sábado, 19 de agosto de 2006

El Punto Francés

Esta mañana he estado leyendo (en diagonal) el último número de Le Point. en la Plaza de Ocata. Tras ver como han ido hoy los comentarios a mi último post, he decidido recoger en el de hoy algunas opiniones de esta revista.

I

Marcel Gauchet habla –entre otras cosas- de Jacques Chirac: “No se me ocurre más que una palabra: náufrago. Es un hombre muy valiente, muy simpático, pero totalmente desconectado de la realidad desde hace treinta años. Formado en la tecnocracia gaullista, hace mucho tiempo que ya no comprende gran cosa de lo que pasa. Compensa su desconocimiento con un oportunismo integral.”

II

¿Un oportunismo integral? -pienso yo- ¿No será esta la enfermedad común de la clase política europea?

III

Entrevista con el escritor tunecino Abdelwahab Meddeb. No tiene desperdicio. El Islam oficial –dice- intenta luchar contra el Islam radical, pero no es suficientemente ofensivo para desmarcarse de manera duradera y, además, comparte una parte esencial del mensaje islamista: la primacía de la religión sobre la política. Pero –añade rememorando a Bataille- cuando la política se sitúa en un lugar excéntrico es capaz de los peores excesos. “Cuando los islamistas interpretan un versículo coránico célebre afirmando que ‘el poder es de Dios’ para englobar la política, no piensan en una metáfora: es el mismo Dios quien dicta la política. Desde este punto de vista, en teoría, el islamismo es el fascismo más absoluto creado por el pensamiento humano.”

IV

«La France sur le divan». Avalancha de libros analizando « la maalaise » que devora el chauvinismo francés, dejándolo hecho unos zorros. Es la hora de los “declinólogos”. Según Jacques Julliard, más de 25 libros compiten en las librerías con sus análisis de lo que no funciona. Los franceses están desencantados de ser franceses. Según Marcel Gauchet hay una especie de desesperanza colectiva que pone de manifiesto una crisis política que se va agravando. Alain Finkielkraut, como siempre, es directo a la hora del diagnóstico: “Un agregado de descontentos no hace una nación.”

V

Cerrando la revista el siempre estimulante “bloc-notes” de Bernard-Henri Lévy. Navegando a contracorriente de los dogmas dominantes sostiene, pensando en Londres, lo siguiente:

- La zona de tormentas del terrorismo internacional se desliza lenta pero firmemente del Próximo oriente hacia Asia del Sur y del Islam árabe al Islam indoeuropeo (Irán) o asiático.

- Si tenemos en cuenta dónde y cómo se reclutan a los nuevos yihadistas, hay que deducir la no centralidad de la cuestión de Israel, de Palestina o del Líbano. Para entender al nuevo terrorismo hay que situarse en una madrasa de Karachi. En Paquistán la cuestión de Cachemira es mil veces más crucial que la Palestina.

- Por lo tanto, la paz en el próximo Oriente en modo alguno sería un acontecimiento decisivo en la evolución del terrorismo islámico.

- Los terroristas más radicales y los más próximos al centro de la nebulosa de Al-Qaeda no son personas misérrimas del tercer mundo. Son padres de familia que aman el fútbol y el críquet y alumnos de la London School of Economics. Aunque no acabemos de entender qué los empuja al terrorismo, es evidente que no pretenden ser el arma de los pobres, la revancha de los pobres de la Tierra o la respuesta de los oprimidos a la mundialización.

12 comentarios:

  1. 1 - Con respecto a Francia, a mi lo que me resulta inmcreíble es que un político como Chirac llegue a la presidencia de Francia. Crep que entre los políticos de una pieza y los Directores Generales, se les ha colado un especimen extraño, alimentado por la cohabitación, inmcluso con sus propios congéneres.
    2 -" Los franceses están desencantados de ser franceses... Un agregado de descontentos no hace una nación.” Esta frase, que entiendo acertada por lo que se, podría aplicarse, pienso también cambiando "franceses por españoles" y no ahora, sino desde hace muchos, muchos, muchos años.
    3 - Y acabo: Por poner un ejemplo, creo que podríamos pensar (yo por lo menos) que al igual que el izquierdismo de los últimos sesenta años en Europa desembocó en una utópica "revoclución" alrededor de los sesenta, en el Islam existe un islamismo similar a ese izquiedismo, que es ampliamente simpatizado por enormes masas de la población. Y una revolución para unos virtual y para otros más radicales probable. ¿Objetivos? No lo se. Pero he viajado por el norte de África, y trabajado con ejecutivos marroquies, turcos y egipcios y siempre he encontrado esa especie de "izquierdismo" hasta en gentes de formación intelectual europea, en un caso de quien llevaba a sus hijas a un colegio de monjas belgas en casablanca.
    4 - En cuanto a la geo política y geo estrategía, no tengo opinión ni conocimiento. Si es cuerto que aparecen atentados en lugares que no sospechábamos como objetivos, lo que habla de infraestructuras.

