miércoles, 9 de agosto de 2006

El comisario político nos orienta

Chiringuito en la playa de Ocata. 8 de agosto.

Parece que eso de que cada generación tiene que reescribir la historia va en serio. Y a mi, a medida que cumplo años, se me está antojando una condena. Ahora, que hay, por lo visto, que reabrir los archivos de le memoria de la Guerra Civil para volver a conquistar una perspectiva inédita para el presente, la cosa esta me coge desganado. Yo no creo que tengamos ningún motivo para rememorar frívolamente uno de los episodios más negros de nuestra historia. Y si estamos dispuestos a tomarnos las cosas en serio, debería ser normal condenar el asesinato de Calvo Sotelo como lo que fue, una vileza, sin tener que razonar a continuación por qué tú no eres de derechas, o de encolerizarte con las cárceles y los campos de exterminio de la infinita postguerra sin tener que justificar lo contrario. ¿Cuándo podremos, por ejemplo, criticar las figuras de los comisarios políticos sin tener que poner palos calientes ni nuestra conducta ni la suya?

Cada vez que leo esta frase me imaginos a mis sucesivos profesores de "Formación del Espíritu Nacional" como comisarios políticos. Así me imagino yo el eterno retorno de lo mismo.

Lo decía el poeta en una de sus horas más tristes:
De todas las historias de la Historia
la más triste sin duda es la de España
porque termina mal. Como si el hombre,
harto ya de luchar con sus demonios,
decidiese encargarles el gobierno
y la administración de su pobreza.
Pienso en pobreza y veo nuestra actual riqueza. Pienso en comisarios políticos y me muerdo la lengua.

29 comentarios:

  1. Desde aquel 11 de septiembre de 2001 (todos lo recordamos bien), en el hemisferio norte vivimos en guerra (una guerra "de nueva generación"). Afortunados de poder contarlo con el peculiar hastío de una sociedad afluente. Aunque el momento no sea para gastar bromas, yo le veo el lado positivo. Siempre he pensado que la poesía y el pensamiento más auténtico se da en situaciones de necesidad, de penuria y de guerra (y nuestra última guerra, la de Sefarad, no fue una excepción). El corazón humano quiere en estas circunstancias dejar testimonio de su pasión.

    ResponderEliminar
  2. Joaquín: aclárame con precisión una cosa para poder entenderte: ¿En tu opinión quiénes son, exactamente, los contendientes de esta guerra? ¿Y qué es lo que está en juego?

    ResponderEliminar
  3. Estamos presenciando la recomposición de fuerzas dominantes (políticas, económicas) en Oriente Medio. La coalición de intereses occidentales (Europa y Norteamérica) frente a liderazgos hemergentes en la zona (Irán, de forma destacada). Está en juego, naturalmente, como en cualquier guerra o conflicto, la supremacía y dominio sobre el territorio y los recursos (y en cualquier caso, la supervivencia de nuestro modus vivendi, en una sociedad afluente y consumista). Europa está especialmente trabada en el conflicto, por proximidad (compartimos el Mediterráneo), por intereses comerciales notorios, y por la importante presencia de inmigración musulmana en nuestro suelo. Con lo que no estoy de acuerdo (y algo he dicho en mi blog) es que las religiones en liza (judaísmo, cristianismo, islam) sean factores de conflicto. Esta es una intoxicación ideológica interesada. Creo a pies juntillas que las religiones son una oportunidad para la paz. Por eso lamento (como afirman los intelectuales más clarividentes) que Europa sea una anomalía en el planeta, porque "cree" en el ateísmo. El destino de Europa, por la senda del "nietzscheanismo práctico", es bastante oscuro y suburbial.

    ResponderEliminar
  4. Me asusta bastante la tesis de que sostiene que el fundamentalismo musulmán es el totalitarismo del siglo XXI. Y me asusta porque puede ser verdad. Pero en este caso hay que medir con extrema prudencia las palabras, porque la clave de lo que pueda ocurrir radicaría, a mi modo de ver, con el islam moderado que, hoy por hoy parece mayoritario, aunque, evidentemente, quien más gesticula y quien más grita parece que tiene más voz y más presencia. ¿Quién está en mejores condiciones para atraerse el islamismo moderado?
    En cierta manera podemos reducir la cuestión a la siguiente pregunta:¿Cómo fortalecer a los Mahmoud Abbas (Autoridad Palestina)frente a los Islail Haniyeh (Hamas)? Yo no lo sé, pero me da la sensación que lo estamos haciendo rematadamente mal. A Mahmoud Abbas lo hemos dejado hasta sin voz.

