viernes, 10 de septiembre de 2010

"Vides improbables"

1. Nuevos datos de la OCDE sobre la educación en España. Me limito a presentar tres gráficos. Y que cada cual saque sus conclusiones.

(clicar en el gráfico para agrandar)


2. Me interesa más comentar alguna cosa de un libro que he comenzado a leer, Left Back. A Century of Battles over School Reform, de Diane Ravitch. Me ayuda a confirmar una sospecha: en educación hay muy pocas novedades pedagógicas. Lo que sí hay es grandísimos olvidos, que son los que permiten a algunos jugar al maniqueísmo entre la escuela tradicional y "su" escuela moderna.  Se  elija el modelo que se elija  de escuela tradicional, a sus puertas hallaremos defensores y críticos con modelos alternativos. "Es imposible -leo nada más comenzar- encontrar un periodo en el siglo XX en el que los reformadores educativos, los padres y los ciudadanos estuvieran satisfechos con la escuela". Un poco más adelante me doy de narices con una tesis fuerte que ya veremos como se sustenta en las páginas posteriores: "el intelectualismo ha sido una consecuencia inevitable de importantes corrientes del progresismo educativo".

 3. Al llegar a casa me espera una agradabilísima sorpresa. La editorial Acontravent me envía el último libro del muy heterodoxo Ferran Sáez Mateu, a quien admiro profundamente por cada una de las siguientes razones:
  • primero porque sí
  • segundo porque es el último barcelonés sensible con el sutil arte de llevar boina
  • tercero porque es el mejor ensayista de su generación
  • cuarto porque comparto con él alguna patología, que nos sintoniza mucho
  • quinto porque no nos importa jugar a cristianos entre los leones de los nuevos circos ideológicos
  • sexto por Malizia 
  • séptimo porque a ambos nos gusta la virtud del agradecimiento
  • octavo por la canela y el clavo
  • noveno por este sol de York
  • y décimo porque esto quedaba mejor si era un decálogo.

8 comentarios:

  1. Grandes razones. Todas ellas. Empezando por la décima.
    En lo referente a las estadísticas, ¡quién fuera portugués! Yo con eso me conformaba.

    ResponderEliminar
  2. Ya sabía yo que usted me comprendería. Recuerdo perfectamente una reseña suya, en el Avui, a un libro del Ferran dedicado nada más ni nada menos que a la fácil cuestión de la naturaleza humana.

    ResponderEliminar
  3. En relación al gráfico 1, hace unos días

    http://chronicle.com/article/Revalorizing-the-Trades/124130/

    (supongo que ya lo tiene, pero, por si acaso)

    De Sáez había leído hace poco un artículo sobre pederastia y actitudes muy bueno. Ahora sé quién es.

    ResponderEliminar
  4. A propósito de don Eugenio d'Ors y Josep Pla, buceando en El cuaderno gris se puede leer:

    "Es un hombre afectado. No tiene una presentación simple y clara. Tiene una preocupación constante, en ser tomado por un hombre excepcional...
    Un hombre que se ha pasado la vida predicando el clasicismo, la normalidad, la continuación, la superioridad de la categoría sobre la anécdota- y de hecho no es más que un puro anecdótico, un original, un caprichoso, un estrafalario, un romántico -."

    Perdone la digresión, Don Ocata; a propósito de este tema educativo que plantea, es interesante señalar, según creo, el pensamiento vertido por el ministro Ángel Gabilondo hace unas horas, de que sería bueno no desprestigiar la enseñanza universitaria frente a la puramente profesional. Estimo que gran parte de los males que afligen a la educación es España, tienen que ver con esa perfidia con la que se mira en este país, al nefelibata, mirador de nubes."

    ResponderEliminar
  5. A d'Ors le llamaban Xènius: ignoro por qué.

    ResponderEliminar
  6. En relación con el gráfico 1 en esta página http://blogdelifie.blogspot.com/2010/09/huele-victoria.html
    se realiza un buen análisis que coloca en su lugar el aparente "buen" dato.

    ResponderEliminar
  7. Por error puse gráfico 1 cuando el comentario de J.M. Lacasa con el gráfico que está relacionado es con el 3. Disculpas.

    ResponderEliminar
  8. Emilio: El artículo es, desde luego, muy interesante y muestra (creo que sin alegría, pero con honestidad) el estado de las cosas educativas.
    AQUÍ

    ResponderEliminar

El Pla nuestrro de cada día

En El Subjetivo