miércoles, 22 de septiembre de 2010

Tesis 17, 18, 19 y 20

17. El enemigo existe.
17.1. El enemigo aparece como tal cuando nuestra fe adquiere una figura precisa.
17.2. Lo mejor para no tener enemigos es no creer en nada. Así estaremos dispuestos a creer en cada momento lo que cree quien tenemos delante. Pero si no creemos en nada, tampoco tendremos amigos.
17.3. La paz perpetua es el orden de un mundo de seres ideológicamente clónicos en el que es imposible la novedad.
17.4. Entre el fanatismo y la increencia se encuentra el espacio del liberalismo. La democracia puede ser fanática, el liberalismo no.

18. La fe se confunde con la política o, dicho de otra manera, es imposible establecer límites entre teología y política.
18.1. La fe/política es una orientación hacia lo justo.
18.2. El sometimiento a esta orientación es lo que permite la humanización del hombre.


19. La historia es la sucesión de regímenes de fe. Los griegos le daban a estos regímenes el nombre de "politeía".

20. En política la increencia siembre acaba sucumbiendo darwinianamente ante la fe.

10 comentarios:

  1. Inicio el cap. 5 en la página 85.

    5. París
    5.1. Nuevas amistades
    5.2. Kojève
    5.3. Los estudios
    5.4. Entre los Rockefeller y Schmitt

    ResponderEliminar
  2. Creo que el liberalismo puede ser fanático y, es más, se ha demostrad como fanático durante ciertos periodos. Por ejemplo, cuando en nombre del liberalismo económico se tipificó como delito la actividad sindical porque alteraba la sacrosanta idea de la oferta y la demanda capitalista.
    Asimismo, se puede creer que lo que uno cree no tiene que ser creído por los demás, de modo que disminuirán enormemente el número de enemigos, ya que el único será aquél que pretenda imponerse materialmente. Porque el que respeta a los que no piensan como él es cierto que se impone formalmente, pero esa imposición lleva a la libertad material. La opción contraria supone una imposición formal y material.

    ResponderEliminar
  3. El enemigo es el Angel de Jacob.
    Respecto a "respetar", las tesis u oraciones sobre lo real no se respetan entre sí jamás (afortunadamente, si no no habría saber alguno).Su forma de ser es la lucha a muerte.
    Y el "empate" es, en realidad, la estocada letal recíproca.. y la sorpresa siempre nueva de la in-telos-gencia ("he visto a Dios y no he muerto!)

    ResponderEliminar
  4. Por supuesto que las tesis u oraciones sobre lo real no se respetan,(hablar de que las ideas se respetan es como hablar de que una silla es simpática) ya que los que se respetan son aquéllos que defienden esas ideas. El epicentro no reside en las ideas, sino en las personas que las llevan a cabo, ya que sin esas personas las ideas no son nada porque no hay quien las piense.

    ResponderEliminar
  5. Ens sabries recitar, benvolgut Goyo, l'aliniació (o l'alienació potser?) del Betis de la lliga del 57? Sí senyor, molt bé a la 2!

    Una abraçada dels 2 (Lia i Abel)

    ResponderEliminar
  6. Lia i Abel: Gràcies. La del Betis del 57 no, que jo tenia 2 anys, pero la del Las Palmas del 67, si.

    ResponderEliminar
  7. Cuando una "mascara" (persona, concepto, dios), piensa o habla, sólo es su hablar y nada más.No hay ninguna "persona" detrás, simplemente la persona personea o concibe.Habla el habla y tú, en cuanto que estás hablando, sólo eres ese hablar.
    Cuando respiras, follas o comes bocadillos, lo mismo.
    Otra cosa es que te asuste - y temas la derrota con todo ese rollo del respeto- el hecho de que todo "di-álogo" sea una logomaquia a muerte, un "combate dharma", como dicen en oriente.

    ResponderEliminar
  8. Echando mano de la Teología... Las tenemos que ver muy putas, ¿no?

    ResponderEliminar

Echar la persiana

Estaba decidido a echar la persiana y cerrar definitivamente este Café de Ocata, que tantos buenos momentos me ha deparado. Los tiempos camb...