    ResponderEliminar
  2. " Los franceses están desencantados de ser franceses"

    Pero al mismo tiempo también parece que los franceses tengan miedo de dejar de ser franceses. Por otra parte, el retrato que hace Gauchet de Chirac podría ser aplicable a toda Francia: un país náufrago, que ya no comprende gran cosa de lo que pasa.

    ResponderEliminar
  3. «La France sur le divan». Esa necesidad continua de examinar y volver a examinar los asuntos domésticos, reflexionando por escrito, retrata a la perfección a los medios intelectuales franceses, que privilegian al libro sobre el pensamiento. Son muy librescos, estos franceses.

    Ahora bien, esta inmensa literatura repentina sobre el "declinar de la nación" es un buen síntoma. Dice el chascarrillo que 'si a los cuarenta no te duele nada, es que estás muerto'. A los franceses les duele la nación, síntoma de que se sienten nación.

    En España (único país del mundo que, según Gregorio Luri, sólo tienes fronteras interiores) seguimos en la dinámica centrífuga de las bandas y aldeas...

    Y echar un vistazo a las bandejas de novedades de nuestras librerias tampoco da pie para el optimismo. No soy nada "francófilo", pero algunos rasgos que, en una primera mirada, parecen rídiculos o pedantes del 'país vecino' revelan ciertas fortaleza estratégica.

    ResponderEliminar
  4. Joaquín: ciñ´çendonos a la historia, Francia, que sobrevivíó a la IIª Mundial con prestigio, tuvo 25 años en que se apunto a potencia "la force de frappe", se enfrentó a la Otan y se mantuvo fuera, descolonizó, culturalizço, filosofía, novela, música, teatro y tuvo una saga de políticos de Potencia Mundial. La influencia USA era económica y en el territorio de los negocios, pero cabe recordar que tenía intelectuales pro americanos (Servan-Schreiber: l'Exprés) porque trataba de hablar de tu a tu con el imperio y se proponía como eje vertebrador de Europa. Posteriormente ha tenido que asumir despotenciación (vaya palabrita) de su naturaleza, la necesaria alianza germano-francesa, el aislamiento de GB en su política europea. No olvidemos que todavía cuando la caída del muro, Miterrand acuñço aquella famosa frase de "me gusta tanto Alemania que prefiero que hayn dos".
    El problema francés es la perdida de la categoría, Vive su particular 98 (es un ejemplo, no una comparación) y asume la presencia USA en todo si quehacer cultural y profesional. En 1970, cuando yo me empecé a relacionar con agencia publicitarias en Freancia se hablaba en francés. En los 90 ya se hablaba inglés.

    ResponderEliminar
  5. Parece inevitable que al tratar de Francia se nos cuele España por la puerta de atrás.

    1) Hubo un tiempo en que todos queríamos, de una manera u otra, afrancesarnos. Hasta los americanos sucumbieron al "charme". Y los franceses eran felices sabiéndose admirados. En ningún otro país ha tenido la hegeliana dialéctica del amo y del esclavo más admiradores. Pero el "charme" se ha roto. Y no hay nada más frágil que el narcismo. En los proyectos culturales de nuestros jovenes el afrancesarse sería una excentricidad. Y los franceses descubren, atónitos, que tienen que aprender a vivir sin que se los tenga internacionalmente como referente.

    2) Hubo un tiempo en que los franceses se creyeron la vanguardia del mundo. Eran el país prometeico: su destino era iluminar a la humanidad. Victor Hugo sólo podía ser francés. Y se hicieron anticapitalistas, a pesar de vivir tan cómodamente en un modelo paradójico de capitalismo avanzado que les permitía el lujo de ser estalinista gracias a que las tropas americanas desembarcaron en Normandía. El problema es que, sociológicamente, siguen siendo anticapitalistas sin estar dispuestos a ser otra cosa que hijos bien alimentados del capitalismo de la abundancia. ¿Cómo pueden tener a ese patético José Bové como referente político?

