martes, 28 de febrero de 2012

EuroVegas

Hace unos años me pasé el verano recorriendo con mi Agente Provocador el sudoeste de los Estados Unidos y, por supuesto, visitamos Las Vegas y compartimos casi todos los rituales que el lugar demanda. No es un sitio en el que me gustaría vivir, pero en absoluto me arrepiento de haber visitado este monumental parque de atracciones para adultos, que tiene todo lo que tiene que tener un parque de atracciones para adultos: juego, sexo y religión. Los americanos saben hacer estas cosas sin complejos. Nosotros, los europeos, como queremos ser moralmente superiores a los norteamericanos, vamos a visitar Las Vegas sólo de pasada y regresamos a Europa ensalzando el Jardín de las Tullerías, que eso sí que es un parque de atracciones a la altura de nuestro ego. A mí Las vegas, como monumento a lo que el hombre puede dar de sí cuando está decidido a no tener complejos, me parece una obra de arte que está muy por encima del nivel medio de lo que se expone en ARCO, por ejemplo.

Ahora resulta que quieren montar una especie de sucursal de Las Vegas en España y andan los promotores negociando con Aguirre y Mas a ver quién les da más (perdonen ustedes el fácil ripio). Y a los catalanes, que les puede la estética, les da vergüenza negociar estas cosas compitiendo con Madrid. El inefable Ramoneda ya ha dictado sentencia: Que se quede ese engendro la Aguirre, que está más acorde con las aspiraciones culturales de esa señora. En Barcelona se quiere otra cosa, algo de más categoría estética o moral. Algo, en definitiva, que al contemplarlo te llene de satisfacción. Queremos, como mínimo, un EuroVegas diseñada por Gaudí. Si no es así, si de lo que se trata es de llenar el delta del Llobregat de pirámides y efigies, que se lleven la cosa a Madrid.

Pero Mas hará todo lo posible porque este parque de atracciones para adultos se quede aquí. Sabe que los principios son muy caros. Está bien que los países pequeños los jaleen de vez en cuando, pero a la hora de la verdad, lo que éstos tienen es intereses comerciales. Digo esto pensando más en Europa que en Cataluña.

Por cierto, en el viaje a los Estados Unidos al que hacía mención al principio, me perdí una sola vez. Fue en el interior del hotel de Las Vegas en el que nos alojábamos. No había manera de encontrar la salida.

14 comentarios:

  1. ¿Parque de atracciones para adultos o para pseudoadultos?

    ResponderEliminar
  2. Parto de la base de que adulto es todo aquel que está en edad de votar. Incluso aunque vote lo que a mi no me gusta.

    ResponderEliminar
  3. Ya sé que el euro es el euro, y los de CiU lo saben más aún, pero sería bueno que explicaran, desde su ideario, cómo se justifica una "inversión" en ludopatía de esta naturaleza. Cuando la Gene creó el negocio del juego patriótico (versión autonómica de la lotería del Estado) ya me pareció sospechoso que el anuncio del tal, para calar en la conciencia del apostante contuviera el vuelo salvaje de un despertador desde la mesilla de noche hasta el asfalto, lo que contradecía frontalmente el tópico del catalán emprendedor y trabajador, últimamente, Millet, Prenafeta, Matas y otros de por medio, más que alicaído.Comparto lo de la excentricidad radical de Las Vegas, en cierto modo equiparable al gigantismo arquitectónico de Nueva York en una costa este de gustos tan europeos. De hecho es casi como un espejismo en el desierto. Y aun hubiera visto medio bien en Los Monegros, la construcción de algo semejante, posibilidad que estuvo muy cerca de concretarse. Más allá de los prejuicios elitistas -¡me pareció un sacrilegio que sacrificaran los canódromos de Pl. España y de la Meridiana!-, lo que más me ha llamado la atención es el régimen "de excepción" con el que se "tragaría" para hacer según qué negocios, un régimen que entra de lleno en el esclavismo laboral, por basarse en la total ausencia de derechos de los trabajadores. Y uno no se queja de que le exploten, pero, ya puestos, que menos que lo hagan "conforme a derecho"...

    ResponderEliminar
  4. Sigo con interés la cosa esta desde que anunciaron su posible ubicación en unos terrenos entre Viladecans y El Prat.

    Justo allí hubo hasta hace unos diez años un par de grandes campings y en uno de ellos viví todos los veranos y fines de semana de mi infancia y adolescencia. Cuando se hizo la ampliación del aeropuerto, alegando que estaban dentro de la zona de seguridad, los cerraron y los campistas de toda la vida tuvimos que buscar alternativas, todas mucho peores y por supuesto mucho más lejanas. Mis padres acabaron cerca de Cambrils.