    ResponderEliminar
  5. Los movimientos ideológicos o religiosos me parecen "logomaquias", esto es, guerras de palabras. Siempre hay que temer a lo que vulgarmente se llaman intoxicaciones o agitaciones ideológicas. La práctica es más simple, más "humana". Creo que en estos años se está construyendo la comunidad mediterránea del futuro, en que las viejas naciones europeas, y las repúblicas de la cuenca, no tendrán más remedio que alcanzar un entendimiento amplio. Sin embargo, así posiblemente estemos posponiendo los conflictos de las zonas más depauperadas del planeta.

    ResponderEliminar
  6. Me temo, Joaquín, que yo no soy tan benevolente como tú con las "logomaquias". A mi -que tiendo a pensar que el movimiento se demuestra huyendo- me dan mucho miedo los que se tiran palabrazos a la cabeza. ¿Acaso podemos olvidar que fue un "y" el origen de las disputas entre los cristianos romanos y los bizantinos? ¡Un simple "filioque"¡ Me dan miedo las palabras porque yo tiendo a creer que el economicismo marxista explica mal las cosas. Podemos elegir morir de hambre, pero no podemos vivir sin ideas. Son las ideas las que nos hacen creer que somos algo. Por eso en las guerras sean o no ideológicas (que yo creo que en su mayoría lo son) los contendientes, además de armas, necesitan convicciones. Son las ideas las que deciden si se usan o no las armas y si se levantan o no las trincheras.

    Por otra parte -y aquí también me parece que vamos por direcciones opuestas-, aun siendo completamente respetuoso con la experiencia religiosa, me parece imposible no admitir que en contadas ocasiones dos o más religiones dogmáticas han podidido convivir juntas. El mito de la arcadia de las tres religiones en al-Andalus no se sostiene por ningún sitio.

    ResponderEliminar
  7. No, yo tampoco creo en la "arcadia andalusí". Y en cuanto a las ideas, yo no es que niegue su influencia como motor inmaterial de la acción; sino que propongo que deben combatirse, por nocivas y encubridoras. Ahí incluyo las creencias religiosas que funcionan como ideologías.

    Excelente discusión, que te propongo diferir a próximas sesiones.

    ResponderEliminar
  8. Tengo la impresión de que se ha hecho lo que se ha podido con Abbas, en quien yo también tenía puestas mis -muchas e intensas- esperanzas. En serio, no sé qué más se puede hacer teniendo en cuenta que si asoma la cabeza al exterior es hombre muerto. Y el problema con el Islam moderado -con sus dirigentes- es el mismo, lo cual lleva a la pasividad y al apaciguamiento en el sentido nefasto que ya conocemos en Europa. Por otro lado, si podemos considerar "moderados" a los dirigentes saudíes, o decir, al menos, que juegan un papel de moderación en la escena internacional, y más que podrían, siguiendo el optimismo de Josckha Fischer del aislamiento de los shiís (Ahmed Rashid en su documentadísimo libro "Los talibanes" habla del misnistro de exteriores saudí como de un hombre muy culto, sensato e inteligente, por poner un ejemplo), luego, sin embargo, bien sabemos (hace un par de días había una noticia respecto a la financiación de "madrassas" en España) que es su dinero el que sirve, desde siempre, para la radicalización global. Jordania (ya se vió en la primera guerra del golfo, aliada a la fuerza con Irak) es muy débil y Egipto también, sobre todo internamente. Turquía es un gigante dormido, interesante para mantener alguna esperanza, pero me parece que a largo plazo.

    Me disculpo por mi pesimismo.

    También creo que son los dioses los que van a la guerra. Y miedo (con la tecnología actual) me da una guerra abierta sin dios.

    Lola

    ResponderEliminar
  9. El islamismo moderado está inserto dentro del islamismo y no va por países, sino por confesiones. La pugna en el islam existe en el sentido de que en cada sociedad dentro de la fragmentación que le habita, existen grupos radicales (en Egipto: Los Hermanos Musulmanes, que fué ilegalizado con Nasser y al que el poder heredero de aquel trata de contener) que aspiran a ocupar el poder con las mismas armas, que son:

    1 - la palabra de Alá dictada al profeta, recogida en El Corán, la sharía y Los Hechos del Profeta
    2 - su extensión entre las clases pobres y necesitadas a base de la creación de cadenas de caridad y solidaridad, como manda El Corán: sanidad, alimentación y educación
    3 - su influencia en las universidades a masas de estudiantes desencantados por la falta de oportunidades reales en la vida social y que les hace pensar en la necesidad de un cambio (esto no es tan diferente en lo que sucedió en el mundo occidental, a grandes rasgos evidentemente, en el 68, con los grupos radicales alemanes e italianos, etc.)
    4 - la proliferación de mezquitas (una simple habitación lo es) y de mullahs formados y exportados por grupos wahabitas (Arabia Saudié), shiies y suniés de corte radical (que también los hay).

