miércoles, 27 de junio de 2012

Sevilla

Anton Raphael Mengs, Helios como personificación del Mediodía, c. 1765

42 grados.
A media tarde cuesta abrir los ojos al aire libre, por miedo a que se te deshidraten.
Uno cree caminar sobre el magma.

12 comentarios:

  1. ¿que naturaleza de la materia es esa del magma?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La prima, en la que los contrarios son indefinidos

      Eliminar
    2. Es el estado ungüental de la materia... Por cierto, preguntar por la naturaleza de la materia me parece redundante.

      Eliminar
  2. ¿Está usted aquí, Don Luri?... menuda sorpresa y alegría.
    Y menudos días le han coincidido. Le deseo una burbuja de aire fresco allá por donde se pasee, con todo mi corazón.
    Bienvenido. Bien Venido.

    ResponderEliminar
  3. Me acordé de su Café en cuanto la ví. Se trata de un estudiante incomprendido?

    http://pinterest.com/pin/65583738294138346/

    ResponderEliminar
  4. La invito a un café, doña Sofía. Me voy a comer por el centro... Aprovechando el fresquito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Centrica sum!, pero sólo de geografía urbana, ;)
      Aceptaría encantada, Don Gregorio, si mi natural (in)discreción no me avisara de que puedo chafarle por completo la sobremesa.
      Disfrute, que hay buenos manjares y potentes aires acondicionados, ;)
      Salud!

      Eliminar
  5. ¡Qué gracia el comentario de los ojos! en caso de desesperación puede entrar en una farmacia cualquiera y comprar unos frasquitos de agua termal que venden en sprai y sale muy fresquita .. y mientras va andando por la calle de tanto en tanto.. :):)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo había tenido esa sensación de que los ojos se me deshidrataban en el corazón del desierto de Arizona.

      Eliminar
  6. No se esfuerce. Por más que se queje del calor, no conseguirá evtar que le envidiemos. Al menos, un servidor está de lo más tiñoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He de reconocerle que el calor del día no impide copiosas, cordiales y muy ricas cenas... que eso sí, uno paga durmiendo en los umbrales del infierno.
      Lo que más pena da son las familias de turistas arrastrando a sus niños a las horas más intempestivas del día. Uno de los adultos con la guía turística en la mano, el otro intentando tirar de la derrotada mesnada, el sol implacable... polvo, sudor y hierro, el turista cabalga...

      Eliminar

El amparo de las sombras

El rayo, que todo lo timonea, ha decidido que hoy vieran la luz del día dos libros míos muy distintos, el del Arte de leer , del anterior p...