jueves, 7 de junio de 2012

Tasas universitarias: valor y precio.


Un informe de l’Observatori del Sistema Universitari asegura que los universitarios españoles aportan el 20% del coste total de sus estudios.  ¿Es eso mucho? Recordemos que sólo un necio confunde valor y precio. ¿Cuánto vale la educación que reciben? Hace unos años a Pedro Azara y a mí nos invitaron a visitar “las Pirámides de Bosnia”, un montaje pseudocientífico que afirma la existencia en este país de pirámides de más de 200 metros de altura y de una antigüedad de 12.000 años. No fuimos, claro, por sentido del pudor. Pero me aseguran que una universidad catalana ha calificado con un excelente cum laude una tesis doctoral que sostiene que la pirámide de Keops estuvo coronada por una esfera y se levantó en conmemoración del primer milenio del diluvio universal.

¿Los estudiantes pagan poco o mucho? Me preocupa más saber cuál es el valor –no el precio- de lo que aprenden. ¿A qué se debe que no haya ninguna universidad española entre las 150 mejores del mundo? ¿Por qué tenemos un 30% de abandono universitario si la media europea es del 16%? ¿A cuánto asciende esta inversión sin retorno? ¿Por qué solamente el 33% de los universitarios obtienen su título sin repetir curso? 

¿Las becas son muchas o pocas? Me preocupa más saber si las reciben los que las merecen de acuerdo con sus capacidades, sus necesidades y su esfuerzo. Personalmente creo que el precio de una tasa universitaria ha de ser el mínimo posible en la primera matrícula y me parece sensato que se vaya incrementando en la segunda, tercera o cuarta matrícula, de manera que la cantidad a pagar se acerque al coste real a medida que se repite curso. Pero la crisis nos ha enseñado que es soberano quien tiene poder para imponerte el precio de tu deuda. O la modificación de tu constitución. O el coste de tus derechos. Para que la educación sea pública hay que financiarla públicamente. Y puesto que la financiación tiene un coste, deberemos comenzar a pensar que el derecho público a la educación no es sino el reverso del deber moral de educarse. 

Artículo en El periódico de hoy

9 comentarios:

  1. Muy atinado el enforque, que comparto.

    Por cierto, me he atrevido a mencionarte en mi blog, sin ánimo de incordiar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas cosas aquí...primero, efectivamente el soberano de la pirámide no es el Banco central.
    Sobre la educación en la Universidad, yo cuestiono y dudo del precio real o del coste de la enseñanza. ¿no está inflado, como lo está todo el Estado? ¿cuanto sale el precio/hora de clase? hice cálculos hace meses...y era desorbitado. Comparado con el nivel medio del coste/hora de trabajo en España. Ahora es cierto, que se puede estudiar por internet ahora...y paradójicamente sale igual de caro!. La casta universitaria, me recuerda a la casta política. Las universidades privadas...otra estafa, pero a cambio de un bolsa de contactos y de futuros trabajos!...las Universidades como fundaciones privadas ...lo mismo!.
    Otro punto, qué aporta la universidad hoy en día, a nivel profesional...Nada.
    Y a nivel cultural......casi nada. Siempre me pregunto, y quisiera saber cuantos libros se leen (que no sean manuales) durante la formación universitaria.
    Otra reflexión, recuerdo que desde hace unos dos años, en las escuelas de primaria y secundaria, a los niños se les introduce la problematicidad de los estudios universitarios y se promociona la formación profesional . Esto me recuerda a lo que ya dije en el 2008, a todos mis conocidos: Veréis como ahora se nos bombardeará con la emprendeduría, la autonomía,...vamos que la mayoría de mortales se hagan autónomos......para que pueden seguir manteniendo a una minoría (la casta universitaria entre otras, que se proclaman como los defensores del pensamiento autónomo, pero éstos: de hacerse autónomos nada de nada).
    Henry Ambossat

    ResponderEliminar
  3. Mi muy querido don Henry, lo veo a usted al nivel de optimismo del país.

    ResponderEliminar
  4. ¿de qué país, si ya no quedan?....será que estoy en el mismo "optimismo" la zona monetaria.
    Pero no es de ahora, lo mío, ya hace una década que lo veo venir... cuando los que se reían antes,ahora se lamentan... preferiría haberme equivocado yo y que ellos hubiesen acertado.
    Henry Ambossat

    ResponderEliminar
  5. Hace unos días escuché a alguien que protestaba del aumento de puntuación que se exigiría para tener beca que había subido 'un poquito' y me quede sorprendida de lo poco que se pide y se pedía, poco más de un aprobado justito. Sobre los merecimientos, tema que debería ser central no habla nadie. Ayer una madre me comentó que los alumnos han de ir pidiendo por favor que les suban unas décimas... cada día me sorprende más todo, la verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa obcecación en la idiotización colectiva... ¿O será que nos hemos hecho viejos, Júlia, y aún no nos hemos enterado del todo?

      Eliminar
  6. Buenas, las becas no son dadas a quien las necesita ya que hay gente muy pudiente que tiene becas muy jugosas, asi como el porcentaje de las becas otorgadas en unas comunidades o en otras es irritante, en cuanto a los precios hay que decir que cuando en el resto de españa se pagaba 600 euros en Catalunya exactamente el doble y para rematar al muerto los cargos universitarios no se dan a cualquiera debido a los amiguismos con ciertas élites o partidos políticos. A veces formarte es casi imposible a no ser que cumplas algunos de los requisitos antes mencionados. Un saludo Don Gregorio.

    ResponderEliminar

Días de lluvia

Días de lluvia caprichosa. Unas veces, sorda y monótona; otras, violenta, con fuertes ráfagas de viento, que ha llenado las aceras de hojas...