    En estas circunstancias la democracia occidental no sirve: caso Argelia después de la victoría del radicalismo en las urnas. Anuladas las elecciones costó muchos muertos retomar el poder autoritario heredado de Ben Bella y Boumediann. Al radicalismo no le importa sembrar el terror y cortar cuantas cabezas hagan falta.

    Turquía representa un experimento estratégico del radicalismo, de difícil equilibrio, en que un radicalismo islámico de tipo moderado trata de resolver el acercamiento necesario a Europa (según la sociedad turca más avanzada y europeizada, que es mucha)sabedor de que más radicalismo representa las puertas cerradas. Quienes le votaron fueron los pobres (cuantificando a la masa) desencantadas por la falta de oportunidades. A mayor oportunidad mayor acceso a una cultura amplia y menos radicalismo.

    Occidente no debe exportar democracia a esas sociedad fragmentadas, que no son compradoras, sino que debe defender la suya, a la espera de que el conflicto en el seno del Islam, sociedad por sociedad, se decanta a favor de la modernidad. Si debe, en este sentido histórico, ayudar a todos aquellos que se apunten a esta modernidad.
    Por definición y por naturaleza, el islam radical es absolutamente amoderno. Ya le cuesta bastante al islamismo suní, por ejemplo, ser moderno y ese camino obliga a una torsión mental (que hacen muchos musulmanes dejando a la religión en segundo lugar y buscando progreso en su vida) o simplemente al abandono de la religión a favor de un materialismo práctico.

    Occidente debe alentar y fomentar políticos extraídos de las organizaciones de corte moderno capaces de asumir el poder y de encuadrar a la sociedad. El ejército lo fué en Egipto, Jordania e Irak, por los años 50. En su momento no supo entender el reto del tercer mundo, empeñado como estaba en cerrar la era del coloniamos con provecho.

    La confrontación entre religiones se ha producido históricamente con ánimo totalitario por parte de ambas. La única religión que no es exportable por naturaleza es la judía. Si hoy el materialismo occidental deja a la religión, que no a la cultura, en su lugar, habrá que esperar que algún día suceda eso en el mundo del Islam.

    Se que este puntoi de vista deja muchas cosas en el tintero, pero aquí no hay demasiada sutileza. Las cosas son como son.

    Y las que dbeen ser, a mi juicio:

    - Fomentar en casa el cumplimiento de la constitución para todos
    - Fomentar las politicas moderadas en el sentido de favorecer la modernización de la sociedad islámica, cosa que puede llevar años y muchos. Eso quiere decir ayudar a sistemas políticos fuertes a mantenerse en el poder y a favorecer políticas de distribución de riqueza y combatir la corrupción.

    ResponderEliminar
  10. Parece que hemos trasladado un debate de otro post a este. Me atendré un poco al que has planteado sobre la guerra civil.
    Prefiero establecer un punteado para no prolongar mi tendencia a la prosa abundante.

    1 - Después de uina guerra civil en la que los vencedores tomaron el poder y durante 36 años culpabilizxaron públicamente a los derrotados, es normal que exista un regusto amargo en la una parte apreciable de la sociedad.

    2 - La pretensión de una parte de los españoles de que hay que borrar el pasado en aras de la reconciliación, coincide casi siempre con los que no lo borraron durante los años de poder y victoria.

    3 - La pretensión de otra parte de reconstruir la "memoria histórica", que es algo que no se bien que es, pero que entiendo que será restaurar "la legalidad de los hechos" es lícita si ampara a todos los contendientes de los múltiples bandos de aquella guerra.

    4 - La restauración de esa "legalidad" debe caminar de la mano de la sociedad civil y contar con el respaldo de un gobierno neutral, puesto que no puede ser gobierno de parte, por ética.

    5 - Otra parte de la sociedad se mantiene al margen por dos posibles razones:

    a / por que les tenga sin cuidado
    b / porque aún sin tenerles sin cuidado, no están dispuestos a dedicar ni un minuto más de su vida en este menester: es mi caso.
    Soy parte, pero no ejerzo.

