miércoles, 8 de septiembre de 2010

El leviatán

Gustave Doré, El mono y el delfín, 1867

Cuenta George Anastaplo que más de una vez le oyó rememorar a Leo Strauss las siguientes palabras que le dirigía su abuela, allá en su Krichhain natal: "Te sorprenderías, hijo mío, si supieras  con qué poca sabiduría está regido el mundo". Cada vez estoy más de acuerdo con la abuela de Strauss. Por eso mismo cada vez comprendo mejor a los partidarios de las teorías conspirativas. Puede ser más consolador pensar que nos gobiernan personas inteligentes, pero perversas, que personas que vienen a ser como nosotros.

4 comentarios:

  1. "personas que vienen a ser como nosotros"

    Con eso, don Gregorio, ya me daba con un canto en los dientes. Aunque uno ya duda si prefiere a uno listo y corrupto o a otro honrado e inepto.

    ResponderEliminar
  2. Fray Gerundio de Substantive5:57 a. m., septiembre 09, 2010

    Me permito dejarle aquí este naipe.
    http://www.fotolog.com/heliotrupe/23245265
    Suyo afectísimo

    ResponderEliminar
  3. Una vez leí: Shakespeare leyó a Plutarco, Marlborough leyó a Shakespeare y Churchill tomó a su antepasado de ejemplo. ¿Será eso? Porque tampoco parece tan difícil.

    ResponderEliminar
  4. Creo que también los hay tontos y perversos.

    ResponderEliminar

Días de lluvia

Días de lluvia caprichosa. Unas veces, sorda y monótona; otras, violenta, con fuertes ráfagas de viento, que ha llenado las aceras de hojas...