miércoles, 29 de septiembre de 2010

Huelga general

No veo qué otra cosa podían hacer los sindicatos. En una democracia nada más elemental que defenderse democráticamente contra una agresión. Se podrá decir que la agresión era necesaria, que ha venido impuesta, que de no hacer lo que se ha hecho se acabaría haciendo más, que no hay tal agresión porque las medidas fomentarán la creación de empleo, etc, etc. Pero lo que es inimaginable en una democracia es que los sindicatos monten una manifestación de apoyo a un recorte de derechos.

El recorte existe y demuestra que, de hecho, el derecho a la huelga está más protegido que el derecho al trabajo, lo cual nos sitúa ante interesantes paradojas. En la práctica los trabajadores han visto recortados sus derechos porque no sabemos muy bien qué demonios significa eso del derecho al trabajo. 

Cada presidente de gobierno de la democracia ha tenido como mínimo una huelga general y cada huelga general ha querido ser una protesta contra un recorte de derechos. Asusta pensar en el proceso y remontarlo contra el tiempo.

Nada más propio de nuestro tiempo que protestar contra los sindicatos porque no están a la altura de lo que pedimos de ellos. Vivimos un tiempo en que exigimos fidelidades incondicionales a las instituciones a cambio de fidelidades personales muy precarias, casi circunstanciales.

Sigo pensando, como Platón, que  mientras haya vida en común, habrá lucha de clases. En realidad él no hablaba de lucha de clases, sino de enfrentamiento entre pobres y ricos. Un enfrentamiento siempre latente, que incuba el mayor peligro de discordia civil. La mayoría de nosotros somos pobres que creemos formar parte del bando de los ricos. No tenemos posesiones, pero creemos tener "nuestras" opiniones. ¡Ingenuos de nosotros!

17 comentarios:

  1. Yo veo una diferencia con anteriors huelgas generales. Nunca hasta ahora los sindicatos han estado tan cerca del gobierno, tan aburguesados, tan comprados en definitiva. Por eso esta huelga se la creen muy pocos. Es un enfrentamiento de ricos que dicen ser pobres contra un presunto atacante que al único que ataca es a los trabajadores, y no a sus cada vez menos representativos representantes.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. En una peli policíaca, americana, claro, el delincuente se queja al ser 'presionado' por el poli: yo tengo mis derechos. A lo que éste responde: la gente no tiene derechos, tiene suerte. Y a tí se te ha acabado.
    Me parece que España está como ese delincuente. Creíamos tener derechos y era suerte. Y parece que también se nos ha acabado. Pero es difícil que los demagogos dejen de usar ese término tan adulativo.
    Por otro lado, la lucha pobres/ricos, ¿no será también una opinión? Porque a mí me parece lo contario que a usted: a la huelga son convocados ricos que se creen pobres.

    ResponderEliminar
  3. José Miguel, Claudio: Me dais motivos para ir dándole vueltas al asunto durante un buen rato.

    ResponderEliminar
  4. Nadie menciona por ningún lado mi derecho a ir hoy trabajar.
    Hoy a mí me lo han impedido y mucha gente que conozco no va a ir por miedo.
    Veamos la democracia por ambas caras.

    Néstor.

    ResponderEliminar
  5. Néstor: Claro, frente al mundo ideal de los derechos, el mundo real de las relaciones de fuerza.

    ResponderEliminar
  6. Sí, la realidad es variada. Yo conozco, sin embargo, a más gente que ha ido a trabajar, sino por miedo, por si acaso, que está la cosa muy mal. Yo no he ido. Y tengo miedo. No por las consecuencias de hacer huelga, sino por el panorama. comprendo que no le afecte a quien tiene la vida solucionada, aunque estas condiciones afectarán a sus hijos, supongo. Con los sindicatos puede uno meterse con toda la razón, como con los partidos políticos, pero son necesarios. Aunque sea para que algunos les echen la culpa de todo. Esta vez lo tenían difícil, el recorte de derechos existe: si hacen algo, mal; si no lo hacen, también.
    Me ha gustado la entrada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Exáctamente el derecho al trabajo supone 4 millones en paro y subiendo.