    6 - es la historia la que debe reescribir los hechos que sucedieron en este país desde la caída de la dictadura de Primo de Rivera, la llegada de la República (no el advenimiento como escriben algunos), la rebelión militar, el desorden legal en el territorio repub licano que llevó a la derrota, la desaparición de la moral en ambos bandos y finalmente la larga pos guerra.

    7 - Los herederos de la izquierda republicana deberían hacer una segunda lectura desmitificando el hoorror republicano (donde la "nominalmente") república no jeerció ni una sola función republicana y abrió las puertas a la revolución, causa fundamental de la pérdida de la ayuda de las democracias europeas.

    8 - los herederos de la derecha dura que ocupó el poder con un remedo de autoritarismo fascista y la ayuda de los fascismos en auge, deberían hacer una segunda lectura de "la paz de franco" y comprender, como la historia tozuda ha puesto al país en la situación política de 1936 (con todas las diferencias que se quieran)

    Después de todo, tanta sangre para llegar al objetivo inicial: la democracia en la zona. La Historia de larga duración.

    ResponderEliminar
  11. Un comentario para Luís sobre Islam y modernidad. El Islam no tiene ningún problema en apuntarse a la modernidad científico-tecnológica, sin apuntarse -ni siquiera enterarse de su existencia, en muchos casos- al humanismo occidental que, a pesdar de todo, todavía nos orienta. Son muy sutiles e interesantes al respecto las anotaciones que suele hacer Naipul en algunos de sus libros de viajes.
    El islam radical o moderado no va por países, pero la contención al islamismo radical más beligerante con Occidente todavía pasa por los Estados afortunadamente. De ahí la peligrosidad de una democratización que acabe a la argelina.
    Lola

    ResponderEliminar
  12. Joaquín: Las ideas sólo pueden discutirse con ideas. Lo mismo puede decirse con respecto a las ideologías: ¿Cómo se combaten sino con ideologías? No quiero parecer relativista, pero todos obedecemos a nuestras convicciones y si lo hacemos es porque nos parecen convincentes. Por eso el diálogo, como el viejo Platón sabia bien, tiene tantas posibilidades de acabar mal que casi siempre acaba mal.

    ResponderEliminar
  13. Lola: Se me ocurre aquello de Gramsci del pesimismo de la razón y el optimismo de la voluntad. Tengo noticias terribles y muy inquietantes sobre lo que está pasando en algunas mezquitas españolas, pero a pesar de todo yo creo que la primera línea del conflicto se esstá desarrolland -aún- en el interior del Islam. Y que tenemos que tener claro quienes no queremos que pierdan.

    ResponderEliminar
  14. Luis:
    a) Por las razones que sean -que tampoco vamos a entrar a saco en todo- el Islam no ha pasado por la Ilustración y no parece que tal cosa pueda ocurrir en un futuro inmediato. Si el cristianismo en su sentido más propio es una religión del amor, el islamismo (y el judaísmo, pero éste carece del afán misionero de aquel)es una religión de la ley que no solamente es la palabra de Dios sino que "es" la manifestación de Dios. Por eso es tan dificil la evolución interna del islam.
    b) Estoy totalmente de acuerdo contigo en que lo que debemos acer es creer en nosotros. Pero el presente nos coge a los europeos infectados de postmodernidad y, por lo tanto, con las convicciones muy bajas.
    c) Vuelvo a estar de acuerdo contigo: paradójicamente no fue nada fácil ser republicano (defender la moral republicana) en la zona republicana.

    ResponderEliminar
  15. Lola: tienes razón -y de nuevo vuelve a ser inquietante- con respecto a lo refractario del islam ante la ciencia y la tecnología moderna. ¿Por qué Galileo y la Inquisición eran incompatibles y Einstein parece no tener enemigos entre los profetas de la sharia?

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  17. Lola y demás amigos, el editorial del diario "Daily Star", de Beirut, del 9 del presente, dice algunas cosas que quizás no sea completamente ocioso detenerse a leer:

    Saudi King Abdullah bin Abdel-Aziz's visit to Ankara for talks with Turkish Prime Minister Recep Erdogan is nothing short of historic - both because it is the first visit by a ruling Saudi monarch in 40 years, and because it comes at a time when the region is awash in turmoil. The crises in Iraq, Palestine and Lebanon will no doubt be a major focus in the meetings between the two leaders.

