feliz ha perdido la tensión de su alma. Ha caído irresistiblemente. La felicidad no puede ser otra cosa que inmoral, amigo mío".

    ResponderEliminar
  14. Luis: Siempre me gustó una anécdota de Diógenes el Cínico (probablemente falsa, como la mayoría de las que se refieren a él)según la cual se pasó un día entero discurseando a una estatua en Atenas. Sus compatriotas, intrigados se fueron congregando en torno suyo y, finalmente, alguien se atrevió a preguntarle qué demonios pretendía con tan descabellada conducta. Diógenes, muy digno, contestó: "Me ejercito en fracasar".

    ResponderEliminar
  15. Joaquín: Me sorprende -desagradablemente- lo que dices del monumento sevillano a Cernuda que es para mí uno de los grandes poetas del siglo XX. Lo leo con más emoción que a Machado. "Quizás mis lentos ojos no verán más el sur de ligeros paisajes dormidos en el aire, con cuerpos a la sombra de ramas como flores..."

    ResponderEliminar
  16. Lo del nonnato monumento a Cernuda no lo tengo documentado, aunque ahora releo que fue proyecto del fallecido Jesús Aguirre, duque de Alba. Lo cuenta un periodista sevillano, en artículo de enero de 2002, muy certero:

    http://www.antonioburgos.com/mundo/2002/01/re011702.html

    También podría contar como anécdota que cuando se inauguró, hará un par de años, el monumento al torero Curro Romero, en una esquina de la plaza de toros de la Maestranza, al día siguiente amaneció la estatua toda rebosada de pintura roja (las malas lenguas dicen que a manos de los partidarios de un torero rival...)

    ResponderEliminar
  17. claro que he entendido lo que dice goethe;pero esa elección de los términos...

    j.

    ResponderEliminar
  18. Todavía más sobre esa estatua abortada de Luís Cernuda, me encuentro con otro delicioso artículo (ya histórico, de cuatro años atrás):

    http://www.galeon.com/juliodominguez/2002/busca.htm

    Del asunto, presiento que en la ciudad ya no se acuerda nadie. En ocasiones Sevilla se porta como una madrastra.

    ResponderEliminar
  19. Más links sobre monumentos taurinos en Sevilla…

    El monumento a Curro Romero…

    http://www.galeon.com/juliodominguez/2001/mcu.htm

    … y el monumento a Pepe Luís Vázquez:

    http://www.galeon.com/juliodominguez/2003/ppl.html

    (uno enfrente del otro, para que no se enfaden sus partidarios).

    ResponderEliminar
  20. Usuario Anónimo J.: "Plebeyo se hace, no se nace"

    ResponderEliminar
  21. Joaquín: Anonadado, perplejo, boquiabierto y, evidentemente, agradecido, estoy.

    ResponderEliminar
  22. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  23. Hola Gregorio, sólo te queria felicitar por el artículo que has publicado el Martes 22 de Julio en La Vanguardia. He llegado hasta tu blog tras googlear tu nombre llena de curiosidad. El blog, y sus comentarios, se han llevado una buena parte de una tarde feliz. Es realmente agradable encontrar en este país un reducto de reflexión inteligente, culto y fresco. Coincido plenamente en el análisis que haces en tu artículo y confieso que me ha sorprendido poder leer en España un artículo tan inteligente y original.

    ResponderEliminar
  24. Mercedes: ¡No sabes como me alegra encontrarte en mi Café de Ocata! He seguido con mucho tu interés tus esfuerzos por desarrollar una reflexión pro-europeísta sin caer en la fácil tentación antiamericana. Me considero a mí mismo un entusiasta de ese proyecto que, a mi modo de ver, deberia de ser la gran utopía de nuestros jovenes.

    Espero, cordialmente, volver a encontrarte por aquí. Serás siempre recibida con un cafetito caliente, bien cargado y muchas ganas de ensayar ese proyecto tan difícil de discutir sin excluir.

    ResponderEliminar
  25. Me parece muy bueno tu blog, es interesante y original.

    Séneca.

    ResponderEliminar

Días de lluvia

Días de lluvia caprichosa. Unas veces, sorda y monótona; otras, violenta, con fuertes ráfagas de viento, que ha llenado las aceras de hojas...