sábado, 25 de febrero de 2012

Robespierre, desde lejos


Hay algo de retrospectivamente enternecedor en el Robespierre que intenta demostrar en Les Principes de la Morale Politique que los planes de la revolución no estaban escritos en los libros de Tácito y Maquiavelo.

2 comentarios:

  1. He leído el discurso de Robespierre que usted cita ( un poco por encima, lo reconozco) y le he visto unas concomitancias efectivamente entrañables en el recuerdo, también con Juan Luís Vives (pienso, que el humanista valenciano aún es más ingenuo). He rescatado esta frase de los principios... :

    "¿Hacia qué objetivos nos dirigimos? Al pacífico goce de la libertad y de la igualdad; al reino de la justicia eterna cuyas leyes han sido escritas, no ya sobre mármol o piedra, sino en el corazón de todos los hombres, incluso en el del esclavo que las olvida y del tirano que las niega. "

    Esta frase la firmaría Obama hoy en día, según creo. Más categórico y actual es Tácito, que advirtió de las dos necesidades de los gobernadores, para proceder bien: de autoridad y de consejo.
    Saludos señor Luri. Todos los días caigo por aquí para aprender un poco más , maestro.

    ResponderEliminar
  2. Debe ser lo único enternecedor en Robespierre...

    ResponderEliminar

De Valera a Balmes

Día de sol generoso, potente, hiriente, incluso, que arranca blancos de las paredes encaladas que han permanecido durmiendo hasta ahora. Y c...