    Their historic meeting comes amid a flurry of diplomatic activity aimed at quickly ending the war in Lebanon. As the violence rages on, diplomats from Paris, Moscow and Washington are cranking up their efforts to put out the fires that threaten to engulf the entire region in an inferno. Recognizing the urgency of the dire humanitarian situation in Lebanon and the need to avert a socio-political crisis in the country, Arab states also have sent a delegation of top diplomats to the United Nations to urge the Security Council to adopt a resolution along the lines of a seven-point plan put forth by Lebanese Prime Minister Fouad Siniora.

    But the Arab delegates are likely to meet opposition in Washington from President George W. Bush, who is eager to cut out any points from Siniora's plan that he views as out of step with his myopic vision of a "new Middle East." In fact, the rigidity of both the United States and Iran is likely to stall the efforts of diplomats to find a flexible and creative resolution that will secure long-term stability in the region.

    But stalling is not a luxury the region can afford. As the war in Lebanon continues, we are rapidly approaching the August 31 deadline for resolving the dispute over Iran's nuclear program. Any failure to stop the violence in Lebanon by that deadline will ratchet up the level of regional pressure exponentially.

    A very extraordinary and urgent effort is required to prod Iran and the United States out of their entrenched positions. Saudi Arabia and Turkey enjoy the status of regional heavyweights with close ties to both the Islamic world and the United States. It is urgent that King Abdullah and Erdogan throw all of their diplomatic weight behind France, which is pushing for a negotiated settlement.

    Saudi Arabia and Turkey must act quickly and decisively to defuse what has the potential to be a regional crisis of unseen proportions. Their urgent efforts are needed to pry the diplomatic doors open in Washington and Tehran and push both sides to accept a negotiated settlement of the Lebanese-Israeli conflict.

    ResponderEliminar
  18. Lola: creo que estamos diciendo lo mismo. El islam es amoderno, salvo en el uso de la tecnología, pero solamente la tecnología no es la modernidad. La democracia no es exportable a quien por cum plirla puede perder los valores de convivencia o progreso. Hay que apoyar a los Estados que tienen un esqueleto de organización sólido y pro occidental, aunque no sean democracias. El ejemplo argelino lo compartimos ambos: antes romper la baraja que aceptar el Gia en el poder.

    ResponderEliminar
  19. Hay un libro muy interesante y preciso sobre la cultura del islam y su dificl encaje con la modernidad de una autora siria que vive en Méjico y que se llama Ikram Antaki. El libro es "La cultura de los árabes".

    ResponderEliminar
  20. Sobre el conflicto israelo libanés, remito a interesante artículo de prensa de Tanya Reinhart, profesora de la Universidad de Tel Aviv:

    http://www.counterpunch.org/reinhart07272006.html

    En cuanto a la pretendida "recuperación de la memoria histórica" (de las pocas cosas que últimamente me saca de mis casillas) creo que es un excelente ejemplo de intoxicación demagógica, recurriendo a las ideologías, con el encubierto propósito de obtener réditos electorales.

    Sería bueno que los patrocinadores de la 'memoria histórica' nos explicasen a los españoles por qué el Frente Popular pretendió exterminar, en un proceso genocida atroz, a todos los hombres y mujeres de religión. Querían apagar en el pueblo cualquier vestigio de recuerdo de las cosas santas (y de paso, favorecer así la dictadura comunista).

    Sobre ideologías (que no ideas) hay mucha tela que cortar, pero creo que históricamente se han utilizado como meras excusas para intereses más sucios.

    ResponderEliminar
  21. Alá los ilumine, a los saudíes y turcos, pero que no sea a cambio de sacrificar a Israel; mojándome ya mucho, diré que sigo, en estos momentos, con atención y cierto grado de empatía a la Sra. Rice.
    De acuerdo en todo, Luis, si realmente esos Estados sólidos tienen una política por lo menos no antioccidental, que no lo tengo claro con los saudíes, por ejemplo(financiación de extremismos, etc). Decidme paranoica, pero ni siquiera tengo claro qué pasa con Rusia.
    A propósito de ideologías que no ideas, dice Soljenitsin (citado por Martin Amis en "Koba, el temible"):
    "La imaginación y fuerza espiritual de los malvados de Shakespeare se detenía a la vista de una docena de cadáveres. Porque no tenían ideología"
    Pero no considero al cristianismo como una ideología de corte totalitario. Arendt cierra, dejando abierta una luz de esperanza, su enorme libro con una cita de San Agustín, que siempre tengo presente.

    Como el café con leche de las mañanas, este café empieza a ser de cita diaria y momento de placer.