    3) Pero Francia tiene un gran peso en Europa y hasta que los franceses no decidan qué quieren ser de mayores, toda Europa está condenada a vivir en la adolescencia política.

    4) Y España: Efectivamente, Joaquín, yo sostengo que España es el único país del mundoq ue sólo tiene fronteras interiores, con lo cual nos ahorramos el tener que diseñar una política exterior seria. Pero con esta expresión intento ir más allá de la aparente boutade". Me parece evidente que en Cataluña o en Euzkadi, más que nacionalistas cabales lo que hay es antiespañolistas viscerales. co nfundir las vísceras con la razón es la quintaesencia del españolismo. ¿Era Manuel Hazaña quien decía que es español el que no puede ser otra cosa?

    Perdonad la perorata.

    ResponderEliminar
  6. No lo se, pero si decía que una ocurrebcia la puede tener cualquiere, pero pensar era otra cosa.
    Coincido plenamente en tu exposición. En mi comentario segundo había olvidado el 68, Nantertre y la Sorbone. Ayer, a raiz del comentario sobre Vivre sa vie, vi en mi Pc "La chinoise" y eso me llevó a una película de Bertoluzzi que es "The dreamers". recomiendo ambas.

    ResponderEliminar
  7. "Son españoles... los que no pueden ser otra cosa"

    Es frase de don Antonio Cánovas del Castillo, dicha en 1876, cuando se debatía en el Congreso el proyecto de Constitución.

    Lo cuenta un ilustre navarro de Tudela, José María Iribarren, en "El porqué de los dichos" (1955).

    Ahi se lee también unos intencionados versos del poeta barcelonés (digo yo que muy olvidado) Joaquín Bartrina (1850-1880):

    "Oyendo hablar a un hombre, fácil es
    acertar donde vio la luz del sol:
    si os alaba a Inglaterra, será inglés;
    si os habla mal de Prusia, es un francés,
    y si os habla mal de España, es español."

    No parecía andar descaminado.

    ResponderEliminar
  8. Es un lujo tener contertulios virtuales como vosotros. Efectivamente, Joaquín, el tudelano Iribarren en la página 238 de "El porqué de los dichos" exlica el origen de esta expresión y se lo atribuye a don Antonio Cánovas. Me regaló el libro, hace algún tiempo, otro tudelano de pro, Angel Pascual. Por cierto, el otro día vi en tu página que ponías una foto de la plaza de San Francisco de Pamplona, ahora me sales al quite con un tudelano. Explícame tu querencia navarra, por favor.

    ResponderEliminar
  9. Ja ja, ningún misterio. El año pasado atravesé Navarra a pie (de Roncesvalles a Viana), y quedé prendado de esas tierras, que no conocía, y a las que seguramente vuelva pronto. Los asuntos misteriosamente nos llevan de Francia a Navarra...

    ResponderEliminar
  10. Pregunta cabreada que me dirijpo a mí mismo: ¿Y yo por qué he escrito HAZAÑA, con esta "H" estúpida?

    ResponderEliminar
  11. Gregorio: segurísimo que para corregir la falta ortográfica de Don Manuel. Tantas hazañas bélicas y políticas y va y se le olvida la "h" propia.

    Lola

    ResponderEliminar
  12. GRacias mil, Lola, por el capote.

    Un párrafo del editorial de Le Monde de hoy, lunes, 21:"De nombreux facteurs contribuent à expliquer cette dégradation : le sentiment que les politiques sont devenus impuissants à peser sur le cours de choses, en particulier le chômage ; la succession de cohabitations (trois en onze ans) contraires à l'esprit des institutions ; sans oublier la responsabilité de Jacques Chirac, après onze longues années de présence à l'Elysée. Certes, la déception de l'électorat avait commencé à se faire jour sous le "règne" de François Mitterrand. Mais le décalage, érigé en système, entre les promesses électorales et la réalité de l'action conduite durant les deux mandats de l'actuel président a profondément enraciné la déception et la méfiance de l'électorat". ¿Hace falta aclarar a qué "dégradation" se refiere? Estoy observando en la prensa francesa de los últimos días algo patético: tienen miedo a las próximas elecciones.

    ResponderEliminar

Días de coronavirus, 44. Dilemas

Día -¡al fin!- de trabajo intenso y productivo. Productivo no significa que haya escrito páginas admirables, ni tan siquiera que haya avanz...