    Tengo mucho interés por saber cómo esa zona de seguridad del aeropuerto, por arte de magia, va a dejar de serlo para convertirse en un lugar idóneo para desplumar a incautos.

    Por cierto, Eurovegas me parece poco original. Yo le daría un nombre mucho más castizo: Estraperlo por ejemplo.

    ResponderEliminar
  5. Teniendo en cuenta el dinero que se blanquea en estos ambientes ...

    No sé si en Cataluña o en Madrid, pero seguro que se queda en España.

    ResponderEliminar
  6. En mi humilde opinión creo que, simplemente, no estamos en condiciones de desechar esta inversión por la sencilla razón de que no tenemos nada alternativo que ofrecerles a un buen número de parados. Y peor que un mal trabajo me parece no tener ninguna posibilidad de trabajo. Por otra parte nuestra primera industria es el turismo, cualquier turismo. Estamos despertando del sueño de la Cataluña del diseño y EuroVegas nos enfrenta, exactamente, a nuestra realidad. No es, desde luego, una realidad color de rosa. Pero no conviene olvidar lo que decía Pla: Delante de la realidad siempre se está en primera línea.

    ResponderEliminar
  7. ¿No se ha convertido la Universidad o el mercado de trabajo en un parque de atracciones? ¿No es el hombre postmoderno un adulto infantilizado, divagando por su vida como vagabundea el cliente de estos parques? ¿Y no es EEUU un enorme Disney Park? Pues entonces...adelante las hachas.

    ResponderEliminar
  8. Y ahora dejémonos de ironías. ¿No cree Luri, un humanista como usted? que la humanidad ha trabajado y ha pensado tantos sistemas, para acabar jugándonoslo todo en un casino kitch. Cuanto digo todo, me refiero al VALOR de lo HUMANO.

    ResponderEliminar
  9. Ayer vino una persona a pedir a casa. Quería comida. Le dimos lo que pudimos. Al ver nuestra disposición, nos pidió también unas bambas, porque las suyas estaban en un estado más que lamentable. No se me ocurrió ofrecerle principios. Cuando alguien pasa hambre, lo primero es darle de comer.
    Respecto a los USA: ¡Ya me gustaría a mí tener su nivel de desempleo!

    ResponderEliminar
  10. Senyor Luri, l'aplaudeixo de forma incondicional, fent un acudit fàcil 'algú ho havia de dir'. I raonar, afegeixo. Ens perd l'estètica i la moralina de doble cara, recordo el disgust d'una tieta-àvia meva quan va saber que una família d'allò més educada i catalana de soca-rel a qui tenia llogat el pis, gent 'de missa', basaven el seu negoci en meublés i d'altres indrets pecaminosos semblants. Si el eurovegues fos quelcom amagadet i discret, només accessible per recomanació, segurament no ens hi posaríem pedres al fetge, com deien els meus avantapssats 'pecat amagat és mig perdonat'. Sobre el senyor Ramoneda, em recorda aquell poema d'Alberti 'que se vayan a Miami con sus putas'. Allà se'n van anar i així va quedar Cuba.

    ResponderEliminar
  11. Eso de pedres al fetge me ha llegado al alma. Se lo prometo.
    Por otro lado, no decía usted Luri aquello tan estético de "Se puede elegir ser pobre, no se puede elegir carecer de valores..." Respecto a lo de USA, pa qué contal.le! Ya le diré como acaban sus USA. Solo hay que ver a que ritmo están creando deuda al mismo tiempo que caen en manos de los chinos. Pero en fín, uno no quería ofender!

    ResponderEliminar
  12. Hemos leido en www.eurovegasmadrid.net que se lo va a llevar Madrid, ¿estais seguros?¿realmente interesa?

    ResponderEliminar
  13. Yo no he jugado en mi vida en un casino. Mis veleidades ludópatas están satisfechas con mi primitiva semanal. Por lo tanto a mi, personalmente, no me interesa nada. ¿Pero a los que no pueden elegir ser pobres, los puedo alimentar con mis intereses personales? ¿Estoy dispuesto yo? ¿Estarán predispuestos

    ResponderEliminar

De Valera a Balmes

Día de sol generoso, potente, hiriente, incluso, que arranca blancos de las paredes encaladas que han permanecido durmiendo hasta ahora. Y c...