    Lola

    ResponderEliminar
  22. No té a veure amb el tema però crec que et pot interessar.

    Dimarts vaig llegir al The Independent o a l'Irish Independent la notícia de fabuloses descobertes tràcies a Bulgària. Parlo de memòria però tinc el diari on hi ha la notícia, si vols te la puc fer arribar.

    Vaig pensar que t'interessaria saber-ho però poder ja ho saps...

    ResponderEliminar
  23. Lola: no considero a la Arabía saudí ni a ningún emirato dentro de la reducida lista. Razones: el wahabismo que financia mullahs y los envía, por ejemplo a España. Para mi los estados que están en primera línea son: Egipto, Jordania, Argelia, Marruecos, y poco más.
    En cuanto al cristioanismo, actuó como tal. Hay que tener en cuenta que apinta Luri en comentario anterior. La ausencia de Ilustración y yo diría incluso que de Renacimiento. Resumiendo, los calñendarios occidental y árabe se manejan con 600 años de diferencia.
    Y ciertamente, "para que un comienzo se hiciera fué creado el hombre" cita Arendt a San Agustín, pero ¿qué hombre?

    ResponderEliminar
  24. A ver, Lola, por favor, no he entendido bien esa cita: A propósito de ideologías que no ideas, dice Soljenitsin (citado por Martin Amis en "Koba, el temible"): "La imaginación y fuerza espiritual de los malvados de Shakespeare se detenía a la vista de una docena de cadáveres. Porque no tenían ideología"

    (no sé si no te entiendo a ti, o a Soljenitsin, o a Martin Amis... o a los malvados de Shakespeare).

    ResponderEliminar
  25. Joaquín, a veces las citas, ya sabes, un lío. Me ha hecho gracia porque siempre se suele dar por supuesto que los demás andan siguiendo el hilo de los propios pensamientos.
    Amis, Soljenitsin y -segurísmo, ahora- yo misma, alertan sobre lo terrible de las ideologías, sobre el poder de matar que encierran. Es decir, te doy la razón (en el caso de que te haya entendido bien a ti)
    Luis, el humanismo europeo es de raiz cristiana. Yo no soy creyente, pero me siento profundamente cristiana, y va a más. Yo misma me sorprendo. Y de acuerdo en la lista de países.

    Lola

    ResponderEliminar
  26. Gracias Lola, entendido! Sobre los "cristianos increyentes", hace años que persigo un libro de E. Bloch, "ateísmo en el cristianismo", que aún aguarda una reedición en castellano.

    ResponderEliminar
  27. Hago mío tu comentario a Joaquín sobre el hilo de los pensamientos. Yo también soy cristiano, por formación u posición geográfica. Absolutamente ateo. Bien. durante las edades Media y moderna el cristianismo se utilizó como ideología en lugar de las ideologías posteriores que han conformado políticamente al occidente actual. En aquel sentido ideológico, instrumental, si cabe, ese cristianismo era bandera totalitaria frente a, por ejemplo en la España de los Austrias, el turco y la herejía. Mi referencia al totalismo era esa.

    ResponderEliminar
  28. ¡Queridos amigos, qué café más rico nos ha salido hoy! Así que ¡barra libre para todos!

    JOSEP, PLEASE: toda la información sobre arqueología búlgara me interesa muchísimo, así que te agradeceré cuanta información puedas proporcionarme.

    Recuerdo a Ciorán cuando se quejaba de que es imposible poseer una idea valiosa y no querer convencer a quien quieres de su valor. De ahí que la sociedad se convierta con frecuencia en un infierno de salvadores. Pero, amigos, no podemos vivir ni sin ideas ni sin ideologías. La alternativa es la atroz naturaleza. Necesitamos las ideologías precisamente para olvidar a la naturaleza. Incluso a Dios lo necesitamos para eso, porque no hay nada más cruel ni con más poder de matar que la naturaleza.

    Lola: me identificó con tu "teshuvá" cristiana. Yo he vuelto a entrar a las iglesias cuando no hay nadie en ellas a sentir su silencio. Me gusta el silencio del cristianismo. Y, efectivamente, la cosa va a más. Soy, hoy por hoy, un ateo rematadamente cristiano.

    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  29. ¡Qué bonita labor la de comisario político! Hombre de secretos, y de acción..., y de entrega abnegada.
    ¡Saludos, Javier!

    ResponderEliminar

Creencias peregrinas

"Creer que la única función política es atacar, insultar y calumniar al enemigo, y que éste no va a responder (y más en un país como E...