    Ciertamente los sindicatos lo han hecho mal. La perversión del sistema hace que no puedas ni ejercer el derecho a la huelga mas que unos pocos privilegiados. Los "esquiroles" serían consecuentes si renunciaran a los beneficios " laborales" derivados de la presión sindical, reducción de horas anuales etc. Pero no me he encontrado a ninguno que reclame o exhija trabajar más y con menos salario.

    ResponderEliminar
  8. Nos han sobornado. Directos al crematorio si fracasa: quizás a mí no me toque (bendita solidaridad). Maldito confort. Fidelidades, pero sin implicarse, sólo cuando las cosas se tuercen. No hace falta demasiado para dirigir el odio. Mi salario de un día, la noche del viernes. No servirá de nada, alguien llamará al presidente en otro idioma y lo acojonará, a ese sueldo vitalicio. Los bancos nos deben nuestro dinero (el préstamo que ellos niegan, que tutelan a los MC), pero ponemos la otra mejilla. Ellos pueden hacernos quebrar, mejor no alzar la voz. Nada de tasas, nada de clases, eso no va conmigo, no luce, yo tengo un Iphone. Qué siga el banquete de otros, y no precisamente de amor platónico. Y seguirán apretando las cuerdas, mañana con más saña si no pasa nada. Nadie entiende nada, no hay culpables. Quizás también lo seamos nosotros, mejor callar entonces. El fracaso de la huelga es el atestado de la contratación precaria, de varias generaciones de jóvenes que se van por el desagüe. El verdadero drama: no aguantar un poco más, sino rehacer el camino. Fracaso es la no revuelta, manifestación el statu quo. Demasiadas mesas redondas. Del lado de los oprimidos, aunque estén hechos del mismo barro que sus opresores. Huelga, a pesar de los sindicatos, mejor con ellos, ¡qué mal necesario¡ En caída libre como el sentido común. Sin agallas para morder la mano que les da de comer. Y los políticos escurriendo el bulto, sin memoria. A pesar de las intoxicaciones mediáticas. "El país no se lo puede permitir", "Quien no trabaja es porque no quiere", "Hay que arrimar el hombro con la patronal", ¡anda ya! De las 40 horas al modelo asiático. ¿Renda Básica Universal? ¿6 horas? ¿Conciliación? ¿Reforma económica? ¿Socialismo? Más felices con menos. Sin ideas, ni alternativas. ¡Qué siga el espectáculo! Sentados en la mesa con el plato vacío para verles comer y presumir de comensal. Huelga y mucho más.

    Saludos Gregorio.

    ResponderEliminar
  9. Huelga general inútil y perjudicial para la economía. Tendríamos que hacer huelga general para que nuestros políticos ideen cómo y en qué ocupar a los 5M de parados o para arreglar el 30% de fracaso escolar. Por estos dos motivos sí que iría a la huelga.
    Estoy contenta porque he ido a trabajar, porque en mi escuela 46 de los 46 profesores han ido y porque en mi pueblo los comerciantes han abierto la mayoría. Olé por los comerciantes que han abierto a pesar de la coacción de los piquetes. La acción de los piquetes a mi no me parece democrática.

    ResponderEliminar
  10. Pareciera de todas formas, mas de lo mismo: al cabo de un tiempo sera resumido en un par de lineas. Y cada cual a sus asuntos,igual que siempre. No hay ninguna condicion (me parece a mi) para que ocurra ningun cambio drastico en las relaciones de produccion o de clase. Los ricos igual, la clase media igual (la zanahoria detras de la que corren tambien igual) y los pobres igual. Eso si, todos un poco mas tecnologicos.
    saludos

    ResponderEliminar
  11. Hay, sin duda, un punto trágico en esta huelga, pero esto no invalida el derecho al pataleo, sino que le da argumentos. Todos sabemos que la huelga se hace contra ZP, que no es sino el vicario de una Unión Europea con pánico a que Merkel se harte un día del euro y decida recuperar el marco. El tema de fondo, claro está, permanece inmaculado: "Quo vadis Europa?"
    Creo que Pujol dijo ayer que ZPO era el mascarón de proa de una nave gobernada por un capitán en la sombra.

    ResponderEliminar
  12. Pos mala sombra tiene el capitán en la sombra.

    ResponderEliminar
  13. "Todos sabemos que la huelga se hace contra ZP".

