sábado, 4 de septiembre de 2010

Hawking nos descubre a Dios

I

Dice Stephen Hawking que Dios no creó el Universo sino que fue al revés, que el Universo creó a Dios.

II

Si el Universo ha sido creado por las leyes de la física, entonces las leyes de la física son la causa de todo cuanto hay en el Universo. Probablemente aquí algún tomista se consideraría en derecho de decir, emulando a su maestro, aquello de "et hoc dicimus Deum".

III

Si las leyes de la física explican cuanto hay en el Universo, también han de explicar a Dios., puesto que es uno de sus corolarios. Y el que Dios sea una consecuencia necesaria (porque si fuese voluntaria ya sería la leche) de las leyes de la física, me parece un milagro fenomenal. Mucho mayor que todos los de la Biblia reunidos.

IV

Claro que los científicos como Hawking, cuando pasan del Universo a Dios cambian de criterio. Al Universo lo explican de acuerdo con leyes físicas, pero para explicar la necesidad antropológica de Dios, recurren a explicaciones (no leyes, que quede claro) psicológicas. Y esto me parece precioso porque sitúa a la ciencia justo en el lugar en el que la situaron Platón y Aristóteles: en la diferencia entre las cosas humanas (lo primero para nosotros) y las físicas (lo primero en sí).

Más aún, si Hawking tiene razón, entonces el no saber socrático (que es un no saber sobre lo primero en sí) no es ningún impedimento para construir una filosofía que incluya -como debe incluir toda filosofía seria- el punto de vista del observador en su teoría.

V

¿Y si el hombre tuviese, por naturaleza, necesidad de Dios?

Si nos ponemos minimalistas y en lugar de Dios hablamos de coherencia narrativa, me da igual.

Resultaría entonces que habría dos tipos de leyes naturales, las antropológicas y las físicas,. Ambas serían naturales, pero noéticamente heterogéneas.

VI

Y de nuevo la política sería la metafísica más alta.

Ayer, en Valencia

Magnífico día, el de ayer en Valencia. Creo que esta es una ciudad en la que podría vivir. Cordialidad y agotamiento, pero ese agotamie...