viernes, 1 de junio de 2012

De parte del Espía de Mahler

7 comentarios:

  1. preciós. Em sembla que el Sabadell últimament fa un marketing espectacular, cada vegada van millorant. Encara que fa una mica de ràbia que se´ls gastin en publicitat, però vaja.

    ResponderEliminar
  2. Ooh! Magnífic.S'agraeix molt. La música no ens fa pas més bons, però ens fa més humans, més "interessants" que deia Nietzsche amb molt mala intenció.

    ResponderEliminar
  3. Soy trabajador de la CAM y le aseguro que las palabras y publicidad parecen ir por un lado y las intenciones del Sabadell por otro. Las intenciones y presumiblemte los hechos, van a dejar en anécdota al Comité de Salvación Pública.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  4. Siempre pensé que Beethoven era un exhibicionista.

    ResponderEliminar
  5. Qué cosas... Con qué bulimia le han sabido dar la vuelta al acto espontáneo de la gente que les canta las 40 en sus propias sucursales (ya que la Justicia no aclara la voz). Aquí, el compás del Himno de la Alegría lo sigue marcando el mismo señor de negro con la chistera como hucha, al que poco a poco se le suma una comparsa buenista. Todo muy bien orquestado para que parezca natural y al falso cobijo de la primera persona del plural. Para mí, esta retórica oxidada chirría en la retina, pero son disonancias no incluidas en su partitura.

    http://www.youtube.com/watch?v=43r-QgheSmI&feature=youtube_gdata_player

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo también había pensado en los flo6x8 (ver video del comentario anterior) en cuanto lo he visto...

      cosas que pasan cuando lo espontáneo se lo apropian los de arriba, supongo...

      Eliminar

Si es viernes, toca Tocqueville