domingo, 2 de septiembre de 2012

La muerte de la República

Recogía hace pocos días  un fragmento de James Neugass según el cual un comisario político del ejército republicano aseguraba que la principal ventaja militar de Franco consistía en que no contaba con intelectuales en sus filas. Esta mañana me he encontrado con estas palabras de Julio Camba: "Los intelectuales han triunfado totalmente. Y esto será la muerte de la República. Los intelectuales no saben más que escribir libros y papeles. No saben nada de nada. El relumbrón de la letra impresa, generalmente copiada, se ha impuesto."

Julio Camba 
Haciendo de República

15 comentarios:

  1. de lo que se deduce que Julio Camba no era intelectual, pero si lúcido. Líbrenos Dios de los intelectuales, creen en las patrias y las banderas y eso, aparte de inútiles, los transforma en peligrosos.

    ResponderEliminar
  2. En una entrevista, en febrero de 1938, le preguntaron a Julio Camba : ¿Qué pasó en España?.

    Y contestó:

    "Pues pasó que los españoles estábamos de vacaciones y habíamos dejado la casa en poder de los criados. Y los criados quisieron hacerse los amos . ¿Le parece a usted poco?"

    ResponderEliminar
  3. Respuesta de Julio Camba , en febrero de 1938, a la pregunta de un periodista extranjero: ¿"Qué pasó en España?"

    "Pues pasó que los españoles estábamos de vacaciones y habíamos dejado la casa en poder de los criados. Y los criados quisieron hacerse los amos.¿Le parece a usted poco?".

    ResponderEliminar
  4. El gato de Schrödinger4:06 p. m., septiembre 02, 2012

    —Entonces, usted, señor Camba, ¿no ha sido considerado intelectual? -pregunta Josep Pla ante la observación don Julio.
    —No, señor. He sido considerado un insignificante humorista.

    ResponderEliminar
  5. Pues se trata de un humor, la respuesta sobre los amos y los criados, que a mí me provoca náuseas, la verdad. No me gustan las pseudoiquierdas pasadas o actuales, pero en caso de enfrentamiento tan grave como el de la Guerra Civil no creo que hubiera dudado, entre los amos y los criados, dóndo ubicarme, sobre todo porque no creo que nadie se haya puesto nunca de parte del señorito Iván en Los Santos Inocentes, ¿o alguien saca pecho de haberlo hecho? Probablemente la hija del mafioso de Castellón, y a lo mejor una muda legión con ella...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, claro... todos estamos a favor de todo lo bueno y en contra de todo lo malo. ¡Es obvio, no? pero de esta obviedad se nutren las guerras civiles.
      Mi familia fue singular. Mi padre era de la UGT y mi madre carlista. No sabría decir de lado de quien me pondría.

      Eliminar
    2. No se equivoque, don Juan, si lee la frase en su contexto verá que cuando Julio Camba hablaba de "los criados" no se refería a las clases sociales humildes, sino a los políticos profesionales. Los políticos en justa lógica deberían ser los servidores de los ciudadanos, sus "criados", los encargados de gestionar algo que no es su propiedad, sino propiedad de sus poderdantes. Así pues, Julio Camba, cuando decía que "los españoles estábamos de vacaciones y habíamos dejado la casa en poder de los criados", estaba diciendo que "los ciudadanos nos habíamos desentendido de la gestión de la cosa pública, y la habíamos delegado por completo en un grupo de políticos que, infatuados, identificaron el interés del estado con sus intereses particulares". Un mensaje, por cierto, intranquilizadoramente actual.

      athini_glaucopis@hotmail.com

      Eliminar
    3. Efectivamente. Camba está diciendo que los ilusionados con la República el 14 de abril no convirtieron su ilusión en compromiso republicano el día 15. Y para Camba ese fue el no comienzo de la España republicana. Se cambio el régimen en su forma, pero quedó el regimiento con sus vicios. Es una tesis que me parece acertada. Añade Camba que la decepción republicana fue enorme precisamente porque tras el 14 de abril los españoles carecían de un horizonte idealista al que remitir sus esperanzas de cambio. No podían confiar en la llegada de la República para solucionar los males de la falta de republicanos.
      Camba es un señor muy serio, que no frivoliza -creo yo- nunca.

      Eliminar
    4. La lectura de Athini_glaucopis me ha hecho sonreir, lean ustedes la entrevista, Camba se refería a las izquierdas, a los políticos de izquierdas si se quiere , pero el tono y las asociaciones semánricas son inéquivocas ,estamos en el 38 señores: los "borrachos" y los "matones" a los que se refiere Camba no son Azaña ni Prieto , son las hordas...

      http://salmonetesyanonosquedan.blogspot.com.es/2012/07/lo-que-paso.html

      Camba fue un buen escritor , y no fue un Ruano - http://www.tarbutsefarad.com/es/articulos0/3983-gonzalez-ruano-y-los-judios-masacrados.html- , pero todos somos responsables de demasiadas palabras.