    Pues no todos estamos de acuerdo con eso:

    http://www.elrevolucionario.org/rev.php?articulo1782

    ResponderEliminar
  14. Estamos ante una pantomima. Los sindicatos contribuyendo a cargarse un gobierno que será sustituido por otro que no les va a conceder ni tantico así de lo que ahora exigen, pero se trata de salvar la cara después de haberla perdido en una negociación con la patronal en la que han sido "incapaces", no lo olvidemos,"incapaces" -y hablamos de "profesionales" de la negociación- de construir ningún puente positivo de entendentimiento con la patronal para la economía del país y, sobre todo, para el incierto futuro de los más de 4 millones de parados. Responsabilidad que comparten, al 50%, con sus "adversarios". Y ahí está buena parte del mal de las relaciones laborales: los prejuicios de unos y otros, las imágenes tópicas que arrastran unos y otros desde los inicios de la revolución industrial.
    El Gobierno ha hecho lo que le correspondía: hacer, esto es, legislar. Por eso esta huelga tiene algo de pataleta de niño irresponsable que, además, se comporta como tal, cuando enfurecido, como lo demuestran los piquetes encolerizados y matones que le han hecho un muy flaco favor al sindicalismo.
    Me voy del tema, pero me ha llamado la atención que los mineros a quienes les han estafado nóminas hayan hecho protestas de todo tipo menos plantarse delante de las casas de sus estafadores, acudir a sus clubes de asueto, ocupar suus oficinas, seguirlos por la calles o con coches, como el cobrador del frac, etc.
    La incapacidad para el diálogo es el principio del fin de un sistema político. Y nos vamos acercando a un final de etapa. Igual que las Repúblicas francesas se han ido sucediendo en el tiempo a golpe de crisis sociales, en España me temo que acabará ocurriendo tres cuartos de lo mismo, ya veremos de qué modo, que va a ser más que interesante verlo...
    Ah, perdón por la extensión y por el arrebato de seny.

    ResponderEliminar
  15. a) "Vivimos un tiempo en que exigimos fidelidades incondicionales a las instituciones a cambio de fidelidades personales muy precarias, casi circunstanciales"

    b) "mundo real de las relaciones de fuerza"

    Pues... es que "vivimos un tiempo" específico de neofasistización (con hasta huelgas fascistas coordiandas entre sindicatos y gobierno, en manos de los brócratas del politburó local y vencedor, etc.) ¿O vamos a seguir llamando a las cosas con la denominación de los "conceptos teóricos", un sindicato es... una democracia es...?
    ¡Con qué gusto apelaría a veces a esos calificativos nietzscheanos ciertamente antiempáticos!
    En fin, aporreo por amor, no te creas... amor propio, je...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Que se coman la mierda, todos los que votaron a ZP como superhéroe que junto al vaquero Solbes negaron la CRISIS, Solbes que donde ponía el ojo, ponía la bala, recomendado por las carmelitas de CiU que tanto saben de economía de botiguers...
    Entonces, todos los creísteis....¡Viva la estupidez del pueblo soberano!
    Y así nos va.

    ResponderEliminar
  17. Esta ha sido una huelga paripé, una huelga para que parezca que los sindicatos luchan por el currito, para que no se note que no es así y de que viven de la pitanza que ZP les pasa regularmente (son donaciones publicas, anunciadas en la prensa, nada secreto).
    Que pasara ahora? Pues probablemente ya lo pactaron ZP y los sindicatos antes de la huelga. El gobierno metera un par de parches de poca monta pero de nombre espectacular en la nueva legislacion laboral para que parezca que ZP ha entendido el mensaje. Despues la prensa adicta, que es casi toda y que tambien vive de las subvenciones del gobierno, inflara las concesiones vistiendolas con un lenguaje grandilocuente.
    En realidad, todo es una comedia. Comedia para engañar a los mercados son las medidas de ahorro de ZP,comedia es el enfado de los sindicatos, comedia es su huelga, comedia seran los "logros" de la huelga, ... todo es mentira, pero es a base de mentiras como vamos tirando mientras todos, incluidos los mercados, ZP, los sindicalistas y los curritos, esperamos que la crisis se resuelva sola y podamos volver a empeñarnos para comprar un pisito, un cochecito, una semana en Punta Cana, o un par de tetas para la santa esposa. Tampoco es pedir tanto!

    ResponderEliminar

The Jean-Paul Sartre cookbook

Traslado hoy al Subjetivo los exitencialismos caniculares.