      Eliminar

  6. Iván, el señorito, era más esclavo de su criado que el criado de él...

    A mi me inquieta pensar que después de los enfrentamientos entre amos y criados todo volviera a ser lo mismo con diferentes nombres y apellidos. Las teorías de los intelectuales son necesarias siempre que muevan al corazón y a la voluntad para obrar el bien. Pensar no tiene por qué anular el sentimiento sino todo lo contrario:alimentarlo. Los seres humanos somos seres inteligentes pero encarnados
    Un saludo
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la tragedia de una guerra civil es que los dos bandos (con las excepciones inevitables) creen representar al bien. No me atrevo a añadir "común". No se entiende a los hombres si no se acepta que, como decía el viejo Platón, con frecuencia nos matamos los unos a los otros por lo que consideramos noble y justo.

      Yo me considero un intelectual, al menos por lo que hace a mi voluntad de exprimirme el intelecto y encontrar razones consistentes para las cosas. No seré yo, pues, quien critique a los intelectuales. Lo que sí me parecen criticable son los intelectuales que no entienden la especificidad de las cosas humanas, que suelen ser también los que más empeñados están en someter la realidad humana a la teoría. Como, además, suelen ser muy poco resistentes a la frustración, enseguida comienzan a decir "No es eso, no es eso" y abandonan la cancha en mitad del partido.

      Eliminar
    2. Perdón por este salto al ruedo, pero es que sale a colación el "No es eso, no es eso" de inspiración orteguiena y me parece entender que nuestro filósofo es uno de los aludidos en cuanto a ser poco resistente a la frustración y abandonar la cancha a mitad del partido.

      El manido "no es esto, no es esto" forma parte de un artículo que la mayor parte de quienes lo mentan (y no me refiero a usted, señor Luri) no lo han leído. Fue publicado en pleno periodo constituyente de la República, en concreto el 9 de septiembre, y en el mismo lo que se hace es una llamada a la sensatez, abogando por la edificación de una República no sectaria. De lo que se trataba, precisamente, era de defender la República. "¡No falsifiquéis la República! ¡guardad su originalidad! ¡No olvidéis ni un instante cómo y por qué advino! En suma: autenticidad, autenticidad..." Por eso se busca una vía razonable, a semejanza de lo que se propuso en la Transición: "Las Cortes constituyentes deben ir sin vacilación a una reforma, pero sin radicalismo -esto es, sin violencia y arbitrariedad partidista".

      Ortega no tira la toalla, y, precisamente por eso, no calla, y advierte sobre la deriva equivocada en que puede ir a parar la naciente República si se deja llevar por el radicalismo.

      No parece que su advertencia fuera baladí, a juzgar por lo que sucedió precisamente por ignorar sus reiterados llamamientos.

      Un cordial saludo.

      Eliminar
    3. Rafael, me refería, en efecto a Ortega. Entiendo tus argumentos, pero interpreto de manera diferente esa distancia que Ortega establece con la falsificación, que para mí es una distancia con la frustración (más allá de que pueda tener razón respecto a la radicalización de la República). El político es superior al intelectual precisamente precisamente porque sabe que tiene que producir simulacros. El tirano ideológico, por esto mismo, tiene más similitud con el filósofo que con el político.
      Cuando Platón decía que los males de la ciudad no se acabarán hasta que no se unan las almas del político y del filósofo, lo que está diciendo en realidad es que los males de la ciudad nos e acaban nunca.

      Todo político sabe que no hay ley que no salga técnicamente empeorada de un Parlamento. Sin embargo sale con votos, que es lo que no tenía al entrar.

      Eliminar
  7. Incluso en las familias humildes como la mía había gente en los dos bandos, no es cosa de buenos y malos y las ideas etéreas e iluminadas 'intelectuales' realmente perjudican mucho el contexto del posibilismo realista y enardecen los ánimos. De señoritos abusones 'de izquierda' también había, por cierto... muchos de ellos intelectuales.

    ResponderEliminar
  8. Yo, en caso de enfrentamiento grave entre quién sea, si puedo, me largo a las antípodas, pero no siempre es posible, no hay nada peor que te pidan que te definas y tomes arte y parte en cosas así.

    ResponderEliminar

Nada nuevo...

"La pedante pedagogía -no olvidemos que pedagogía, pediatría y pedantería tienen la misma raíz..." José María Pemán en el pró...